Fellaini, el especialista

Fellaini, el especialista

¿A quién no le gusta un control de espuela con el cuerpo estilizado? ¿O una pisada de balón en espacio reducido? ¿O un recorte en una baldosa? ¿O un gol por la escuadra? Todas estas son acciones bellas y estéticas, de esas que intentan hacer los niños pequeños en los recreos porque es lo que ven por la televisión. Entran por los ojos desde el primer instante. Pero un corte defensivo por posicionamiento, un pase en largo o un despeje aéreo evitando el remate del delantero rival pasan más desapercibidos. Lo mismo ocurre con todas las grandes virtudes que posee Fellaini.

En el fútbol actual tenemos una gran cantidad de jugadores que saben hacer muchas cosas. Desde delanteros que se desenvuelven bien fuera del área hasta porteros que saben jugar con los pies, pasando por centrales cuya gran virtud, más allá de defender, es sacar el balón jugado. Cada vez se da menos importancia a los especialistas. Y Fellaini es uno de ellos.

En el fútbol actual tenemos una gran cantidad de jugadores que saben hacer muchas cosas. Cada vez se da menos importancia a los especialistas. Y Fellaini es uno de ellos

La cuestión es saber utilizarlo. A Marouane no puedes pedirle que lleve el peso de un partido desde el centro del campo a través del toque, superando líneas con pases o conducciones. Tampoco que cambie de orientación constantemente para hacer bascular al contrario. Si tu filosofía se basa en un fútbol de toque, el belga jamás podrá ser uno de tus titulares. Si, por el contrario, llevas a cabo un fútbol más directo, entonces será una de las piezas clave. Pero en ambas plantillas, y con esto me refiero a todos los futbolistas que se usan a lo largo de la temporada, que suelen ser más de veinte, tiene un hueco.

Sus puntos fuertes son obvios y todos son consecuencia de su principal cualidad: el físico. Es fuerte, alto y ancho. Eso le permite cuerpear con los defensores rivales y ganar el balón que viene enviado por el aire. Después, cuando llega el momento de bajarlo, es prácticamente perfecto: con la rodilla, con el pie, con el pecho o con la cabeza (ese pelo ayuda), siempre lo controla. Luego no se complica: esférico a ras de suelo y pase al compañero más cercano.

Embed from Getty Images

A tenor de lo expuesto en las líneas anteriores, a Marouane se le puede utilizar como hombre boya o, sobre todo, como segundo punta, puesto que también tiene la capacidad para peinar esperando la llegada de algún compañero. Fue ahí, por detrás del ‘9’, donde explotó con el Everton y donde anotó bastantes goles. Ese seguramente sería su escenario ideal. También encajaría de maravilla en el West Brom de Tony Pullis. Pero el Manchester United de José Mourinho no es de estas características. Es un equipo capaz de adaptarse a distintos contextos (llevar la iniciativa o replegar atrás para salir al contragolpe; hace mejor esto último) y el técnico portugués ha utilizado a Fellaini en muchas ocasiones incluso como titular. En el doble pivote, en términos creativos, no aporta nada, pero es un bastión en el juego aéreo y con su físico recupera bastantes balones.

Se han utilizado dos escenarios distintos para explicar el posible encaje de Fellaini en el once. Pero el mayor uso del belga viene como desatascador de partidos

Lo que se tiende a hacer cuando se quiere la victoria y el electrónico dibuja un 0-0 o 0-1 en contra es buscar el pelotazo, una fórmula más simple para lograr que la bola toque el fondo de las mallas. Independientemente de que se trate de un equipo de toque, hay situaciones en las que se necesitan medidas desesperadas. Tener a Fellaini esperando en el banquillo facilita la tarea. Van Gaal lo sabía. Aprovechando el preciso pie de De Gea, la táctica que utilizaba el neerlandés para instalar a su equipo en campo contrario era que el cancerbero español buscara a Fellaini para que éste la bajara y así saltarse varios pasos en salida de balón.

