SKA Khabarovsk, alma asiática en la Premier de Rusia

SKA Khabarovsk, alma asiática en la Premier de Rusia

El pasado 28 de mayo el SKA lograba el ascenso, por primera vez en su historia, a la Premier de Rusia. Lo lograba en una agónica tanda de penaltis en Oremburgo ante el Gazovik tras no moverse el marcador en ninguno de los dos partidos del Play Off, prórroga incluida. Estuvieron cerca en 2013, pero perdieron esta misma promoción ante el FK Rostov, por lo que cuando Ruslan Koryan anotó el penalti decisivo llevó el éxtasis al lejano oriente, a una tierra poco acostumbrada a estas alegrías. Lejos quedan los cuartos de final de la Copa soviética de 1963, el mayor hito del club hasta ese día.

Nunca mejor dicho lo de lejano, y lo de oriente, pues el SKA habita en Khabarovsk, en el extremo oriental de Rusia, a tan sólo 25 km de la frontera con China y en pleno continente asiático. No en vano son, con muchísima diferencia, el equipo más oriental de toda Europa de los equipos que disputan las grandes ligas. 

A mitad del siglo XVII, la región del río Amur, donde se asienta la ciudad, era una fuente de disputa entre los cosacos rusos que pretendían expandirse en la región y recoger los impuestos de los indígenas y la dinastía Manchú de los Qing, que trataba de mantenerla bajo su poder

Khabarovsk es la capital y ciudad más poblada del Krai del mismo nombre y del Distrito Federal del Lejano Oriente. Fundada en 1858 como puesto de observación militar,  debe su nombre al explorador del siglo XVII Yerofei Khabarov, que levantó campamentos fortificados de defensa en la zona y luchó contra los manchúes. A mitad de ese siglo, la región del río Amur, donde se asienta la ciudad, era una fuente de disputa entre los cosacos rusos que pretendían expandirse en la región y recoger los impuestos de los indígenas y la dinastía Manchú de los Qing, que trataba de mantenerla bajo su poder. Un poder que lograron en el siglo XV cuando expediciones chinas habitaron las tierras cercanas a la confluencia de los ríos Ussuri y Amur. En 1858, el área fue cedida a Rusia en virtud del Tratado de Aigun y los rusos fundaron puestos militares, uno de ellos el de Khabarovsk.

A partir de ahí, la ciudad fue creciendo y se consolidó con centro cultural alrededor de la Sociedad Geográfica rusa que se fundó allí en 1894. De su mano llegaron bibliotecas, teatros y museos a la ciudad y la actividad cultural creció de forma exponencial. Quizás por ello y, a diferencia de la mayoría de las ciudades de la antigua Unión Soviética, Khabarovsk nunca fue cerrado a los visitantes, lo que favoreció su multiculturalismo con comunidades japonesas, coreanas y chinas y por ello, siempre tuvo una gran aceptación mundial. Ahora es un gran centro turístico.

La distancia más corta que debe recorrer el SKA son los 6.629 kilómetros que la separan de Ekaterimburgo donde juega el Ural. Las cuatro visitas a Moscú para enfrentarse a CSKA, Spartak, Dinamo y Lokomotiv le suponen 8.395 km, equivalentes a siete horas de vuelo o seis días en el mítico Transiberiano

Sin embargo, para el fútbol profesional no es tan idílica, pues la distancia más corta que debe recorrer el SKA son los 6.629 kilómetros que la separan de Ekaterimburgo donde juega el Ural. Las cuatro visitas a Moscú para enfrentarse a CSKA, Spartak, Dinamo y Lokomotiv le suponen 8.395 km, equivalentes a siete horas de vuelo o seis días en el mítico Transiberiano. Peor aún es ir a visitar al Zenit a San Petersburgo a 8.856 kilómetros, aunque la palma se le lleva Majachkalá, feudo del Anzhi, del que le separan 9.115 kilómetros por vía terrestre y trece horas de avión tras sobrevolar Mongolia, Kazajistán y Uzbekistán. Casi la misma distancia que hay de Madrid a Lima. Para ponernos en situación, el desplazamiento más largo en la Liga Española es que hacen Las Palmas y Girona para jugar entre ellos, separados por 2.260 kilómetros, tres horas de vuelo y una hora de diferencia. Si para los clubes es un suplicio llegar hasta Khabarovsk, no digamos para los aficionados que casi ni se plantean el desplazamiento. Aunque en 2006 unos valientes aficionados del Zenit viajaron en coche hasta Vladivostok, un poco más lejos aún, cuando el equipo de la ciudad militaba en la Premier. Pero una vez llegaron hasta la ciudad el coche dijo basta y tuvieron que volver con el Transiberiano. Al llegar a casa el Zenit les obsequió con un coche nuevo.

