Bandé, la última joya africana

Bandé, la última joya africana

Boureima Hassane Bandé (30.10.1998, Ouagadougou) brilló desde el primer momento en el que se enfundó la camiseta del histórico KV Mechelen. Se habían jugado 76 minutos de partido y el equipo flamenco perdía 0-1 en casa ante el recién ascendido Royal Antwerp. Era la cuarta jornada de Jupiler Pro League 2017/18. En el minuto 86, el Mechelen dispone de un saque de banda izquierda. Varias combinaciones en dicha banda, cambio de juego de Rob Schoofs a la contraria, para Tim Matthys, centro que toca en un defensa y el balón queda muerto en área pequeña. El primer gol como profesional de Bandé no fue el más bonito, sí el más eficaz. Por unos minutos el Mechelen rascaba un punto, al menos hasta el descuento, momento en el que Faris Haroun se llevó los tres puntos para Amberes.

Con tan solo 18 años, Bandé suma seis goles en siete partidos –sumando liga y copa- en la presente temporada, y eso que es un futbolista que parte siempre desde banda izquierda. Sin duda, estamos ante una de las perlas incipientes del futbolista belga, aterrizado este verano desde Burkina Fasó y con el único proceso de adaptación de una temporada rápida y con muchos partidos, lo habitual en Bélgica, pues la temporada empieza en el mes de julio.

Con tan solo 18 años, Bandé suma seis goles en siete partidos –sumando liga y copa- en la presente temporada, y eso que es un futbolista que parte siempre desde banda izquierda

‘’Había jugado bien contra equipos pequeños en pretemporada. Aun así estuvo en el banquillo en las primeras jornadas. Nunca había estado en un entorno profesional, pero vimos un gran potencial en él. Y él ha demostrado tenerlo. ¡Cinco goles en cinco partidos es fantástico! Nos alegra que esté con nosotros’’, comentaba Yannick Ferrera, entrenador del KV Mechelen, en rueda de prensa tras la victoria por 2-0 ante el STVV, con doblete del futbolista africano.

Embed from Getty Images

Partiendo desde banda izquierda pero con predilección para chutar con la derecha, Bandé ha demostrado sentirse muy cómodo dentro del área. De hecho, todos sus goles –salvó el que anotó ante el Anderlecht- han llegado desde dentro de la misma. Siempre en el lugar indicado o llegando con mucha potencia desde atrás para finalizar jugada. Es un extremo que ha iniciado una relación de amor a primera vista con el gol.

‘’Desde el primer entrenamiento todos vimos que este chico tenía mucho potencial. Es un niño dulce y tranquilo, y se lleva bien con sus compañeros de equipo. Es importante para un chico tan joven que se mantenga tranquilo y evolucione poco a poco. Él está en un buen club para hacerlo’’, explica Rob Schoofs, compañero de vestuario. Y es que Schoofs sabe de lo que habla. Él estuvo en el Saint Truidense con Yannick Ferrera –precisamente actual entrenador del Mechelen- y coincidió con una hornada de jóvenes talentos que revolucionaron la liga hasta que el entrenador belga abandonó el Stayen y firmó por el Standard Liége. Aunque con resultados distintos –peores, por el momento- Ferrera está volviendo a crear una base joven en Mechelen con futbolistas de calidad como Elias Cobbaut (19), Andy Kawaya (21), Silvere Ganvoula (21), Ahmed El Messaoudi (22), Glenn Claes (23), Mats Rits (24) o el propio Rob Schoofs, de 23 años.

Bandé es un futbolista valiente, que no duda en encarar a su marca y a los contrarios que se interpongan en su camino hacia el área partiendo desde la izquierda, buscando siempre finalizar con su pierna diestra, pero también mostrando capacidad de asociación con sus compañeros. Aun así, no es únicamente una baza ofensiva para Ferrera: ‘’A nivel defensivo tiene un enorme valor. Tiene los pulmones para correr y correr. Tiene la cabeza bien amueblada, y en banda puede tener un buen desempeño. Debemos tratarlo con cuidado, y mejorará”.

