De Ligt gracias a Sofía

De Ligt gracias a Sofía

Aunque solo era la jornada 5 de la fase de clasificación al Mundial de Rusia, ya aparecían los primeros pesimistas. Pesimistas con razón, por otra parte, ya que el decepcionante empate del primer partido ante Suecia podía comprometer las opciones finales de clasificarse, lo que supondría el segundo fracaso consecutivo tras quedar fuera de Francia 2016. Un Danny Blind desesperado por dar con la tecla llamó a Matthijs de Ligt, con 17 años y solo un mes de titular en el Ajax, para ser su central en Sofía por delante de Hoedt, Veltman o Viergever. Un adolescente no puede quedar señalado en su debut con la selección absoluta, pero si de un treintañero se tratase no hubiese vuelto a vestir la Oranje.

Sin embargo, lejos de suponerle un trauma, terminó la -histórica- temporada del Ajax en Europa y demostró a cualquiera que dudase de él que era uno de los centrales más prometedores del país, y no pensaba dejar de serlo por un mal partido. En verano se sucedieron los rumores sobre un hipotético traspaso al Barcelona. Aunque cuando el río suena es muy difícil obviar que agua lleva, Matthijs lo está haciendo en cada declaración. Sabe lo que su afición quiere escuchar, aunque ambas partes sean muy conscientes de la dificultad de que el chico cumpla la veintena entre canales.

“Hablé con Carel Eiting antes del partido. Sergio Ramos suele hacerlo, llegar a la frontal y entrar al área para esperar el remate: voy a hacerlo. El balón de Ziyech fue muy bueno”, comentó después de su último gol este fin de semana. El central del Real Madrid es un referente para él, un Sergio Ramos al que también eligió en su ‘cinco ideal’ de la historia del fútbol, junto a Neuer, Beckenbauer, Messi y Cruyff. Las diferencias con el capitán madridista son evidentes, desde el momento en el que ves el cuerpo de uno y de otro. Aunque Ramos también tiene un físico envidiable, De Ligt es un verdadero animal. Las espaldas que tiene no son normales, mucho menos para un chico de su edad.

Siempre ha sido un precoz. Debutó en Segunda con 16 y en Primera con 17, años con los que marcó su primer gol, su primera internacionalidad, su primer MVP en un partido de competición europea… A su edad lo normal sería ser irregular, en cuanto a titularidades y rendimiento se refiere, como hace su compañero Justin Kluivert. Incluso en su vida privada. Pero De Ligt rompe con todos esos esquemas y desde hace tiempo es el primer central del equipo, ya sea acompañando a Wöber o a Frenkie de Jong. Nadie duda de su titularidad porque jamás ha dado un motivo para ello.

Artículo relacionado: Kluivert milenial

Como buen canterano (desde los 9 años), tiene el fútbol del Ajax metido en sus botas y en su cabeza. Uno no se explica la técnica y la capacidad de pase que tiene, teniendo en cuenta, además, su corpulencia, con la que puede subir controlando el balón mientras impone con su conducción. Un cuerpo que le ayuda a llevar a cabo las dos acciones que podrían definirle: la carga y el tackle. Son muchos los orgullos que ha herido tirando al suelo con un mero empujón al delantero de turno que se acercase al área de Onana. Su carrera impresiona como lo hizo en su día la de Raphaël Varane, sin acercarse a su increíble nivel, y su fuerza queda fuera de toda duda. Gracias a esta velocidad destaca también por su acierto a la hora de buscar el balón (70% según Opta), clave para cortar los contragolpes que tanto sufre el Ajax tras sus característicos ataques en estático. Sí bien es rápido corriendo, no tanto en movimientos, donde le falta muchísima agilidad para, especialmente, moverse en el área.

Además, a pesar de ser solo un niño, entiende el juego como un adulto. Según los datos que recoge ajaxlife.nl, es el jugador con más intercepciones del equipo esta temporada (49) y el tercero de la Eredivisie (Mattheij 56 y Pierie 51). Como se puede comprobar en el mapa situado bajo estas líneas, la mayoría se producen a más de diez metros del área, evitando, así, jugadas de peligro y no corrigiéndolas.