Fuente: Elaboración propia (Underground Football / Todos los derechos reservados)

Y es que ese es otro de los problemas con los que se encuentra el SKA, el cambio horario. Las diferencias con Moscú y San Petersburgo son de… ¡siete horas más!, y con Ekaterimburgo de cinco, por lo que los jugadores deben estar muy habituados al jet lag que sufren casi semanalmente y deben estar muy atentos a los horarios de partidos y vuelos, siempre con la calculadora en la mano. Sus partidos como local en el Lenin Stadion suelen ser a las cinco de la tarde, diez de la mañana en Moscú, San Petersburgo, Kazan o Krasnodar con la incomodidad para rivales y aficionados que ello conlleva.

Pero por si fuera poco con la distancia y el lío horario, hay que sumarle el factor climático porque en Khabarovsk la palabra frío se queda corta. La temperatura media anual es de 2,2 ° C, siendo enero el mes más frío con una media de -20,5 ° C, en dicho mes del año 2011 se alcanzó el mínimo histórico de la ciudad con -41,4 ° C. Suerte que para entonces la Premier Rusa está en pleno parón invernal. Son muchos los equipos que han abogado por jugar en verano los partidos en el lejano oriente ruso.

La temperatura media anual es de 2,2 ° C, siendo enero el mes más frío con una media de -20,5 ° C, en dicho mes del año 2011 se alcanzó el mínimo histórico de la ciudad con -41,4 ° C

Por todo ello la aclimatación a la máxima categoría no está siendo fácil para un equipo que la disputa por primera vez en sus 71 años de historia. El SKA Khabarovsk es colista de la Premier y aún no conoce la victoria lejos de sus dominios. Para un equipo con el alma asiática no es fácil competir en Europa.

Fuente imagen principal: Dronestagram.

ConIFA, el mundial de los olvidados

ConIFA, el mundial de los olvidados

La lista de invitados está completa. Para algunos será la primera vez que participen en un evento de esta talla, otros repiten participación. El título no es obsesión para la mayoría de los competidores, que tienen como objetivo principal disfrutar al máximo la experiencia. 2018 será un año inolvidable para todos ellos, en la máxima fiesta de su fútbol.

El escenario de esta fiesta no será Rusia, ni serán 32 los participantes. 16 selecciones que representan a naciones, regiones y poblaciones minoritarias participarán en la tercera edición de la Copa Mundial ConIFA, a celebrarse del 31 de mayo al 10 de junio en Londres, lejos de los reflectores y el impacto mediático que atrae la Copa del Mundo de la FIFA.

La Copa Mundial ConIFA se celebra del 31 de mayo al 10 de junio en Londres, lejos de los reflectores y el impacto mediático que atrae la Copa del Mundo de la FIFA

La Confederación de Asociaciones de Fútbol Independiente (ConIFA, por sus siglas en inglés) es la federación de fútbol que desde 2013 agrupa a las asociaciones no reconocidas por la FIFA, entre las que se encuentran naciones, naciones de-facto, regiones, poblaciones minoritarias y territorios que se encuentran aislados del deporte. A través de su labor, la ConIFA tiene como objetivo construir puentes entre los pueblos, las naciones, las minorías y las regiones aisladas de todo el mundo a través de la amistad, la cultura y la alegría de jugar al fútbol”.

El precedente de la ConIFA lo sentó la Non-FIFA Board (N-F Board), organización nacida en 2003, como iniciativa de Christian Michelis y Jean-Luc Kit para dar espacio a los territorios que la FIFA no aceptaba como miembros. Uno de los principales logros de la N-F Board fue la VIVA World Cup, celebrada en cinco ocasiones, donde selecciones de los diversos territorios y poblaciones tuvieron la oportunidad de disputar una competición internacional por primera vez.

La Confederación de Asociaciones de Fútbol Independiente (ConIFA, por sus siglas en inglés) es la federación de fútbol que desde 2013 agrupa a las asociaciones no reconocidas por la FIFA

Sin embargo, la N-F Board se deshizo en 2013 debido a conflictos internos, al mismo tiempo que ConIFA ganó prestigio y reconocimiento. Para Sascha Düerkop, secretario general, la meta principal de la organización es dar lugar en el escenario global a los “forasteros” del fútbol. A través de este espacio, los jugadores de las diversas selecciones pueden jugar fútbol a nivel internacional de forma regular o por primera vez, e incluso en algunos casos permite cumplir el deseo de representar a otra nación, a pesar de jugar para un país reconocido por la FIFA.