Bandé es un futbolista valiente, que no duda en encarar a su marca y a los contrarios que se interpongan en su camino hacia el área partiendo desde la izquierda, buscando siempre finalizar con su pierna diestra

Queda poco para que cumpla los 19 años y el ejemplo de Bakkali nos demuestra que hay que tener paciencia con los futbolistas tan jóvenes. Brilla y tira del carro en un Mechelen al que le falta seguridad en defensa y más eficacia en punta de ataque. Queda mucho para saber si será un gran jugador pero, de momento, los destellos los está dejando sobre el césped.

Fuente imagen principal: Karl van Dessel (KVMechelen.be)

Zinho Gano, una isla autosuficiente

Zinho Gano, una isla autosuficiente

Zinho Gano (13 de octubre de 1993, Sint-Katelijne-Waver, Bélgica) es de la quinta de Romelu Lukaku. De hecho, se conocían. Eran compañeros de equipo. Eran amigos. Ambos fueron parte del histórico equipo que formó el Lierse en categorías inferiores y fue campeón en Sub12 y Sub13. Hoy, lejos del estrellato de su entonces compañero de equipo, Zinho Gano se presenta a sus 23 años como una de las alternativas de punta de ataque más novedosos de la Jupiler Pro League.

Zinho Gano se presenta a sus 23 años como una de las alternativas de punta de ataque más novedosos de la Jupiler Pro League

De aquel Lierse, únicamente ellos dos forman parte hoy día del fútbol profesional. ‘’Romelu era un buen chico, tenía buen corazón, estaba siempre riendo. En Lierse éramos los mejores amigos, incluso dormíamos juntos o en casa de mi. Ahora, el contacto no es tan intenso como antes, pero a veces hablamos y recordamos aquellos tiempos juntos’’, explica Gano en una entrevista realizada por Peter t’Kint en Sport Foot Magazine.

Plantilla del Lierse campeón de categoría sub12 y sub13. Desde arriba por la izquierda: Zinho Gano (quinto) y Romelu Lukaku (séptimo). Fuente: Facebook Lierse SK.

El pasado mes de agosto, tras la marcha de Landry Dimata al Wolfsburg, el Oostende decidió invertir parte de los nueve millones de euros que había recibido por el atacante belga en un nuevo delantero. Sinceramente, no tardaron mucho en decidirse. Gano había anotado cuatro goles en los primeros tres partidos de liga. Doblete ante el Genk y doblete ante el propio Oostende. Por si había dudas. Aquel fue su último encuentro con el Waasland Beveren. Días después se hacía oficial su traspaso al Oostende por dos millones de euros, una cifra altísima para el club que pagaba y para el que recibía. Atrás dejaba 22 goles en dos temporadas con el Waasland Beveren.

En Oostende fue titular desde el primer día. No tenía competencia. Él era un perfil similar a Dimata, lo que buscaba Vanderhaeghe, pero con menos movilidad fuera del área. Siempre había sido una especie de isla en sus anteriores equipos (Mouscron y Beveren): peleando con los centrales rivales y pocas veces asistido por sus compañeros. Él debía prepararse sus propias ocasiones. Y transformarlas. Un delantero de punto de penalti, que ataba a los centrales, obligando siempre al entrenador rival a colocar dos hombres marcando sus movimientos. Su 1,98m de altura lo han convertido en un especialista en el juego aéreo, un aliado fantástico para los extremos de su equipo y un enemigo terrorífico para los defensores rivales.

Un delantero de punto de penalti, que ataba a los centrales, obligando siempre al entrenador rival a colocar dos hombres marcando sus movimientos. Su 1,98m de altura lo han convertido en un especialista en el juego aéreo

Sin embargo, las cosas terminaron de arrancar en Oostende. Yves Vanderhaeghe, el autor desde el banquillo de la mejor temporada de la historia del Oostende, abandonó el club tras un comienzo horrible (1/21 en puntos posibles) y el segundo entrenador, Adnan Custovic, se hizo cargo del club. Con él siguió siendo indiscutible y con el continuaron llegando los goles. Hasta la fecha (02.10.2017) ha anotado siete goles en nueve jornadas de competición liguera, además un tanto en 76’ de jornada copera.

