Hobro IK, historia de una fe sin límites

Hobro IK, historia de una fe sin límites

Hobro es la localidad más grande del municipio de Mariagerford, que debe su nombre al extenso Fiordo de Mariager. Se trata de un enclave natural que se encuentra en el punto más septentrional de la región de Jutlandia, Dinamarca. La ciudad destaca por su milenaria fortaleza vikinga y sus añejas calles peatonales saturadas de coquetos lugares de recreo. Con algo más de once mil habitantes, esta población se ha convertido en un reclamo turístico nacional. Queda claro que el fútbol no es su principal atractivo, pero un 27 de mayo de 1913 brotaría -al compás de la primavera- el Hobro Idræts Klub, sin cura posible que lo remediase. Nacería por la unión de utopías de unos jóvenes contagiados por el fútbol que verían como la entidad se hacía realidad el 13 de junio de dicho año, pero que no podría competir hasta 1920 tras la fusión con el Hobro Boldklub, un equipo que había aparecido durante esos días de verano.

Tras aquel momento, el sueño utópico sustentado por algún que otro doliente futbolero recorrería un camino repleto de zanjas de las que se saldría a flote con esfuerzo, unidad y pasión, según los valores que presiden la web del club. Los primeros encuentros se disputarían en el Vilhelmsminde, una simple pradera idónea para la práctica del balompié. Recinto de breve uso, ya que se trasladarían a un lugar céntrico como el mercado de la ciudad, una zona, a priori, en la que poder mostrar al pueblo la victoria de sus vikingos ante sus enemigos. Por desgracia, se negarían a acudir debido al mal estado del terreno de juego, apodado posteriormente como pista de barro. Más tarde se trasladarían al Hobro Stadion en 1958, con el que vendría la primera alegría en la Copa de Jutlandia de 1961. Esta edición les encuadraría con el Boldklubben 1909, club hundido en el amateurismo actualmente, pero que tras la II Guerra Mundial emanaba grandeza con varios jugadores en la selección nacional. Entre ellos se encontraban el meta Svend Aage Rask, internacional en la Eurocopa del 64 y reconocido entrenador de porteros a las órdenes del Odense Boldklub. El resultado del encuentro (1-11) es pueril ya que fue una auténtica fiesta del fútbol registrando un récord de asistencia con casi 2.000 espectadores. El frenesí del balón inundaba la ciudad. La pasión acechaba pero se carecía de sustento económico en las categorías regionales, por lo que en 1970 se verían abocados a una cruda desaparición que se pudo subsanar en el último instante. Debido a que a pesar de estar en la ruina, la fuerza que cogía el deporte en los ciudadanos hizo que el municipio les otorgara un préstamo sin intereses para así no extirpar a Hobro del mapa futbolístico.

En la década de los setenta, debido a que a pesar de estar en la ruina, la fuerza que cogía el deporte en los ciudadanos hizo que el municipio les otorgara un préstamo sin intereses para así no extirpar a Hobro del mapa futbolístico

Tras rozar con la guadaña y no desangrarse, la entidad tomaría medidas y pasaría a nutrirse de sus jóvenes, consolidándose como una entidad importante en el fútbol base. El punto de inflexión en su historia tendría lugar en 1999, cuando tras vagar por los campos de Jutlandia, el equipo juvenil se haría con el campeonato nacional. Este triunfo sería el asentamiento de la primera piedra del histórico plantel de 2014 entrenado por Jonas Dal Andersen, con jugadores naturales de Hobro como Mads Justensen o Martin Thomsen.

Embed from Getty Images

Este triunfo supondría el crecimiento exponencial del club, por lo que en 2005 desembarcarían en la segunda división tras sendas bancarrotas. No desistieron y se aferraron a la lucha y al esfuerzo cual vikingos, y con un gol procedente de la atareada cabeza del profe Justensen ante Brønshøj lograrían un histórico ascenso. Este hito se haría realidad al mismo tiempo que su centenario con una victoria contra pronóstico –al igual que la temporada en sí- por 1-2. Un cuento de hadas, y vikingos,

Mads Justensen: “Hasta ahora siempre me vi más como un profesor de secundaria. Este ascenso hará que, probablemente, le dedique más tiempo al fútbol”

Estas palabras del veterano jugador lo dicen todo. Un plantel donde en 2014 prácticamente la mitad de sus jugadores no eran profesionales. En donde su día a día y el trabajo que les da de comer es compaginado con sudor y esfuerzo con la práctica del deporte rey. Convertidos en el orgullo de la ciudad y el municipio de Mariagerford llegaron incluso a ser líderes de la Superliga. Verdaderos superhéroes. Mantuvieron en vilo a la ciudad cada noche, soñando con escuchar la sintonía de los campeones del viejo continente cada semana. La intención para esta temporada es permanecer en la categoría de oro danesa y dotar de mayor importancia a sus equipos reserva, para así poder establecer una especie de autarquía en el club y poder mantener el nivel sin recurrir a viejos errores pasados. Como siempre.