Al respecto, Sarhank Nader, jugador de la selección de Kurdistán y también seleccionado de Irak, compartió para Al-Jazeera su sentir acerca de la oportunidad que brinda ConIFA: “Cuando juego para la selección de Iraq me siento un poco extraño. No siento que estoy representando a mi nación sino a un estado compuesto. Pero cuando juego por mi pueblo, me siento tan emocionado como si estuviera a punto de casarme”.

Incluso en algunos casos permite cumplir el deseo de representar a otra nación, a pesar de jugar para un país reconocido por la FIFA

La ConIFA cuenta en la actualidad con 47 miembros, ocho más que la N-F Board a su final, y los divide en seis zonas continentales: África, Asia, Europa, Latinoamérica, Norte América y Caribe y Oceanía. Además de regir los juegos amistosos y celebrar el Campeonato Mundial ConIFA cada dos años, la organización, con sede en Suecia, organiza la Copa Europa de Fútbol ConIFA; la intención a largo plazo es realizar más campeonatos continentales, además de incrementar los torneos internacionales e incluso dar pie a la creación de equipos femeniles y juveniles.

El órgano rector de los forasteros se financia a través de patrocinios y donativos, así como de lo recolectado en los torneos que organiza, y sus miembros participan de forma voluntaria. La Copa Mundial no otorga beneficio económico e incluso su realización llega a representar pérdidas económicas, pero ni eso logra hacer mella en los organizadores y los participantes.

Dada la naturaleza de varios de los representativos, mantener la neutralidad política puede ser difícil para los jugadores y para la organización. Tal ha sido el caso de presiones recibidas por parte de Georgia y Azerbaiyán, ante la realización de la Copa del Mundo 2016 en Abjasia, territorio en el norte de Georgia, o de China ante la participación del Tíbet en la edición de 2018. Ante estos escenarios, Düerkop asegura que ConIFA hace todo lo posible por dejar lo político atrás, enfocándose en la parte deportiva y cultural.

LA COPA MUNDIAL ConIFA

La primera edición del torneo se llevó a cabo en 2014, teniendo como anfitrión a Laponia, en Östersund, Suecia. A la par del evento se llevó a cabo un evento con el fin de promover la diversidad cultural de los 12 participantes, ocho de los cuales ya habían disputado la Viva World Cup.

Los invitados al evento inaugural fueron el Kurdistán iraquí; Padania (región del norte de Italia); Laponia (representante del pueblo Sami de Suecia, Finlandia, Noruega y Rusia); la selección del Condado de Niza (Francia); el Pueblo Arameo (Asia); la república de Nagorno-Karabaj (población de mayoría armenia en Azerbaiyán); la región de Occitania (Francia, Italia y parte de España); Osetia del Sur (Georgia), Abjasia (parte de Rusia y Georgia); Darfur (región oeste de Sudán); la selección de Ellan Vannin (Isla de Man) y el representativo de Tamil Eelam (diáspora Tamil de Sri Lanka).

El título de la edición 2014 se lo llevaría el Condado de Niza, tras derrotar en penales a la selección de Ellan Vannin. El cuadro de honor lo completaría el Pueblo Arameo, que derrotó a Osetia del Sur en la lucha por el primer puesto.

El siguiente anfitrión sería Abjasia, en 2016. Por primera vez se llevó a cabo un sistema de calificación al Mundial, donde los partidos y torneos amistosos servirían como parámetro para otorgar los lugares. En este torneo hicieron su debut las selecciones de Armenia Occidental, Chipre del Norte, Islas Chagos (archipiélago en el Océano Índico), Punjab (diáspora punjabi), Recia (parte de Suiza), Somalilandia (región autónoma de Somalia), País Székely (etnia húngara en Rumania) y Coreanos Unidos en Japón (diáspora coreana), sumándose a Abjasia, Kurdistán, Laponia y Padania.

Para la edición 2016 se llevó a cabo por primera vez un sistema de calificación al Mundial, donde los partidos y torneos amistosos servirían como parámetro para otorgar los lugares

La Copa no contó con la participación del campeón reinante, Niza, debido a recomendaciones de no viajar a Abjasia por seguridad. El título se definió de nueva cuenta en penales, coronándose la nación anfitriona frente a la selección de Panjab, mientras que Chipre del Norte ocupó el tercer lugar.

Para la edición a disputarse en 2018 el cupo aumentó a 16 equipos, calificándose mediante el sistema de ranking por puntos a través de partidos amistosos. El anfitrión será la diáspora somalí (Barawa), pero el torneo se llevará a cabo en Londres por cuestiones de seguridad. Abjasia y Padania participarán por tercera vez, con Tamil Eelam, Armenia Occidental, Punjab, Ellan Vannin, Coreanos en Japón y el País Székely teniendo su segunda oportunidad.