Embed from Getty Images

Zinho Gano es un delantero de área, sí. No tiene la punta de velocidad que tienen jugadores como Lukaku, Dimata o Benteke para arrancar desde lejos de la portería rival y hacer daño a los defensas pero eso no le impide ser un punto de apoyo perfecto para los jugadores rivales. Ejercer como pivote sobre el que basculan los ataques de su equipo, siendo capaz de jugar de espaldas a portería. Pero sin lugar a dudas, Gano es un delantero que se mueve como pez en el agua cerca de la portería rival, que tira el desmarque como pocos en Bélgica y que define a la perfección con ambas piernas. Un jugador que ha hecho del área su hábitat propicio y su lugar de residencia permanente. Y sí, sin lugar a dudas es uno de los mejores rematadores de cabeza de toda la competición.

Gano es un delantero que se mueve como pez en el agua cerca de la portería rival, que tira el desmarque como pocos en Bélgica y que define a la perfección con ambas piernas

Zinho Gano no es Romelu Lukaku, está claro, pero es un jugador que, tras abandonar a tiempo la cantera del Club Brugge, donde no tenía oportunidades, ha estado siempre en el momento y lugar adecuado para quemar etapas y progresar. Mouscron primero; Beveren después; Oostende ahora. Uno de los delanteros más interesantes de la Jupiler Pro League, sin duda.

Fuente imagen principal: Dennis Grombkowski (Bongarts/Getty Images)

*Zinho Gano durante un partido con la sub19 de Bélgica, en 2011.

El futuro es de Wesley Moraes

El futuro es de Wesley Moraes

Si os gusta el baloncesto os sonará el nombre de Fab Melo. Formado en la universidad de Syracuse (4,9 ppp y 3.8 rpp en sus dos temporadas universitarias), el brasileño fue drafteado en el puesto 22 del Draft de 2012 por Boston Celtics. Únicamente jugó seis partidos con el equipo estadounidense en la NBA. No tuvo más experiencias en la mejor liga de baloncesto del mundo, ningún equipo confió en él. Hace unos meses, en febrero de 2017, fue encontrado muerto en su casa de Juiz de Fora, su localidad natal, la misma donde nació Wesley Moraes, nuestro protagonista.

Wesley Moraes (26 de noviembre de 1996, Juiz de Fora) nació en Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais, a 1.100 kilómetros del club en el que despuntó: el Itabuna Sporte Clube. Allí, desde el vecino estado de Bahía, dio el salto a Europa, al Trencin eslovaco.

Debutó en partido oficial con el que era el vigente campeón de la liga de Eslovaquia en fase previa de Champions League, segunda ronda ante el Steaua de Bucarest de Nicolae Stanciu o Alexandru Chipciu, con los que hoy convive en la Jupiler Pro League de Bélgica. Entró en el 59’, justo a tiempo para ver los dos goles del equipo rumano. 0-2 en el partido de ida, tenían pie y medio fuera de la Champions League 2015/16. Una semana después, tras volver a tener minutos, sin ser titular, en el estreno en liga local, fue de inicio en el partido de vuelta en tierras rumanas. Los eslovacos ganaron 2-3 con doblete del brasileño, quedándose a las puertas de la clasificación pero cayendo eliminados con dignidad. Fue la primera experiencia con el gol para Wesley en tierras europeas.

Wesley Moraes abandonó el Trencin rumbo Bélgica tras 19 partidos, con un balance de 8 goles y 5 asistencias

19 partidos después, en el mercado invernal, Wesley abandonaba Eslovaquia rumbo al Club Brugge. Su balance en el Trencin era bastante positivo y su fútbol entraba de lleno por los ojos de los ojeadores del club flamenco: 8 goles y 5 asistencias en 22 partidos. No estaba nada mal para un futbolista que tenía mucho por pulir, pero un gran fondo físico, técnico y, sobre todo, goleador que ya se apreciaba en sus primeros partidos.

Embed from Getty Images

‘’Para nosotros, como club, esta es otra transacción interesante en el mercado belga. Moses Simon, Leon Bailey… y Wesley puede seguir sus pasos. En el AS Trencin creemos que será tan bueno como estos dos jugadores. Aunque todavía necesita ganar experiencia, Brujas sabe muy bien por qué eligió esta transferencia”, declaró el director general del Trencin, Róbert Rybníček, tras su venta. Y era cierto, Moses Simon había fichado por el KAA Gent en 2015 a cambio de 650.000 euros; Leon Bailey en el mismo periodo de traspasos por una cantidad algo superior. Ambos rindieron de forma increíble desde el primer momento. Wesley únicamente debía crecer. Evolucionar como futbolista. ¿El montante por el que se cerró el traspaso? Un millón de euros. ‘’Wesley era un jugador completamente desconocido hace siete meses. Hoy en día puede difundir el nombre de nuestro club por el fútbol europeo. Es un ejemplo para todos los futbolistas de nuestro país. Todo el mundo tiene la oportunidad de aparecer y encontrar un lugar en la liga superior’’, añadía Rybníček.

