SKA Khabarovsk, alma asiática en la Premier de Rusia

SKA Khabarovsk, alma asiática en la Premier de Rusia

El pasado 28 de mayo el SKA lograba el ascenso, por primera vez en su historia, a la Premier de Rusia. Lo lograba en una agónica tanda de penaltis en Oremburgo ante el Gazovik tras no moverse el marcador en ninguno de los dos partidos del Play Off, prórroga incluida. Estuvieron cerca en 2013, pero perdieron esta misma promoción ante el FK Rostov, por lo que cuando Ruslan Koryan anotó el penalti decisivo llevó el éxtasis al lejano oriente, a una tierra poco acostumbrada a estas alegrías. Lejos quedan los cuartos de final de la Copa soviética de 1963, el mayor hito del club hasta ese día.

Nunca mejor dicho lo de lejano, y lo de oriente, pues el SKA habita en Khabarovsk, en el extremo oriental de Rusia, a tan sólo 25 km de la frontera con China y en pleno continente asiático. No en vano son, con muchísima diferencia, el equipo más oriental de toda Europa de los equipos que disputan las grandes ligas. 

A mitad del siglo XVII, la región del río Amur, donde se asienta la ciudad, era una fuente de disputa entre los cosacos rusos que pretendían expandirse en la región y recoger los impuestos de los indígenas y la dinastía Manchú de los Qing, que trataba de mantenerla bajo su poder

Khabarovsk es la capital y ciudad más poblada del Krai del mismo nombre y del Distrito Federal del Lejano Oriente. Fundada en 1858 como puesto de observación militar,  debe su nombre al explorador del siglo XVII Yerofei Khabarov, que levantó campamentos fortificados de defensa en la zona y luchó contra los manchúes. A mitad de ese siglo, la región del río Amur, donde se asienta la ciudad, era una fuente de disputa entre los cosacos rusos que pretendían expandirse en la región y recoger los impuestos de los indígenas y la dinastía Manchú de los Qing, que trataba de mantenerla bajo su poder. Un poder que lograron en el siglo XV cuando expediciones chinas habitaron las tierras cercanas a la confluencia de los ríos Ussuri y Amur. En 1858, el área fue cedida a Rusia en virtud del Tratado de Aigun y los rusos fundaron puestos militares, uno de ellos el de Khabarovsk.

A partir de ahí, la ciudad fue creciendo y se consolidó con centro cultural alrededor de la Sociedad Geográfica rusa que se fundó allí en 1894. De su mano llegaron bibliotecas, teatros y museos a la ciudad y la actividad cultural creció de forma exponencial. Quizás por ello y, a diferencia de la mayoría de las ciudades de la antigua Unión Soviética, Khabarovsk nunca fue cerrado a los visitantes, lo que favoreció su multiculturalismo con comunidades japonesas, coreanas y chinas y por ello, siempre tuvo una gran aceptación mundial. Ahora es un gran centro turístico.

La distancia más corta que debe recorrer el SKA son los 6.629 kilómetros que la separan de Ekaterimburgo donde juega el Ural. Las cuatro visitas a Moscú para enfrentarse a CSKA, Spartak, Dinamo y Lokomotiv le suponen 8.395 km, equivalentes a siete horas de vuelo o seis días en el mítico Transiberiano

Sin embargo, para el fútbol profesional no es tan idílica, pues la distancia más corta que debe recorrer el SKA son los 6.629 kilómetros que la separan de Ekaterimburgo donde juega el Ural. Las cuatro visitas a Moscú para enfrentarse a CSKA, Spartak, Dinamo y Lokomotiv le suponen 8.395 km, equivalentes a siete horas de vuelo o seis días en el mítico Transiberiano. Peor aún es ir a visitar al Zenit a San Petersburgo a 8.856 kilómetros, aunque la palma se le lleva Majachkalá, feudo del Anzhi, del que le separan 9.115 kilómetros por vía terrestre y trece horas de avión tras sobrevolar Mongolia, Kazajistán y Uzbekistán. Casi la misma distancia que hay de Madrid a Lima. Para ponernos en situación, el desplazamiento más largo en la Liga Española es que hacen Las Palmas y Girona para jugar entre ellos, separados por 2.260 kilómetros, tres horas de vuelo y una hora de diferencia. Si para los clubes es un suplicio llegar hasta Khabarovsk, no digamos para los aficionados que casi ni se plantean el desplazamiento. Aunque en 2006 unos valientes aficionados del Zenit viajaron en coche hasta Vladivostok, un poco más lejos aún, cuando el equipo de la ciudad militaba en la Premier. Pero una vez llegaron hasta la ciudad el coche dijo basta y tuvieron que volver con el Transiberiano. Al llegar a casa el Zenit les obsequió con un coche nuevo.

Fuente: Elaboración propia (Underground Football / Todos los derechos reservados)

Y es que ese es otro de los problemas con los que se encuentra el SKA, el cambio horario. Las diferencias con Moscú y San Petersburgo son de… ¡siete horas más!, y con Ekaterimburgo de cinco, por lo que los jugadores deben estar muy habituados al jet lag que sufren casi semanalmente y deben estar muy atentos a los horarios de partidos y vuelos, siempre con la calculadora en la mano. Sus partidos como local en el Lenin Stadion suelen ser a las cinco de la tarde, diez de la mañana en Moscú, San Petersburgo, Kazan o Krasnodar con la incomodidad para rivales y aficionados que ello conlleva.