Las selecciones que participan por primera vez serán los Barawa, en su papel de anfitriones; Cabilia (norte de Algeria); Matabelilandia (oeste de Zimbabwe); Felvidék (minoría húngara en Eslovaquia); el Tíbet; Cascadia (región de Estados Unidos y Canadá) y Kiribati (estado soberano en el Océano Pacífico), destacando la participación de estos últimos como primeros invitados de Norteamérica y Oceanía, respectivamente

El cupo aumentó a 16 equipos para la Copa Mundial ConIFA 2018, calificándose mediante el sistema de ranking por puntos a través de partidos amistosos

Con los 16 invitados ya definidos, el sorteo de los grupos se hará en las próximas semanas, quizá a la par del sorteo para Rusia 2018. Competir con un evento de esa magnitud claramente no está en los planes, pero los objetivos a futuro están bien definidos. El glamour, los millones en juego y las asistencias multitudinarias no son prioridad. Para la ConIFA, lo importante es que sus miembros sientan que hay lugar para ellos en el mundo del fútbol.

Fuente imagen principal: ConIFA.

Clubes de Erasmus por el mundo

Clubes de Erasmus por el mundo

Ya sea por motivos políticos, de seguridad, de crecimiento o simplemente por comodidad, pero hay muchos equipos alrededor del mundo que juegan en ligas diferentes a las de sus Estados. Desde España hasta Nueva Zelanda hay muchos equipos que se sienten más cómodos jugando fuera de sus fronteras y, aunque muchos han tenido la posibilidad de regresar a sus países de origen, lo han desechado. A pesar de que la FIFA es reacia a que los clubes jueguen lejos de sus Estado, permite algunas excepciones históricas. Vamos a hablar sobre ellas

ESPAÑA

En la década de 1920, en pleno Vall d ‘Aràn, las malas comunicaciones del pueblo con los núcleos más cercanos de la provincia obligaron a Bossòst a estrechar lazos con las regiones francesas adyacentes, un trato que se extendió al fútbol. Las nevadas impedían a los habitantes del pueblo a cruzar el valle. En aquellos años Manuel Hughet, un francés que trabajaba en una de las empresas explotadoras de zinc en la localidad fundó la UE Bossòst y desde entonces juegan en las categorías inferiores del fútbol francés.  A pesar de la construcción del túnel de Vielha y la mejora en las comunicaciones que ya le permitían disputar las competiciones catalanas, el club decidió quedarse en Francia y actualmente compiten en la Excellence del Alto Garona, una categoría equiparable a la tercera división catalana.

En la década de 1920, en pleno Vall d ‘Aràn, las malas comunicaciones del pueblo con los núcleos más cercanos de la provincia obligaron a Bossòst a estrechar lazos con las regiones francesas adyacentes, un trato que se extendió al fútbol

ANDORRA

El FC Andorra es el club más antiguo del Principado. Fundado en 1942, cuando aún no existía una Federación Andorrana de Fútbol, está afiliado a la Real Federación Española de Fútbol. Es por ello que, excepcionalmente y previo consentimiento de la FIFA el Club disputa las ligas españolas, en su caso está en la Primera Catalana, y la Copa del Rey. De hecho, la ley del deporte en España sólo permite a un Estado no español disputar competiciones en el territorio nacional y ese Estado es Andorra. En 1994 se fundó la Federación Andorrana de Fútbol que organiza la Liga Andorrana de Fútbol y la Copa Constitución que dan acceso a sus equipos a las rondas previas de Champions y Europa Legue. Sin embargo el FC Andorra declinó jugar en la liga del Principado y siguió jugando en España.

MÓNACO

Quizás el caso más famoso en el mundo sea el del AS Mónaco. El Principado de Mónaco es un país tan sumamente pequeño que no tiene infraestructura para crear un campeonato propio y por eso se le permite jugar en la liga gala desde 1919, año en el que se apuntó a la Federación de Fútbol de Francia. De hecho, tiene el número de afiliación 91 enmarcándose dentro del grupo más antiguo de la Federación Francesa de Fútbol. El AS Mónaco es el actual campeón de la Ligue 1 francesa.
Embed from Getty Images

INGLATERRA

Un caso muy curioso es The New Saints, campeón de la liga de Gales los seis últimos años, pero que juega sus partidos en territorio inglés aunque su sede social está en País de Gales. Esto es debido a que el equipo proviene de la fusión entre dos ciudades fronterizas  Llansantffraid ym-Mechain (Gales) y Oswestry (Inglaterra) y en su germen jugaba la liga galesa. Además, por razones de proximidad y comodidad el Bishop Castle Town, Trefonen FC y Morda United también compiten en las categorías de fútbol galés a pesar de estar en territorio inglés.