El Hobro Boldklub lleva por bandera un lema: ‘’la unión siempre vencerá al negocio’’. Su historia es digna de inspiración para superarse caída tras caída, para que los rasguños sean causa de orgullo y no de vergüenza. Tras el 20 de julio de 2014, su partido a partido se ha basado en un once hombres ante once nombres, en el que siempre han triunfado los más osados; los vikingos de Hobro, un orgullo para Mariager. El HIK ni nació ayer ni morirá mañana, pero su historia de superación siempre perdurará. Al igual que aún en día perdura la esencia del balompié que trajeron aquellos inocentes. Bendita inocencia y bendita su fe.

Fuente imagen principal: Facebook Hobro IK.

ScandiScout (VI) Andrew Hjulsager

ScandiScout (VI) Andrew Hjulsager

El jugador danés ha venido siendo fundamental para el Brøndby IF desde que Alexander Zorniger aterrizase en el equipo a mediados de junio incidiendo en su juego con una propuesta de alto voltaje. El alemán incorporó a las afueras de la capital un juego basado en una presión alta junto con un juego asociativo y vertical diferencial, lo que coincide al ciento por cien con las aptitudes mostradas por Andrew Hjulsager. Zorniger hizo del danés un jugador de medular y no de tres cuartos como venía siendo hasta la llegada del nuevo técnico, con el que ocupa la posición de interior izquierdo de más posesión en el rombo del 4-3-1-2. Desde esta nueva posición el alemán buscaba un mayor aprovechamiento de su criterio para hacer circular el balón, del que ha gozado siempre. A pesar de tener jugadores ”técnicos”, si Zorniger oteaba su plantilla quizá fuese de los pocos jugadores en los que no descendía su cuota de acierto por más que tocase el balón a lo ancho del campo.

[pullquote]Capaz de juntar a un equipo que por su espíritu podría tender a deshilacharse[/pullquote]

Zonas de influencia de Hjulsager (Vía WyScout)

Se adaptó debido a su tenacidad, tanto defensiva como ofensiva, y desde esta posición el danés ha venido aportando mucho en el juego asociativo a partir de su juego con y sin balón, en el que es clave creando triángulos para sus compañeros. Con la particularidad de que es capaz de situarse a la altura del mediocentro posicional hasta de desdoblar al lateral para poner un centro en el área, todo ello facilitado por un físico y una mente que le permiten ser un jugador veloz capaz de fluctuar por cualquier zona con el objetivo de juntar a un equipo que por su espíritu podría tender a deshilacharse. Si Andrew veía que el equipo necesitaba agilizar el juego interior, se ubicaba ahí; si Andrew veía que el equipo necesitaba de juego exterior, se ubicaba ahí. Y si el BIF necesitaba de pegada, su llegada de segunda línea haría acto de presencia: imprescindible para entender sus números. Goza de un repertorio de golpeo bastante interesante para probar desde lejos, ya sea con un disparo de potencia o precisión: acompaña muy bien el balón.

Berizzo sobre Hjulsager: ”Se ha adaptado, es un futbolista muy técnico, con muy buen pase, muy claro en la asociación con sus compañeros”

Incidiendo más en el apartado técnico y trasladando la experiencia al Celta cabe decir -a pesar de los highlights- que en el apartado técnico es un jugador de más criterio que técnica para el fútbol español, pero con un gesto muy superior al de los demás en Dinamarca. Lo pudimos ver hilando en raso sin problemas, destacando en los pases en profundidad e incluso en los rompe líneas. Si todo procede con normalidad, podría servirle a Berizzo como una herramienta que obligará al Celta a ser un equipo más asociativo, de mayor pausa.

Foto imagen principal:  Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images. 

Andrew Hjulsager pelea por un balón con René Krhin y Gabriel Silva, durante un partido de LaLiga entre Celta de Vigo y Granada CF disputado en el Nuevo Estadio Los Cármenes de Granada, España.

ScandiScout (V) Alexander Isak

ScandiScout (V) Alexander Isak

*Con la colaboración de Albert Morén

Alexander Isak ha sido reconocido con 17 años como el mejor debutante de la Allsvenskan tras batir tales récords como ser el jugador más joven en debutar con gol incluido en Copa y Liga en el fútbol sueco. Debutó con tan sólo 16 años y 199 días y, desde entonces, tan sólo se ha perdido 5 partidos de la treintena que ha disputado el AIK durante esta temporada. Todo ello siendo, además, uno de los jóvenes que más ha participado en el devenir goleador de su equipo: un 19% de los goles del AIK en la Allsvenskan provienen de él, siendo el segundo jugador menor de 18 años que ha participado en más goles en un año natural en todas las primeras divisiones. Alexander es natural de Solna y, en concreto, del barrio de Ulriksdal, a algo más de media hora del Råsundastadion, el que fuera el estadio del club de Solna hasta 2012. Todo ello afectó para que Isak se iniciase en la prolífica cantera del AIK con 6 años. Con ello, sus primeros pasos en el fútbol federado fueron en el club que hoy le ve explotar, lo que le facilitó de sobremanera ser el jugador de escuela que es.