Embed from Getty Images

Ver a Marouane perder algún tipo de duelo aéreo es casi misión imposible. Si está dentro del área rival, genera inquietud en los defensas. Si la peina, el peligro ya existe. Es un arma simple, pero que difícilmente falla. Y por este motivo estoy seguro de que el 99% de entrenadores del mundo entero lo querrían en su plantilla, ya sea para hacerle pieza clave si se trata de un estilo acorde a sus virtudes o como complemento para un conjunto que no le necesita disputando los 90 minutos.

Ver a Marouane perder algún tipo de duelo aéreo es casi misión imposible. Si está dentro del área rival, genera inquietud en los defensas. Si la peina, el peligro ya existe

Fellaini no hace las cosas bonitas ni estéticas, pero a veces en lo feo, en lo aparentemente más rudimentario, se pueden hallar cosas útiles. Él es una de ellas.

Fuente imagen principal: PAUL ELLIS (AFP/Getty Images)

Benegol 1×05 I Especial Arjen Robben

Benegol 1×05 I Especial Arjen Robben

Recibe pegado a la línea de cal. Es donde se siente más cómodo. Para la pelota y levanta la mirada, buscando a su par. Lo encara, siempre hacia dentro, colocando el cuerpo y el balón para favorecer a su predilecta pierna izquierda. Busca el área, la portería rival, al meta contrario. Lo encuentra. Golpea desde la frontal. Es gol. Es Arjen Robben – Inicio del Benegol 1×05.

En Benegol hablamos única y exclusivamente sobre el fútbol neerlandés y belga. Eredivisie, Jupiler Pro League, ambas selecciones… Todo en apenas 25-30′. En este cuarto capítulo hemos llevado a cabo un programa homenaje a la figura de Arjen Robben, que anunció su retirada de la selección tras la victoria, con doblete suyo, ante Suecia (2-0).

Con Iván Cordovilla (@cordovillaivan) e Irati Prat (@IratiPrat) En @Benegoles.

Y con la colaboración de Miguel Olmeda (@molmeda4), Paco López (@pacolopez2992), Miguel Quintana (@MigQuintana) y Bruno Alemany (@brunoalemany).


LISTA DE REPRODUCCIÓN

  • Somewhere over the rainbow – Israel Kamakawiwo’ole.

*Recuerda que puedes participar con nosotros interactuando por redes sociales en las cuentas antes citadas.

Fuente imagen principal: Alex Grimm (Bongarts/Getty Images)

Agenda UGF I 13-15 octubre del 2017

Agenda UGF I 13-15 octubre del 2017

Olympique Lyonnais – AS Mónaco (Viernes 13 de octubre, 20:45. Groupama Stadium)

Duelo de históricos en la Ligue 1. Dos equipos que, a priori, partían como animadores de la liga junto al PSG, pero donde el conjunto local se ha caído en las últimas jornadas. Las bajas veraniegas han marcado a ambos equipos con las salidas de jugadores como Lacazette, Tolisso, Gonalons, Mendy, Bernardo Silva, Mbappé o Bakayoko. El campeón ha sabido manejarse mejor en el mercado y aguanta el pulso al PSG mientras que el Lyon sólo ha ganado 1 de los últimos seis partidos de liga y necesita ya volver a ganar si no se quiere descolgar de la zona europea.

Liverpool FC – Manchester United FC (Sábado 14 de octubre, 13:30. Anfield)

Derbi inglés por excelencia el que enfrenta a los Reds con los Reds Devils, los dos equipos más laureados de las Islas. A esa rivalidad deportiva se le une la rivalidad vecinal, pues ambas ciudades están separadas por apenas 60 km dentro del condado de Lancashire en el Noroeste de Inglaterra. Los hombres de Klopp solo han ganado uno de los últimos cinco partidos de Premier y están fuera de las posiciones europeas y a siete puntos del liderato que ostenta precisamente el United junto a su vecino ciudadano. Los hombres de Mourinho han arrancado como un tiro la temporada con seis victorias y un empate en las siete primeras jornadas de liga, amén de dos victorias en Champions y otra en Copa de la Liga. De todas formas ha tenido un calendario asequible y ésta es la primera salida complicada que tiene y habrá que ver hasta donde están preparados para luchar de verdad por el título.