Contrato por tres temporadas y media (hasta 2020) y minutos desde el primer momento. Debutó el 19 de febrero en Jupiler Pro League ante el Westerlo, saltando al campo con 4-0 en el marcador al minuto 75. Tuvo tiempo para anotar el primero de sus 13 goles (hasta la fecha, 24.09.2017) como futbolista del Club Brugge.

Hasta la fecha (24.09.2017), Wesley Moraes ha anotado 13 goles con el Club Brugge

Desde su fichaje, y aunque ha tenido que competir con delanteros de mucho nivel como Abdoulay Diaby o Jelle Vossen, ha ido escalando en la plantilla y gozando cada vez de más minutos, primero con Michel Preud’homme y ahora con Ivan Leko, con el que es titular. Esto comentaba Preud’homme en su presentación como futbolista del equipo belga: “Wesley es un atacante rápido que también puede jugar de espaldas a portería. Es un jugador joven con mucho potencial, que ha demostrado ser útil cuando es necesario para su equipo. Ya tenemos varios buenos delanteros en nuestro equipo, pero con Wesley tenemos un perfil que aún no teníamos”.

Y acertaba el legendario portero y entrenador belga. Wesley (1,90m de altura y 90 kg de peso) se ha caracterizado por una imponente zancada, siendo uno de los futbolistas de la liga belga que mejor ataca el espacio y la espalda del defensa. Es imparable si caza a su marcador despistado en la transición defensiva. Además, como comentaba Preud’homme, su físico le permite ser un futbolista muy útil en el juego de espaldas al área rival, siendo referencia para los centrocampistas de su equipo y permitiendo que el ataque pivote en torno a él.

Embed from Getty Images

Si desgajamos su juego, y sus goles, podemos afirmar que hemos visto a Wesley manejar prácticamente todas las facetas del juego. Sin ser el futbolista más técnico de la liga, no es patoso pese a su altura y suele caer a banda para iniciar contragolpes o conducciones con muchos metros por delante, siendo en muchas ocasiones él la única referencia ofensiva. Cargando solo contra el mundo, vaya. Por añadido, su altura le permite manejar el juego aéreo a la perfección y es una pesadilla para los defensas. Y además, no son pocos los goles que ha marcado al rechace durante su etapa en Bélgica, estando siempre en el momento y lugar adecuado.

Por el contrario, su carácter dentro del terreno de juego es un aspecto a pulir. Demasiado competitivo, en múltiples ocasiones ha perdido los estribos ante la insistencia defensiva de los rivales. Tras una expulsión vS Anderlecht, Preud’homme comentó esto en rueda de prensa: “Tenía el corazón roto. Tras el partido, Wesley estaba llorando en mi hombro. Yo no he visto la acción, pero él me dijo que era correcta la decisión del árbitro. Él es muy bueno, pero todavía es muy joven, sigue siendo un niño, tiene que aprender a no responder después de la provocación”.

Con la titularidad en el bolsillo y únicamente 20 años cumplidos, el futuro de Wesley Moraes pinta espectacular. La 2017/18 debe ser, sin duda, la de su confirmación como referencia ofensiva en el Club Brugge y en la liga belga.

Fuente imagen principal: Belga Photo News.

Dodi Lukebakio, la última perla de Neerpede

Dodi Lukebakio, la última perla de Neerpede

El 29 de enero de 2016 Dodi Lukebakio (1997; Asse, Bélgica) partía de inicio en el Stayen para el partido de fase regular contra el Saint Truiden. A los dos minutos forzaba el penalti que luego transformaría Youri Tielemans. El congoleño disputó el partido completo y el Anderlecht acabaría ganando 1-2 en la localidad de Limburgo. Sin embargo, Lukebakio tuvo que esperar hasta el pasado 29 de julio de este mismo año para volver a jugar noventa minutos de forma ininterrumpida.