Por el mismo motivo tanto Berwick Rangers como Tweedmouth Rangers ubicadas en la ciudad inglesa de  Berwick-upon-Tweed fronteriza en este caso con Escocia, disputan las competiciones del país vecino desde su fundación.

LIECHTENSTEIN

Liechtenstein es la única federación admitida por la UEFA que no tiene liga propia debido a su diminuto tamaño, por ello todos sus equipos disputan las distintas categorías del fútbol suizo. El más representativo de todos es el FC Vaduz, que la temporada pasada estuvo en la Super Liga suiza aunque descendió a Challenge League donde se encuentra actualmente. Estos equipos no pueden disputar competición europea por la vía del fútbol suizo aunque lo mereciesen deportivamente ni les contaría el título aunque lo ganasen, por lo que su única opción de disputar competiciones europeas, en este caso la Europa League, es a través de la Copa de Liechtenstein.

Liechtenstein es la única federación admitida por la UEFA que no tiene liga propia debido a su diminuto tamaño, por ello todos sus equipos disputan las distintas categorías del fútbol suizo. El más representativo de todos es el FC Vaduz, que la temporada pasada estuvo en la Super Liga

PAÍS DE GALES

El país británico no tuvo liga propia hasta 1992 y de ahí que muchos clubes disputaran las competiciones inglesas por razones de proximidad. Entre ellos los dos más famosos, Swansea City y Cardiff City que militado de forma simultánea en Premier League. Además son los dos únicos clubes no ingleses en lograr títulos en Inglaterra, la FA Cup de 1927 para el Cardiff y la Copa de la Liga de  2013 para el Swansea. Con la puesta en marcha de la Welsh Premier League ambos rechazaron la invitación para participar en ella por razones económicas y de competitividad y en 1996 dejaron de participar también en la Welsh Cup. Pero ellos no son los únicos galeses en Inglaterra ya que Colwyn Bay, Merthyr County, Wrexham y Newport County también renunciaron a disputar la liga de su país pero en su caso por razones de proximidad geográfica con las categorías inferiores de fútbol inglés.

AUSTRIA, ALEMANIA E ITALIA

En Los Alpes, la otra gran cadena montañosa de Europa, se da un caso parecido al de Bossòst en Los Pirineos, pero más drástica, puesto que para la zona de Kleinwalsertal, donde se ubica el SV Kleinwalsertal, la única vía de salida del Valle es por Alemania ya que no tiene ningún tipo de comunicación con Austria, su país. Como es evidente el Club disputa el campeonato alemán.

La localidad de Büsingen am Hochrhein es una isla alemana en Suiza. Completamente rodeada por territorio suizo, la localidad se encuentra a menos de tres kilómetros de la frontera con el resto del país, pero los límites del término municipal (siete kilómetros cuadrados de superficie) están todavía más cerca, a setecientos metros de la frontera. En ese entorno, el FC Büsingen es el único equipo adscrito a la Federación Alemana de Fútbol que disputa los torneos fuera del territorio germano, en este caso en Suiza. Un caso idéntico es el AP Campionense Calcio, situado en un enclave italiano en terreno suizo que también está enrolado en las categorías inferiores del país helvético.

IRLANDA DEL NORTE

El Derry City es un caso muy particular pues ha sido campeón en dos países, Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Originario del país norirlandés juega en la República por motivos de seguridad, afectado de lleno por los Troubles, conflicto étnico en Irlanda del Norte durante la segunda mitad del siglo XX. Enfrentó por un lado a los Unionistas, de religión protestante (mayoritaria en el país) y partidarios de permanecer en el Reino Unido y por otro lado a los republicanos, de religión católica y partidarios de la independencia o de la integración en la República de Irlanda, mayoritariamente de religión católica. Fue una batalla durísima, que duró 30 años,  con muchos muertos puesto que ambos bandos recurrieron a las armas. En medio de todo ello el Derry City FC, fundado en 1928 compitió en la liga de Irlanda del Norte hasta 1972. El club, católico, tuvo que dejar de jugar en Brandywell debido a los problemas de inseguridad generados por los enfrentamientos y se trasladó a Coleraine. La temporada siguiente las fuerzas de seguridad norirlandesas no les permitieron volver a a Drandywell y la la Federación de Belfast, de religión protestante, expulsó al equipo por lo que tuvieron que pedir su inscripción en la Federación de la República de Irlanda donde juega desde esa fecha habiendo logrado 17 titulos.
Embed from Getty Images

FINLANDIA

En pleno mar Báltico aparecen las islas finlandesas de Aland de etnia y habla mayoritariamente suecas.  No se sienten finlandeses y para jugar al fútbol tampoco y es por ello que los dos equipos de las islas, el Lemlands IF y su vecino Hammarlands juegan en el sistema de ligas del fútbol sueco.

