PODCAST | Italian Army 3×12

PODCAST | Italian Army 3×12

El análisis de la 16º jornada de la Serie A. Los empates entre Juventus e Inter y Napoli y Fiorentina, el primer triunfo de Gennaro Gattuso al mando del Milan, las dudas de Maurizio Sarri, escuchamos el análisis de Luciano Spalletti en rueda de prensa y, en esta ocasión, ponemos la lupa en los sorteos de Champions y Europa League. ¿Han tenido suerte los equipos italianos? En Italian Army.

Con Nacho Pérez (@NachoPerh) y Adrián Blanco (@AdrianBlanco_). En @ItalianArmyUGF.

*Recuerda que puedes participar con nosotros, mandando temas y/o preguntas, a través de nuestra cuenta de Twitter (@ItalianArmyUGF) o mediante el hashtag #ItalianArmy.

Fuente imagen principal: Gabriele Maltinti/Getty Images Europe.

Davide Nicola, el hombre que perdió su sonrisa

Davide Nicola, el hombre que perdió su sonrisa

Davide Nicola era un hombre de lo más afortunado. Con una vida ligada al balompié, como él siempre había soñado: su carrera pasó del verde y los pantalones cortos al banquillo y el chándal de cada fin de semana. Pues así fue como este hombre, nacido hace 44 años en Luserna San Giovanni, en el norte de Italia, hizo de su pasión un sustento vitalicio para todos los suyos. Una suerte que aún mantiene en activo. Y la cual completa con su otra gran distracción, la psicología. Nicola sostiene que el fútbol, como la vida, es una cuestión anímica donde uno, para triunfar, no debe dejar de apretar nunca los dientes.

Davide Nicola lo tenía todo. Con un pasado muy marcado por su época futbolística en equipos de la talla como el Genoa –donde nacieron su mujer e hijos– o el Torino -su equipo de toda la vida, a quien ayudó a conseguir el ascenso a la máxima categoría durante la primavera del año 2006, anotando un tanto decisivo en la final ante el Mantova-, tan solo llegó a disputar 15 encuentros como profesional en la Serie A, todos ellos con la camiseta del Siena. Así que fue desde la banda donde se ganó el derecho a dirigir en la máxima categoría. Una destreza que le aseguró un presente y le vislumbró un futuro, rodeado de su mujer y sus cuatro hijos.

Davide Nicola hizo carrera como futbolista en equipos como el Genoa o el Torino, el club de sus amores, y a quien consiguió ascender a la Serie A en el año 2006

Una vida de ensueño que en cambio, en menos de que un árbitro hace sonar su silbato, quedó para siempre marcada por la tragedia. En el verano de 2014, meses después de que él mismo renunciase a su cargo como técnico del Livorno -quien ascendió de su mano a la Serie A en el 2013-, de que estos perdiesen la categoría y de que le hubiesen despedido y vuelto a contratar a las pocas semanas -una práctica muy común en el mundo del Calcio-, sintió como el mundo se resquebrajó bajo su propia sombra, a muy pocos metros de la residencia estacional de la familia. Alessandro, su segundo hijo, de 14 años, de vuelta a la casa donde disfrutaban de cada verano, perdió fatídicamente el equilibrio de su bicicleta y fue a caer bajo las ruedas de un autobús que circulaba a su lado por la calzada. “Aquel día, aparte del dolor que me atrapó las vísceras, sentí que se paró el tiempo. En aquel instante, mientras contemplaba la escena, de la cual recuerdo hasta el más ínfimo detalle, como la forma y los colores, que me parecieron de lo más particulares en aquel suelo, comprendí de golpe quién era, qué quería y qué cosas temía. Durante bastante tiempo me sentí como un liliputiense rodeado de gigantes.

Embed from Getty Images

Pero como lo más difícil a la hora de afrontar la pérdida de un ser querido no es el hecho de superarlo, sino de aprender a convivir con ese vacío, la vida de Davide Nicola, el hasta ahora técnico del Crotone, cambió radicalmente en el momento que el destino decidió golpearle con todas sus fuerzas. De la forma más cruel e injusta. Y de improvisto, sobre todo, que es como peor se encaja un mandoble, porque es cuando más daño produce a quien lo recibe.