18 meses sin jugar un partido completo como futbolista profesional seguramente no sea un problema para un jugador de apenas 19 años. Pero Dodi Lukebakio no era únicamente un chaval que acababa de sobrepasar la mayoría de edad. Él había brillado con el primer equipo del Anderlecht y se había estrenado con la absoluta de República Democrática del Congo. Existía el riesgo de ser un juguete roto más. Un futbolista de talla normal ensalzado por la prensa y los aficionados antes de tiempo. Por suerte, él mismo se encargó de revertir la situación.

De padres congoleños, Dodi Lukebakio se formó en Neerpede, la prestigiosa academia del Anderlecht de la que tantos talentos (Lukaku, Tielemans o Dendoncker, por citar los últimos) han salido. Creció quemando etapas hasta llegar al juvenil y tras brillar en la UEFA Youth League dio el salto al primer equipo en 2015, con apenas 18 años recién cumplidos. Sus buenas actuaciones provocaron que se ganara un hueco en la plantilla que dirigía el técnico balcánico Besnik Hasi, e incluso que disputara minutos en el Play Off por el título. Sin embargo, la historia no duró más. Cambio de entrenador, caras nuevas y cesión. Sin embargo, el destino no fue el esperado. Ni mucho menos.

De padres congoleños, Dodi Lukebakio se formó en Neerpede, la prestigiosa academia del Anderlecht de la que tantos talentos han salido.

Sin continuidad en el Anderlecht, todos esperábamos una cesión a otro equipo de la liga belga. Un equipo menor, claro, que compitiera por mantener la categoría o afianzar su economía en mitad de la tabla. Sin embargo, hizo las maletas y cogió el pasaporte rumbo Francia. Se marchaba al Toulouse de Ligue 1. ‘’No fue fácil, pero el año pasado me ha servido para mi futuro. Finalmente, me di cuenta de que yo era un jugador profesional de fútbol. Doy gracias a Dios en primer lugar por poner a las personas correctas en mi camino. Igualmente agradezco a mis agentes que me trajeron el apoyo que necesitaba. Durante mi primer mes en Toulouse, tenía a alguien conmigo que me obligaba a levantarme a las 6 de la mañana todos los días. Era una locura para mí. (…) Fue muy difícil al principio. Pero sin ellos, nunca me habría mantenido’’, explica Lukebakio en una entrevista con Thomas Bricmont en Sport Foot Magazine.

Embed from Getty Images

Apenas seis partidos, poco más de 150 minutos con el Toulouse. Estaba claro que la cesión no había ido de la forma esperada. Todo iba demasiado rápido. ‘’Fue especialmente complicado para mi. Tal vez yo no estaba preparado para el fútbol profesional. Fue muy rápido todo, no estaba listo. Entrenaba con el primer equipo y de golpe estaba en la selección para jugar el próximo partido. Y me encontré con los medios de comunicación. Era demasiado, no estaba preparado’’, recuerda.

Por suerte, la segunda pretemporada con René Weiler ha sido más productiva y entrenador, jugador y club han entendido que las necesidades de Lukebakio son todavía las de un joven que necesita pulir su talento y avanzar paso a paso. La cesión al Sporting Charleroi le garantiza minutos, crecer junto a un entrenador de garantías como Felice Mazzu y competir por entrar en puestos europeos en una liga competitiva como es la belga, que además conoce a la perfección.

La cesión al Sporting Charleroi le garantiza minutos, crecer junto a un entrenador de garantías como Felice Mazzu y competir por entrar en puestos europeos en una liga competitiva como es la belga.

Con todas las facilidades puestas para brillar, Lukebakio cumple con su parte del compromiso. Es la gran atracción de un Sporting Charleroi que juega bien al fútbol y muestra garantías tanto en ataque como en defensa. Su verticalidad y desborde es ideal para un equipo que había perdido fuelle en banda con la veteranía de Clément Tainmont y la marcha la pasada temporada de Diumerci Ndongala. Lukebakio aporta un fútbol diferente, rompedor, capaz de ganar partidos con un regate o un disparo desde la frontal. Sus 1,87m lo convierten en un extremo atípico pero muy vistoso. Es rápido, con gran zancada, y su altura no le impide ser habilidoso con el balón. Es, sin duda, el último gran talento de Neerpede.