Isak acerca de los jugadores que vienen llegando al AIK: ‘‘Es una ola de juventud que está llegando ahora. Ya hemos tenido los jugadores más jóvenes de la liga este año y vendrán muchos más por delante. Es una locura.”

Es un jugador especial, incluso contradictorio. Lo es desde el momento en el que mencionamos que se trata de un delantero de origen africano con flema británica muy ortodoxo en sus formas, que no conforme a tipo. Isak es un joven que por el momento aúna lo mejor de las dos culturas futbolísticas que han influido en él: las piernas de un jugador africano y la cabeza de un jugador europeo, lo que le permitirá en un futuro ser tan explosivo y cerebral como quiera, aunque amague más hacia la segunda opción.

Isak respondiendo a una pregunta sobre cómo ha venido mejorando: ‘‘Te fijas en Ibrahimovic. Y en Henok Goitom [compañero de equipo en aquel momento], por supuesto.’’

[pullquote]Está tan hecho siendo tan joven que puede llegar a aburrir[/pullquote]

Es un delantero al que le hace diferente su anguilosa fisionomía acompañada de una alta propiocepción para un cuerpo de 190 cm, Isak es un jugador tremendamente coordinado y preciso en sus movimientos a pesar de tal envergadura.  En la que es imposible no pararse en sus infinitas piernas, que le permiten mostrar un gesto técnico infalible sea cual sea su situación. Estas condiciones físicas le han permitido hacerse un hueco en una relación seria con el balón en la que salta a la vista sus primeros toques, se trate de un primer control, pase o disparo. Su relación va más allá con los consiguientes toques, en los que, aunque desfallezca una pizca su calidad en conducción, consigue guardar bien lejos del rival el balón siempre que se lo proponga el partido.

Tiene además una especial habilidad para atarlo al pie en ambas bandas, otra particularidad sumada a un repertorio de pases que viene creciendo exponencialmente. Por el momento, ya viene probando suerte tanto en el pase en largo como en el último pase en base a un proceso de aprendizaje que le permite tener un envío siempre limpio. Un último pase que además demuestra lo diferencial que es en las distancias cortas, aquellas que necesitan una reacción rápida y precisa -quizá en un futuro imaginativa- que viene mostrando con balón en tres cuartos y sin balón en los desmarques al espacio: tac-tac. Viene mejorando, además, en la definición barra disparo debido a un golpeo golf también propiciado por sus infinitas piernas, que le permiten adaptar su cuerpo para conseguir un hueco en el área, donde no es explícitamente agresivo, para volear y rasear cada vez mejor. Su calidad física le permite además emparejarse con éxito en los duelos físicos por tierra y aire, donde todavía puede sacarle más partido al salto, como ya lo ha hecho con la recepción de pecho. Aunque la cualidad física que todavía le queda por exprimir es la velocidad, debido a que amaga en sus acciones una importante fuerza explosiva, a pesar de que dentro de su repertorio de jugadas, no la muestre demasiado en relación con su dominio. Queda por pulir, pero que se mueva tan bien en tantas situaciones sin forzar la máquina es señal de una salud increíble. 

Isak, siempre el primero en recibir.

Isak, siempre el primero en recibir.

Las cualidades enumeradas las ha venido mostrando primeramente en un 4-4-2 con menos libertad y en la actualidad en un 3-5-2 en el que goza de un mayor espacio para recibir y descargar. El matiz que introduce el 3-5-2 en su juego es importante para el AIK gracias a su certera capacidad física y técnica sobre la mediapunta para gestionar ventajas bajando balones e incluso generarlas con paredes, arrancadas o envíos entre líneas. Esta situación permite a Ishizaki alternar su perfil de llegador y generador para que así el club capitalino goce con más efectivos en ataque posicional y algo más de control dentro de los partidos. Isak también aporta riqueza al AIK en el juego aéreo, basado más en la anticipación que en la fuerza, y en el juego de bandas. En el juego de bandas huelga hacer un inciso en sus internadas entre lateral y central -como muchos jugadores rápidos- y la entrada al primer palo para rematar, que se han convertido en jugadas muy reconocibles en los últimos metros del jugador. En sus mejores partidos (como referencia su encuentro ante el DIF) es capaz de ejercer como base de las transiciones ofensivas con la que el AIK pueda mostrar un desorden organizado, porque cuando se crece es fiable como pocos y acaba por canalizar con certeza la mayor parte del caudal ofensivo. Este perfil de Isak lo hace posible una regla canónica de Norling: Isak debe recibir siempre antes que Obasi, el otro delantero más profundo, con el que conforma sin balón una relación propia de un pivote (click aquí para ver). Todas estas reglas que ha establecido Norling conforme al comportamiento del AIK sobre Isak son grandes pasos de Alexander ante la libertad. Cuanta mayor libertad, mayor responsabilidad, a lo que responde Isak como un veterano.

