La irrupción de Emmanuel Dennis

La irrupción de Emmanuel Dennis

Está claro que los miembros del staff técnico de la selección de fútbol de Nigeria tienen puesto un ojo cada fin de semana en la liga belga. En la última convocatoria estuvieron William Troost-Ekong (ex KAA Gent) o Wilfried Ndidi (ex Genk), así como Uche Agbo (Standard Liége) o Henry Onyekuru (Anderlecht), y en fechas internacionales anteriores estuvieron Kingsley Madu (Zulte Waregem) o Moses Simon (KAA Gent). Además, futbolistas como Samuel Kalu (KAA Gent) o Dennis (Club Brugge) están en la lista para futuros llamados. Precisamente, Emmanuel Bonaventure Dennis (15.11.1997) es el protagonista de este artículo.

En julio de 2017, el Club Brugge pagaba millón y medio de euros por el joven atacante nigeriano al Zorya Luhansk ucraniano. A Ucrania había llegado en 2016 y los seis tantos anotados en la máxima división del fútbol ucraniano le hacían valedor de consolidarse como uno de los grandes talentos extranjeros del país

En julio de 2017, el Club Brugge pagaba millón y medio de euros por el joven atacante nigeriano al Zorya Luhansk ucraniano. A la Premier League de Ucrania había llegado en 2016 y los seis tantos anotados en la máxima división del fútbol ucraniano le hacían valedor de consolidarse como uno de los grandes talentos extranjeros del país. ”Veloz y agresivo. Si me piden describirle en dos palabras utilizo esas dos. Su paso por Ucrania no ha sido del todo fácil. Al llegar, tuvo sus faltas disciplinarias, que le llevaron a entrenar y jugar más de dos meses con el segundo equipo del Zorya Lugansk. Ante la falta de jugadores de ataque, y de gol, volvió al primer equipo. En su vuelta tardo otros dos meses en afianzarse como jugador titular. Muy inquieto, su toma de decisiones fue más que discutible. Aspecto en el que aún debe mejorar mucho. Como finalizador tampoco destacó muchísimo en todo el tiempo que jugo en Ucrania. Marco goles, pero su hiperactividad le cuesta goles cuando encara la portería rival”, explica Abraham Campomar, periodista y analista para la televisión ucraniana, a Underground Football. ”En lo que demostró poder ser un jugador con enorme futuro, ha sido los desmarques y primeras presiones. Ahí sí que es un jugador muy destacable. La espalda de la defensa para el es un pastel en la puerta de un colegio. Pica siempre tirándose a la banda izquierda, para sacar el disparo con la derecha. Su movilidad en punta saca siempre a los centrales de posición. Físicamente es un toro, y cuesta chocar contra él. Le gustó y se gustó jugando con el equipo más estirado. En la asociación no es muy bueno, pero busca apoyos y los da”, añade.

Con su llegada, el Club Brugge esperaba fichar un proyecto de futuro pensando en volver a pelear por el título de liga aquella misma temporada, pero, sobre todo, asentando las bases para ganar de forma repetida en las próximas campañas. Sin embargo, desde el primer momento destacó. Así presentaba Sergiy Serebrennikov, ex futbolista del Club Brugge e internacional por Ucrania, al joven talento nigeriano en su presentación como nuevo fichaje del equipo flamenco: ”Dennis es un jugador con mucho potencial. Hizo un gran progreso en poco tiempo y semanalmente demostró ser uno de los mejores jugadores de la liga. Es un atacante muy rápido que puede romper con una acción individual y que es impredecible. Es ambicioso y ya demostró ser un ganador. Fue muy importante para su equipo en la lucha por un billete europeo. Muchos equipos estaban interesados ​​en él”.

Embed from Getty Images

Especialmente impactantes fueron sus primeros partidos con la camiseta del Club Brugge. Con apenas 19 años se presentaba como el futbolista más desequilibrante de un frente de ataque que ya empezaba a buscar el reemplazo de José Izquierdo. Y parecía haberlo encontrado, aunque en un perfil diferente, en la persona de Dennis.