AS Roma – SSC Napoli (Sábado 14 de octubre, 20:45. Stadio Olímpico)

El líder de la Serie A pone a prueba su liderato en una de las salidas más complicadas. El Nápoles ha arrancado la temporada a velocidad de crucero y cuenta todos sus partidos por victorias en el campeonato local. Sarri ha dado con la tecla y el Nápoles se ha convertido en uno de los equipos más atractivos de ver en toda Europa. No está mucho peor la Roma que tiene un partido menos, pero viene de ganar en San Siro al Milán y, en caso de victoria, está en disposición de igualar al conjunto partenopeo en la cabeza de la tabla. La lucha por el Scudetto está más abierta que nunca y estos dos equipos tienen cosas que decir en esa lucha.

Clube de Regatas Vasco da Gama – Botafogo de Futebol e Regatas (Domingo 15 de octubre, 00:00. Estadio Jornalista Mário Filho (Maracaná)

Clásico Albinegro de Río de Janeiro entre dos equipos históricos pero sin aspiraciones al título y sin riesgo de descenso. Eso sí, los dos tienen sus miras puestas en la clasificación para competiciones continentales. El Botafogo cierra la zona de Copa Libertadores mientras que Vasco de Gama ocupa la décima plaza dentro de la zona de Copa Sudamericana, por lo que sí tienen objetivos alcanzables. Además un derbi siempre es un derbi.

Embed from Getty Images

FC Internazionale Milano – AC Milan (Domingo 15 de octubre, 20:45. Stadio Giuseppe Meazza)

El plato fuerte del fin de semana se juega en el último turno del domingo. Nada más y nada menos que el Derby della Madoninna de la capital lombarda. Los dos gigantes milaneses, insuflados de capital chino, quieren volver a reinar en Italia y para ello se han rascado el bolsillo, sobre todo el Milan, para romper la hegemonía de la Juventus. El Inter sí está respondiendo y está asentado en la parte alta de la clasificación pero el Milan, no. Tras perder de forma clara ante Lazio, Sampdoria y Roma, otra derrota y más ante el eterno rival, dejaría muy tocado a Montella en el banquillo rossonero. El Inter, por su parte, quiere ganar para lanzarse de forma clara a por el Scduetto.

RESTO DE PARTIDOS

Viernes 13/10/2017

20:30 Stuttgart – FC Köln

Sábado 14/10/2017

13:00 Athletic Club – Sevilla FC

16:15 Getafe CF – Real Madrid CF

18:00 Juventus – SS Lazio

18:00 FK Krasnodar – CSKA Moscú

18:30 Watford – Arsenal

18:30 Borussia Dortmund – RB Leipzig

19:30 Panionios – Olympiakos

20:45 Atlético de Madrid – FC Barcelona

23:05 Vélez Sarsfield – Newell’s Old Boys

Embed from Getty Images

Domingo 15/10/2017

00:00 Cruz Azul – América de México

12:30 Fiorentina – Udinese

15:00 Girondins Burdeos – Nantes

15:30 Bayer Leverkusen – Wolfsburgo

16:30 Sturm Graz – Austria Viena

17:00 Montpellier – OGC Nice

18:00 Sparta Praga – Viktoria Plzen

20:45 Real Betis – Valencia CF

Fuente imagen principal: JEFF PACHOUD (AFP/Getty Images)

UGF Vintage I Manchester United 1967/68

UGF Vintage I Manchester United 1967/68

Si recopiláramos todas esas supuestas deudas que han existido en este deporte llamado fútbol, sin duda convergeríamos en que la mayor -de las saldadas- fue la del Manchester United. O mejor dicho, la de Matt Busby. Porque es inevitable hablar del siglo XX y no traer a colación al, según Bill Shankly, mejor entrenador de fútbol que jamás haya existido. En aquella época en la que el mánager era el sostén de todo un club, el eje de estructuras lejanas a los petrodólares y a proyectos mastodontes; en aquellos tiempos en los que el pasado de los futbolistas no se miraba como si de antecedentes penales se trataran, Matt Busby fue una leyenda del Manchester City, un gran jugador en el Liverpool de finales de los años 30, pero sobre todo el entrenador más grande que tuvo el Manchester United hasta que apareciera Alex Ferguson. Contradictorio, ¿verdad? Sin embargo, su carrera como jugador es tan solo el prólogo de una de las historias más apasionantes que jamás se hayan narrado.

