La Juventus no es una casualidad

La Juventus no es una casualidad

Que Cristiano Ronaldo ha pasado a ser uno de los mejores jugadores de la historia de este deporte no es ningún secreto. No solo por los trofeos que acuña en su vitrina, tanto colectivos como individuales, sino porque ha escrito la historia con dos equipos diferentes y va camino de hacerlo con un tercero -en Portugal solo jugó una temporada-. Aquel chico travieso que despertó ilusiones y sacó sonrisas en Manchester, después de despuntar en el Sporting de Portugal, para ganar la tercera Champions League de los Red Devils cambió el rojo por el blanco merengue para recuperar la esencia ganadora del Real Madrid. Fue el Di Stéfano, Zidane o Raúl de su época durante su etapa en el Real Madrid. Y como su mentor en estos último años, precisamente Zidane, sale del Real Madrid en lo más alto de su carrera blanca.

El portugués ha protagonizado el bombazo veraniego y se enrolará en el que será su cuarto equipo. Después de aquellas polémicas declaraciones cuando el Real Madrid consiguió la decimotercera Champions League, Cristiano Ronaldo tenía claro que su etapa en la capital española había concluido. Muchos equipos se interesaron en él pero finalmente, fue la Juventus quien se llevó el premio de tener a Cristiano Ronaldo en sus filas.

Ronaldo eligió a la Juventus con la intención de prolongar su carrera muchos años

Aunque esta decisión no es una casualidad. Cristiano Ronaldo ha tomado este camino muy concienzudamente hasta llegar a un punto en el que toca responder: ¿Por qué la Juventus y no otro club? La respuesta es bien sencilla. Quizás un equipo como el PSG podría haberle otorgado más dinero a su bolsillo, o su querido Manchester United, incluso otro equipo de la Premier League, le habría ofrecido la posibilidad de jugar en la Liga más competitiva. Pero, además de aquella ovación tras el gol de chilena que le hizo a Buffon esta temporada, la Juventus tiene algo que otros no clubes no pueden ofrecer.

Embed from Getty Images

Esto es nada más y nada menos que la fórmula para poder continuar jugando hasta una edad muy avanzada. Ronaldo cumplió 33 años el pasado mes de febrero. Una edad que achacaría notablemente la mayoría de futbolistas pero el portugués ha mostrado síntomas de estar perfectamente. Su condición física unido a la pócima mágica de la Juventus invitan a pensar que a Cristiano Ronaldo le quedan muchos partidos por delante. Es un perfil de futbolista que encajará muy bien en la Juventus de Allegri. Los entrenamientos, las dietas, el trabajo post partido, la situación táctica que le otorgará Allegri y un largo etcétera proporcionarán a Ronaldo una retirada longeva.

Buffon, Pirlo, Evra o Dani Alves son ejemplos de los últimos años

La Juventus puede presentar una gran nómina de futbolistas que han mostrado su mejor versión con la Vecchia Signora a una edad muy avanzada, y siendo pilares fundamentales. Cristiano Ronaldo será el próximo jugador que pruebe de la fórmula bianconera para seguir a un gran nivel en una Liga bien distinta a la española, quien también se verá favorecido de la llegada de Ronaldo. Un argumento que muy pocos equipos pueden presentar para encandilar a Ronaldo. Si quieres jugar hasta una alta edad, la Juventus tiene la solución. 

Fuente imagen principal: Getty Images.

Milinkovic-Savic, sangre española para la perla serbia

Milinkovic-Savic, sangre española para la perla serbia

Los aficionados de Ourense, Almería o Lleida puede que recuerden a un espigado mediapunta llamado Nikola Milinkovic que jugó para sus equipos en los años 90 del siglo pasado. Nikola formaba parte del histórico UE Lleida de Mané que ganó en el Camp Nou, aunque no pudo evitar el descenso. Nikola estaba casado con Milana Savic, jugadora de baloncesto. De su relación, nacieron en tierras leridanas y ourensanas dos vástagos, Sergej y Vanja.

Como era de esperar, los niños salieron deportistas y hoy Sergej Milinkovic-Savic es uno de los jugadores con mayor futuro de Europa. Por su parte, Vanja pelea por hacerse un hueco en la portería del Torino.