Nada a partir de aquel instante ha vuelto a ser lo mismo en la vida de Nicola. Tras el acto de despedida, al que acudieron centenares de personas -sobre todo niños, amigos y compañeros de equipo, pues hasta hacía poco había militado en el filial del Livorno- a dar su último adiós al pequeño, Nicola se refugió durante un tiempo con los suyos, y consigo mismo. “He interiorizado el hecho de que Alessandro no estará más con nosotros, porque cada uno tiene su tiempo en la vida. Pero sé que él me ha enseñado muchas más cosas que otros a lo largo de la mía. Estar contento siempre sin motivo; estar ocupado con cualquier cosa, ya fuese pintando un dibujo; y desear los sueños con una fuerza innatural, como los niños, que es como de verdad se desean. Estas cosas del pasado hoy forman parte de mí, de mi forma de ser, así lo siento”.

“Aquel día [el de la muerte de su hijo Alessandro], aparte del dolor que me atrapó las vísceras, sentí que se paró el tiempo. Me sentí como un liliputiense rodeado de gigantes”

A finales de ese mismo 2014, Nicola fue contrato por el Bari, en la Serie B. Y allí permaneció por un año, hasta diciembre del 2015, cuando el equipo, quinto en la clasificación, decidió prescindir de sus servicios. Al poco, en junio del 2016, recalaría en el Crotone para relevar a Ivan Juric, quien había conseguido situar al equipo en la Serie A por primera vez en su historia. Y tras un año de lo más complicado, Nicola consiguió salvar al equipo en la última jornada de liga, aunque no de una forma cualquiera. Él mismo sostiene que algo les empujó hasta conseguirlo.

Embed from Getty Images

El Crotone había cosechado nada más que 14 puntos en sus primeras 29 jornadas; y ya en la segunda vuelta, tras un espectacular cierre del curso, consiguió seis victorias en sus últimos nueve encuentros que terminaron por certificar su salvación. La cual consiguió en el último suspiro. El equipo, a pesar de todo, llegaba a la última jornada en el farolillo rojo de la tabla, por lo que debía batir a la Lazio y esperar a que el Empoli tropezase ante el Palermo. Y como los milagros de vez en cuando suceden, el Crotone se salvó contra todo pronóstico. Así que Nicola, quien días antes había puesto a prueba su fe ante los periodistas, debería cumplir con su promesa: recorrer los 1,600 kilómetros que separan a Crotone de Turín en bicicleta.

Cientos de personas fueron a arropar a Nicola a su llegada a Turín frente al renovado estadio Filadelfia del Torino, tras una travesía que se extendió durante nueve días. En un acto de lo más significativo, tras el brutal episodio que sacudió su vida y la de toda su familia, Nicola decidió emprender la aventura sobre ruedas para concienciar a la población italiana de la seguridad vial. Para que nunca más ningún otro hombre como él se deje en algún kilómetro de una carretera sus motivos para seguir agradeciéndole a la vida. Puesto que desde aquella trágica tarde, Davide Nicola solo sonríe apretando los labios. Como al borde de todo llanto.

Esta fue la carta que Nicola le escribió a Alessandro tras conseguir la permanencia del Crotone:

 “Hola, amor mío. No sé dónde estás. Y no sé qué estarás haciendo. Quizás estés por encima de aquella nube que estaba encima de mí de aquella tarde, cuando corrí para hacer volar tu luz. Quizás estés aquí, junto a mí. Pues sí, sé que estás aquí conmigo. Hemos peleado juntos en este año tan complicado, pero… hoy sé que siempre has estado a mi lado. Con tu energía me has dado la fuerza para pelear y continuar hasta conseguir lo imposible, lo imposible probable y lo imposible cierto. Ale, esta no es mi victoria, es la nuestra, como aquel ascenso a la Serie A con el Livorno. Me hubiese encantado disfrutar contigo, mirarte a los ojos y tu sonrisa, cogerte de la mano y correr juntos para festejarlo. Todo esto es solo por ti. Mis conquistas son las tuyas, cada victoria será tuya y cada uno de mis sueños será también solo tuyo. Quiero que mi corazón siga latiendo por ti, para que sigas viviendo a través mía. ‘Él es la perfección: generosidad, disciplina, paciencia, perseverancia, concentración y conocimiento trascendente” (Dalai Lama).