Matt Busby fue una leyenda del Manchester City, un gran jugador en el Liverpool de finales de los años 30, pero sobre todo el entrenador más grande que tuvo el Manchester United hasta que apareciera Alex Ferguson

El Manchester United tuvo que esperar mucho, demasiado, para ser reconocido como el mejor equipo del continente. También fue el que más tuvo que pagar por tal distinción. Sin embargo, el aura ganadora que hoy envuelve al club más grande de Inglaterra se fraguó en las aguas más crueles. Así es la vida de un red devil, imperfecta, pero destinada al éxito en cualquiera de sus formas. Prueba de ello es la temporada más exitosa del club en el periodo antes de Ferguson: tras un tortuoso camino de recomposición, el United tenía el mejor tridente del mundo. Denis Law, Bobby Charlton y George Best. Casi nada. Cuentan que, en aquellos tiempos, los entrenadores rivales intentaban anular a los otros ocho futbolistas, ante la resignación que producía una trinidad imperturbable ante cualquier sistema.

Tras once largos años de espera, apareció una oportunidad. La de cambiar la identidad del equipo para siempre. En Wembley, y contra el Benfica, el Manchester United ahuyentó todos sus fantasmas en una prórroga trepidante. Pasaron siete minutos entre el 2-1 de Best y el 4-1 de Bobby Charlton. Siete minutos que destruirían el estatus del equipo más desgraciado del planeta. No fue la liga, tampoco la FA Cup. Se trataba de la Copa de Europa. Y el Manchester United, con la desdicha a sus lomos, fue el primer equipo inglés en saborear la gloria más codiciada.

ENLACE A DESCARGA DIRECTA (MEGA)

Click aquí

VISUALIZACIÓN ONLINE

 

Fuente imagen principal: Christopher Furlong (Getty Images)

Agenda UGF I 29-1 septiembre-octubre del 2017

Agenda UGF I 29-1 septiembre-octubre del 2017

Hamburger SV – SV Werder Bremen (Sábado 30 de septiembre, 18:30. Volksparkstadion)

Nueva edición del Nordderby entre los dos clubes más populares del norte de Alemania. Partido de enorme rivalidad entre dos equipos en horas bajas. El Hamburgo, que ha rozado el descenso por primera vez en su historia en las tres últimas temporadas, arrancó bien la temporada con dos victorias en las dos primeras jornadas pero ha perdido los cuatro partidos siguientes y ya bordea la zona de promoción. El Werder, por su parte, aún no conoce la victoria en las 6 primeras jornadas de Bundesliga y está en zona de descenso con tan sólo tres empates. Un triunfo ante el vecino cargaría de moral a cualquiera de los dos equipos.

Chelsea FC – Manchester City FC (Sábado 30 de septiembre, 18:30. Stamford Bridge)

Quizás sea el partido más interesante de todo el fin de semana en el mundo del fútbol. El campeón de la Premier contra el líder, Conte frente a Guardiola. Probablemente los dos máximos favoritos para el título inglés. El Chelsea llega a tope de moral tras su exhibición en el Metropolitano y su buena marcha liguera mientras que el City llega al Bridge con un saldo de 16-0 en sus tres últimos partidos de Premier y siete triunfos consecutivos en todas las competiciones. Morata, Hazard, De Bryune, Silva, Agüero, Fàbregas, Gabriel Jesús…el cartel es maravilloso.

FK Sutjeska Niksic – FK Buducnost Podgorica (Domingo 1 de octubre, 15:00. Stadion Kraj Bistrice)

Montenegro se está posicionando cada vez más en el panorama futbolístico, sobre todo por la selección que liderada por Savic y Jovetic está completando una gran fase de clasificación para el Mundial de Rusia. En el plano local está fin de semana se disputa el derbi nacional entre los equipos representativos de las dos ciudades más grandes del país; Niksic y Podgorica. El líder recibe al campeón y segundo clasificado separados solo por un punto en un partido que paraliza el pequeño país balcánico.