Intercepciones de Matthijs de Ligt esta temporada. (Fuente: ajaxlife.nl)

Lejos de ser un producto del marketing o elevado al estatus de titular por falta de calidad en la posición, todos los récords que lleva en su mochila se los ha ganado él, al igual que haberse hecho un nombre en Europa siendo solo un chaval. Nunca es fácil elegir el destino del próximo paso, pero a diferencia de otros jóvenes talentos a los que se les recomienda un escalón intermedio, a De Ligt ya hay ganas de verle en un grande de Europa. Es difícil dudar de su cabeza, por lo que solo queda que alguien apueste por él y demuestre su verdadero nivel en la élite europea. Sofía le ayudó a madurar.

Pincha aquí para leer todos los artículos de Jong Talent

Foto de portada: Voetbal International / Getty Images
Kluivert milenial

Kluivert milenial

Ha elegido el número 45 porque cuatro más cinco es igual a nueve, el número que llevó su padre. Un padre que se nos viene rapidísimo -casi tanto como él- a la cabeza cuando le ves el nombre que lleva encima de ese número más propio de la NBA que del fútbol europeo: ‘KLUIVERT’.

“Justin es más pequeño y ligero, cualquier comparación no tiene sentido”, comenta de Volkskrant. Pero evidentemente, se les va a comparar. El propio Ajax tuiteó la diferencia en el debut de padre e hijo: Justin lo hizo siendo 167 días más joven que Patrick. Pero como bien apunta la prensa neerlandesa, las diferencias entre uno y otro son mucho más profundas. El chico prefiere jugar en la banda, y parece que ha madurado viendo vídeos de Ronaldinho o Neymar por la forma de conducir, encarar y driblar contrarios.

Sus inicios fueron espectaculares. Preferiblemente por la banda derecha, debido a la salida de El Ghazi, la grandísima temporada de Younes, el lento despertar de Neres y la capacidad de Traoré de jugar en punta, Justin deslumbró con sus regates, controles y la calidad que muestra cada vez que toca el balón. Pero, especialmente, en sus primeros partidos en la élite, lo que mostró fue su golpeo de balón, lo que podría convertirle en el jugador diferencial del que todos creen que será.

Artículo relacionado: El regate de Ámsterdam

Artículo relacionado: David Neres, samba holandesa

El centro no es más decisivo que el remate, pero evidentemente es un aspecto que influye. Kroos, Koke, Beckham… especialistas en el centro que agradecen sus compañeros. Por lo general, este tipo de futbolistas con buen golpeo de balón suelen jugar en una posición más cercana al centro del campo. Sin embargo, con Justin sería una locura encorsetarle ahí. Porque su golpeo le vale para asistir, pero esta temporada ha descubierto que también para ser el protagonista.

Mientras que en la 2016/17 pasada solo pudo hacer dos goles, en esta 2017/18 ya acumula siete. Por supuesto, y aparte de la experiencia y la presión que desaparece tras el debut, la clave de ello está en el cambio de posición. Comenzó siendo titular por la banda derecha, donde mostraba ser un gran jugador pero sin ser diferencial. Además, David Neres estaba comenzando a explotar y mantenerle como titular en esa banda, por muy canterano, ídolo y joven que fuese no resultaba lógico. Por suerte para él y desgracia para el alemán, Younes se lesionó la rodilla y la puerta de la banda izquierda se le abrió. Entró, echó el cerrojo y ahora no hay nadie que se atreva a llamar al timbre.

Su hat trick ante el Roda dio la vuelta al mundo. Volvió a hacerse viral, y cuando esto ocurre varias veces con un jugador joven en una liga menor, no tarda mucho en sonar para los grandes de Europa. El Manchester United, aunque como él mismo ha comentado, “no creo que sea un paso lógico”. También los gigantes españoles: “El Barcelona está en mi corazón, pero ¿quién soy yo para decir ‘no’ al Real Madrid”. Incluso él se coloca en los grandes proyectos: “Inglaterra me atrae: el Arsenal, el Tottenham, el Chelsea o el Manchester United son clubes agradables en los que me veo jugando en unos años…”.
Embed from Getty Images

Aunque en palabras del propio Justin “mi padre no interfiere, sabe que no quiero eso”, Patrick, quien trabaja como comentarista para BeIN Sports en España, comentó hace unos días: “Creo que tiene que jugar en el Ajax un año o más para crecer física y mentalmente. Hay que tener calma, se siente bien y tiene confianza, el gran traspaso vendrá de forma natural”.

Artículo relacionado: Patrick Kluivert y su maldición naranja

El dilema está claro. No es ni el primero ni será el último que tenga que tomar una decisión de la que no esté del todo seguro. Quedarse para madurar y rezar para que el tren no pase solo una vez por su vida o atreverse a la aventura.