Sergej, como Bojan Krkic, nació en Lleida, pero escogió otro camino diferente, siempre tuvo claro que iba a jugar con Serbia a pesar de tener la doble nacionalidad

Sergej, como Bojan Krkic, nació en Lleida pero escogió otro camino diferente, siempre tuvo claro que iba a jugar con Serbia a pesar de tener la doble nacionalidad. Campeón de Europa sub-19 en 2013 y del mundo sub-20 en 2015 junto a su hermano Vanja, donde fue elegido Balón de Bronce del torneo. La pujanza de esa generación en general y de Sergej en particular es la que le costó el puesto de seleccionador a Slavoljub Muslin, incapaz de encontrar hueco a los jóvenes valores serbios en la selección absoluta, a pesar de clasificar a Serbia para el Mundial. Su sustituto, Mladen Krstajic, no dudó ni un minuto y dio galones al fenomenal centrocampista de la Lazio, eje sobre el que debe girar el futuro del combinado plavi.

Embed from Getty Images

Milinkovic-Savic se formó en la cantera de la Vojvodina de Novi Sad, con la que debutó en la temporada 2013/14 de la Super Liga Serbia con tan solo 18 años. Nueve meses después la Vojvodina se alzaba con el título de Copa y Sergej ya era titular indiscutible. Por aquel entonces, el mítico Mateja Kezman, presidente del club, vio el potencial del chico y lo reclutó para su incipiente carrera como agente. Hoy es su valor más preciado.

Lo tiene casi todo para convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo, no tiene puntos débiles. Físicamente es perfecto: es rápido, corre mucho, entre 12 y 14 kilómetros por partido, es fortísimo, cabecea fenomenal, dispara bien con derecha y con izquierda y, a pesar de ser alto, tiene una técnica increíble. Hace cosas increíbles, reservadas para jugadores bajitos

Lo disfrutaron poco en Novi Sad pues tras el año de su debut dio el salto al KRC Genk belga como paso previo a la élite. Tras un año siendo fundamental en Flandes, firmó por la Lazio, donde ha explotado de forma definitiva en sus tres temporadas en la Serie A. Simone Inzaghi ha sabido encontrar el sitio perfecto en el interior derecho de su 3-5-2, para potenciar las virtudes del jugador. Y es que tal y como detalla el propio Mateja Kezman, Sergej lo tiene todo para triunfar:  “Lo tiene casi todo para convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo, no tiene puntos débiles. Físicamente es perfecto: es rápido, corre mucho, entre 12 y 14 kilómetros por partido, es fortísimo, cabecea fenomenal, dispara bien con derecha y con izquierda y, a pesar de ser alto, tiene una técnica increíble. Hace cosas increíbles, reservadas para jugadores bajitos”.

Hablamos de un centrocampista moderno, box to box, con un físico imponente debido a 1,91 metros de estatura, pero muy coordinado. Pasa, corta, regatea, bate lineas, cabecea, maneja ambas piernas, abarca mucho campo y tiene gol. No son pocos los que asemejan su juego al de Ibrahimovic. El equipo lacial tiene una joya y lo sabe, y por ello está tasando al jugando en valores muy altos, conocedor del interés de los clubes mas grande de Europa por el jugador, pero es cuestión de tiempo que Sergej Milinkovic-Savic abandone Roma en busca de retos muchos mayores.

Fuente imagen principal: Agencias.

PODCAST | Italian Army 3×27

PODCAST | Italian Army 3×27

Una vez concluida la Serie A 2017-2018, dedicamos un extenso análisis para valorar todo lo que ha dado de sí esta temporada en Italia. Hablamos del séptimo Scudetto de la Juventus y su particular duelo ante el Napoli, de la clasificación del Inter (junto a la Roma) a la Champions League, del irregular último tramo de la Lazio, del Milan de Gennaro Gattuso y la Atalanta de Gian Piero Gasperini. Además, hablamos de los equipos que, como Torino y Sampdoria, se han quedado en mitad de tabla y de la pelea por el descenso, donde Crotone, Hellas Verona y Benevento han perdido la categoría. Y, por si esto fuera poco, elegimos quiénes han sido para nosotros los mejores once futbolistas de esta campaña en el Calcio.

Con Nacho Pérez (@NachoPerh) y Adrián Blanco (@AdrianBlanco_). En Italian Army (@ItalianArmyUGF).

*Recuerda que puedes participar con nosotros, mandando temas y/o preguntas, a través de nuestra cuenta de Twitter (@ItalianArmyUGF) o mediante el hashtag #ItalianArmy. 

Fuente imagen principal: Paolo Bruno/Getty Images Europe.