SAN MARINO

En Italia también encontramos un caso de un equipo de un país pequeño que juega en el Calcio italiano. Se trata del San Marino Calcio, representante del pequeño país europeo San Marino y que compite en la Lega Pro Prima Divisione, que corresponde a la Tercera División de España. El club fue fundado en 1960 y es el único equipo de fútbol profesional de la república de San Marino.

BRUNEI

El Duli Pengiran Muda Mahkota Football Club, más conocido como DPMM FC, es el equipo de la Casa Real de Brunei y tiene el honor de haber participado ya en la liga de tres estados distintos. Fundado en el año 2000, en sus primeros años formaron parte de la Brunei Premier League, la cual ganaron en 2 ocasiones además de un título de Copa y dos Supercopas. En 2005 decidieron jugar la Super Liga de Malasia hasta que al término de la temporada 2007/2008 fueron obligados a abandonarla al dejar de pertenecer a la Asociación de Fútbol Amateur de Brunei. Dado que desde 2004 ya disputaban la Copa de Singapur, en 2009 se integraron también en la Liga de ese estado en la que siguen jugando.

NUEVA ZELANDA

El Welligton Phoenix FC sea quizás el caso más particular de todos, ya que el equipo de la capital de Nueva Zelanda es el único club en el mundo que forma parte de un liga que no es de la confederación a la que pertenece la Federación de su país. Y es que la Nueva Zelanda pertenece a la Confederación de Oceanía, sin embargo la australiana, que es donde juega, forma parte de la Confederación Asiática desde 2006. El Welligton Pheonix juega en la A-League de Asutralia desde su fundación en el año 2007. A pesar de contar con una liga en su país,  la ISPS Handa Premiership, ésta es semiprofesional y para tener un equipo completamente profesional la única opción es participar en el campeonato australiano.

El Welligton Phoenix FC sea quizás el caso más particular de todos, ya que el equipo de la capital de Nueva Zelanda es el único club en el mundo que forma parte de un liga que no es de la confederación a la que pertenece la Federación de su país

CANADÁ

Tres equipos canadienses, Vancouver Whitecaps, Toronto FC y Montreal Impact disputan la Major League Soccer de Estado Unidos. A pesar de que Canadá cuenta con liga propia, estos tres conjuntos aprovechando que la MLS stá bajo el régimen de ambas Federaciones, decidieron participar el campeonato norteamericano al tener mayor proyección internacional y más competitividad.

Existen otros conflictos territoriales que aún no están formalmente resueltos, casos como Crimea en Ucrania, Transnitria en Moldavia, la República Turca del Norte de Chipre o la disputa de Nagorno-Qarabag entre Azerbayán y Armenia que hace que algunos clubes no tengan muy claro en que Estado juegan según seas de un bando u otro.

Fuente imagen principal: Getty Images.

De Segunda Regional a internacional por Taiwán

De Segunda Regional a internacional por Taiwán

Imagínese su club. El del barrio, el del pueblo, el de toda la vida. Con sus gradas de cemento y ese césped que hasta hace no tanto era tierra. Donde aquel amigo nostálgico sigue pasando las horas, como aferrándose a una adolescencia que ya nos dejó. Piense fijamente en ese amigo que todos tenemos, jugando en lo más bajo de la pirámide del fútbol patrio antes de marcharse de cervezas. ¿Se lo imagina jugando delante de 50.000 personas? Pues deje de imaginar.

Steven (Tsai Meng-Cheng en taiwanés) juega en el CD Parquesol, es estudiante de Marketing en la Universidad de Valladolid y, además, es internacional por Taiwán

En la base de la complicada e ineficiente pirámide del fútbol español encontramos al CD Parquesol, un club que acaba de ascender a Primera Provincial –penúltimo escalón del fútbol español- y es filial del Atlético de Madrid en Valladolid. Un club como cualquier otro, pero con un jugador especial. ”Un amigo mío jugaba en el Cadete del Real Valladolid y nos ayudó a concretar la posibilidad de venir a España para aprender a jugar a fútbol”. Así recaló en el CD Parquesol Steven (Tsai Meng-Cheng en taiwanés), estudiante de Marketing en la Universidad de Valladolid… e internacional por Taiwán.