“Ahora mismo ya podría firmar por un club más grande que el Ajax, pero en este momento no veo que haya sitio para mí ahí. Coutinho ha fichado por el Barcelona por 160 millones. Quiero alcanzar la cima, pero sin saltarme ningún paso. Y convertirme finalmente en uno de esos jugadores que fichan por 160 millones por el Barça, el Madrid o un club así de importante”.

Su desparpajo e impertinencia con el balón en los pies puede hacerle convertirse en un gran jugador o en un simple regateador más. Marcarle al Atlético de Madrid de Simeone en Europa está bien, pero seguro que Kluivert no firmaría tener la carrera de Viktor Fischer. De momento aspira a jugón, y el privilegio de tener un padre que lo ha sido todo podría favorecerle a la hora de mantener los pies en el suelo. Viendo lo que ha mostrado este primer año en el primer equipo del Ajax, es imposible no creer en su futuro.

 

Pincha aquí para leer todos los artículos de Jong Talent

Foto de portada: Dean Mouhtaropoulos / Getty Images
La mirada nórdica del Ajax

La mirada nórdica del Ajax

Como un personaje interpretado por Clint Eastwood, John Steen Olsen rechaza la vida moderna. Huye de las cámaras, no le gusta ser el centro de atención de un mundo tendente al Hollywoodismo, donde todos querrían mitificarlo. En tiempos de tablets, smartphones y apps, de softwares de scouting y bases de datos inagotables, él trabaja con un boli y su libreta. Y parece mentira, pero, aunque nos cansemos de repetir que el fútbol evoluciona año a año, Olsen es capaz de descubrir a un delantero de físico imponente, buena técnica y especialista en la finalización en 2001 y en 2015.

Ni el mejor ojeador del mundo tiene un cien por cien de aciertos, Messi también falla penaltis. Sin embargo, cuando la calidad de los éxitos es tan grande, nadie te recrimina los fracasos. Ibrahimovic y Eriksen son dos nombres lo suficientemente potentes como para avalar el trabajo de más de veinte años.

Artículo relacionado: El método Monchi

“Estaba un poco nervioso cuando hablé con Marc Overmars y Edwin van der Sar. Me dieron las gracias en nombre de todo el club y me dijo que mi contrato iba a ser vitalicio. Seguiré haciendo mi trabajo siempre que pueda, decidiendo yo mismo qué partidos y qué jugadores voy a ver”, comentó tras el firmar el último contrato de su vida en 2014.

Curiosamente, como futbolista jugó en el Utrecht y Feyenoord, pero su corazón está en el Ajax. Grandes clubes de Europa lo han querido fichar, pero él se mantiene fiel al club de Ámsterdam y a su filosofía: “El mejor trabajo del mundo es el de futbolista profesional, pero el segundo es el de ojeador del Ajax. Me enorgullece ser empleado de este club, uno de los mejores de Europa especialmente para los jóvenes talentos”.

Desde 1997 es ojeador del club, aunque anteriormente ya había tenido sus primeros contactos con el Ajax. Por supuesto, la figura de Jari Litmanen ayudó. Sin haberlo recomendado él, una de las estrellas del club era nórdico, la Eurocopa 1992 la había ganado Dinamarca -habiendo eliminado a los Países Bajos en semifinales- con Suecia como cuarta clasificada y Michael Laudrup había enamorado a España en los dos grandes del país.

Artículo relacionado: Un pase de Michael Laudrup

Sin arriesgarse demasiado, precisamente fue Michael el primer fichaje de Olsen. De una estrella de los noventa a Victor Jensen, fichado en 2017 y que todavía ni entra en los planes del primer filial ajacied, John tiene en su currículum desde los más olvidados fracasos a las más famosas leyendas, pasando por jugadores útiles como Moisander o Boilesen. Jugadores que nunca dieron lo que prometieron, como Viktor Fischer, y talentos que no pudieron adaptarse a Ámsterdam, como Michael Krohn-Dehli. La lista es muy variada:

Por supuesto, una persona sola no es capaz de tener controlados a todos los jóvenes de varios países. Tiene ayudantes en toda Escandinavia, que le destacan ciertos jugadores para que él los vea en vídeo y, si le convence, ir a verle en directo. Allí se sienta en cualquier fría grada y apunta en su cuaderno sus notas. Cualquier informe no vale, quiere su propio informe, su propio punto de vista personal: “Lo más importante es la inteligencia futbolística. Físicamente, muchos jugadores están más desarrollados y llaman más la atención. Sin embargo, lo interesante es ver cómo se mueve el jugador y qué decisiones toma bajo presión”.