Pero por si fuera poco con la distancia y el lío horario, hay que sumarle el factor climático porque en Khabarovsk la palabra frío se queda corta. La temperatura media anual es de 2,2 ° C, siendo enero el mes más frío con una media de -20,5 ° C, en dicho mes del año 2011 se alcanzó el mínimo histórico de la ciudad con -41,4 ° C. Suerte que para entonces la Premier Rusa está en pleno parón invernal. Son muchos los equipos que han abogado por jugar en verano los partidos en el lejano oriente ruso.

La temperatura media anual es de 2,2 ° C, siendo enero el mes más frío con una media de -20,5 ° C, en dicho mes del año 2011 se alcanzó el mínimo histórico de la ciudad con -41,4 ° C

Por todo ello la aclimatación a la máxima categoría no está siendo fácil para un equipo que la disputa por primera vez en sus 71 años de historia. El SKA Khabarovsk es colista de la Premier y aún no conoce la victoria lejos de sus dominios. Para un equipo con el alma asiática no es fácil competir en Europa.

Fuente imagen principal: Dronestagram.

ConIFA, el mundial de los olvidados

ConIFA, el mundial de los olvidados

La lista de invitados está completa. Para algunos será la primera vez que participen en un evento de esta talla, otros repiten participación. El título no es obsesión para la mayoría de los competidores, que tienen como objetivo principal disfrutar al máximo la experiencia. 2018 será un año inolvidable para todos ellos, en la máxima fiesta de su fútbol.

El escenario de esta fiesta no será Rusia, ni serán 32 los participantes. 16 selecciones que representan a naciones, regiones y poblaciones minoritarias participarán en la tercera edición de la Copa Mundial ConIFA, a celebrarse del 31 de mayo al 10 de junio en Londres, lejos de los reflectores y el impacto mediático que atrae la Copa del Mundo de la FIFA.

La Copa Mundial ConIFA se celebra del 31 de mayo al 10 de junio en Londres, lejos de los reflectores y el impacto mediático que atrae la Copa del Mundo de la FIFA

La Confederación de Asociaciones de Fútbol Independiente (ConIFA, por sus siglas en inglés) es la federación de fútbol que desde 2013 agrupa a las asociaciones no reconocidas por la FIFA, entre las que se encuentran naciones, naciones de-facto, regiones, poblaciones minoritarias y territorios que se encuentran aislados del deporte. A través de su labor, la ConIFA tiene como objetivo construir puentes entre los pueblos, las naciones, las minorías y las regiones aisladas de todo el mundo a través de la amistad, la cultura y la alegría de jugar al fútbol”.

El precedente de la ConIFA lo sentó la Non-FIFA Board (N-F Board), organización nacida en 2003, como iniciativa de Christian Michelis y Jean-Luc Kit para dar espacio a los territorios que la FIFA no aceptaba como miembros. Uno de los principales logros de la N-F Board fue la VIVA World Cup, celebrada en cinco ocasiones, donde selecciones de los diversos territorios y poblaciones tuvieron la oportunidad de disputar una competición internacional por primera vez.

La Confederación de Asociaciones de Fútbol Independiente (ConIFA, por sus siglas en inglés) es la federación de fútbol que desde 2013 agrupa a las asociaciones no reconocidas por la FIFA

Sin embargo, la N-F Board se deshizo en 2013 debido a conflictos internos, al mismo tiempo que ConIFA ganó prestigio y reconocimiento. Para Sascha Düerkop, secretario general, la meta principal de la organización es dar lugar en el escenario global a los “forasteros” del fútbol. A través de este espacio, los jugadores de las diversas selecciones pueden jugar fútbol a nivel internacional de forma regular o por primera vez, e incluso en algunos casos permite cumplir el deseo de representar a otra nación, a pesar de jugar para un país reconocido por la FIFA.

Al respecto, Sarhank Nader, jugador de la selección de Kurdistán y también seleccionado de Irak, compartió para Al-Jazeera su sentir acerca de la oportunidad que brinda ConIFA: “Cuando juego para la selección de Iraq me siento un poco extraño. No siento que estoy representando a mi nación sino a un estado compuesto. Pero cuando juego por mi pueblo, me siento tan emocionado como si estuviera a punto de casarme”.

Incluso en algunos casos permite cumplir el deseo de representar a otra nación, a pesar de jugar para un país reconocido por la FIFA

La ConIFA cuenta en la actualidad con 47 miembros, ocho más que la N-F Board a su final, y los divide en seis zonas continentales: África, Asia, Europa, Latinoamérica, Norte América y Caribe y Oceanía. Además de regir los juegos amistosos y celebrar el Campeonato Mundial ConIFA cada dos años, la organización, con sede en Suecia, organiza la Copa Europa de Fútbol ConIFA; la intención a largo plazo es realizar más campeonatos continentales, además de incrementar los torneos internacionales e incluso dar pie a la creación de equipos femeniles y juveniles.