Marcó un gol en el partido de ida de la previa de Champions League ante el Istanbul Medipol Basaksehir, con un gran disparo desde la frontal. Tres días después hizo doblete en la primera jornada de liga (0-4 vS Lokeren), con dos tantos donde demostró su capacidad para romper a las defensas aprovechando su velocidad y destrozando a los centrales con balones al espacio o a la espalda de los mismos. En la jornada tres marcaría y asistiría, en la jornada cuatro volvería a marcar. Únicamente una lesión, que lo tuvo ausente varias semanas de los terrenos de juego, pudo frenar su meteórico ascenso.

Asentado en el 1-3-4-1-2 de Ivan Leko, Dennis ha demostrado ser un delantero totalmente complementario a sus compañeros. Sobre todo a Wesley Moraes, su acompañante en el frente de ataque. Wesley es un delantero centro al uso, tradicional. Un portento físico que fija a los centrales y abre espacios a Dennis gracias a su lucha sin fin con los hombres que lo marcan. Dennis cae a banda, baja a recibir al centro del campo, tira desmarques… Es un delantero centro que aporta movilidad y desequilibrio al equipo, sentenciando a las defensas rivales cuando tiran el fuera de juego demasiado arriba.

Dennis cae a banda, baja a recibir al centro del campo, tira desmarques… Es un delantero centro que aporta movilidad y desequilibrio al equipo, sentenciando a las defensas rivales cuando tiran el fuera de juego demasiado arriba

A día de hoy (4.12.2017) las cifras de Dennis (once goles y dos asistencias en 20 partidos) son notables y han generado el interés de numerosos clubes europeos en su fichaje, además del pensamiento generalizado de, porqué no, participar en la próxima Copa del Mundo con Nigeria si mantiene el alto nivel en el equipo que más opciones tiene de levantar el título en la liga belga.

Fuente imagen principal: Belga Photo News.

Samuel Kalu y Moses Simon, dos nigerianos en Gante

Samuel Kalu y Moses Simon, dos nigerianos en Gante

Pocas cosas positiva se pueden sacar de la temporada 2017/18 del KAA Gent. Tras más de 20 millones gastados desde enero de 2017, el equipo flamenco sufre por entrar en el Play Off por el título y ha tenido que destituir a Hein Vanhaezebrouck –el mejor técnico de su centenaria historia- para remontar el vuelo. Sin embargo, entre tantos tonos grises y un fútbol que remonta poco a poco en calidad, hay dos figuras que destacan jornada tras jornada. Y ambas comparten nacionalidad. Son Moses Simon y Samuel Kalu.

Moses Simon (12.07.1995, Jos, Nigeria) llegó al KAA Gent en enero de 2015. Los belgas habían pagado 650.000 euros al Trencin eslovaco por un futbolista que apenas superaba los 20 años y que únicamente era internacional sub20 con Nigeria. Dos meses después ya había debutado con la absoluta. Jugó nueve partidos de fase regular con números espectaculares (seis goles y cuatro asistencias) que lo colocaron en el foco de la atención mediática.

‘’Cuando llega a Bélgica (Simon) fue una sensación absoluta. Nadia podía pararle. Louwagie (Director técnico del KAA Gent) declaró después de un triplete contra el Lokeren que vale 20 millones de euros, y fue el gran detonador del sprint final del Gent hasta el título. Solo Stergos Marinos (Sporting Charleroi), con la ayuda de su entrenador, Felice Mazzù, pudieron pararle aquel año’’, declara Guillaume Gautier, periodista belga de Sport Foot Magazine.