Joss Beitler fue el cineasta encargado de dirigir “El hombre que descubrió a Zlatan”, un documental sobre su figura para FOX Sports: “Se sienta en una esquina y no fice nada durante noventa minutos. Solo observa y, de vez en cuando, coge la libreta para escribir algo. Lo ve todo, analiza a cada jugador. Nada ni nadie se le escapa”.

“Lo más importante es la inteligencia futbolística. Físicamente, muchos jugadores están más desarrollados y llaman más la atención. Sin embargo, lo interesante es ver cómo se mueve el jugador y qué decisiones toma bajo presión” – John Steen Olsen

Pero su labor no acaba cuando le da un nombre a Marc Overmars. Recomienda jóvenes, pero también los apadrina. Les da consejos, los guía y se refiere a ellos como ‘mis jugadores’. Ibrahimovic ha afirmado en alguna ocasión que para él es como su segundo padre. “Me llamó la atención cómo fue recibido con los brazos abiertos en todas partes. Incluso en los clubes de los que se va a llevar sus mejores talentos para el Ajax. Todos sus jugadores lo elogian ante las cámaras, también Zlatan a quien fuimos a visitar a París. Trata a los jugadores como a sus hijos”, comenta el mencionado cineasta.

La confianza en su criterio es evidente. “Dolberg es un jugador que siempre ha seguido nuestro ojeador John Steen Olsen, estamos encantados de que haya firmado con el Ajax”, aclaró Overmars en la presentación de la última estrella descubierta por Olsen.

De esta forma, el 10 de noviembre de 2017 fue nombrado miembro honorífico del Ajax tras sus veinte años de trabajo para el club. El talento siempre ha sido un recurrente en las plantillas del Ajax y Olsen es el principal encargado de que ni un gramo de calidad nórdica llegue a la élite europea sin hacer escala en Ámsterdam.

 

Foto de portada: Lars Poulsen (Arkiv)
Carlo Picornie fue un ejemplo

Carlo Picornie fue un ejemplo

Era la jornada 26 de la Eredivisie 1996/97. Aunque el Ajax había eliminado esa misma semana al Atlético de Madrid de los cuartos de final de la Champions League, en el campeonato liguero estaban a más de diez puntos del líder. En cambio el Feyenoord, ya eliminado de la Copa de la UEFA por el Tenerife de Jupp Heynckes, tenía la oportunidad de empatar a puntos con el PSV, quien encabezaba la clasificación. Los de Ámsterdam jugaban en Waalwijk, una localidad a más de una hora de la capital, mientras que los de Róterdam lo hacían en Alkmaar, a una distancia similar de De Kuip. Entre los dos partidos había una distancia de casi 150 kilómetros, pero los aficionados de los dos conjuntos más laureados de los Países Bajos se citaron en a la altura de Beverwijk, un municipio que no llega a los cincuenta mil habitantes. Allí murió Carlo Picornie.

Las diferencias entre los hinchas de Feyenoord y Ajax son evidentes, también son las diferencias entre Ámsterdam y Róterdam. Nacieron para odiarse y, como no podía ser de otra manera, el movimiento hooligan también llegó a los Países Bajos. El 16 de febrero, días antes de enfrentarse con un balón de por medio (3-0 para los ajacied), las secciones más radicales de ambas aficiones se retaron 50 vs 50 en una zona cercana a la autopista A10. Las reglas eran de cincuenta hombres por equipo, pero del Feyenoord aparecieron algunos más. En inferioridad numérica, los del Ajax se retiraron y sus rivales dejaron un mensaje ante las cámaras de NOS: “Los del Ajax son unos maricas”.

Para llegar hasta el estadio del AZ desde Róterdam debían coger la A9, autopista que nacía en Ámsterdam para terminar en Alkmaar. La policía ya se olía el ambiente antes de la batalla, pero no fue capaz de adivinar dónde quedarían ambas aficiones concretamente. Una patrulla de Mobiele Eenheid, la unidad antidisturbios neerlandesa, se presentó en las cercanías del mercado negro de Beeverwijk, uno de los bazares más grandes del país con más de mil tiendas y que recibe cerca de cincuenta mil personas cada fin de semana.