[pullquote]Viendo a Isak… Es imposible que el fútbol sueco no sonría al pensar en el futuro[/pullquote]

Con todos estos rasgos y los muchos que irán apareciendo en el escolar, es imposible que el fútbol sueco no sonría al pensar en su futuro. Todo ello, además, en base a su gran aportación economizando tanto los gestos. Cuando explote, veremos si parte a destacar siendo un atacante de aceleración o gestión, siendo explosivo o cerebral. Tiene condiciones para ser el tipo de delantero que quiera, por ello es especial. 

[divider] [/divider]

¿Qué rol encarnará Alexander Isak en el Borussia Dortmund?, por Albert Morén: el Borussia Dortmund de Thomas Tuchel es un equipo que, generalmente, emplea dibujos tácticos con una importante tendencia a poblar el mediocampo y la segunda línea y que, salvo excepción, presenta en su formación a un único delantero centro. Dada que esta es la principal condición de Alexander Isak y que con la salida de Adrián Ramos rumbo a Granada la plantilla borusser no dispone de más ariete que Aubameyang, cabe suponer que inicialmente Isak puede cumplir con el encargo de ser el recambio del gabonés, con la alternativa de Schürrle como opción desplazada desde la banda. Al mismo tiempo, sin embargo, y a expensas de su rendimiento, flota en el ambiente, también, la expresada ambición de su nuevo entrenador de abrazar algún día un novedoso 1-3-1-2-4.

En el estilo del conjunto alemán, las virtudes de Isak permiten ser optimista sobre la viabilidad del matrimonio. De desarrollo veloz y posicional, demanda de sus ejecutores tanto la técnica y la capacidad para no perder precisión a altas revoluciones, como la lectura cabal de la mejor zona en la que ubicarse, o la habilidad para desenvolverse en espacios reducidos. Por esto y por el volumen de su segunda línea, una de las constantes en que insiste el Dortmund es en las rupturas de futbolistas llegando desde atrás como una sacudida para su frente de ataque. Una suerte, ésta, en la que la capacidad del sueco jugando de espaldas y su habilidad para moverse y despejar los accesos al área para sus compañeros, pueden hacer de la nueva pieza del equipo una especialmente interesante para Tuchel.

(Vídeo de elaboración propia) 

 Fuente imagen principal: ADAM IHSE/AFP/Getty Images. 

Alexander Isak, durante un partido amistoso disputado el 12 de enero de 2017 entre Suecia y Eslovaquia en el Zayed Sports Club de Abu Dhabi.

Artículo relacionado: Perfil de Emre Mor.

ScandiScout (IV) Pione Sisto

ScandiScout (IV) Pione Sisto

La desidia del ser humano nos vuelve a golpear con esta historia que, a día de hoy, nos resulta, por desgracia, tan familiar. Ha pasado una década y la historia de un refugiado es la historia de Pione Sisto, un ugandés que pudo huir de Sudán del Sur, un Estado en guerra, junto con sus padres y sus seis hermanos. Él únicamente tenía dos meses de vida. Aquello fue en 1995 y, a día de hoy, Sudán sigue golpeada por el miedo, que vuelve a amenazar con otra guerra civil. Pasa el tiempo, se escurre la vida y las mismas historias se repiten sin que queramos aprendérnoslas para no repetirlas. Lo justo sería que todas pudiesen terminar como la de Pione Sisto, una de las mayores promesas danesas que, con su nuevo destino, ha confirmado que el ‘club moneyball’ no iba mal encaminado: ya es una realidad. El fútbol de élite le llama y no es en un sueño. Aunque quizá sí en un lugar idílico para sus condiciones: Liga Española y un Celta de Vigo de la mano de Berizzo con el que poder paliar la baja de Nolito; sustituir a Nolito.

Pione Sisto viene de ser un jugador vital para el FC Midtjylland tanto con Glen Riddersholm como con Jess Thorup. De hecho, con 19 años y en su primera temporada como indiscutible, consiguió hacerse con el premio al mejor jugador de la Superliga danesa y, en su segundo año como incontestable, hizo historia junto con el resto de plantel ganando la primera Superliga danesa para el club de Jutlandia. Reflexionando acerca de la adolescente historia del Midtjylland podemos afirmar que nos sería difícil entenderla sin su figura.