Embed from Getty Images

No tardaron en aparecer por un Ghelamco Arena que celebraba el primer título de liga de su historia clubes de grandes ligas europeas interesados en Moses Simon. Premier League, liga francesa, Bundesliga… Y entre todos ellos destacaba un AS Monaco que se había caracterizado por fichar talento joven y jugadores rápidos, habilidosos y autosuficientes con el balón en los pies. Era la definición exacta de un Moses Simon que progresaba partido a partido y aprendía tácticamente de un Vanhaezebrouck que había ganado la liga desde la pizarra, con un 3-5-2 que reventó la liga belga.

Exactamente dos años después, en enero de 2017, aterrizaba en Gante Samuel Kalu (26.08.1997, Abia State, Nigeria), también desde el AS Trencin eslovaco y por una cifra algo superior a la de Moses Simon: un millón de euros. Con Vanhazebrouck todavía en el banquillo, Kalu aterrizó con un impacto similar al de su compatriota: dos goles y tres asistencias en los ocho últimos partidos de fase regular previos al Play Off por el título, llegando Kalu a debutar en Europa League ante el Tottenham Hotspur.

‘’A mi me gusta mucho Kalu. Tiene una capacidad de desborde tremenda, su uno contra uno es previsible pero funciona gracias a su gran velocidad. Su mejor versión es la de extremo derecho, con desborde y centro al área, lo que hace con una gran precisión y una buena elección de la trayectoria. Asociado a un gran rematador, podría ser un jugador con 10 asistencias por temporada, sin problema. No le falta gol, pero su posición en el campo (no a pie cambiado) no le ayuda para sumar goles’’, explica Guillaume Gautier.

Embed from Getty Images

Con experiencia en la posición de carrilero, ambos futbolistas han ganado en consistencia defensiva de la mano de Vanhaezebrouck. Sin embargo, ahora, con Vanderhaeghe, son los extremos –cada uno en una banda- de un KAA Gent que habla nigeriano, pues también Anderson Esiti (centrocampista) es de nacionalidad ngieriana.

‘’Creo que a Simon le falta regularidad para ser considerado como un jugador clave de la liga, pero tiene las cualidades. Pero para el día a día competitivo, Kalu me parece más fiable que Simon, que queda en un hombre de apariciones puntuales’’, sentencia Gautier. Esta temporada (a 20.11.2017) Kalu suma cuatro goles y dos asistencias en once partidos; mientras que Moses Simon ha anotado tres tantos y dado una asistencia en doce apariciones. Únicamente el japonés Yuya Kubo está a su altura en la aportación goleadora al equipo flamenco.

Tras la marcha de Vanhaezebrouck y las ventas de Laurent Depoitre, Matz Sels, Sven Kums o Kalifa Coulibaly –las cuatro por un total de 27 millones- parece evidente que las próximas grandes ventas del club de Gante serán Moses Simon y Samuel Kalu, dos nigerianos que aportan regate y velocidad a la liga belga.

Fuente imagen principal: BELGA PHOTO.

El momento de Cristian Benavente

El momento de Cristian Benavente

Nunca fue crucial para Felice Mazzu. Nunca, hasta ahora. Cristian Benavente (19.05.1994, Alcalá de Henares, España) no encajaba en demasía con el técnico del Sporting Charleroi. Un equipo modesto que competía con los grandes temporada sí, temporada también. Eso había creado Mazzu. Y todo a base de trabajo, trabajo y más trabajo. Y Benavente no encajaba en el perfil de jugador que se desvivía en el campo, que defendía al doscientos por cien los ataques o contragolpes rivales. No. Benavente era fantasía y juego ofensivo. Sin embargo, ahora, en esta Jupiler Pro League 2017/18, el hispano-peruano se ha convertido en un fijo en el once titular del técnico belga. Su nivel es impresionante. Es imposible quitarlo.

Hijo de padre español y madre peruana, Cristian Benavente se formó en la cantera del Real Madrid desde una edad muy temprana. Ascendió en el escalafón de la academia blanca y llegó hasta el equipo filial, desde donde se consagró como uno de los grandes talentos de La Fábrica. Incluso llegó a debutar con la absoluta de Perú. Sin embargo, nunca terminó de despegar. Ni siquiera debutó con el primer equipo del Real Madrid.