“Hubiéramos necesitado tropas aerotransportadas para detenerlos”, dijo uno de los jefes de Policía. Cerraron algunas carreteras y túneles, pero todo intento fue en vano. Decidieron el lugar de encuentro minutos antes por teléfono móvil, en un prado cercano a la autopista. Abandonando los coches según estaban, miembros de uno y otro bando comenzaron a sacar su arsenal del maletero: bates de béisbol, hachas, cadenas, cuchillos, martillos, barras de hierro… Se habla de que cerca de trescientas personas confluyeron allí, siendo otra vez los del Feyenoord más numerosos.
Embed from Getty Images
Algunos testigos de lo sucedido declararon que estaban bastante sorprendidos por el hecho de que la mayoría tuvieran ya una edad considerable, con la sensación de que actuaban bajo los efectos de las drogas. Uno de los treintañeros era Carlo Picornie, quien se unió al grupo de animación ajacied en 1989. Tenía esposa y era padre de dos hijos, motivos por los cuales había dejado de ser uno de los miembros más activos. Sin embargo, el 23 de marzo de 1977 hizo una excepción que creía que serviría de ejemplo de cómo debe comportarse un verdadero aficionado del Ajax para los más jóvenes. Hoy no cabe ninguna duda de que lo consiguió.

Según los allí presentes, Picornie estaba desarmado y fue rodeado por una quincena de personas: “Fue golpeado, apuñalado y pateado. Me recordó a la caza de focas. Le golpearon con martillos y palos”. “Carlo estaba tratando de saltar a un barranco, pero no lo consiguió. Un grupo comenzó a perseguirlo y fue derribado”. Según el forense, su muerte se debió a, principalmente, una lesión cerebral provocada por el impacto de un martillo y las heridas de arma blanca en la espalda, las cuales provocaron que su pulmón izquierdo acabase inundado de sangre.

Picornie luchó contra el enfoque comercial que estaba tomando el Ajax, llegando a colgar una pancarta que rezaba “F-Side [aficionados] vuelve, la zona VIP fuera”. Era un referente en la grada del recién inaugurado Amsterdam ArenA, y por ello un blanco para los rivales de aquel triste domingo, como reconocieron algunos de los que estuvieron en la batalla. Otro aficionado fue trasladado al hospital Rode Kruisziekenhuis de Beverwijk con graves daños cerebrales. “Se sabe que un hombre murió, pero hasta ahora no tengo detalles sobre el número exacto de heridos”, dijo el portavoz de la Policía aquel día.

En aquel momento no hubo detenciones, aunque sí arrestaron a casi treinta individuos a la llegada a Alkmaar, donde se grabó por parte de uno de los aficionados del Feyenoord: “¡Judíos, dijimos que obtendríais los primeros muertos!”. Al parecer sí había una pequeña patrulla de policías en el lugar de los hechos, pero obviamente no tenían ninguna capacidad de reacción ante casi trescientos hooligans. “La seguridad de los agentes de policía es importante. Fue una pelea siendo ambas partes conscientes. Los agentes deben tratar separarles, pero sin convertirse ellos en las víctimas”, comentó Winnie Sorgdrager, ministra de Justicia.

Artículo relacionado: Ante el odio, orgullo

Tras el escándalo, varios hombres fueron condenados a prisión incondicional. Sin embargo, en el programa Sophie Op 3 estos mismos hombres declararon que los verdaderos responsables de la muerte de Picornie estaban en la calle, aunque tuvieron que abandonar Róterdam por miedo a la venganza de otros miembros de la afición del Feyenoord. En este programa, Leonardo P., uno de los acusados, afirmó que se sintió traicionado por algunos de sus compañeros al haber sido señalado por ellos. Cree que los que realmente ejecutaron el golpe final nunca fueron juzgados.

Aunque los del bando contrario dieron el pésame a la familia ajacied colgando una esquela en De Telegraaf en la que se podía leer “esto nunca debería haber sucedido”, un seguidor del Ajax, según recoge Volkskrant, comentó cinco años después: “El odio es grande y sentimos que tenemos que hacer algo. La sensación es que perdemos 0-1, y como no puede haber un empate, debemos remontar 2-1. Si hay otra pelea, la batalla será despiadada”.

Los dos Klassiekers de la temporada siguiente se disputaron sin aficionados visitantes, sentando un precedente para la decisión que tomarían los alcaldes de ambas ciudades junto a la Federación de Fútbol neerlandesa en 2009. En principio la medida sería para las próximas cinco temporadas, pero acabó implantándose de forma definitiva. Por ello, aunque las finales de la KNVB Beker tienen De Kuip como sede fija desde 1989, si son Ajax y Feyenoord los que se clasifican para el partido decisivo la final pasa a ser, automáticamente, a doble partido, uno en cada estadio. Ocurrió en 2010.