Edoardo Vergani, el próximo emperador de Milán

Edoardo Vergani, el próximo emperador de Milán

El Europeo sub 17 realizado en Inglaterra hace unas semanas ha tenido una gran acogida. Las mejores canteras europeas su pusieron a prueba para dar pequeñas pinceladas de las futuras estrellas nacionales. La anfitriona cayó en semifinales ante Holanda, quien más tarde se coronaría campeón. El torneo cerró precisamente con dos selecciones que no pasan por su mejor momento, Italia y la propia Holanda. Ambas se han quedado fuera del Mundial de Rusia y esta competición auguraba mucho talento futuro. Aunque la moneda cayó del lado neerlandés en la lotería de los penaltis.

Pero esta vez el foco no se centra sobre Holanda. Porque Italia hizo un torneo muy sólido y se colgó el cartel de favorita en la fase de grupos. Un equipo que despertó ilusión en el país transalpino. Y destacaron varios nombres del plantel como el de Alessio Riccardi, sobre el que recae el peso creativo del equipo y que además anotó en la final, o Nicolo Armini, líder de la zaga italiana. Aunque Edoardo Vergani (17) sería quien acabaría siendo el futbolista más determinante del plantel.

Un chico que nació en Segrate, un municipio de Milán de no más de 34.000 habitantes distanciado de la ciudad en unos 16 kilómetros. Allí fue donde comenzó a darle toques al balón, con tan solo 5 años. Con 13 años de edad pasó a la cantera del Inter de Milán. El equipo nerazzurro lo fichó procedente del Monza 1912 Giovanili, un humilde club de la zona lombarda. Ya presumía de mostrar dotes para el fútbol y esto se acrecentó en la academia del Inter de Milán.

”El fútbol es muy importante para mí, es para lo que vivo” – comentó Vergani a los medios del club

Como cualquier futbolista con cualidades suficientes para liderar un equipo, Edo -como le llaman dentro del vestuario- tuvo que aprender a ser más solidario con sus compañeros. Pecaba de ser un futbolista individual pero cuando recibió el brazalete de capitán, todo cambió. Desarrolló su físico en los centros de entrenamiento de los Nerazzurri y mejoró sus prestaciones para ser un delantero centro total. ”Edo es un jugador muy técnico, con una gran potencia física. Es una gran promesa porque es un futbolista que hace muchos goles y nosotros tenemos esperanzas puestas en él”, señaló Andrea Zanchetta, ex futbolista y entrenador de Vergani en el equipo sub 17.

Y como su propio míster define, esas son las mejores condiciones de Edoardo Vergani. Con 1’86 metros es capaz de jugar de espaldas a la portería pero sus grandes dotes técnicas también hacen que invente una jugada de donde no hay nada. Más allá de ser un ‘9’ de área, busca los opciones en carrera y tiene buen manejo de ambas piernas. Se ha convertido en la gran esperanza del Inter de Milán y entre los aficionados recuerda a Mauro Icardi.

En su segundo año ya fue nombrado capitán

Embed from Getty Images
Pero al igual que otras jóvenes promesas es un chico con carencias. El propio Zanchetta comentó que ”es un chico muy tímido y eso a veces se traslada al terreno de juego, lo cual no le ayuda a él. Es una de las parcelas donde debe mejorar, necesita jugar con más entusiasmo y ganas cuando no está involucrado en el juego”.

En el Europeo sub 17 llegó su saltó al panorama continental. Pese a salir como suplente en el primer partido del combinado italiano, tardó solo cinco minutos en ver puerta y hacer el 2-0 final ante Suiza. Desde entonces cogió la camiseta inicial con el ‘9’ a la espalda y no la soltó hasta el final del torneo. Hizo un segundo tanto ante Israel en la jornada final de la fase de grupos y en los cuartos de final, anotó el único tanto de su escuadra ante Suecia para pasar a las semifinales. Para repetir hazaña ante una de las mejores canteras europeas, Bélgica, Edo firmó el 2-1 que metía a Italia en la final. Pero la historia no acabó con un final feliz. Con el 2-2 final, Edoardo Vergani lanzó el segundo lanzamiento de penalti para el combinado transalpino y erró. Un fallo que le impidió levantar un Europeo donde fue capocannoniere con 4 goles. Un contratiempo del que Vergani deberá resarcirse para confirmar el nacimiento de un nuevo bomber italiano.

Fuente imagen principal: UEFA.

La fiesta del fútbol italiano en Old Trafford

La fiesta del fútbol italiano en Old Trafford

Milan y Juventus se han ganado por derecho ser dos de los clubes con más tradición en la Champions League, Si los milaneses tienen siete entorchados europeos, los bianconeri acumulan 9 finales disputadas con dos trofeos de este calibre en sus vitrinas.