‘’En el Real Madrid Castilla no tenía un rótulo de favorito ante tanta estrella. Decidió marcharse al ascenso (Championship) de Inglaterra -precisamente con el MK Dons- con la fiel convicción de hacerse un nombre y crecer como profesional. Esa determinación no fue la mejor. No logró adaptarse en un torneo dinámico que exigía más táctica que técnica. De por sí marcharse a la League One fue algo sorprendente. En tierras peruanas se desconocía el escenario, pero se confiaba en el fútbol que desplegaba Cristian. Al pasar entre claroscuros los pensamientos de triunfalismo se transformaron en pesimismo. La confianza en Benavente se desvanecía como neblina. Y esta terminó por desaparecer cuando optó por seguir su carrera en el exótico certamen belga’’, explica Renzo Galiano, periodista peruano de El Comercio.

En el Real Madrid Castilla coincidió con jugadores que hoy día son importantes en diversos clubes de Primera División. Fernando Pacheco (Deportivo Alavés), Diego Llorente (Real Sociedad), Nacho Fernández (Real Madrid), Casemiro (Real Madrid), Fabinho (AS Monaco), Pedro Mosquera (Deportivo de la Coruña), Burgui (Deportivo Alavés), Jesé (Stoke City), Denis Cheryshev (Villarreal), Lucas Vázquez (Real Madrid) o Álvaro Morata (Chelsea) son algunos ejemplos de los jugadores con los que compartió vestuario durante su etapa en La Fábrica. En Madrid no encontraría el camino al éxito, estaba claro. Debía salir. Y, sin embargo, como bien apuntaba Renzo, nadie esperaba el fichaje por el MK Dons.

Firmó como agente libre por dos temporadas con el club inglés. Solamente se quedaría media. Jugó cinco partidos con el MK Dons antes de poner rumbo a la parte francófona de Bélgica. Fichaba por el Sporting Charleroi de Felice Mazzu.

Embed from Getty Images

Le costó entrar en la dinámica de un equipo diferente. El éxito de Felice Mazzu –oriundo de la propia Charleroi- reside en crear un equipo con una enorme capacidad de sacrificio. Sabe que hay clubes con una plantilla mucho más talentosa que la suya en el campeonato belga. Es el caso del Club Brugge, Anderlecht, Standard Liége, KAA Gent, Genk… Infinidad de nombres. Sabe que por ahí no puede ganar. Y tiene que buscar alternativas. El trabajo constante es una de ellas. Y ahí chocó con Benavente. ‘’Felipe Mazzu quería que Benavente aportara más defensivamente que ofensivamente. Quería que, por unos instantes, cambiara sus goles por barridas y asistencias por bloqueos. Así lo hizo con una entera responsabilidad. Aprendió a ser un jugador más completo en cualquier línea. Eso lo repotenció. Hizo que sea un tipo versátil sobre el verde’’, añade Renzo Galiano.

En un equipo donde Mazzu forma con 1-4-4-1-1, Benavente se ha convertido en el futbolista que engancha el centro del campo con el atacante. Escoltado por dos centrocampistas de más brega y trabajo sucio (Hendrickx e Ilaimaharitra o Diandy), Benavente ha encontrado más libertad para desarrollar su juego de ataque y asociación con Rezaei o Pollet, los delanteros del Sporting Charleroi. Gusta en caer a banda, donde puede cambiar posición con futbolistas muy móviles como Lukebakio o Baby, ambos también en un estado de gracia increíble. En términos globales, Mazzu ha conseguido crear un equipo sólido, que sabe a lo que juega y que se ha ganado el derecho a pelear por conseguir un billete europeo de cara a la próxima temporada.