*Todas las declaraciones compartidas en este artículo son de una entrevista del propio Davide Nicola al diario italiano la Repubblica. La carta fue pública en las redes sociales.

**En el día de ayer, en el cierre de este artículo, Davide Nicola presentó su dimisión como técnico del Crotone.

Fuente imagen principal: Maurizio Lagana/Getty Images Europe.

Las chicas de la Curva

Las chicas de la Curva

Se jugaba un Bologna-Atalanta de Serie A, años setenta, época de cambios radicales y convulsas noticias en la Italia más politizada y tensa desde la II Guerra Mundial. La pancarta rezaba “Bergamaschi?, No, Bergatrans”. Un ofensivo juego de palabras (maschi es “hombres”, “machos”, en italiano) destinado a ofender a los hinchas de la Atalanta. Nos encontramos en pleno auge del movimiento ultra, ya totalmente consolidado y a pesar de los ya relativamente frecuentes episodios violentos, las curvas radicales eran aceptadas como el ingrediente más imprescindible y caliente de los estadios. Faltaba todavía mucho tiempo para la guerra de Thatcher contra el hooliganismo y para la tragedia de Heysel. Las curvas estaban llenas de jóvenes cuya vida giraba en torno al partido del fin de semana. Era un ambiente mayoritariamente masculinizado, donde la anécdota de la pancarta tránsfoba no era algo casual. El fútbol era un entorno sexista en un país tradicionalmente machista. Pero en las curvas también había, hay y habrá mujeres.

Una de esas mujeres es Alberta Prandina, tifosísima del Milan, cuyo padre fundó en 1971 el primer club (los clubes son como las peñas aquí en España) de mujeres apasionadas del club rossonero. En 1977 se crean las Donne Biancazzurra del Pescara. Su presidenta, Nella Grossi, es también la principal dirigente del Anfissc (Associazione Femminile Italiana Sostenitrice Squadre Calcio), una asociación que agrupa a casi 40 clubes, peñas y grupos que tienen en común dos cosas, son mujeres y les encanta el Calcio. En 1986 nacen las Ultra Girl, en una de las curvas más calientes de Italia, la del Napoli. En los 70, en la Curva Maratona del Torino ya existían las S.L.A.S Donne Ultras. Toda la vida lleva animando a la Juventus, Valeria Biscetti, que fundó junto a otras mujeres Dominae, sección femenina de los famosos Drughi. En 2013, un sitio web antes de la Supercoppa entre Lazio y Juve la catalogó como la tifosa más sexy. Ejemplo del machismo al que todavía se enfrentan estas mujeres.

El fútbol ya es una afición habitual entre las mujeres de toda Europa. Según las últimas encuestas, una de cada cuatro italianas se declara interesada, un porcentaje que sube al 35 por ciento cuando se trata de la Nazionale y de una competición internacional

El fútbol ya es una afición habitual entre las mujeres de toda Europa. Según las últimas encuestas, una de cada cuatro italianas se declara interesada, un porcentaje que sube al 35 por ciento cuando se trata de la Nazionale y de una competición internacional. Un estudio de la Universidad de La Sapienza de Roma perfilaba la italiana futbolera tipo en una mujer entre 35 y 45 años, con nivel cultural medio alto y que se había acercado al estadio por primera vez de manos de un hombre cercano, un padre o un novio. Y desde ese día el Calcio se convirtió en una forma de vida como cuenta Nella Grossi para La República “Yo acordé con mi marido la fecha de la boda para poder ver un Milan-Real Madrid”. O como narra en el mismo periódico Milva Pedretti, que fundó en Sondrio el primer club de la Juventus, “en el estadio se me pone la piel de gallina”.

Dentro de la amalgama futbolera italiana existen también mujeres ultras desafiando el estereotipo de macho violento asociado, muchas veces con razón, a este tipo de sectores radicales de los violentos. Caterina Caselli, del Toro, era una de ellas, protagonista del documental más famoso sobre ultras, Ragazzi di Stadio, donde clama que ella era sólo un ultra, Ni la novia de, ni la hija de. Poniendo nombre propio a la afición futbolera. Exigiendo feminismo sin querer en las gradas, reivindicando ser en base a ellas mismas y no a un hombre.