Como equipos de gran reconocimiento en la Europa futbolística, en la edición de la 2002/03, ambos equipos se enfrentaron en la final del campeonato en una de las temporadas más italianizadas en este certamen que se recuerdan ya que el Inter de Milán -con tres títulos de este tipo en su sala de trofeos- también alcanzó las semifinales y fue apeado de las mismas por sus vecinos rossoneri. Actualmente, ambos equipos no alcanzan ni la sombra de lo que en su día fueron en Europa y luchan por, poco a poco, recuperar el terreno perdido y volver a hacerse fuertes en el Viejo Continente.

Aquella campaña fue la última en la que se disputaron dos fases de grupos previas a las rondas eliminatorias saltándose de este modo los octavos de final. Antes de todo aquello, el Milan de Carlo Ancelotti, sufrió más de lo esperado para dejar en la cuneta en la previa del torneo al Slovan Liberec checo. Los rossoneri superaron el turno gracias al gol anotado como visitante y a pesar de caer 2-1 a domicilio, hicieron bueno el 1-0 de la ida en tierras italianas gracias a la regla de los goles fuera de casa.

En la primera fase de grupos, tanto Milan como Juventus, Roma e Inter lograron acabar la ronda entre los dos primeros demostrando la buena salud de la que gozaba el fútbol italiano en la época. Para el recuerdo de aquellas fases de grupos quedarán la victoria de la Roma en el Santiago Bernabéu (0-1) o las dos conseguidas por el Milan ante Deportivo (0-4) -la posterior temporada se daria aquella remontada histórica para los gallegos ante los milaneses- y Bayern de Múnich (1-2) ambas a domicilio, que lo colocaron tras el susto inicial como uno de los favoritos para hacerse con la copa.

Embed from Getty Images

La segunda fase de grupos se cobraría a la Roma como víctima y a punto estuvo de dejar por el camino también a la Juventus, a la postre finalista, que quedó empatada a puntos con Deportivo y Basilea, pero que accedió a cuartos por mejor golaverage general.

El Milan ya en cuartos de final volvió a las andadas, y tras un 0-0 en el partido de ida ante el Ájax en Amsterdam, salvó el pescuezo en San Siro en los minutos finales de la eliminatoria cuando Tomasson -precisamente un ex Feyenoord-, en el descuento, deshizo el 2-2 que le habría dado el pase a los neerlandeses.

No sufrió menos la Juventus, que tuvo que acceder a las semifinales gracias a la prórroga después de empatar a un gol tanto en la ida como en la vuelta ante el Barcelona. Marcelo Zalayeta se erigió como héroe silenciando el Camp Nou en el minuto 114.

La Juventus dejaría atrás en el camino hacia Old Trafford a Deportivo, Barcelona
y Real Madrid dejando claro que el fútbol italiano se imponía en esta ocasión al español 

Eliminaría después el cuadro de Lippi a otro de los gigantes del fútbol español como el Real Madrid en unas semifinales que quedarían para el recuerdo ya que los blancos se impusieron en el Santiago Bernabéu en el duelo de ida por 2-1 y los turineses fueron capaces de darle la vuelta a la eliminatoria en Delle Alpi con un inicio fulgurante y una actuación estelar de Buffon, que paró un penalti a Figo. Zidane, en las postrimerías del encuentro, pondría los nervios a flor de piel en la que fuera su casa, pero el 3-1 no se vería alterado más y los de Del Bosque no pudieron alcanzar la que hubiera sido su segunda final consecutiva tras tocar el cielo en Glasgow un año atrás.

Si la que disputaron Real Madrid y Juventus fue una semifinal disputada, complicado es de definir lo que aconteció en el otro emparejamiento. Se medían por un puesto en la final, Milan e Inter, o lo que es lo mismo un derbi della Madonina a todo o nada con Manchester en el horizonte y un duelo en el que los rossoneri alcanzarían la final de nuevo por el valor doble de los goles ‘fuera de casa’ peculiarmente sin ni siquiera salir de su ciudad. Shevchenko y Oba Martins harían los goles del 1-1 que daría el pase a los de Ancelotti tras el 0-0 de la ida.