Morten Olsen: “Tiene un talento y unas habilidades que pocos futbolistas tienen en Dinamarca. Es un jugador muy habilidoso, que se parece un poco a Christian Eriksen. Pero en su caso no es como apretar un botón… trabaja muy duro y tiene una gran mentalidad. Además puede marcar goles también”

Pione Sisto empezó forjándose desde la banda derecha, desde una situación benigna como volante derecho para, tras una potente arrancada, llegar a línea de fondo y poner el balón sobre el área, una de sus acciones fetén. En Dinamarca siguen, tras más de un par de temporadas, sin poder parar esta jugada. A pesar de ello, desde aquella banda su repertorio se queda pobre y, por ello, con el transcurso de las temporadas, ha ido moviéndose hacia la banda izquierda, desde la que poder mostrar sus potentes diagonales de cara a gol o a un centro cruzado salido de su rigurosa diestra. Con ello pudo demostrar que es un jugador que se puede desempeñar sin ningún problema desde las tres posiciones de la mediapunta, además de defenderse con pasmosidad con su pierna menos ventajosa. En ocasiones es realmente complicado determinar cuál es su mejor pierna, ante todo, por la seguridad que tiene en su golpeo. Le es totalmente indiferente con qué pierna ejecutar, lo hace con la misma contundencia.

Embed from Getty Images

Últimamente Pione Sisto ha venido desempeñándose en el 4-1-4-1 de Jess Thorup como volante izquierdo e incluso alternado con la mediapunta, posición desde la que deja a las claras que no posee una riqueza de recursos excepcional, pero aquellos de los que dispone los ejecuta rayando la perfección y a una gran velocidad, lo que le insufla una enorme confianza en su juego y en sus posibilidades. Lo mejor, además, es que ha ido adquiriéndolos con el paso del tiempo y que aún esconde gestos técnicos por pulir que son realmente interesantes: el último pase o el pase en largo entre otros como el golpeo con el exterior ya asoman. Pione Sisto es jugador técnico del que cabe apuntar también que puede llegar a ser un jugador fundamental al que no le es necesario ubicarse en la gestación de la jugada, pero que tampoco aboga decididamente por las rupturas al espacio. Por lo que sí que aboga es por el protagonismo y, en este sentido, en las ocasiones en las que baja a recibir en busca de balón siempre lo hace con un buen criterio, lo que le permite desahogar al equipo en la salida de balón con una de sus arrancadas desde la misma corona de la medular desde la que encontrar a un hombre libre. Y sin la necesidad de poner poner el partido en peligro.

Sisto hace jugar mejor al equipo sin la necesidad de hilar, por lo que no dispone de una destacada capacidad asociativa, aquel ”paso y me muevo” no entra en su cabeza salvo en contadas ocasiones por partido. Aunque cuando prueba no desentona, como en todas las facetas de su juego. Quizá algo escorado desde la medular se le puedan denotar algunas taras pero donde sorprende que sea tan cerebral siendo un chico tan acelerado es en el área, que, por otro lado, siempre tendría que pisar más. Tiene un temple único para ejecutar un pase o al contrario poniendo el balón en el fondo de las redes. Levanta la cabeza, observa y ejecuta: rapidísimo siempre.

Pione Sisto: “Me veo a mí mismo como un chico de la zona porque he vivido aquí casi toda mi vida, pero eso no significa que no me veo en otro lugar. Yo sé en lo que soy mejor, en el uno contra uno, y cuando me acerco a la meta contraria, donde puedo hacer pases decisivos o disparar”.

Embed from Getty Images

Otra faceta en la que es contundente es en el regate que, en él, es más una competición por esconder más tiempo el balón al final de temporada, con una connotación totalmente positiva. La mencionada velocidad, su potente tren inferior y su pericia hacen muy complicado robarle el balón en zonas peligrosas e imposible pararle en un uno contra uno, donde ayudado por su plasticidad sí que muestra espontaneidad y creatividad. Y, por último, pero no menos importante, recalcar su actitud de cara a robar el balón. Ser un portento físico le permite ir al hombre en cada transición defensiva de sus pertinentes 80-90′ minutos: montón de compromiso. Con sus taras y virtudes es un jugador que quizá pierda algo de fuelle en el juego asociativo, pero que se comporta perfectamente tanto en el juego posicional como en el juego directo o más vertical.

Con estas cualidades sobre la mesa se nos hace difícil augurar un fracaso, aunque también un triunfo inmediato. Quizá le puedan obstaculizar las trabas mencionadas, pero es un tipo que aprende y aprende cada temporada y, con ello en mente, nuestro deber es ser optimistas. Él ya estará trabajando.