A pesar de ello, las hostilidades entre ambas aficiones han continuado durante estos años. En marzo de 2015 se incendió una de las sedes de reunión de los aficionados del Ajax. Aunque oficialmente las causas se desconocen, se sospechaba que pudieron ser hinchas del Feyenoord los causantes. Intentaron tomarse la justicia por su mano, pero la policía fue capaz de detenerles. En 2016 se colgó de la grada del Amsterdam ArenA un muñeco con la camiseta de Kenneth Vermeer, quien defendió la camiseta del Ajax durante nueve años y en aquel momento ocupaba la portería rival. Esta acción obligó al club a cerrar ese sector del estadio para el siguiente Klassieker.

No es una rivalidad más.

El sueño llegó a Anfield

El sueño llegó a Anfield

“Trabaja, al menos así podrás ganar algo de dinero”. Cuántos jóvenes deportistas habrán escuchado estas palabras en algún momento de su vida. Todos ven las ostentosas vidas de los futbolistas de élite, que habiendo cumplido apenas la veintena ya cobran más en un año que lo que cuesta la casa de sus padres. Sin embargo, pocos son conscientes de los sacrificios que han hecho para llegar hasta ahí y cuánta gente -por desgracia, en ocasiones, muy cercana- no han creído en ellos.

Hoy Virgil van Dijk es el defensa más caro de la historia del fútbol. “El mercado es así. Lo siento, no tengo la culpa de haber costado 85 millones de euros”. Destacó en el WDS y fichó por el Willem II; destacó en el Willem II y fichó por el Celtic; destacó en el Celtic y fichó por el Southampton; deslumbró en el Southampton y los grandes clubes de la Premier League comenzaron a perder la cabeza por él.

Junio de 2017. Tras un continuo flujo de rumores de traspaso durante la temporada anterior, todos los medios anuncian su decisión. “Virgil van Dijk elige al Liverpool”. Los reds habían perseguido al central holandés desde el primer momento, así como el Manchester City. Una carrera de dos que pasó a tres contendientes con la incorporación del Chelsea en el mes de mayo. Tras varios encuentros con Jürgen, Conte y Pep, Virgil optó por el proyecto red, lo que supuso un auténtico espaldarazo al trabajo de Jürgen Klopp.

 

Sin embargo, la euforia inicial pronto se tornó en preocupación. Horas después de ese unánime titular, el Southampton consideró que el equipo de Anfield había incumplido las reglas al negociar con el jugador clandestinamente. Por ello, Les Reed, vicepresidente del Soton, decidió llevar al Liverpool a los juzgados, algo que rápidamente fue replicado con un comunicado oficial de disculpas por parte del equipo de Merseyside, en el que aseguraban “retirar cualquier interés en el jugador”.

 

El Southampton rompió cualquier tipo de relación con el Liverpool, aunque no efectuó finalmente la denuncia, y pese a que los rumores continuaron durante el mercado, el Liverpool no realizó jamás ninguna oferta. Tampoco Chelsea -acabó contratando a Rüdiger– ni Manchester City -intentó inútilmente el fichaje de Evans-, asustados por la contundencia de las acciones del Southampton. No fue hasta este mes de diciembre cuando, cansados de la situación, los saints pusieron un precio a la cabeza de van Dijk. Una cantidad que, según cuentan fuentes cercanas al club de Anfield, el Liverpool ni siquiera negoció. Las 75 millones de libras no asustaron a los propietarios de los reds. Todo fuera por contentar a Klopp.

 

Carlos Rojas (@RojasRuin)

Con Piqué y Hummels encorsetados en sistemas que poco tienen que ver con los que lideraban hace años, van Dijk se ha convertido en uno de los centrales referentes del juego asociativo. El neerlandés ha encontrado la forma de llevar el fútbol que le inculcaron en su país al peculiar fútbol británico. Y no solo con balón, también se ha ganado las portadas por sus cualidades como defensor.