Embed from Getty Images

Nadie dijo que llegar a una final de la Champions League fuera fácil, y los caminos de Milan y Juventus -que no contaría con una pieza clave como Nedved en la finalísima por sanción- hasta Manchester así lo demostraron. Las calles de la industrial urbe inglesa, al igual que el fútbol europeo -la Lazio también sería semifinalista de la Copa de la UEFA- se convirtieron en territorio italiano durante el 28 de mayo de 2003 y los días que lo precedieron y los más de 63.000 espectadores que abarrotaron Old Trafford presenciaron un gran espectáculo entre dos de los grandes equipos del panorama europeo -así lo atestiguan ambas alineaciones- que aun así, tuvieron dificultades para encontrar el arco rival, en parte por el gran nivel defensivo que rozó el rival y por el miedo a perder tras haber sufrido tanto para llegar allí que hizo difícil que la balanza se inclinara hacia alguna de las partes.

Juventus: Buffon; Thuram, Ferrara, Montero, Tudor; Camoranesi, Tacchinardi, Davids, Zambrotta; Trezeguet y Del Piero

Milan: Dida; Kaladze, Nesta, Costacurta, Maldini; Gattuso, Seedorf, Pirlo, Rui Costa; Shevchenko e Inzaghi

Ambos equipos aun así tuvieron claras oportunidades de gol (Shevchenko vio cómo le anulaban un gol al poco de comenzar el encuentro, Buffon salvó de forma milagrosa un cabezazo de Rui Costa, Antonio Conte golpeó el larguero con un cabezazo…), pero poco a poco, conforme se iba acercando el final, el miedo a perder se fue apoderando de ambos clubes y tanto es así, que, como atestigua la prórroga, casi exenta de ocasiones de gol, ambos equipos dieron por bueno el empate y el entregarse a la lotería de los penaltis en la que se batirían Dida y Buffon en duelo.

El brasileño se llevaría el gato al agua atajando tres (Trezeguet, Birindelli y Montero) de los cinco penaltis lanzados por los jugadores juventinos, mientras que Buffon, a pesar de que pararía dos (Serginho y Kaladze), se quedaría sin la orejona tras anotar Shevchenko -que pidió ser el último en lanzar- el penalti decisivo, que sería la primera para Ancelotti y la sexta para el club lombardo – que cuatro años más tarde conquistaría la séptima-. Por su parte, la Juventus enlazaría su tercera final consecutiva con derrota y hasta la fecha ha añadido dos más (ante Barcelona y Real Madrid) dejando su palmarés en dos Copas de Europa.

Embed from Getty Images

Pocos recuerdan aquel partido como un encuentro entretenido e incluso hay quien la cataloga como una de las finales más aburridas de la historia, pero lo cierto es que fue “la fiesta del fútbol italiano en Old Trafford” como recordaría Ambrosini en declaraciones recogidas en el libro ‘El Milan de Berlusconi’, la constatación de que el fútbol de la Serie A gozaba de una buena salud y grandísima reputación en el primer lustro del siglo XXI y quizás un pico en esa escalada hacia la cima del fútbol europeo a partir de la cual se produjo un descenso progresivo de calidad y competitividad que ha llevado a la competición a perder una plaza para la Champions -que la próxima temporada recuperará- y a grandes entidades a perder una de sus características casi inherentes al escudo que representan, que no es otra que la de estar cada temporada entre los mejores equipos de Europa. Volverán. Estamos seguros de que volverán.

Fuente imagen principal: Laurence Griffiths (Getty Images)

Agostino di Bartolomei, ‘Il capitano’ marcado por la tragedia

Agostino di Bartolomei, ‘Il capitano’ marcado por la tragedia

La Roma nunca estuvo tan cerca de alcanzar la gloria como el 30 de mayo de 1984. Después de ganar su segundo Scudetto en la temporada 1982-83, La Loba calificó por primera vez a la Copa de Campeones de Europa. En el máximo escenario continental sorprendieron y se colaron hasta la final, que tenía designada como sede el Stadio Olimpico, casa de los romanos. De la mano del entrenador sueco Nils Liedholm, los italianos despacharon al Goteborg, al CSKA Sofia y al Dinamo de Berlín para llegar a semifinales. Su rival, el Dundee United, sorprendió con un 2-0 en la ida; en la vuelta, la Roma consiguió el 3-0 que les dio el pase al duelo decisivo, en un partido que se vio envuelto en polémica por sospechas de amaño.

Su rival en la final sería el Liverpool, campeón de Europa en 1977, 1978 y 1981, que llegaba tras echar al Odense, al Athletic de Bilbao, al Benfica y al Dinamo de Bucarest en una intensa serie de semifinales. Para los ingleses, la final representaba la posibilidad de conseguir el primer triplete de su historia, tras ganar la Football League y la Football League Cup esa temporada.