Fuente imagen principal: HENNING BAGGER (AFP/Getty Images)

ScandiScout (III) Emre Mor

ScandiScout (III) Emre Mor

De un suburbio de Copenhague, del distrito obrero de Brönshöj, y en concreto, del barrio de Tingbjerg, un barrio impulsado por los gobernantes de la ciudad durante los años cincuenta como zona residencial del distrito mencionado. Extrapolando el contexto a España, estaríamos hablando de una barriada plagada de Viviendas de Protección Oficial a las que llegaron un buen número de inmigrantes como mano de obra para empresas de productos lácteos u otras industrias que se encontraban en la zona. Un lugar que, en sus inicios fue halagado por tener las viviendas más representativas de la ciudad, se ha convertido en uno de los focos de violencia más potentes del país. Las razones podrían surgir del cierre de empresas importantes como Enigheden, sumadas al abandono que ha sufrido el barrio con el transcurso del tiempo. De ser un barrio simbólico a ser un barrio invisible. A pesar de ello, el fútbol jamás pasó desapercibido. Muestra de ello es el Brönshöj Boldklub, club del que salió Brian Klaus, llegando a debutar en Champions con el FC Copenhagen, y que hoy se encuentra en la Tercera División Danesa. Hoy, Emre Mor es razón de orgullo.

De padres turcos, Emre Mor comenzó a jugar con cuatro años en el Brönshöj BK.

De padres turcos y como idioma el danés, empezó a jugar con cuatro años en el Brönshöj BK, y allí estaría hasta los catorce años, edad con la que se haría con sus servicios el Lyngby, una de las canteras más prestigiosas del país. Por poner ejemplos, del Lyngby han salido jugadores como Jacob Bruun Larsen o Yussuf Poulsen. A los 16 años quedó libre por razones que aún desconocemos y fichó por el Nordsjaelland. Fichó por un club con la costumbre de pescar en canteras de alcurnia con éxito; véase la Liga ganada en 2012 con Okore, Bjelland o Mikkelsen, los dos últimos, también salidos del Lyngby. Era una buena señal. Tras su fichaje en 2015 se convirtió en el líder del conjunto sub-19 con tan sólo 17 años y, a los 18 años, un 28 de noviembre debutaría en la élite ante el Randers FC. Él no lo sabía, pero su debut tejía una lona de seguridad que parecía desgarrarse tras la marcha de Bruninho, un jugador sumamente importante. Él significó la permanencia, por mucho que el Hobro quedara lejos. Del once titular tan sólo superaban los 23 años un par y aquello se podía caer. Con Emre nunca. No lo hicieron.

Empezó ubicándose como extremo derecho, pero, vistas sus aptitudes en el juego interior, bastó no más de un partido para saber que su sitio estaba como referencia tras la baja de Bruninho. Eran jugadores diferentes, pero Emre Mor también lo era. Emre no actúa como referencia pura en el 4-3-3, debido a que suele situarse en situaciones intermedias en infinidad de ocasiones para hacerse con el balón desde la base de la jugada. Actuando la mayor parte del partido sobre el carril central, es ideal dejando espacios para que Molberg o Mikkelsen los exploten a la espalda de la zaga rival. El turco es un jugador ideal para el juego posicional, que siempre preferirá el desmarque de apoyo al desmarque de ruptura y que tiene razones de peso para ello. A pesar de su velocidad: a pesar de los pesares. Lo que le hace especial es la dimensión que alcanza en estático. Es un jugador diferencial en el juego posicional debido a que su infinidad de movimientos con balón siempre terminan encontrando a un hombre libre. Ya sea por sus maravillosas conducciones o por el inicio de sendas paredes tanto dejarlo sin marca como marcarlo con hasta tres hombres ha resultado inútil. Desde la derecha, el centro, o la izquierda, le es indiferente desde donde partir. A pesar de que se encuentra como teórico delantero centro, su jugada favorita es la diagonal hacia el área partiendo desde la banda derecha conduciendo con su pierna izquierda.

Es imprevisible, puede realizar desde una pared en una baldosa o buscar portería hasta realizar el famoso alley-oop para Molberg o John. Además de ser desequilibrante en conducción, también lo es en otros aspectos como en la visión de juego, que va siendo cada vez más panorámica y certera. Es un zurdo agudo tanto en el envío en largo como en el pase en profundidad. Además de gozar de un golpeo de balón a considerar que coge un ”efecto rosca” muy característico. Por sacar a la palestra un aspecto negativo, podríamos comentar su actitud en la defensa posicional, donde si se ubica como volante derecho en un teórico 4-1-4-1 podría sufrir mucho tanto por alto como en la basculación debido a su físico, algo endeble, y a sus pobres aptitudes defensivas. Por ello, cuando el Nordsjaelland defiende, él siempre es la referencia. Quitando de partidos o momentos de muchísima exigencia. Si consiguen llevar al límite las últimas virtudes y paliar los defectos venidos de fabrica, encontrarán a un jugador único. Es veloz como un diablo y preciso como la muerte. Al menos así ha sido en Dinamarca, donde podría haber sido un tirano inmortal de haber seguido un tiempo más. Su superioridad apabullaba hasta a sus compañeros, que, en ocasiones, no entendían sus movimientos hasta ver el balón sobre las redes. En Dortmund, por suerte, hablan el mismo idioma.