El órgano rector de los forasteros se financia a través de patrocinios y donativos, así como de lo recolectado en los torneos que organiza, y sus miembros participan de forma voluntaria. La Copa Mundial no otorga beneficio económico e incluso su realización llega a representar pérdidas económicas, pero ni eso logra hacer mella en los organizadores y los participantes.

Dada la naturaleza de varios de los representativos, mantener la neutralidad política puede ser difícil para los jugadores y para la organización. Tal ha sido el caso de presiones recibidas por parte de Georgia y Azerbaiyán, ante la realización de la Copa del Mundo 2016 en Abjasia, territorio en el norte de Georgia, o de China ante la participación del Tíbet en la edición de 2018. Ante estos escenarios, Düerkop asegura que ConIFA hace todo lo posible por dejar lo político atrás, enfocándose en la parte deportiva y cultural.

LA COPA MUNDIAL ConIFA

La primera edición del torneo se llevó a cabo en 2014, teniendo como anfitrión a Laponia, en Östersund, Suecia. A la par del evento se llevó a cabo un evento con el fin de promover la diversidad cultural de los 12 participantes, ocho de los cuales ya habían disputado la Viva World Cup.

Los invitados al evento inaugural fueron el Kurdistán iraquí; Padania (región del norte de Italia); Laponia (representante del pueblo Sami de Suecia, Finlandia, Noruega y Rusia); la selección del Condado de Niza (Francia); el Pueblo Arameo (Asia); la república de Nagorno-Karabaj (población de mayoría armenia en Azerbaiyán); la región de Occitania (Francia, Italia y parte de España); Osetia del Sur (Georgia), Abjasia (parte de Rusia y Georgia); Darfur (región oeste de Sudán); la selección de Ellan Vannin (Isla de Man) y el representativo de Tamil Eelam (diáspora Tamil de Sri Lanka).

El título de la edición 2014 se lo llevaría el Condado de Niza, tras derrotar en penales a la selección de Ellan Vannin. El cuadro de honor lo completaría el Pueblo Arameo, que derrotó a Osetia del Sur en la lucha por el primer puesto.

El siguiente anfitrión sería Abjasia, en 2016. Por primera vez se llevó a cabo un sistema de calificación al Mundial, donde los partidos y torneos amistosos servirían como parámetro para otorgar los lugares. En este torneo hicieron su debut las selecciones de Armenia Occidental, Chipre del Norte, Islas Chagos (archipiélago en el Océano Índico), Punjab (diáspora punjabi), Recia (parte de Suiza), Somalilandia (región autónoma de Somalia), País Székely (etnia húngara en Rumania) y Coreanos Unidos en Japón (diáspora coreana), sumándose a Abjasia, Kurdistán, Laponia y Padania.

Para la edición 2016 se llevó a cabo por primera vez un sistema de calificación al Mundial, donde los partidos y torneos amistosos servirían como parámetro para otorgar los lugares

La Copa no contó con la participación del campeón reinante, Niza, debido a recomendaciones de no viajar a Abjasia por seguridad. El título se definió de nueva cuenta en penales, coronándose la nación anfitriona frente a la selección de Panjab, mientras que Chipre del Norte ocupó el tercer lugar.

Para la edición a disputarse en 2018 el cupo aumentó a 16 equipos, calificándose mediante el sistema de ranking por puntos a través de partidos amistosos. El anfitrión será la diáspora somalí (Barawa), pero el torneo se llevará a cabo en Londres por cuestiones de seguridad. Abjasia y Padania participarán por tercera vez, con Tamil Eelam, Armenia Occidental, Punjab, Ellan Vannin, Coreanos en Japón y el País Székely teniendo su segunda oportunidad.

Las selecciones que participan por primera vez serán los Barawa, en su papel de anfitriones; Cabilia (norte de Algeria); Matabelilandia (oeste de Zimbabwe); Felvidék (minoría húngara en Eslovaquia); el Tíbet; Cascadia (región de Estados Unidos y Canadá) y Kiribati (estado soberano en el Océano Pacífico), destacando la participación de estos últimos como primeros invitados de Norteamérica y Oceanía, respectivamente

El cupo aumentó a 16 equipos para la Copa Mundial ConIFA 2018, calificándose mediante el sistema de ranking por puntos a través de partidos amistosos

Con los 16 invitados ya definidos, el sorteo de los grupos se hará en las próximas semanas, quizá a la par del sorteo para Rusia 2018. Competir con un evento de esa magnitud claramente no está en los planes, pero los objetivos a futuro están bien definidos. El glamour, los millones en juego y las asistencias multitudinarias no son prioridad. Para la ConIFA, lo importante es que sus miembros sientan que hay lugar para ellos en el mundo del fútbol.

Fuente imagen principal: ConIFA.