Su rival en la final sería el Liverpool, campeón de Europa en 1977, 1978 y 1981, que llegaba tras echar al Odense, al Athletic de Bilbao, al Benfica y al Dinamo de Bucarest en una intensa serie de semifinales

Aquella Roma era capitaneada por un emblema del club. Agostino di Bartolomei entró a los catorce años a las filas de La Loba y poco después pasó a formar parte del primer equipo, para posteriormente convertirse en el primer capitán de origen romano en la historia del equipo.  Il capitano se ganó el cariño de los aficionados, parte por sus actuaciones dentro del campo, parte por compartir origen. Serio fuera de las canchas, Ago disfrutaba estando dentro del rectángulo verde: aseguraba que le pagaban por divertirse, por lo que su trabajo era ‘’uno de los mejores del mundo’’.

Embed from Getty Images

El escenario del 30 de mayo era ideal también para di Bartolomei. La escena: el primer capitán romano, levantando la primera Copa de Europa de La Loba. Y en suelo romano. Todo estaba destinado para que esa noche Roma se cubriera de gloria.

La salida de los equipos al campo en esa noche asemejó a un Coliseo romano que buscaba intimidar a su inminente víctima. Pero al Liverpool le sentaba bien el Stadio Olimpico, en el que se coronó en la final de 1977; los Reds se adelantaron en el marcador apenas al minuto trece y pudieron irse arriba 0-2 de no ser por un gol anulado minutos después. Roberto Pruzzo empató antes del descanso y el marcador no se movió en el tiempo regular ni en tiempo extra. Por primera vez una final de la Copa de Europa se definiría desde el punto de penal.

Steve Nicol falló el primer disparo del Liverpool y los aficionados de la Roma se ilusionaron con el título. Di Bartolomei se acercó a cobrar y con clase adelantó a su equipo en la serie, pero a la postre sería inútil. Cuatro disparos correctos de los ingleses y dos fallas italianas sellaron el destino de aquella final. Liverpool se coronaba campeón por cuarta vez y la Roma se quedaba con las manos vacías.

Para la siguiente temporada Sven Goran Eriksson llegó al banquillo de la Roma y con ello se dio la salida de Di Bartolomei, después de disputar 300 partidos con los giallorossi

Para la siguiente temporada Sven Goran Eriksson llegó al banquillo de la Roma y con ello se dio la salida de Di Bartolomei, después de disputar 300 partidos con los giallorossi. Su siguiente destino sería el Milan, donde estuvo tres años. En su primer duelo frente a su ex equipo, Ago marcó y lo festejó de forma efusiva, cosa que no sentó bien a los aficionados de la Roma que habían lamentado su partida.

Embed from Getty Images

Del Milan pasó al Cesena de la Serie B y después al Salernitana, con el que ascendió a segunda. A los 35 años decidió retirarse y cambió su residencia a Castellabate, un pequeño pueblo de pescadores al sur de Roma. Alejado de los reflectores, realizó diversas inversiones, entre ellas una academia de fútbol, que no resultaron exitosas y le trajeron problemas financieros.

Il capitano salió al balcón de su residencia la mañana del 30 de mayo de 1994, diez años después de la derrota en el que definió como el ‘’juego de su vida’’, y de un disparo al corazón se quitó la vida. En su cartera se encontraron tres imágenes: de su familia, de un santo y de la Curva Sur del Stadio Olimpico.

“Me siento encerrado dentro de un agujero”, rezaba la nota encontrada en su bolsillo. Los problemas económicos y la lejanía del fútbol lo llevaron al suicidio, para el que eligió una fecha que marcó su vida y la de miles de aficionados romanistas.

Los problemas económicos y la lejanía del fútbol lo llevaron al suicidio, para el que eligió una fecha que marcó su vida y la de miles de aficionados romanistas

Jugadores y aficionados se unieron en un solo lamento por la partida de un ícono de la Roma. Una calle en Castellabate y un campo en el centro deportivo del equipo de sus amores fueron bautizados con su nombre, a manera de homenaje. Esta noche, cuando la Roma busque la hazaña frente al Liverpool, el recuerdo de Agostino di Bartolomei se hará presente entre los hinchas giallorossi*.

*Artículo publicado el 2 de mayo de 2018, en la previa del Roma – Liverpool de semifinales de la Champions League 2017/18.

Fuente imagen principal: iogiocopulito.it.