Embed from Getty Images

Algunas de estas mujeres llevan la friolera de 40 años en las gradas, muchas de ellas le han contagiado su pasión a hijas y sobrinas, como Grossi que lleva a su sobrina de 19 años al estadio y parece destinada a ser su heredera. A pesar de la creciente presencia femenina en los estadios, sigue siendo difícil encontrar una destacada y mayoritaria presencia femenina en el fútbol, que sigue siendo un territorio machista y a veces abiertamente hostil hacia las mujeres. Italia cuenta con respetadas periodistas deportivas en prácticamente todos sus medios pero si una busca en Google a mujeres relacionadas con el fútbol los primeros resultados te llevan a fotos íntimas e ilegalmente hackeadas de Diletta Leotta, una atractiva presentadora de programas de Serie B.

Y es que a día de hoy sigue siendo habitual en Italia y en toda España que la periodista deportiva sea ante todo guapa, un busto parlante bonito y ya si eso, que luego sepa algo de fútbol. Hace unos años un documental sobre la cosificación de la mujer en Italia alcanzó gran popularidad. Il Corpo Della Donne retrataba en 25 impactantes minutos la cosificación de las mujeres en la pantalla, relegadas a meros decorados bonitos y empujadas a tener que lucir un físico irreal, extremo, para placer y gusto de los caballeros. Y el fútbol italiano no es excepción, no sólo en sus programas televisivos. Encontrar mujeres en poses provocativas es algo habitual cuando el lector entra las webs de la Gazzetta, Corriere o Tuttosport.

Faltan mujeres en todos los sectores del mundo de fútbol. A pesar de la inmensa cantidad de estudiantes de periodismo que hay, pocas o ninguna mujer acaban de locutoras o analistas en la televisión que las reserva una y otra vez el papel de cara bonita que presenta a los sesudos intelectuales que desgranarán la alineación del Inter. Todos hombres, claro. Gaia Brunelli retransmite desde hace años partidos de la Serie B para Sky, pero sigue siendo una excepción.

Faltan mujeres en todos los sectores del mundo de fútbol. A pesar de la inmensa cantidad de estudiantes de periodismo que hay, pocas o ninguna mujer acaban de locutoras o analistas en la televisión que las reserva una y otra vez el papel de cara bonita que presenta a los sesudos intelectuales que desgranarán la alineación del Inter

Faltan también en el arbitraje, donde en el fútbol occidental sólo en la Bundesliga, a estas alturas, ha dirigido un partido de primera una mujer. Y en las grandes esferas, tanto presidiendo o dirigiendo clubes como en las principales organizaciones que manejan los destinos del fútbol. Para que la imagen del fútbol no sea la de un Blatter acosador manoseando el culo de Hope Solo. Para que el fútbol sea de todos y de todas, como es y debe ser la sociedad. Por Alberta, Nella y Caterina y por las hijas, y nietas que vendrán.

Fuente imagen principal: Fotografía sacada de Toro News. De 1979 / Daniele Segre, del libro Ragazzi di Stadio.

PODCAST | Italian Army 3×11

PODCAST | Italian Army 3×11

El análisis de la 14º jornada en la Serie A. Hablamos del Lazio-Fiorentina, el nuevo sistema de Luciano Spalletti ante el Cagliari, el costado izquierdo del Napoli ante el Udinese de Massimo Oddo, la racha de Mauro Icardi, los premiados de la temporada 2016-17 y el despido de Vincenzo Montella del Milan. Llega Gennaro Gattuso. ¿Creéis que está del todo preparado para el puesto? ¿Será la decisión acertada?

Con Nacho Pérez (@NachoPerh) y Adrián Blanco (@AdrianBlanco_). En @ItalianArmyUGF.

Recuerda que puedes participar con nosotros, mandando temas y/o preguntas, a través de nuestra cuenta de Twitter (@ItalianArmyUGF) o mediante el hashtag #ItalianArmy. 

Fuente imagen principal: Alberto Pizzoli/AFP Photo.

Il Risorgimento del Faraone’

Il Risorgimento del Faraone’

Stefan El Shaarawy no es ese fantasista que todos pensamos que iba a ser cuando apareció en el primer equipo del Milan o cuando, previamente, le vimos haciendo malabares con la pelota en aquellos vídeos de YouTube. Tampoco cumplió las expectativas de estrella en ciernes que aventuraba cuando se echó a la espalda aquel equipo lleno de figuras venidas a menos. De hecho estuvo unos años muy perdido del fútbol de élite. Pero es ahora, años después, cuando estamos viendo al italiano rendir como nunca antes hasta hoy.