Dentro de ese esquema que los hinchas carolos ya conocen de memoria, el papel de Benavente ha pasado de simple recambio desde el banquillo a pieza clave en el once. Y todo en apenas una temporada

Dentro de ese esquema que los hinchas carolos ya conocen de memoria, el papel de Benavente ha pasado de simple recambio desde el banquillo a pieza clave en el once. Y todo en apenas una temporada. En cuanto Mazzu hizo entender al peruano su rol, todo empezó a ir sobre ruedas. Un ejemplo claro es el partido ante el Lokeren del pasado 21 de octubre de 2017. El Charleroi perdía 1-0 cuando en el descanso, Mazzu retiró a Rezaei (delantero centro) para meter a Benavente. Pasó de 1-4-4-2 al 1-4-4-1-1 antes mencionado. En el 66’ anotó el peruano. Y esto comentaba Mazzu en la rueda de prensa posterior al partido: ‘’La contribución de Cristian Benavente ha resuelto nuestro problema en este triángulo que el Lokeren había creado. Teníamos problemas en el centro del campo’’. Un futbolista que rompe líneas y quiebra partidos, seguramente el único de la plantilla capaz de hacerlo junto a Baby o Lukebakio, aunque estos de forma más individualista y partiendo desde la banda, como puros extremos con gran potencia física.

Embed from Getty Images

Cristian Benavente suma ocho goles y una asistencia en lo que llevamos de 2017/18 (a 6.11.2017) y ha anotado los últimos goles del Sporting Charleroi

‘’Su próximo objetivo es retornar por la puerta grande a la selección peruana. Anhela seguir dando lo mejor de sí mismo en un conjunto que empezó a creer en sus fortalezas y que desechó los temores absurdos que siempre lo ponían en jaque en instancias decisivas. Solo si mantiene ese desempeño tendrá -una vez más- el privilegio de ponerse sobre el pecho la franja rojiblanca que está cerquísima de volver a exhibirse en una cita mundialista’’, explica Renzo. De momento, en la liga belga es una de las sensaciones (ocho goles y una asistencia, habiendo anotado los últimos cinco goles del Sporting Charleroi a 6.11.2017), siendo capaz de anotar goles increíbles, propios del mismo Leo Messi. Es uno de esos jugadores que gusta ver cada fin de semana.

Fuente imagen principal: ERNESTO BENAVIDES (AFP/Getty Images)

*Fotografía de 2013, durante una concentración con la selección de Perú.

Leya Iseka, el otro Batshuayi

Leya Iseka, el otro Batshuayi

No debe ser fácil recibir la etiqueta de gran promesa del Anderlecht, el club más grande del país, antes de cumplir la mayoría de edad. Que se lo digan a Anthony Vanden Borre. Sin embargo, el caso de Aaron Leya Iseka Batshuayi (15.11.1997, Bruselas) es diferente. Él todavía está a tiempo de salvar una carrera futbolística que siempre estará acompañada de su apellido.

Uso el apellido de nuestra madre, y Michy de nuestro padre. Como soy el más joven, ella quería que yo usara su nombre. Y lo hice”, así explicaba Leya Iseka ante la prensa francesa el porqué de un apellido diferente con su hermano. Michy Batshuayi venía de firmar 33 goles en 78 partidos oficiales con el Olympique de Marsella, y había sido traspasado al Chelsea por 40 millones de euros. Ahora, su hermano llegaba cedido al club del sur de Francia.

Texto sobre Michy Batshuayi, publicado en junio de 2016 en Underground Football, tras su traspaso al Chelsea por 40 millones de euros

Leya Iseka llegaba con la vitola de ser una de las grandes perlas de la cantera del Anderlecht. O al menos lo era antes de la lesión de ligamentos que sufrió en un partido de UEFA Youth League y lo tuvo apartado de la competición durante una temporada completa. Era una de las grandes estrellas de un Anderlecht que siempre rendía alto en la competición juvenil de la UEFA, y junto a jugadores como Kawaya o Tielemans brillaba por toda Europa. Pero claro, había algo especial en Leya Iseka. Él era el brazo ejecutor. Y tenía únicamente 16 años. 12 goles en 15 partidos con el Anderlecht en UEFA Youth League (fue el segundo máximo goleador de la 2014/15 con nueve goles, solamente por detrás de Solanke), además de haber debutado, y marcado, con el primer equipo. Todo hasta la lesión. Y hasta la cesión al Olympique de Marsella.