Fuente imagen principal: Dean Mouhtaropoulos (Getty Images for UEFA)

*Dodi Lukebakio en un partido de UEFA Youth League con el Anderlecht.

El renacer de Cristian Ceballos

El renacer de Cristian Ceballos

Formado en La Masía, en 2010 Cristian Ceballos (Barcelona, 1992) abandonaba la academia blaugrana para firmar con el Tottenham Hotspur. Con participaciones en el equipo reserva del club londinense (Premier League U21), nunca llegó a debutar con el primer equipo. No jugó Premier League, tampoco ninguna competición copera. Se marchó cedido en 2013 al Arouca portugués para, por fin, tener minutos en el fútbol de élite. Jugaría en la Liga NOS, la máxima categoría del fútbol luso. Un total de 24 partidos (dos goles y tres asistencias) en su periplo en el Arouca. Insuficiente. No terminaba de asentarse y los años pasaban. De eterna promesa a futbolista que seguía buscando su sitio.

En 2015 acabó contrato con el Tottenham Hotspur y fichó por el Charlton Athletic de Roland Dûchatelet, dueño por aquel entonces de todo un imperio futbolístico formado por clubes como el Standard Liége, el Alcorcón, el Saint Truiden, el Ujpest y, por supuesto, el Charlton de Championship, la segunda categoría del fútbol inglés. Sin embargo, allí tampoco cuajaría. Únicamente siete partidos con la camiseta de los XXX. En verano de 2016 abandonaba Inglaterra para llegar cedido al Saint Truiden belga en uno de los muchos movimientos que se producían entre los diferentes clubes de Dûchatelet. No parecía nada serio. Una cesión más. No fue así. Encajó. Cristian Ceballos encontró su lugar en el Stayen.

Su llegada al Saint Truiden parecía una cesión más. Otra temporada para tener minutos e intentar brillar. No fue así. Encajó a la perfección en el equipo belga.

Con tan solo 37 años, Ivan Leko accedía al cargo de entrenador jefe del Saint Truiden con el objetivo de mantener la categoría de forma holgada. Tocaba no sufrir. Y lo consiguió. Con un fútbol vistoso el STVV 2016/17 consiguió clasificar para el Play Off por Europa League, quedar campeón de su grupo y alcanzar la final, donde cayó en el derbi de Limburgo ante un Genk que lo sobrepasaba varios pisos en presupuesto y calidad de los jugadores. Sin embargo, la gran temporada tuvo su recompensa. Ivan Leko se convertía en nuevo entrenador del Club Brugge; Pieter Gerkens fichaba por el RSC Anderlecht, Stef Peeters se marchaba al Caen de Ligue 1… Y Cristian Ceballos firmaba contrato definitivo con el Saint Truiden por tres temporadas.

Embed from Getty Images

Sin Gerkens ni Peeters, los futbolistas que más habían brillado la pasada temporada en el Stayen, Ceballos asumió plenos poderes y responsabilidades. Bajo las órdenes de ‘Tintín’ Márquez es el nuevo eje del ataque flamenco y sin ningún tipo de problema responde a las expectativas y exigencias. Se siente cómodo con la carga del liderazgo.

Bajo las órdenes de ‘Tintín’ Márquez es el nuevo eje del ataque flamenco y sin ningún tipo de problema responde a las expectativas y exigencias. Se siente cómodo con la carga del liderazgo.

Durante su etapa en Saint Truiden, Cristian Ceballos (24) ha demostrado ser un futbolista en plena proyección. Sin tope. Cada partido se encuentra más cómodo, más adaptado, mostrando un mejor rendimiento sobre el césped. Entiende a sus compañeros y se asocia con ellos, ya sea partiendo desde la banda, la mediapunta o acompañando a Igor Vetokele en la línea de dos delanteros, además de hacer disfrutar al espectador con una de las mejores conducciones del campeonato, cosiendo la pelota a su pie y finalizando con un gran disparo, ya sea desde dentro del área o la frontal.

Salvando las distancias, por estilo de juego y calidad mostrada en la Jupiler Pro League, Cristian Ceballos ha heredado el testigo que Víctor Vázquez dejó vacante en Brujas. De nuevo, un barcelonés lidera en ataque a un equipo de la liga belga.