Clubes de Erasmus por el mundo

Clubes de Erasmus por el mundo

Ya sea por motivos políticos, de seguridad, de crecimiento o simplemente por comodidad, pero hay muchos equipos alrededor del mundo que juegan en ligas diferentes a las de sus Estados. Desde España hasta Nueva Zelanda hay muchos equipos que se sienten más cómodos jugando fuera de sus fronteras y, aunque muchos han tenido la posibilidad de regresar a sus países de origen, lo han desechado. A pesar de que la FIFA es reacia a que los clubes jueguen lejos de sus Estado, permite algunas excepciones históricas. Vamos a hablar sobre ellas

ESPAÑA

En la década de 1920, en pleno Vall d ‘Aràn, las malas comunicaciones del pueblo con los núcleos más cercanos de la provincia obligaron a Bossòst a estrechar lazos con las regiones francesas adyacentes, un trato que se extendió al fútbol. Las nevadas impedían a los habitantes del pueblo a cruzar el valle. En aquellos años Manuel Hughet, un francés que trabajaba en una de las empresas explotadoras de zinc en la localidad fundó la UE Bossòst y desde entonces juegan en las categorías inferiores del fútbol francés.  A pesar de la construcción del túnel de Vielha y la mejora en las comunicaciones que ya le permitían disputar las competiciones catalanas, el club decidió quedarse en Francia y actualmente compiten en la Excellence del Alto Garona, una categoría equiparable a la tercera división catalana.

En la década de 1920, en pleno Vall d ‘Aràn, las malas comunicaciones del pueblo con los núcleos más cercanos de la provincia obligaron a Bossòst a estrechar lazos con las regiones francesas adyacentes, un trato que se extendió al fútbol

ANDORRA

El FC Andorra es el club más antiguo del Principado. Fundado en 1942, cuando aún no existía una Federación Andorrana de Fútbol, está afiliado a la Real Federación Española de Fútbol. Es por ello que, excepcionalmente y previo consentimiento de la FIFA el Club disputa las ligas españolas, en su caso está en la Primera Catalana, y la Copa del Rey. De hecho, la ley del deporte en España sólo permite a un Estado no español disputar competiciones en el territorio nacional y ese Estado es Andorra. En 1994 se fundó la Federación Andorrana de Fútbol que organiza la Liga Andorrana de Fútbol y la Copa Constitución que dan acceso a sus equipos a las rondas previas de Champions y Europa Legue. Sin embargo el FC Andorra declinó jugar en la liga del Principado y siguió jugando en España.

MÓNACO

Quizás el caso más famoso en el mundo sea el del AS Mónaco. El Principado de Mónaco es un país tan sumamente pequeño que no tiene infraestructura para crear un campeonato propio y por eso se le permite jugar en la liga gala desde 1919, año en el que se apuntó a la Federación de Fútbol de Francia. De hecho, tiene el número de afiliación 91 enmarcándose dentro del grupo más antiguo de la Federación Francesa de Fútbol. El AS Mónaco es el actual campeón de la Ligue 1 francesa.
Embed from Getty Images

INGLATERRA

Un caso muy curioso es The New Saints, campeón de la liga de Gales los seis últimos años, pero que juega sus partidos en territorio inglés aunque su sede social está en País de Gales. Esto es debido a que el equipo proviene de la fusión entre dos ciudades fronterizas  Llansantffraid ym-Mechain (Gales) y Oswestry (Inglaterra) y en su germen jugaba la liga galesa. Además, por razones de proximidad y comodidad el Bishop Castle Town, Trefonen FC y Morda United también compiten en las categorías de fútbol galés a pesar de estar en territorio inglés.

Por el mismo motivo tanto Berwick Rangers como Tweedmouth Rangers ubicadas en la ciudad inglesa de  Berwick-upon-Tweed fronteriza en este caso con Escocia, disputan las competiciones del país vecino desde su fundación.

LIECHTENSTEIN

Liechtenstein es la única federación admitida por la UEFA que no tiene liga propia debido a su diminuto tamaño, por ello todos sus equipos disputan las distintas categorías del fútbol suizo. El más representativo de todos es el FC Vaduz, que la temporada pasada estuvo en la Super Liga suiza aunque descendió a Challenge League donde se encuentra actualmente. Estos equipos no pueden disputar competición europea por la vía del fútbol suizo aunque lo mereciesen deportivamente ni les contaría el título aunque lo ganasen, por lo que su única opción de disputar competiciones europeas, en este caso la Europa League, es a través de la Copa de Liechtenstein.

Liechtenstein es la única federación admitida por la UEFA que no tiene liga propia debido a su diminuto tamaño, por ello todos sus equipos disputan las distintas categorías del fútbol suizo. El más representativo de todos es el FC Vaduz, que la temporada pasada estuvo en la Super Liga

PAÍS DE GALES

El país británico no tuvo liga propia hasta 1992 y de ahí que muchos clubes disputaran las competiciones inglesas por razones de proximidad. Entre ellos los dos más famosos, Swansea City y Cardiff City que militado de forma simultánea en Premier League. Además son los dos únicos clubes no ingleses en lograr títulos en Inglaterra, la FA Cup de 1927 para el Cardiff y la Copa de la Liga de  2013 para el Swansea. Con la puesta en marcha de la Welsh Premier League ambos rechazaron la invitación para participar en ella por razones económicas y de competitividad y en 1996 dejaron de participar también en la Welsh Cup. Pero ellos no son los únicos galeses en Inglaterra ya que Colwyn Bay, Merthyr County, Wrexham y Newport County también renunciaron a disputar la liga de su país pero en su caso por razones de proximidad geográfica con las categorías inferiores de fútbol inglés.