CHINA TAIPÉI, FORMOSA Y UNA INDEPENDENCIA QUE NO LLEGA

Con más de 23 millones de habitantes, la Isla de Taiwán lleva más de un siglo siendo moneda de cambio entre chinos y japoneses, sin siquiera poder desmarcarse de China a día de hoy –su nombre oficial es China Taipéi-. Y es que Taiwán se encuentra fuertemente dividido entre independentistas y prochinos. El gigante rojo no reconoce la independencia de la isla y niega cualquier futuro lejos de China, mientras que el primer ministro taiwanés, William Lai, habla abiertamente de un estado que ya es independiente y soberano pese a la falta de reconocimiento internacional. Incluso una tercera nomenclatura para el territorio entra en escena a través de los independentistas: Formosa, nombre heredado de la ocupación portuguesa varios siglos atrás y que dio nombre a la última república que conoció la isla, a principios del siglo XX.

Embed from Getty Images

La federación taiwanesa de fútbol también ha sufrido las consecuencias de esta inestabilidad. Originalmente incluida en la federación china, no fue miembro independiente para la FIFA hasta 1981, y no empezaría a competir a nivel asiático hasta 1989. Tercer deporte del país por la influencia japonesa, el fútbol taiwanés es semiprofesional y caladero para el pujante fútbol chino. Alguno de los integrantes de la selección, como Xavier Chen, poseen experiencia en Europa, con más de 200 partidos en la Jupiler Pro League de Bélgica. El combinado nacional disputa sus partidos como local en el curioso Estadio Nacional de Kaohsiung, con capacidad para 55.000 espectadores y una estructura que recuerda a un signo de interrogación.

La federación taiwanesa de fútbol también ha sufrido las consecuencias de esta inestabilidad. Originalmente incluida en la federación china, no fue miembro independiente para la FIFA hasta 1981

DE VALLADOLID A TAIWÁN

Steven regresa cada año a su tierra natal para reunirse con su familia por Navidad. Sin embargo, este año recibió una llamada para volver justo a mitad de año: la del seleccionador absoluto de Taiwán. ”El entrenador me conocía de la sub-18 y me animó a participar en los entrenamientos previos para ver qué tal. En Taiwán, los equipos universitarios suelen entrenar con la absoluta. Cuando se acabaron los entrenamientos y vi que estaba en la lista fue toda una sorpresa”, explica Steven a Underground Football.

Las más de 18 horas de trayecto entre Valladolid y Taiwán tendrían premio especial: Steven iría con sus ídolos a jugar contra Singapur por la clasificación para la Copa de Asia de 2019, el próximo gran objetivo. ”Fue una experiencia muy especial. Mis compañeros son unos elegidos, muy famosos en Taiwán, y de repente me vi entrenando con ellos. Me ha servido para ver qué tengo que mejorar. En la selección nos tratan con todo lujo, y el viaje a Singapur es un gran recuerdo”.

Taiwán acabaría ganando en Singapur, manteniendo intactas sus posibilidades de ir a Emiratos Árabes dentro de poco más de un año. Pero no todo podía ser perfecto. ”Estoy un poco triste por no haber podido debutar, pero me quedo con la alegría de celebrar la victoria con todo el equipo”. Pese al revés, Steven todavía está un paso más cerca de cumplir su meta: ”Ser futbolista profesional siempre ha sido mi sueño, pero sé que es muy difícil. Solamente quiero aprovechar mi vida de jugador sin importar hasta donde llegue”.

Fuente imagen principal: CD Parquesol.

*La entrevista se realizó antes del parón de selecciones de octubre de 2017.

Aaron Mooy, la clave del Huddersfield

Aaron Mooy, la clave del Huddersfield

Muchas veces lo que nos llama la atención de un futbolista a primera vista es su porte con la pelota, el número que lleva o alguna característica concreta de su juego (cierta agresividad, buen toque, regate…). En el caso de nuestro protagonista difícilmente será así. Es imposible mirar al césped, a la televisión, el ordenador o cualquier dispositivo electrónico donde veas el encuentro y no darte cuenta de la impoluta calva de Aaron Mooy.

Esto no busca ofender, pero sí es cierto que llama mucho la atención. Además, atando cabos, uno podría pensar que esa carencia de pelo significa que ya es un jugador experimentado. Nada más lejos de la realidad: tiene 27 años. La cuestión es que su llegada a la élite fue tardía y con un camino un tanto extraño: pasó por las categorías inferiores de Bolton y St. Mirren -fue descartado- para luego volver a su país natal, Australia, donde vistió la camiseta de Western Sydney y Melbourne Victory, esta última entidad afiliada del Manchester City. Todo esto antes de arribar, de nuevo, en Inglaterra, aunque tuvo mejor suerte que la última vez en las islas.