 

Declaraciones de Emre Mor haciendo referencia a su carácter: “Cuando estoy en el estado de ánimo adecuado, siento que soy capaz de realizar cualquier cosa. Si tengo un mal comienzo de partido, sin embargo, puedo venirme abajo y pedir ser sustituido. Cuando estoy en un mal estado de ánimo y lo uso de mala manera, puedo ser mi peor enemigo, pero es algo que voy sabiendo monejar, y que ahora utilizamos de una manera positiva.”

A pesar de ello, de su futura estancia en Dortmund surgen dudas, como es normal. Surgen dudas acerca de su carácter. Emre Mor es un tipo muy intuitivo que crece exclusivamente mediante el protagonismo. Y, a no ser que se produzca una desbandada en Dortmund o realice una Eurocopa de alcurnia, partirá como suplente y claro, teniendo este contexto en contra su crecimiento se dificulta. También surgen dudas acerca de lo que podría aportar en según qué situaciones. Que se sitúe en la base de la jugada -porque lo hará- con 18 años y en el Dortmund puede resultar un problema. Es un jugador preciso e inteligente, pero, como es normal, peca de los defectos de la juventud: regatea de más, arriesga en el pase o es amonestado. En Dinamarca ha pasado y no sería nada extraño que pasase en Dortmund. Como revulsivo podría ser una incógnita debido a que jamás ha partido como tal en Dinamarca, sumando a esto que su carácter dificulta este papel. Dicho esto, partiendo de un supuesto buen estado mental ante una defensa posicional custodiada por bastantes hombres, Emre Mor podría ser diferencial. Su regate abrirá muchas puertas en la Bundesliga. Y si sigue progresando, quizá sea una de las llaves que les lleve a la consecución de un campeonato en el futuro. Si su proyección sigue la misma senda, no lo descarten. Ha nacido para esto.

Fuente imagen principal: Atsushi Tomura (Getty Images)

(Elaboración propia)

ScandiScout (II) Rafik Zekhnini

ScandiScout (II) Rafik Zekhnini

”No conozco los nombres de los jugadores del ODD, pero tienen nivel. Sobre todo su extremo derecho e izquierdo”. Estas eran las últimas declaraciones de Hummels tras disputar un arduo encuentro de ida ante el Odd en la fase previa de la UEFA Europa League. Segundos más tarde, cuando el periodista noruego puntualizó que el jugador que galopaba por la banda izquierda no era más que un adolescente de 17 años, Mats no lo creyó: “¿Qué? ¿Tiene 17 años? ¡¿Qué demonios?! Él estuvo rapidísimo. Lo hizo muy bien”

Ødegaard fue el primero y tras él aparecieron jóvenes talentos noruegos como Iver Fossum, Kristoffer Aje, Henrik Bjørdal, Sander Svendsen, Konradsen o incluso Sondre Rossbach.

Aquel jugador del que hablaba Mats Hummels procede de la nueva hornada de joyas noruegas que han acabado por surgir tras la fulgurante aparición de Ødegaard a los 15 años de edad en el Strømsgodset. Con Martin se abriría la veda. A partir de ahí, surgirían diamantes de un valor y corte similar como Iver Fossum, Kristoffer Ajer, Henrik Bjørdal, Sander Svendsen, Konradsen o incluso Sondre Rossbach, compañero de Zekhnini en la portería del Odd y también titular en el duelo ante el Borussia Dortmund en Skien que haría las delicias de los aficionados noruegos. Aficionados que, con razones de peso, sueñan con colarse en alguna que otra competición continental. Hecho para nada desdeñable con la generación de jóvenes mencionada. Todos vienen siendo exponencialmente importantes en sus equipos, y ninguno supera la veintena.

Rafik tampoco supera la veintena y ya se ha asentado en el once titular del Odd del experimentado Fagermo y desde el 12 de enero disfruta de la mayoría de edad. El periodista de la VGTV no mintió y tampoco fue una casualidad que Mats Hummels se fijase en él, sobre todo en su velocidad. Impresiona.

Rafik Zekhnini es un jugador ideal para un equipo que viva de las transiciones y en busca del error ajeno, labores en las que colabora enérgicamente en el Odd. Es ideal en el contexto mencionado por su viveza. Es un jugador eléctrico que entra en combustión al entrar al pisar el césped, por lo que es difícil verle desconectar en un partido. Siempre lo intenta y, cuando lo hace, en su viveza prioriza los movimientos al espacio a pesar de tener aptitudes para poder intentar destacar en los movimientos de apoyo; en los que situarse en el inicio y dirección de la jugada. Lo ha hecho por momentos, pero la responsabilidad de situarse en la base debe esperar. Es un jugador vertical, que no ingenuo. Si entiende que no hay opciones de superar al contrario con su superior uno contra uno, da un pase atrás y hace al equipo respirar. Mientras tanto, él ya estará buscando un espacio al que atacar.