AC Milan – AS Roma (Domingo 1 de octubre, 18:00. Stadio Giuseppe Meazza)

Partido grande en la capital de Lombardía entre dos de los mejores equipos de la Serie A. El Milan de Montella, tras el gran desembolso realizado este verano, no acaba de arrancar como se esperaba y las claras derrotas ante Lazio y Sampdoria les han bajado un poco de la nube y necesitan un triunfo de prestigio para asentar el poyecto. La Roma sí está cosechando mejores resultados, no tanto el juego, y llega a San Siro con cuatro victorias seguidas y con la ilusión de clasificarse en un grupo durísimo en Champions que se le ha puesto con el viento a favor. Empatados a puntos, pero la Roma con un partido menos, necesitan ganar para no descolgarse de la Juve y Napoles, que con su ritmo infernal de puntos no permiten errores.

Embed from Getty Images

RSC Anderlecht – Royal Standard Liège (Domingo 1 de octubre, 18:00. Stade Constant Vanden Stock)

Nueva entrega del Clásico belga, sin ninguna duda el partido de mayor rivalidad en el país centroeuropeo. Rivalidad que trasciende el ámbito deportivo y se lleva el terreno político, geográfico e histórico. Y es que el Standard es el equipo más representativo de Valonia, tradicionalmente francófona, y además está ligado a la clase obrera y trabajadora. mientras que el Anderlecht, club más laureado de Bélgica, aunque está radicado en la región de Bruselas-Capital siempre ha estado considerada una metrópoli burguesa y centro económico europeo. Es una lucha contra el poder de Bruselas contra el proletariado valón. Deportivamente no andan bien, especialmente el Anderlecht, hundido en la séptima plaza de la clasificación y con una andadura por la Champions bastante pobre. El Standard, que no gana la liga desde 2009, desgraciadamente ya está más acostumbrado a pulular por la mitad de la tabla. Pero da igual como llegue cada uno, este partido es un título en sí mismo. 

RESTO DE PARTIDOS

Viernes 29/09/2017

19:00 USM Alger – Wydad Casablanca

20:30 Schalke 04- Bayer Leverkusen

20:45 AS Mónaco – Montpellier

Sábado 30/09/2017

13:30 Huddersfield Town – Tottenham Hotspur

15:30 FC Augsburg – Borussia Dortmund

16:15 Sevilla FC – Málaga CF

17:00 PSG – Girondins Burdeos

17:00 Pyunik Ereván – Ararat Ereván

18:30 Chelsea – Manchester City

19:00 Grasshopper – FC Basel

20:00 Dukla Praga – Sparta Praga

20:45 CD Leganés – Atlético de Madrid

00:00 Palmeiras – Santos

Embed from Getty Images

Domingo 01/10/2017

12:30 AZ Alkmaar – Feyenoord

14:30 Heerenveen – Ajax

15:30 Hertha Berlín – FC Bayern München

15:30 Lokomotiv Moscú – Dinamo Moscú

16:15 FC Barcelona – Las Palmas

17:30 Newcastle – Liverpool

18:30 Valencia CF – Athletic Club

19:30 Etoile du Sahel – Al Ahly

20:45 Atalanta – Juventus

20:45 Real Madrid – RCD Espanyol

21:00 OGC Nice – Olympique Marsella

21:00 Cruzeiro – Corinthians

Fuente imagen principal: Dean Mouhtaropoulos (Getty Images)

Portsmouth, triunfar, morir y renacer

Portsmouth, triunfar, morir y renacer

A unos 100 kilómetros al sur de Londres se encuentra Portsmouth, una ciudad costera, uno de los puertos más importantes de las islas británicas antaño. Una ciudad que el 17 de septiembre de 2008 volvía a ilusionarse y soñar con su equipo de fútbol, sin saber que, tras ese sueño, llegaría una larga pesadilla.