Leya Iseka anotó doce goles en quince partidos de UEFA Youth League con el Anderlecht

Llegó cedido al Marsella para la 2016/17 con desconfianza desde ambos lados. En el contrato se incluyó una cláusula que decía que si Leya Iseka no jugaba una cantidad exacta de partidos antes de Navidad, volvería al Anderlecht. En total, disputó únicamente nueve encuentros con el Olympique de Marsella. Y no marcó. La inestabilidad del club no ayudó al joven jugador belga y en diciembre de 2016 se confirmaba su retorno a Bruselas. No disputaría ningún partido oficial más en dicha temporada.

Embed from Getty Images

Sin embargo, un poco de luz iluminó la apagada carrera de Leya Iseka cuando el Anderlecht, el Zulte Waregem y el propio jugador acordaron que en la 2017/18 sería cedido al Zulte Waregem de Francky Dury. Tenía la complicada tarea de cubrir la baja de Mbaye Leye, y debía competir con otros jóvenes talentos como Ivan Saponjic (20) o Peter Olayinka (21), ambos con más experiencia que él en el fútbol profesional.

“Clubes como Mechelen, Oostende, Mouscron en Bélgica… Y también desde Ligue 2 francesa estaban interesados, pero opté por Zulte Waregem, un club ambicioso tanto en la liga como en Europa. Zulte Waregem se forma a partir jóvenes, siempre es un lugar adecuado para crecer”, explicaba Leya Iseka tras su fichaje por el club flamenco. Y no le ha ido nada mal. Son cuatro goles (a 30.10.2017) y es el máximo goleador del equipo tras Olayinka. Además, ha debutado en Europa League y suma 755 minutos (a 30.10.2017) entre todas las competiciones. Está claro que ha encontrado su sitio.

Son cuatro goles (a 30.10.2017) y es el máximo goleador del equipo tras Olayinka. Además, ha debutado en Europa League y suma 755 minutos (a 30.10.2017) entre todas las competiciones

Es curioso, su único gol con el primer equipo del Anderlecht lo anotó ante el Zulte Waregem, su actual equipo. Leya Iseka ha perdido velocidad y electricidad tras la lesión pero sigue siendo un futbolista que conoce el área a la perfección. Siempre parte con ventaja respecto a sus marcadores porque sabe perfectamente cómo colocarse esperando la asistencia de sus compañeros. Y si ese pase llega desde banda en forma de centro lateral… Incontables son los goles documentados que el belga ha anotado adelantándose a los centrales para empujar al fondo de la red el centro milimétrico de los extremos de su equipo.

Un delantero de área que, por fin, ha vuelto a encontrar el camino al gol. Y únicamente tiene diecinueve años. Parece que el futuro vuelve a pintarse de dorado para Aaron Leya Iseka Batshuayi.

Fuente imagen principal: Photo News.

Razvan Marin, la clarividencia de Lieja

Razvan Marin, la clarividencia de Lieja

Los últimos años en Lieja han sido complicados. La presión de ser el equipo más importante de la parte francófona de Bélgica ha sido un hándicap que se ha vuelto contra los entrenadores y jugadores en los últimos años ante la ineptitud de los últimos directivos que han desfilado, uno tras otro, por el palco del Maurice Dufrasne. Aportar serenidad en un entorno donde reina el descontrol y el caos tiene mérito. Y Razvan Marin (23 de mayo de 1996, Bucarest) es el encargado de hacer realidad lo que en su día parecía una utopía.