El italiano de origen egipcio es un ejemplo más de que la era de la información no beneficia en absoluto el crecimiento de un futbolista. Más allá de, como otros muchos, fuera un chaval con la cartera llena y la cabeza vacía, él fue expuesto ante el gran público con apenas 16 años. En el Genoa Primavera demostró una apabullante superioridad sobre los chicos de su edad, y esa misma temporada hizo su debut en Serie A, jugando siete minutitos con el Genoa ante el Chievo Verona en la jornada 17 de la 08/09. La 09/10 alternaría entrenamientos con el Primavera y el primer equipo, y fue convocado en varias ocasiones, disputando otros 43’ repartidos en dos encuentros.

El Shaarawy no salió de la cantera del AC Milan como muchos piensan, sino que fue fichado del Genoa tras romperla en el Primavera y destacar en Serie B con el Padova

En la 10/11 fue cedido al Padova, de Serie B, para que se curtiera en canchas humildes, forjara su carácter y se acostumbrara a las patadas. Allí, donde coincidió con el sevillano José Ángel Crespo, jugó 30 partidos en Segunda y, tras destacar, el Milan pagó en la 11/12 más de 15 millones de euros por un chaval de apenas 18 años. Massimiliano Allegri entendió que no estaba del todo hecho para asumir la titularidad, pero le dio bastante bola desde el banquillo. Entrando en las segundas partes, pegado a banda izquierda regateaba a todo el que le saliera a su paso y generaba acciones de peligro, pero aún era un jugador discontinuo, inexperto y con poca incidencia en los resultados, tal y como revelan sus cifras (apenas 2 goles y 2 asistencias en 22 partidos). Sin embargo la 12/13 fue la temporada de su consagración: 19 goles y 8 asistencias en 46 partidos, contando Serie A, Coppa Italia y Liga de Campeones.

Era oficial: ‘Il Faraone’ El Shaarawy era una estrella mediática. Su nombre fue relacionado con la Juventus y también con otros grandes de Europa como el Real Madrid, y el proyecto del AC Milan pintaba negro. A Allegri ya le habían desmantelado el equipo el año anterior, y en la 13/14 los pocos que asomaron la cabeza (Kevin-Prince Boateng o Antonio Nocerino dejaron buenas cifras de goles) se marcharon. Sin embargo, él permaneció allí. El Milan repescó a Kaká, y él, Robinho y Balotelli apuntaban a ser los socios de Stefan aquel año. Ocurre que el extremo italiano se lesionó, primero, del tendón de la corva. Luego una fractura del cuarto metatarsiano de un pie se le complicó, hubo que operar y le mantuvo retirado de los terrenos de juego hasta abril de 2014. Ese año la Liga acabó pronto dada la cita mundialista, y él no tuvo tiempo para volver a coger el ritmo competitivo. En la temporada 14/15 volvió a lesionarse del pie, esta vez del 5º metatarsiano del pie derecho. Mientras se apuntaba a seis semanas de baja, se le volvió a complicar y estuvo más de tres meses alejado del césped. En definitiva, una racha de dos años en los que se perdió 56 partidos con su club, más unas cuantas convocatorias con la Azzurra, la cual estaba llamado a liderar.

Tras explotar definitivamente, Stefan El Shaarawy sufrió un cúmulo de lesiones graves que solo le permitieron comparecer de manera testimonial en la temporada 13/14 y perderse más de tres meses de la 2014/15

