Corría el verano de 1966. Inglaterra se preparaba para albergar el mundial de fútbol. Era el plan perfecto para que su selección por fin alcanzase la gloria. Nada podía fallar. Nada fallaría. Dieciséis equipos disputaban esa fase final, al igual que había sucedido...