‘’Razvan es un centrocampista joven, muy prometedor. Muchos grandes clubes europeos ya estaban mostrando interés en él, pero nuestro proyecto le sedujo y está convencido de que el Standard Liége es el club ideal para ayudarlo a dar un paso en su carrera’’, declaraba Olivier Renard, director deportivo del Standard, en la presentación del futbolista rumano. Estábamos en enero de 2017, Marin ya había sido internacional absoluto con Rumanía pese a su joven edad y el Standard Liége pagaba algo más de dos millones de euros al FC Viitorul de Gheorghe Hagi por él.

Bajo los mandos de Hagi, Marin disputó 70 partidos en competición oficial, con nueve goles y nueve asistencias. Números nada malos para un centrocampista tan joven

De hecho, fue el mítico jugador rumano el encargado de ayudar a Marin a llevar su fútbol a su máxima expresión. Con él disputó 70 partidos en competición oficial, con nueve goles y nueve asistencias. Números nada malos para un centrocampista tan joven. Hijo del ex futbolista internacional Petre Marin, Razvan llegaba a la Jupiler Pro League con casi 100 partidos en las botas y eso que apenas había cumplido los 20 años.

Embed from Getty Images

‘’Su debut en la selección absoluta de Rumanía ha sido un orgullo personal para Gica Hagi. Contra Armenia, en partido valedero para la fase de clasificación de la Copa del mundo de Rusia 2018, sólo necesitó 12 minutos para marcar su primer gol con la ‘Tricolorii’ rumana. Era su debut en la selección absoluta tras haber pasado por todas las divisiones inferiores con éxito’’ – escribe Francesc Aguilar en Mundo Deportivo

Pese al interés de Juventus, Roma, Fiorentina o Zenit de San Petersburgo, Marin prefirió marchar a Bélgica –donde entrenaba su compatriota Mircea Rednic-, y fichó por el Standard. Aterrizó en un momento de inestabilidad institucional, y el mejor ejemplo es que tuvo dos entrenadores en sus primeros seis meses en Lieja. Primero un Aleksandar Jankovic que no fue capaz de lograr la clasificación para el Play Off por el título, después un José Jeunechamps que actuó como interino hasta la llegada de Sá Pinto. Con ambos jugó. Y con Sá Pinto, en la 2017/18, también.

En el 4-2-3-1 de Sá Pinto, donde la línea de mediapuntas pone la magia y el desborde, Marin ejerce de cerebro en el doble pivote junto al físico de Uche Agbo, ex del Granada, Watford y Udinese. Es un futbolista con visión de juego y capacidad de asociación con sus compañeros, prácticamente el único para ejercer el rol de creador de juego en el centro del campo del Standard Liége. Y por ello se ha convertido en un jugador clave para Sá Pinto. Siempre que él juega, el Standard Liége mejora su rendimiento.

Marin es un futbolista con temperamento pese a su edad, curtido ya en más de 100 partidos como profesional y en una casa complicada, como es el Maurice Dufrasne de Lieja. Ya es un fijo en las convocatorias de Rumanía y en el centro del campo del Standard Liége, con tan solo 21 años. Si es capaz de aplicar a su carrera la misma clarividencia que al juego de sus equipos, tendrá, sin duda, un gran futuro.

Fuente imagen principal: Photonews.

Bandé, la última joya africana

Bandé, la última joya africana

Boureima Hassane Bandé (30.10.1998, Ouagadougou) brilló desde el primer momento en el que se enfundó la camiseta del histórico KV Mechelen. Se habían jugado 76 minutos de partido y el equipo flamenco perdía 0-1 en casa ante el recién ascendido Royal Antwerp. Era la cuarta jornada de Jupiler Pro League 2017/18. En el minuto 86, el Mechelen dispone de un saque de banda izquierda. Varias combinaciones en dicha banda, cambio de juego de Rob Schoofs a la contraria, para Tim Matthys, centro que toca en un defensa y el balón queda muerto en área pequeña. El primer gol como profesional de Bandé no fue el más bonito, sí el más eficaz. Por unos minutos el Mechelen rascaba un punto, al menos hasta el descuento, momento en el que Faris Haroun se llevó los tres puntos para Amberes.