‘Il Cavaliere’ Silvio Berlusconi legó el club a su hija Bárbara en verano de 1015, y esta inició una reconstrucción del club. Para ella, el extremo egipcio era una pieza prescindible y el Mónaco, que andaba al acecho de El Shaarawy desde 2013, lo pescó por medio de una cesión con opción de compra. En el Principado no acabó de convencer y Luciano Spalletti lo pidió expresamente para la AS Roma a la que recién había vuelto. Con el conjunto capitolino Stefan volvió a sentirse futbolista, volvió a celebrar un gol y volvió a ser importante en un equipo. El técnico hizo un equipo ‘sui generis’ desde el primer día: acabó la temporada con un 1-4-3-3 con Diego Perotti de falso 9 en el que el egipcio cargaba el área cuando el argentino la abandonaba. En la temporada 16/17 Spalletti varió su esquema: pasó a un 3-4-3 en el que los hombres de ataque eran más segundas punta que extremos. Ahí El Shaarawy perdió importancia porque en el rol de segunda punta izquiedo jugaba un inspiradísimo Nainggolan, y en la derecha Mohamed Salah era la pieza clave. No obstante las lesiones y sanciones de compañeros le dieron espacio para jugar, y que la Roma cayera de la Champions a la Europa League (competición en la que los grandes rotan con respecto a la Liga) le hizo seguir participando. El esquema con carrileros no terminaba de potenciarle, porque se siente más cómodo partiendo desde la banda con movimientos largos y no tanto asociándose por dentro en espacios cortos.

Embed from Getty Images

Sin embargo, cuando más importante ha sido en el sistema de la Roma ha sido en esta, la 17/18, a las órdenes de Eusebio Di Francesco. La marcha de Salah al Liverpool dejó una falla que la planificación deportiva solo cubrió con el joven Cengiz Ünder, una apuesta de futuro que suscitaba alguna duda en el presente más inmediato. El técnico de Pescara intentó resolverlo en primera instancia con Gregoire Defrel, una de las grandes apuestas de Monchi, cayendo a esa zona, pero el francés no tiene ese tipo de movimientos tan interiorizado. La alternativa de Nainggolan de falso extremo no disgustó, sobre todo porque la ocupación de la banda derecha es faena de Bruno Peres o Florenzi, es decir, del lateral de turno. Aunque quien mejor ha entendido esa posición ha sido el propio Stefan El Shaarawy. De su etapa con Spalletti y en la más reciente con Di Francesco ha ganado en lectura y entendimiento del juego, en poso (ya no va a todos lados corriendo como pollo sin cabeza, sino que sabe cómo y dónde esperar la pelota, y cuándo ir a buscarla) y en conceptos tácticos. Sabe estirar hacia fuera y hacer que Dzeko reciba el balón de cara; se aísla de la circulación cuando va por el costado izquierdo para buscar la espalda de la defensa rival desde el lado débil del ataque; y, por si fuera poco, ya no supone un elemento extraño en el juego asociativo del equipo. Espera bien tras la línea de presión rival y juega de cara a sus compañeros de segunda línea. Todo eso cuando juega por derecha, y esto solo lo hace cuando Diego Perotti es de la partida. Cuando es alineado en banda izquierda también participa más por dentro que antes, sobre todo teniendo en cuenta que Kolarov está en un momento de su carrera en el que es capaz de tener peso en los partidos ocupando toda su banda desde el lateral. De hecho esta sociedad está suponiendo un plus competitivo para la Roma, además de una vía de conectar con Edin Dzeko, quien está en un momento espectacular de forma.

En definitiva, Stefan El Shaarawy ha adquirido un nivel que, si bien no era el de líder de un candidato al trono europeo como muchos imaginaron, es el de una pieza importante en un equipo que aspira al cetro de campeón de la Serie A. A sus 25 años ha alcanzado una madurez competitiva regular, basada en la inteligencia colectiva más que en el talento individual y ha vuelto a entrar en convocatorias para la Azzurra. Quién sabe si esa progresión sostenible se mantiene en el tiempo y en un futuro no muy lejano hablamos de él como la clave de un equipo campeón.

Fuente imagen principal:  Paolo Bruno (Getty Images)

PODCAST | Italian Army 3×10

PODCAST | Italian Army 3×10

Análisis de la jornada número 13 en el fútbol italiano. La derrota de la Juventus en el Luigi Ferraris ante la Sampdoria, el ‘Derby della Capitale’, la sexta derrota del Milan en lo que va de temporada, el lateral izquierdo de Maurizio Sarri, el doblete de Mauro Icardi ante la Atalanta y otros temas de la semana. En Italian Army.

Con Nacho Pérez (@NachoPerh) y Adrián Blanco (@AdrianBlanco_). En @ItalianArmyUGF.

*Recuerda que puedes participar con nosotros, mandando temas y/o preguntas, a través de nuestra cuenta de Twitter (@ItalianArmyUGF) o mediante el hashtag #ItalianArmy. 

Fuente imagen principal: Paolo Rattini/Getty Images Europe.