Nada más y nada menos que 58 años llevaba el Portsmouth sin ganar un título (la liga de 1950) hasta que se plantaron en Wembley, en abril de 2008, para poder volver a soñar con levantar un trofeo. Eran las semifinales de la FA Cup y, tras dejar al Manchester United de Sir Alex Ferguson por el camino, derrotándoles por 0-1 en Old Trafford, el conjunto entrenado por Harry Redknapp, soñaba con mucho más. El rival, el West Brom, que se había encontrado con unas semifinales coperas tras unos cruces sin grandes ‘cocos’. El pitido inicial, del famoso y polémico Howard Webb, marcaba el principio de 90 minutos para un sueño, 90 minutos para volver a una final de FA Cup que el Portsmouth no visitaba desde el año 1939. Sólo los más ancianos del lugar recordaban aquel título y el héroe de Wembley, Nwankwo Kanu, se encargaría de marcar el solitario gol que actualizaría la historia y que daría una final en color para que Portsmouth pueda seguir recordando.

El Portsmouth se clasificó para la final de la FA Cup de 2008 tras eliminar al Manchester United y West Bromwich Albion

Cuanto menos curioso que el conjunto de Redknapp hubiese superado todas las rondas de aquel torneo por 1-0 (salvo la cuarta ronda contra Plymouth Argyle, que se resolvió por 2-1). Un extraño patrón que seguro llevó a más de uno a apostar por el mismo resultado en la final de mayo. Enfrente, los galeses del Cardiff City, con Hasselbaink en punta y un jovencísimo Aaron Ramsey en el banquillo esperando su momento. Pero cuando un equipo como en este caso el Portsmouth está tocado por una varita en un torneo copero, parece imposible que puedan caer. ¿El resultado? 1-0, cuál sino. ¿El goleador? De nuevo Kanu, nombrado man of the match del encuentro.

Embed from Getty Images

No sólo volvía a levantar el Portsmouth una FA Cup 70 años después, sino que lograba entrar en la Copa de la UEFA por primera vez en su historia. Un equipo que podría llegar a subir un nivel con jugadores como Glen Johnson, Sol Campbell, Lass Diarra o Sulley Muntari y quién sabe si empezar a plantar cara a los grandes. Perderían en los penaltis la Community Shield contra el United, pero habían mantenido gran parte del bloque que les hizo campeones, añadiendo a Crouch y Defoe en la delantera. Lograron pasar la previa de la competición europea ante el Vitoria de Guimaraes y todo parecía seguir al mismo ritmo, sin bajar una marcha, tal y como había finalizado la anterior campaña. Sin embargo, en octubre de ese mismo año, Harry Redknapp deja el equipo para marcharse al Tottenham, una decisión que a posteriori marcaría, casi sin querer, un punto de inflexión el rumbo del conjunto sureño.

El equipo de Redknapp se plantó en Copa de la UEFA con nombres de nivel como Glen Johnson, Sol Campbell, Lass Diarra o Sulley Muntari, además de Peter Crouch y Jermain Defoe en la delantera

Tony Adams cogería las riendas del equipo, pero las eliminaciones de la Copa de la UEFA y la FA Cup acabarían haciendo que dimitiese, acabando el Portsmouth la temporada con un entrenador interino en 14ª posición. Los problemas, no sólo eran deportivos, ya que los económicos eran mucho más graves y obligaron a deshacer la plantilla que les había llevado a sus mejores éxitos en décadas. Glen Johnson se marchaba al Liverpool, Crouch y Kranjčar se reunirían con Redknapp en el Tottenham y Distin tomaría también rumbo a Liverpool para firmar con el Everton. Además, la situación en los propietarios del equipo no era la ideal, con un proceso de compra que no se completaría hasta ya llevar casi dos meses de competición. Mientras, los jugadores se encontraban sin cobrar, el equipo último en la clasificación y la Premier League prohibiéndoles fichar hasta solucionar sus problemas económicos.