AUSTRIA, ALEMANIA E ITALIA

En Los Alpes, la otra gran cadena montañosa de Europa, se da un caso parecido al de Bossòst en Los Pirineos, pero más drástica, puesto que para la zona de Kleinwalsertal, donde se ubica el SV Kleinwalsertal, la única vía de salida del Valle es por Alemania ya que no tiene ningún tipo de comunicación con Austria, su país. Como es evidente el Club disputa el campeonato alemán.

La localidad de Büsingen am Hochrhein es una isla alemana en Suiza. Completamente rodeada por territorio suizo, la localidad se encuentra a menos de tres kilómetros de la frontera con el resto del país, pero los límites del término municipal (siete kilómetros cuadrados de superficie) están todavía más cerca, a setecientos metros de la frontera. En ese entorno, el FC Büsingen es el único equipo adscrito a la Federación Alemana de Fútbol que disputa los torneos fuera del territorio germano, en este caso en Suiza. Un caso idéntico es el AP Campionense Calcio, situado en un enclave italiano en terreno suizo que también está enrolado en las categorías inferiores del país helvético.

IRLANDA DEL NORTE

El Derry City es un caso muy particular pues ha sido campeón en dos países, Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Originario del país norirlandés juega en la República por motivos de seguridad, afectado de lleno por los Troubles, conflicto étnico en Irlanda del Norte durante la segunda mitad del siglo XX. Enfrentó por un lado a los Unionistas, de religión protestante (mayoritaria en el país) y partidarios de permanecer en el Reino Unido y por otro lado a los republicanos, de religión católica y partidarios de la independencia o de la integración en la República de Irlanda, mayoritariamente de religión católica. Fue una batalla durísima, que duró 30 años,  con muchos muertos puesto que ambos bandos recurrieron a las armas. En medio de todo ello el Derry City FC, fundado en 1928 compitió en la liga de Irlanda del Norte hasta 1972. El club, católico, tuvo que dejar de jugar en Brandywell debido a los problemas de inseguridad generados por los enfrentamientos y se trasladó a Coleraine. La temporada siguiente las fuerzas de seguridad norirlandesas no les permitieron volver a a Drandywell y la la Federación de Belfast, de religión protestante, expulsó al equipo por lo que tuvieron que pedir su inscripción en la Federación de la República de Irlanda donde juega desde esa fecha habiendo logrado 17 titulos.
Embed from Getty Images

FINLANDIA

En pleno mar Báltico aparecen las islas finlandesas de Aland de etnia y habla mayoritariamente suecas.  No se sienten finlandeses y para jugar al fútbol tampoco y es por ello que los dos equipos de las islas, el Lemlands IF y su vecino Hammarlands juegan en el sistema de ligas del fútbol sueco.

SAN MARINO

En Italia también encontramos un caso de un equipo de un país pequeño que juega en el Calcio italiano. Se trata del San Marino Calcio, representante del pequeño país europeo San Marino y que compite en la Lega Pro Prima Divisione, que corresponde a la Tercera División de España. El club fue fundado en 1960 y es el único equipo de fútbol profesional de la república de San Marino.

BRUNEI

El Duli Pengiran Muda Mahkota Football Club, más conocido como DPMM FC, es el equipo de la Casa Real de Brunei y tiene el honor de haber participado ya en la liga de tres estados distintos. Fundado en el año 2000, en sus primeros años formaron parte de la Brunei Premier League, la cual ganaron en 2 ocasiones además de un título de Copa y dos Supercopas. En 2005 decidieron jugar la Super Liga de Malasia hasta que al término de la temporada 2007/2008 fueron obligados a abandonarla al dejar de pertenecer a la Asociación de Fútbol Amateur de Brunei. Dado que desde 2004 ya disputaban la Copa de Singapur, en 2009 se integraron también en la Liga de ese estado en la que siguen jugando.

NUEVA ZELANDA

El Welligton Phoenix FC sea quizás el caso más particular de todos, ya que el equipo de la capital de Nueva Zelanda es el único club en el mundo que forma parte de un liga que no es de la confederación a la que pertenece la Federación de su país. Y es que la Nueva Zelanda pertenece a la Confederación de Oceanía, sin embargo la australiana, que es donde juega, forma parte de la Confederación Asiática desde 2006. El Welligton Pheonix juega en la A-League de Asutralia desde su fundación en el año 2007. A pesar de contar con una liga en su país,  la ISPS Handa Premiership, ésta es semiprofesional y para tener un equipo completamente profesional la única opción es participar en el campeonato australiano.

El Welligton Phoenix FC sea quizás el caso más particular de todos, ya que el equipo de la capital de Nueva Zelanda es el único club en el mundo que forma parte de un liga que no es de la confederación a la que pertenece la Federación de su país

CANADÁ

Tres equipos canadienses, Vancouver Whitecaps, Toronto FC y Montreal Impact disputan la Major League Soccer de Estado Unidos. A pesar de que Canadá cuenta con liga propia, estos tres conjuntos aprovechando que la MLS stá bajo el régimen de ambas Federaciones, decidieron participar el campeonato norteamericano al tener mayor proyección internacional y más competitividad.

Existen otros conflictos territoriales que aún no están formalmente resueltos, casos como Crimea en Ucrania, Transnitria en Moldavia, la República Turca del Norte de Chipre o la disputa de Nagorno-Qarabag entre Azerbayán y Armenia que hace que algunos clubes no tengan muy claro en que Estado juegan según seas de un bando u otro.