John van den Berg fue uno de sus entrenadores en el WDS de Breda, donde dio sus primeras patadas: “A pesar de mis entrenamientos, ¡lo consiguió! Cuando tenía siete años ya era más grande y fuerte que los demás. Podía dirigir el juego y cuidar de todo ahí atrás. Psicológicamente siempre estuvo por encima de cualquier compañero o rival“. Con veinte años más, está llamado a liderar la zaga de la nueva Oranje junto a Stefan de Vrij y Matthijs de Ligt.
Embed from Getty Images
“El central de un equipo top suele jugar con mucho espacio a la espalda. Si fichamos a un central, debe saber manejarse en estas situaciones y saber cómo reaccionará. Defender con el bloque alto no es un problema, es simplemente diferente a echarse atrás”, comentaba Klopp a finales de la temporada pasada. Su porcentaje de acierto en tackles es del 75%, es bueno en el juego aéreo y ágil a pesar de su 1,93 de estatura. El técnico alemán lo radiografió en aquellas declaraciones.

El Liverpool es una pesadilla para los defensas. No importa en qué equipo del mundo jueguen: si eres rival, vas a sufrir ante el increíble arsenal ofensivo de los de Klopp; si defiendes su camiseta, esa coctelera incontrolable ahogará a tu propia retaguardia. El Liverpool ataca y defiende con los mismos, lo que provoca muchos desajustes en sus líneas. Ello obliga a los cuatro defensas a acompañar al bloque hasta el centro del campo -o más-, donde quedan expuestos ante los espacios, la calidad del rival y el bajo nivel de los jugadores. Si acaso, el fichaje de van Dijk sirve para tapar un poco de todo. El neerlandés es uno de los mejores defensores del mundo jugando con tantos metros detrás. Lo exigía Klopp al retratar el perfil de su central ideal: zancada, contundencia, corpulencia y altura. Van Dijk aúna todo, convirtiéndole en un jugador ‘hecho’ para jugar para el entrenador teutón. Sin embargo, el Liverpool no adolece únicamente de falta de calidad; el alocado sistema red es un enigma propio al que Klopp no encuentra solución. Su llegada servirá para saber, entre otras cosas, cuán lejos está el alemán de corregir una imperfección que seguramente acabe por determinar el techo de su proyecto.

 

Carlos Rojas (@RojasRuin)

Ahora se alegrará muchísimo de haber ignorado a su jefe. Hace diez años, el nuevo central de Klopp trabajaba como ayudante de cocina en el Oncle Jean de Breda, su ciudad natal: “¿75 millones? Se-ten-ta y cin-co millones. Sigo sin creérmelo, es absolutamente increíble”, responde Jacques Lips al Mirror.

“Su padre solía venir a recogerle después de trabajar. Era un gran empleado. Siempre estaba aquí las dos noches más duras de la semana. Solía decirle que lavase más platos y dejase de intentar ser profesional, aquí al menos tenía la oportunidad de ganar algo de dinero”. Ahora cobrará cerca de diez millones al año.

Es evidente que Virgil van Dijk es la excepción y la mayoría de los jóvenes que sacrifican su adolescencia no llegan a jugar en un pentacampeón de Europa. No sabía si llegaría o no, pero nunca paró. Un ejemplo más de que los sueños están para cumplirlos.

 

Foto de portada: Liverpool FC.
David Neres, samba holandesa

David Neres, samba holandesa

A las puertas de 2018 es muy difícil encontrar una liga de las más potentes del mundo en la que 15 millones suponga una cifra estratosférica. A la Eredivisie todavía no le han llegado las consecuencias de Neymar y Mbappé; tampoco las de Cristiano Ronaldo. Es otro mundo, donde el Ajax, club más laureado del país nacional e internacionalmente no puede pagar más de veinte ‘kilos’ ni tras dos temporadas ingresando ochenta por ventas de jugadores y el correspondiente premio económico que otorga la UEFA por llegar a la final de la Europa League.

Sin saber muy bien a dónde ha ido a parar tal cantidad de dinero más allá de la reforma en la que está inmerso el Amsterdam ArenA, hoy en día ni el Ajax parece ser capaz de igualarse con las principales ligas en cuanto a fichajes. Por ello David Neres continúa siendo el segundo fichaje más caro de la historia del club, solo por detrás de Sulejmani, quien casi 16 millones de euros en 2008.

El fichaje de Neres se dio en las circunstancias perfectas para pensar que sería un fracaso. Marc Overmars, por razones que solo él conoce, llevó a la dirección técnica del club a comenzar una política de fichajes sudamericanos desconocidos en los Países Bajos. Algunos mostraron un rendimiento excelente, como Davinson Sánchez, y a otros todavía se les espera, como a Mateo Casierra y Luis Orejuela. Las dudas de que este podría ser otro intento más del exfutbolista del Barcelona por confiar en su apuesta y no ser una buena inversión deportiva estaban en los coffee shops. Era mucho dinero, demasiado para que la presión de la afición y la autoimpuesta por él mismo se comieran a aquel adolescente.