Fuente imagen principal: Rohnny Vandersmissen (STVV).

Los recursos de Leandro Trossard

Los recursos de Leandro Trossard

Cerraba la 2015/16 con Leandro Trossard como mejor futbolista del descendido OH Leuven. El belga, extremo de 21 años, con un fútbol vistoso e internacional sub21, hacía las delicias de los ojeadores extranjeros. Estaba cedido por el Genk, sí, uno de los grandes clubes de Bélgica, pero pasaban los años, se encadenaban las cesiones y el futbolista de Waterschei no terminaba de encontrar su lugar en el primer equipo. O sí. Peter Maes, el técnico del Genk, había intentado rescatarlo en enero de su cesión en Leuven, pero el club flamenco se aferró al contrato y lo retuvo hasta final de temporada. Trossard era clave en la pelea por la permanencia. Meses después, al acabar la temporada, llegaron los emisarios de las grandes ligas… ¿El primero en llamar a la puerta? El imperio Red Bull. La oferta sobre la mesa era tentadora: Primero foguearse en Austria para después recalar en la Bundesliga. ¿Respuesta? Trossard ampliaba contrato con el club de Limburgo hasta 2020 y recibía la promesa de Peter Maes de entrar en sus planes para con el primer equipo, sobre todo en vistas de la más que posible salida de Leon Bailey.

“Estas cesiones me han convertido en el futbolista que soy ahora. Me he vuelto más maduro y tengo mucha experiencia’’, comentaba Leandro Trossard en una entrevista con Voetbalbelgie.be. Desde que debutó con 17 años con el primer equipo, Trossard ha sido, junto a Schrijvers, el llamado a heredar el puesto que dejó vacante el que él confiesa es su ídolo, su referencia: Kevin De Bruyne. Una meta difícil de alcanzar.

El inicio de temporada fue difícil. Tenía un hueco en el primer equipo, sí, pero no como extremo titular. Leon Bailey era uno de los líderes del Genk en ataque y los galones de Buffel (el capitán) seguían presentes. Sin embargo, la venta del primero, los problemas personales del segundo y la marcha del entrenador acabaron abriéndole la puerta de la titularidad. Con ella, las buenas actuaciones y los rumores. Según Het Laatste Nieuws, el Borussia Mönchengladbach, el Borussia Dortmund y, de nuevo, el RB Leipzig habían preguntado por él joven extremo.

Con Albert Stuivenberg sumó minutos, titularidades y buenos partidos. Se colocó a la par en la rotación con Siebe Schrijvers (lesionado actualmente), Jean-Paul Boëtius, Thomas Buffel o José Naranjo (únicamente puede jugar en Jupiler Pro League pues ya jugó Europa League con el Celta), otorgando al esquema del técnico neerlandés descaro, movilidad y polivalencia en el frente de ataque (en el OH Leuven jugó en numerosas ocasiones como falso nueve o segundo punta) y buen disparo desde la frontal del área cuando rompe desde banda.

Con Stuivenberg todo es más fácil. El que fuera asistente técnico de Louis Van Gaal ha dotado al Genk de una regularidad que le anima a optar a algo importante en Europa y pelear por lograr el primer puesto en el Play Off II 2016/17. El Genk de Stuivenberg explota las bandas y exprime a Pozuelo al máximo en la posición de enganche. Si antes el sevillano era importante, ahora es capital. Todos los ataques pasan por él y Trossard y compañía, en la zona de ataque, han memorizado los movimientos y las líneas de pase de su timonel, haciéndole el trabajo más fácil con desmarques casi telegrafiados. No es de extrañar que Pozuelo sume 21 asistencias esta campaña.

Trossard gana con Pozuelo y Pozuelo gana con Trossard. Un futbolista que aporta esfuerzo defensivo además de velocidad y desborde en ataque. Y para valorar su importancia en el Genk 2016/17 únicamente hay que ver sus datos. Leandro Trossard ha anotado cinco goles y repartido cinco asistencias en 46 partidos, siendo el noveno futbolista con más minutos de la actual plantilla. Casi nada.

Fuente imagen principal: BRUNO FAHY/AFP/Getty Images.

Trossard, durante el partido de Europa League entre el Celta de Vigo y el Genk. 

Artículo relacionado: El Genk de Alejandro Pozuelo.