Fuente imagen principal: Getty Images.

Razvan Marin, la clarividencia de Lieja

Razvan Marin, la clarividencia de Lieja

Los últimos años en Lieja han sido complicados. La presión de ser el equipo más importante de la parte francófona de Bélgica ha sido un hándicap que se ha vuelto contra los entrenadores y jugadores en los últimos años ante la ineptitud de los últimos directivos que han desfilado, uno tras otro, por el palco del Maurice Dufrasne. Aportar serenidad en un entorno donde reina el descontrol y el caos tiene mérito. Y Razvan Marin (23 de mayo de 1996, Bucarest) es el encargado de hacer realidad lo que en su día parecía una utopía.

‘’Razvan es un centrocampista joven, muy prometedor. Muchos grandes clubes europeos ya estaban mostrando interés en él, pero nuestro proyecto le sedujo y está convencido de que el Standard Liége es el club ideal para ayudarlo a dar un paso en su carrera’’, declaraba Olivier Renard, director deportivo del Standard, en la presentación del futbolista rumano. Estábamos en enero de 2017, Marin ya había sido internacional absoluto con Rumanía pese a su joven edad y el Standard Liége pagaba algo más de dos millones de euros al FC Viitorul de Gheorghe Hagi por él.

Bajo los mandos de Hagi, Marin disputó 70 partidos en competición oficial, con nueve goles y nueve asistencias. Números nada malos para un centrocampista tan joven

De hecho, fue el mítico jugador rumano el encargado de ayudar a Marin a llevar su fútbol a su máxima expresión. Con él disputó 70 partidos en competición oficial, con nueve goles y nueve asistencias. Números nada malos para un centrocampista tan joven. Hijo del ex futbolista internacional Petre Marin, Razvan llegaba a la Jupiler Pro League con casi 100 partidos en las botas y eso que apenas había cumplido los 20 años.

Embed from Getty Images

‘’Su debut en la selección absoluta de Rumanía ha sido un orgullo personal para Gica Hagi. Contra Armenia, en partido valedero para la fase de clasificación de la Copa del mundo de Rusia 2018, sólo necesitó 12 minutos para marcar su primer gol con la ‘Tricolorii’ rumana. Era su debut en la selección absoluta tras haber pasado por todas las divisiones inferiores con éxito’’ – escribe Francesc Aguilar en Mundo Deportivo

Pese al interés de Juventus, Roma, Fiorentina o Zenit de San Petersburgo, Marin prefirió marchar a Bélgica –donde entrenaba su compatriota Mircea Rednic-, y fichó por el Standard. Aterrizó en un momento de inestabilidad institucional, y el mejor ejemplo es que tuvo dos entrenadores en sus primeros seis meses en Lieja. Primero un Aleksandar Jankovic que no fue capaz de lograr la clasificación para el Play Off por el título, después un José Jeunechamps que actuó como interino hasta la llegada de Sá Pinto. Con ambos jugó. Y con Sá Pinto, en la 2017/18, también.

En el 4-2-3-1 de Sá Pinto, donde la línea de mediapuntas pone la magia y el desborde, Marin ejerce de cerebro en el doble pivote junto al físico de Uche Agbo, ex del Granada, Watford y Udinese. Es un futbolista con visión de juego y capacidad de asociación con sus compañeros, prácticamente el único para ejercer el rol de creador de juego en el centro del campo del Standard Liége. Y por ello se ha convertido en un jugador clave para Sá Pinto. Siempre que él juega, el Standard Liége mejora su rendimiento.

Marin es un futbolista con temperamento pese a su edad, curtido ya en más de 100 partidos como profesional y en una casa complicada, como es el Maurice Dufrasne de Lieja. Ya es un fijo en las convocatorias de Rumanía y en el centro del campo del Standard Liége, con tan solo 21 años. Si es capaz de aplicar a su carrera la misma clarividencia que al juego de sus equipos, tendrá, sin duda, un gran futuro.

Fuente imagen principal: Photonews.

El Chino de sus ojos

El Chino de sus ojos

Luis Suárez, Ronaldo e Ibrahimovic les dieron muchísimo a sus respectivos equipos de la Eredivisie. Primero sobre el campo y más tarde dejando muchísimo dinero en las arcas neerlandesas. Pero más les dieron a millones de niños de sus países que comprobaron que dar el salto a Europa y triunfar no era tan difícil como creían.

“El PSV disputa la Liga de Campeones, una competición que veía en Uruguay por la televisión. Ahora estoy aquí y voy a jugarla. Vi que otros como Romario o Ronaldo estuvieron aquí y eso también me motivó”.

Gerardo Pelusso fue quien le hizo debutar en Primera división con Nacional de Montevideo. Antes de sentarse en el banquillo del Parque, siempre fue un aficionado más, y como tal veía jugar a las categorías inferiores de su club. Gastón Pereiro ahora mismo mide 1,88m, y no es que diese el estirón tarde. “Normalmente, los jugadores más altos no son los más habilidosos. Este era una excepción. Esperaba que le dieran la pelota cerca del área, gambeteaba a dos o tres y hacía goles. Como si jugase en el barrio. Con muchísima clase. Lo mirabas y te rompía los ojos”.