Las circunstancias invitaban a pensar que el fichaje sería un fracaso. Y lo fue… durante solamente cuatro meses

Y las sospechas eran ciertas. Tras llegar a mediados de febrero por estar disputando el Sudamericano sub-20 con Brasil, David Neres aterrizó en Amsterdam para, básicamente, ser el suplente de Bertrand Traoré. El brasileño todavía no había podido demostrar que es muchísimo más futbolista que el burkinés. Quizá él mismo supiese que podía mejorar el rendimiento de alguien que solo encontraba en su manual de juego correr y un increíble repertorio de regates fallidos con los que perder la posesión, capaces de impresionar incluso a su propia afición. Al igual que cada vez que armaba el tiro, el espectador nunca sabía qué extraño haría con el balón, aunque sí tuviese la certeza de que aquello no acabaría bien.

Suerte para él, los de Peter Bosz llegaron a las rondas finales en Europa y en los partidos de la ya casi descartada Eredivisie podía lucirse. Ante NEC y Herenveen, dos jornadas ligueras consecutivas previas a jugar los cuartos de final contra el Schalke 04, el equipo goleó con un 1-5 y 5-1 respectivamente en los que Neres brilló con un gol y una asistencia en cada uno de ellos. Podíamos imaginar su potencial, pero todavía era pronto.
Embed from Getty Images
Ahora a base de auténticas exhibiciones se ha ganado el puesto en un equipo que, tras cinco meses de competición, sigue intentando dar con la tecla. Se ha vuelto imprescindible en el juego ajacied, tanto o más que Amin Younes la temporada pasada, añadiendo al desborde y la individualidad alemana unas cifras que le colocan muy arriba tanto en la tabla de goleadores como de asistentes de la Eredivisie. Es pura imaginación fuera del área, y dentro de ella está decidiendo todo lo que duda un Kasper Dolberg que no pasa por sus mejores días. Tanto es así, que incluso Kluivert, quien comenzó como titular en la banda derecha, hizo unas declaraciones para decir públicamente que, aunque la mayoría de las veces ha jugado a pierna buena, también podía hacerlo en la izquierda. Sabía que aquella batalla ya la tenía perdida.

Su jugada típica no es la que lleva el sello Arjen Robben, no tiene ni calidad, ni físico, ni imaginación suficiente para batirse en semejantes batallas, aunque sí traza esa diagonal sin balón. Es un futbolista que está constantemente pensando en el desmarque y mira más la línea del fuera de juego que cualquier delantero de área. Si bien es cierto que con lanzadores como Schöne, Frenkie de Jong o Ziyech buscarla al espacio es más fácil, nadie es tan insistente como él.

Como todo sudamericano tuvo que adaptarse a Europa y a su fútbol. No podemos culparle de estar cuatro meses firmando más stories graciosas en Instagram con sus compañeros que regates. Seguramente su gran personalidad y su buena relación con el vestuario le han ayudado a integrarse al máximo con la ciudad, el equipo y el club, donde ya es un nuevo ídolo. Si el PSV tiene a Hirving Lozano, el Ajax ya tiene a David Neres. Hablamos de algo serio y que ya está aquí.

Tite ha dejado caer que si mantiene este nivel incluso podríamos verle en Rusia. Quizá ahora sería algo precipitado verle entre Gabriel Jesús, Neymar y Coutinho, pero que el seleccionador brasileño tenga constancia de tu buen rendimiento y te tenga en cuenta para futuras convocatorias en un claro síntoma de que estás en buen camino

Tite ha dejado caer que si mantiene este nivel incluso podríamos verle en Rusia. Quizá ahora sería algo precipitado verle entre Gabriel Jesús, Neymar y Coutinho, pero que el seleccionador brasileño tenga constancia de tu buen rendimiento y te tenga en cuenta para futuras convocatorias en un claro síntoma de que estás en buen camino. Neres lo está y si, como dice Tite, mantiene este increíble nivel, en 2018 no se cambiará de camiseta solo durante las fechas de selecciones.

Fuente imagen principal: ANP / Olaf Kraak.

Pincha aquí para leer todos los artículos de Jong Talent.