El Portsmouth estaba condenado al fracaso. El héroe de Wembley, Kanu, marcaría sólo tres goles en liga en los dos años siguientes al triunfo en la FA Cup. Ni el cambio de entrenador, haciéndose cargo el director deportivo Avram Grant del equipo, sería suficiente. La situación institucional era insostenible. Pese a los buenos resultados, el Portsmouth recibiría otro palo en los despachos: una sanción de nueve puntos por su situación financiera, la cual era tan grave que se rumoreaba que tenían hasta 135 millones de deuda. Con los jugadores sin cobrar y a 17 puntos de la salvación que marcaba el Wolverhampton, el desastre era inevitable. Pero estar prácticamente descendidos tan pronto daba al equipo un nuevo objetivo, el torneo que tanta felicidad había generado tan sólo dos años atrás: la FA Cup. Y es que, sorprendentemente, este Portsmouth a punto de la quiebra y con los jugadores sin cobrar, se había plantado en las semifinales de la FA Cup y se las veía en Wembley, curiosamente, contra el Tottenham de Harry Redknapp. En poco se parecía el Portsmouth al que Redknapp entrenó, sólo James se mantenía en portería. Había casi más caras conocidas en los Spurs (Crouch, Defoe o Kranjcar). Y sin embargo, aunque ese Tottenham de Bale o Modric tuvo más posesión, tiró más y superó al Portsmouth, estos aguantaron hasta la prórroga. Y ahí, Piquionne y Kevin Prince Boateng remataron a los Spurs.

El Portsmouth recibiría otro palo en los despachos: una sanción de nueve puntos por su situación financiera, la cual era tan grave que se rumoreaba que tenían hasta 135 millones de deuda.

Embed from Getty Images

Lamentablemente, el sueño del Portsmouth no pudo continuar un partido más. Perdieron la final contra el Chelsea. Esta vez no apareció un salvador como Kanu, relegado al banquillo desde la final de 2008. Y aunque el Chelsea estaba clasificado para Europa y la plaza de la UEFA debía ir al Portsmouth, la FA se la negó por la situación económica. Y ahí, el Portsmouth entró en un coma tan profundo que se le dio por muerto. Incluso el equipo sacó un comunicado diciendo que “el club iba a ser cerrado y liquidado”. Sin embargo, milagrosamente, el conjunto inglés siguió respirando, aunque a duras penas. Numerosos cambios de manos, intentos de saneos del club de diferentes inversores lograban reducir a marchas forzadas la abultada deuda, que aun así, seguía siendo muy elevada, mientras deportivamente caía hasta League Two (el cuarto nivel de competición) lastrado por sanciones deportivas asociadas a dichas deudas.

Pero, sorprendentemente, consiguieron lo que parecía imposible. El club en 2014 se declaró libre de deudas. Habían pagado todo el dinero que debían incluso a ex jugadores. ¿Cómo lo habían logrado? Un grupo de aficionados, en 2013, formaron el Pompey Supporters Trust (PST), con una donación mínima de 100 libras por entrar. Llevaban años intentándolo y por fin se habían juntado, y decidieron salvar el club. ¿Y cuál era la manera de lograrlo? Comprándolo. Y así, se juntaron no una o dos personas, sino hasta 2.300 aficionados. Tras sólo 18 meses a cargo lograron dejar saneado un conjunto que había estado dos veces en concurso de acreedores en cinco años (con sus correspondientes sanciones deportivas) y que ningún accionista había logrado salvar con anterioridad. Con ellos a cargo, lograron que el equipo batiese récords de asistencia al estadio. Había vuelto la ilusión.

El club en 2014 se declaró libre de deudas. Habían pagado todo el dinero que debían incluso a ex jugadores

La pasada campaña, el Portsmouth logró el ascenso a League One, siendo uno de los cuatro equipos que han logrado ganar la liga en los cuatro primeros niveles de competición de Inglaterra. Podría llegar a ser una historia de Disney, ¿verdad? Pues no habría que descartarlo tan rápido, porque en junio de este año, The Tornante Company, compañía que regenta el antiguo CEO de Disney Michael Eisner, ha comprado el equipo. Quién sabe si, como en sus historias, esta tiene un final feliz volviendo a ver al Portsmouth en Premier League.

Fuente imagen principal: Jamie McDonald (Getty Images)