Continuaba Pelusso explicando cómo era ese Gastón Pereiro adolescente: “Su defecto era el defecto de los más virtuosos. Estaba acostumbrado a jugar sin correr. Yo le dije que quería que jugara por la derecha en un 4-2-3-1. Como extremo. Podía desbordar perfectamente, no porque fuera rápido sino porque era potente y tenía una gran zancada. Hacía como Messi: tiraba la diagonal de derecha a izquierda, escondía la pelota y la colocaba en el segundo palo con el efecto que le dan los zurdos. Le puse una única condición: que corriera la banda de banderín a banderín. Lo hizo sin ningún problema”.

En el primer equipo de Nacional coincidió con Álvaro Recoba. El Chino era su ídolo, algo que explicaba en cierta manera lo que explicaba Pelusso sobre su estilo de juego. Compartir vestuario con la leyenda uruguaya le marcó hasta tal punto de tatuarse en el antebrazo derecho su rostro. “¡Gracias por hacerme con pelo!”, bromeó Recoba al verse reflejado en el brazo de su compañero.

“Recoba es un genio, un grande ente los grandes. No encontré mejor manera de homenajear a mi ídolo que llevándolo conmigo a todos lados para siempre”.

Aunque maduró futbolística y personalmente viendo a Uruguay ganar la Copa América de 2011, poco tiene de parecido al típico futbolista charrúa. No tiene garra, no salta al campo a comerse al rival, no es la bestia competitiva que es el uruguayo de hoy en día. Cocu dice que cuando no tiene la pelota tiende a desenchufarse de los partidos. Sin duda, no será otro de los cientos de extremos reconvertidos en laterales que han invadido el fútbol en este siglo.

“Tengo unas características diferentes a las de la mayoría de los jugadores uruguayos que se asientan en Europa. No tengo tanta marca, ni soy tan aguerrido. Pero yo siempre trato de corregir eso porque es un punto débil. Para seguir mejorando incluso los habilidosos tienen que saber defender. Todavía soy chico y tengo mucho por corregir”.

Embed from Getty Images
Parece que la Eredivisie es una liga echa a su medida, sin un gran desgaste físico para su pobre compromiso defensivo y con multitud de espacios para aprovechar su técnica y su gran zancada. Desde luego, en el PSV cayó de pie. Lejos de poder acercarse a los 33 goles de la primera temporada de Ronaldo, sí pudo igualar los 14 de Suárez en mil minutos menos, cifras que le permitieron al PSV revalidar el título de liga.

“Hasta que fui profesional jugué como media punta. Ahí es donde más me gusta jugar porque es donde tienes más salidas, por izquierda o por derecha. Desde que llegué al PSV me están utilizando por derecha. Casi siempre me queda el balón para enganchar para el medio y con el perfil zurdo trato de rematar o meter el pase interior. Lo intento hacer seguido. El entrenador me dice que cuando reciba tengo libertad”.

Empezó como mediapunta, explotó en el PSV como extremo derecho, llegó a jugar de delantero y ahora se desempeña entre el interior y la mediapunta en los nuevos sistemas que está probando Phillip Cocu esta temporada. En cualquier posición, no reprime su instinto y busca siempre el regate y la portería contraria.

Con 2-1 en el marcador del curioso campo de De Koel, el club revelación de la temporada pretendía poner en jaque la primera plaza de los de Eindhoven, a cinco puntos de Ajax y Feyenoord. Era una salida complicada y la situación se había puesto aún más complicada, pero poco a poco se fue escondiendo en la izquierda hasta que recibió el balón. Con una facilidad realmente sorprendente, supo salir de una encerrona de tres defensores locales y colocarla en la base del poste más lejano.

“Me genera mucha alegría que me quieran, no he hablado con mi representante últimamente, yo me mantengo ajeno y sólo pienso en entrenar y jugar. Me gustaría jugar en las grandes ligas de Europa, llegué a Holanda con 20 años y ahora tengo 22. Si me llega la oportunidad bienvenida será”.

Por supuesto que llegará, y Pereiro espera su momento con los brazos abiertos. Las grandes noches europeas también lo esperan a él.

Pincha aquí para leer todos los artículos de Jong Talent.

Foto de portada: EFE | Stanley Gontha

Cork City, o cómo reinar en la sombra

Cork City, o cómo reinar en la sombra

“El Cork City iguala el mejor comienzo de su historia con 8 victorias consecutivas”. El reloj marcaba el minuto 40, y aun siendo muy corta la ventaja (un gol), el corresponsal del equipo local ya tenía titular y más de media crónica preparados para dar el click de publicar. La hegemonía del Cork City en esta edición de la Premier League irlandesa ha sido tal, que además de vencer aquel día de mayo al Derry City, la racha se alargaría hasta las 12 victorias sucesivas. Y de colofón, el Cork City se coronó este martes campeón conquistando la tercera liga de su historia, que es corta y peculiarmente familiar como bien cuenta Víctor Cervantes (Marcador Internacional) en este magnífico texto en el que destripa a fondo el equipo Rebel Army.