Palabras de Fagermo en la rueda de prensa posterior al encuentro que dio a conocer a Zekhnini, entrando en una comparación con Ødegaard: “Rafik tiene mayor potencial que Martin Ødegaard, que tiene, por supuesto, una técnica extraordinaria y un mejor juego de pases. Pero la intensidad y la velocidad de Rafik Zekhnini es extrema. Él es mejor en el regate e inquietando defensas. Eso es lo que le permitirá superar a Ødegaard”. 

Viene partiendo desde la banda izquierda, a una altura algo superior a la divisoria; actuando como extremo izquierdo en las transiciones ofensivas y como interior izquierdo en el repliegue, situándose tanto en el 1-4-3-3 como en su actualización al 1-4-1-4-1 en los archiconocidos esquemas de Fagermo, con 8 temporadas a sus espaldas como buen tutor de sus pupilos. En dichos esquemas, independientemente de que su equipo busque más la posesión (1-4-3-3) o el contragolpe (1-4-1-1). Su situación de confort será atacando el espacio entre el lateral y el defensa central, una situación que intenta provocar en cualquier resquicio y donde es letal por su extraordinaria velocidad y calidad técnica. Y por su ímpetu, un extra en sus facultades teniendo en cuenta su físico que, quizá, tenga que trabajar en su afán por escalar hacia una liga con mayor solera. Hablamos de un chico extremadamente delgado, pero que cuenta con unos, a priori mediocres, 179 cm de altura. A pesar de ello, esta altura le permite emparejarse en algunos momentos con el lateral, no mucho más alto y rápido que él, robarle el balón, realizar un intento de proteger el mismo con su físico y volar. Eso sí, siempre se levanta. Rafik ya empieza a entender cómo utilizar su cuerpo. También cabe decir que cuando está en pie su disposición para robar el balón en una presión alta es buena. No será tarea fácil encontrar un pase limpio para los laterales rivales y, si el defensa es algo torpe, el robo estará asegurado. Y esto en la liga noruega es oro.

Refiriéndonos a su físico también es oro su elasticidad, que le permite concebir jugadas cada vez más inverosímiles en proporción a la confianza puesta en él. Sus filigranas cada vez son más certeras en concordancia con su mejora en el primer control. Evolución trascendental sabiendo de su velocidad explosiva. Dicha confianza, al igual que su rendimiento, viene subiendo exponencialmente tras asentarse en el once titular en la actual temporada, con la que cuenta con una asistencia y un gol en acciones para nada desdeñables. Dicho esto, su registro goleador es bajo y no deja la sensación de incrementarlo hacía cifras importantes a pesar de encontrarse en la banda izquierda; ideal para sus conducciones y, por lo tanto, para probar suerte desde la corona del área con la diestra, su pierna dominante. Tan sólo ha marcado un gol de esta índole en su veintena de partidos disputados como profesional. Los demás goles han sido más bien fruto de llegadas al área o situaciones provocadas dentro de la misma, donde no desafina precisamente. A pesar de no disponer de una diestra prodigiosa, sí dispone de una zurda con la que actuar con una familiaridad pasmosa. Otro extra, sabiendo además el tipo de juego practicado por el Odd y en Noruega, en el que los centros adquieren una importancia sustancial en el juego directo. En estas acciones es un jugador a considerar. Sabe zafarse con suficiencia de su rival y tiene el temple necesario para ejecutar cualquier envío, ya sea por alto o a ras de césped, con la seguridad y la tensión precisa. De hecho, en el último cuarto del campo tiene una eficacia considerable, mucho mayor que en un puntos más retrasados como la línea divisoria que, como hemos comentado, debe esperar para ser una zona de acción a considerar.

Más allá de sus prometedoras cualidades físico y técnicas también cabe resaltar su mentalidad. El jugador noruego se agranda cuando su equipo necesita profundidad. Necesita un gol. Necesita el gol. Con 18 años no le amilanan estas situaciones. Pone su viveza al servicio de su equipo y ya es capaz de agitar las gradas del Skagerak a disposición para engullir al equipo rival. Ya lo ha conseguido en un par de encuentros y promete hacerlo durante muchos años. Por el momento queda esperar, al igual que lo hacen equipos de alcurnia como el Manchester United o el mismo Borussia Dortmund. La élite de las élites ya acaricia su puerta, por el momento, ubicada en Skien. Su casa.

(Vídeo de elaboración propia)

Fuente imagen principal: Trond Tandberg (Getty Images)