Con tan solo 18 años, Bandé suma seis goles en siete partidos –sumando liga y copa- en la presente temporada, y eso que es un futbolista que parte siempre desde banda izquierda. Sin duda, estamos ante una de las perlas incipientes del futbolista belga, aterrizado este verano desde Burkina Fasó y con el único proceso de adaptación de una temporada rápida y con muchos partidos, lo habitual en Bélgica, pues la temporada empieza en el mes de julio.

Con tan solo 18 años, Bandé suma seis goles en siete partidos –sumando liga y copa- en la presente temporada, y eso que es un futbolista que parte siempre desde banda izquierda

‘’Había jugado bien contra equipos pequeños en pretemporada. Aun así estuvo en el banquillo en las primeras jornadas. Nunca había estado en un entorno profesional, pero vimos un gran potencial en él. Y él ha demostrado tenerlo. ¡Cinco goles en cinco partidos es fantástico! Nos alegra que esté con nosotros’’, comentaba Yannick Ferrera, entrenador del KV Mechelen, en rueda de prensa tras la victoria por 2-0 ante el STVV, con doblete del futbolista africano.

Embed from Getty Images

Partiendo desde banda izquierda pero con predilección para chutar con la derecha, Bandé ha demostrado sentirse muy cómodo dentro del área. De hecho, todos sus goles –salvó el que anotó ante el Anderlecht- han llegado desde dentro de la misma. Siempre en el lugar indicado o llegando con mucha potencia desde atrás para finalizar jugada. Es un extremo que ha iniciado una relación de amor a primera vista con el gol.

‘’Desde el primer entrenamiento todos vimos que este chico tenía mucho potencial. Es un niño dulce y tranquilo, y se lleva bien con sus compañeros de equipo. Es importante para un chico tan joven que se mantenga tranquilo y evolucione poco a poco. Él está en un buen club para hacerlo’’, explica Rob Schoofs, compañero de vestuario. Y es que Schoofs sabe de lo que habla. Él estuvo en el Saint Truidense con Yannick Ferrera –precisamente actual entrenador del Mechelen- y coincidió con una hornada de jóvenes talentos que revolucionaron la liga hasta que el entrenador belga abandonó el Stayen y firmó por el Standard Liége. Aunque con resultados distintos –peores, por el momento- Ferrera está volviendo a crear una base joven en Mechelen con futbolistas de calidad como Elias Cobbaut (19), Andy Kawaya (21), Silvere Ganvoula (21), Ahmed El Messaoudi (22), Glenn Claes (23), Mats Rits (24) o el propio Rob Schoofs, de 23 años.

Bandé es un futbolista valiente, que no duda en encarar a su marca y a los contrarios que se interpongan en su camino hacia el área partiendo desde la izquierda, buscando siempre finalizar con su pierna diestra, pero también mostrando capacidad de asociación con sus compañeros. Aun así, no es únicamente una baza ofensiva para Ferrera: ‘’A nivel defensivo tiene un enorme valor. Tiene los pulmones para correr y correr. Tiene la cabeza bien amueblada, y en banda puede tener un buen desempeño. Debemos tratarlo con cuidado, y mejorará”.

Bandé es un futbolista valiente, que no duda en encarar a su marca y a los contrarios que se interpongan en su camino hacia el área partiendo desde la izquierda, buscando siempre finalizar con su pierna diestra

Queda poco para que cumpla los 19 años y el ejemplo de Bakkali nos demuestra que hay que tener paciencia con los futbolistas tan jóvenes. Brilla y tira del carro en un Mechelen al que le falta seguridad en defensa y más eficacia en punta de ataque. Queda mucho para saber si será un gran jugador pero, de momento, los destellos los está dejando sobre el césped.

Fuente imagen principal: Karl van Dessel (KVMechelen.be)