La hegemonía del Cork City en esta edición de la Premier League irlandesa ha sido tal que consiguieron una  racha de 12 victorias sucesivas

Pero esta no es una historia de cómo el City ha vencido la liga, este es un mero pretexto de los párrafos que continúan. Aunque no sobra apuntar que la épica les ha acompañado en los últimos meses, porque la distancia de puntos respecto al Dundalk, su principal perseguidor, llegó a rozar la veintena de puntos. Sin embargo desde la marcha de su mejor jugador, Sean Maguire (delantero internacional con la selección absoluta, máximo goleador de la competición que fichó en julio por el Preston North End y al que sus aficionados han rendido tributo al más puro estilo Will Grigg´s on Fire) el club casi alcanzó el cataclismo (el Cork City ha tenido que esperar hasta la antepenúltima jornada para hacerse con la copa). Esta será, simple y llanamente, una narrativa de qué significa ganar la Liga en una ciudad de 120.000 habitantes del sur de Irlanda. De cómo y cuánto trasciende el balón en un país en el que el fútbol no está en el Top-3 de deportes favoritos.

Partido del Cork City frente al Derry City en el Turner Cross Stadium. (Foto: Xabi Esnaola, Underground Football. Todos los derechos reservados)

IRLANDA Y LOS TÓPICOS, UN MATRIMONIO ENCANTADOR

Irlanda es un lugar donde las catedrales triplican en número, tamaño e importancia a los estadios de fútbol. Donde el mejor jugador de la liga (McGuire) ficha por un segunda inglesa, y en vez de saber a poco, es motivo de orgullo para la afición. Donde la televisión entrevista al entrenador en pleno partido. Donde la publicidad de hace un lustro también tiene cabida en el estadio del campeón (en el Turner Cross aún se dejan ver banners publicitarios del FIFA12). El deporte en la isla es el mismo y a la vez uno diferente al que vemos en España. El fútbol gaélico, el hurling y el rugby empujan de la zona privilegiada al fútbol. Los estadios de 30.000-50.000 plazas son coliseos comparados con los casi 7.500 del estadio del Cork City.

En el fútbol irlandés los estereotipos son certezas, y en la indiferencia de la afición respecto al tema reside el encanto

En cuanto al juego, los primeros dos partidos a los que asistí (Galway-Sligo Rovers y Cork City-Derry City) compartieron un patrón: el toque posterior al saque de centro inicial terminó en saque de banda. ¿Las siguientes dos jugadas? Envíos aéreos, uno para cada equipo, y a continuación todos a cazar la segunda jugada. Llegué a sospechar que aquello formaba parte de un ritual semanal; un mensaje de advertencia para el visitante que buscara algo que se alejara de los tópicos. Porque la realidad irlandesa es definitoria: los estereotipos son certezas. Los prejuicios sobre el fútbol irlandés se cumplen al detalle. Y en la indiferencia de su afición reside el encanto. Pagan y pegan voces por ello. “Esto en España es nivel de tercera división”, me confesó una vez el jefe de prensa del Turner Cross. Optimista él. Las cabinas de prensa, por cierto, se asemejaban más a las de teléfono.

¿Seguridad? Sí. ¿Control? Escaso. Colarse en la zona del “VIP” (multipliquen las comillas en su imaginación cuantas veces quieran) está a un “soy periodista español” de distancia. Cuanto peor acento y más cara de foráneo muestres más posibilidades tendrás, claro. Este es un síntoma de confianza, en primer lugar, y que el fútbol no es tan importante en segundo. Tan evidente como que no encontrar una camiseta de fútbol en una tienda especializada en deporte es común incluso en la ciudad del campeón de liga. O puede que no tengan tu talla, porque “solo vendemos talla para niños”, te explican. Aunque la mayor situación de desconcierto la viví en Limerick, donde una hora antes de comenzar un partido del conjunto local, tuve que comprobar en el móvil si efectivamente era día de partido (que fuera viernes y no hubiera nadie por la calle eran motivos para desconfiar). Finalmente el Markets Field, con sus 1.498 almas, fue el primer lugar en el que vi un partido de primera división de pie.

Markets Field, estadio del Limerick FC.  (Foto: Xabi Esnaola, Underground Football. Todos los derechos reservados)

“La gente, salvo la que vive en Cork o es de aquí, no entiende la presión a la que estamos sometidos. Todos en la calle nos piden que ganemos” – John Caufield

Y a pesar de todo, pese a que entra dentro de la normalidad encontrarte en la frutería (verídico) a los dos extremos titulares de un equipo que el año que viene jugará la Champions League, la presión sobre los jugadores existe. Así lo afirma John Caufield, entrenador del Cork City nacido en el mismísimo Bronx de Nueva York (su madre es de Cork), quien sangra en verde y blanco. Institución del club, pertenece a la saga de futbolistas que en 1993 conquistaron la primera liga de la entidad sureña. Además es también el máximo goleador de la historia del club con 129 tantos y el que más veces ha vestido la camiseta (en 455 ocasiones). “Es la viva imagen de la pasión y el orgullo del pasado”, define el programa del Dundalk-Cork City. Él es culpable de la reciente historia futbolística que ha situado Cork en el primer plano balompédico en Irlanda. Y lo ha hecho mientras los medios internacionales, e incluso nacionales, miraban hacia el otro lado. Porque reinar y jugar al fútbol en Irlanda es diferente, pero eso sí, se celebra de la misma forma.

Fuente imagen principal: STEPHEN MCCARTHY (Getty Images)