La explosión de Mooy fue tardía. Pasó por el Bolton, el Saint Mirren, el Western Sydney y el Melbourne Victory antes de volver a Inglaterra para triunfar

El crecimiento de Aaron va indiscutiblemente ligado al de su equipo, el Huddersfield, que a su vez no se entendería sin explicar, aunque sea sólo por encima, la presencia de David Wagner. Antes de entrenar a los terriers, el técnico alemán no albergaba ninguna experiencia en primera división. Ni siquiera en Alemania. Allí, en el país germano, estuvo al mando del filial de un Borussia Dortmund que en aquel momento dirigía Jürgen KloppEn consecuencia, la decisión que tomó Dean Hoyle, presidente de la entidad, fue arriesgada. Visto con perspectiva, ha sido una apuesta maravillosa y una de la que otras instituciones han querido aprender: el Norwich, por ejemplo, incorporó tras un curso decepcionante a Daniel Farke, que tenía el mismo currículum que Wagner antes de pisar tierras inglesas. David llegó con el Huddersfield en la 18ª posición de Championship y, de primeras, logró lo más sencillo: salvar al club. Lo complicado e histórico llegó luego.

Embed from Getty Images

Para preparar a sus pupilos de cara a la temporada 2016/2017, Wagner los llevó a Suecia. Les prohibió el uso de móviles, internet e incluso de la electricidad. ¿Qué buscaba? Que los futbolistas se relacionaran entre ellos, que hablaran, que se conocieran. Todo para mejorar un espíritu de equipo que acabó siendo una de las claves para el ascenso a la Premier. Aquí es donde emerge el nombre de Aaron Mooy, el hombre más importante de toda la plantilla y que llegó en calidad de cedido procedente del Manchester City (la compra permanente se efectuó este mismo verano, en 2017). Fue nombrado mejor centrocampista de la segunda división inglesa y elegido en el mejor once del año de la categoría. No es para menos.

Aaron Mooy fue nombrado mejor centrocampista de la segunda división inglesa y elegido en el mejor once del año de la categoría

Podían existir dudas sobre su adaptación a la Premier League y sobre si podría mantener el nivel que alcanzó jugando en los campos de Rotherham, Burton y demás. Todas esas dudas fueron disipadas desde la primera jornada. Por ahora, el momento álgido de Mooy esta campaña se produjo contra el Newcastle, cuando con un golazo dio la victoria a su equipo ante los de Rafa Benítez. Eso, en gran medida, provocó que las ganas de escribir sobre él fueran incontrolables. Aquí estamos. Pero, ¿en qué es bueno el australiano para que guste tanto?

Hay que salientar, lo primero de todo, el contexto en el que se encuentra. El Huddersfield de David Wagner es un conjunto hecho a imagen y semejanza de su entrenador, que a su vez es muy similar tanto en estilo como en personalidad a Jürgen Klopp. Sólo con eso uno es capaz de hacerse a la idea de cómo juegan los terriers, aunque hay matices. Transiciones rápidas y presión intensa sin la pelota. Estos dos principios caracterizan al Huddersfield, igual que al Liverpool. Pero, quizás por adaptación a Championship, los de Wagner tienen más facilidad para situar el bloque más abajo. Es decir, no siempre buscan ir arriba, casi como kamikazes, para atacar cuanto antes. Son más cerebrales; hay más adaptabilidad.

Embed from Getty Images

De todos modos, siempre que el balón se sitúa en sus botas buscan la portería con ahínco. Son muy verticales y aprovechan los espacios para atacarlos. Si esta posibilidad se desvanece, ya sea porque la transición ofensiva fue lenta o porque el contrario se replegó rápido, en el Huddersfield existe la paciencia. Y aquí, sobre todo, en esos contextos donde los huecos brillan por su ausencia y sólo una circulación de pelota rápida puede desarbolar al sistema defensivo rival, es donde recae la importancia de Aaron Mooy. No quiere decir esto que no ayude en la presión o que no sepa lanzar contragolpes; todo lo contrario: recorre muchos metros sin el esférico para hacer ayudas a sus compañeros (laterales, por ejemplo) y su precisión en el golpeo le permite habilitar a los atacantes. Pero cuando el Huddersfield cuenta con un mayor porcentaje de posesión, Mooy se vuelve mucho más vistoso.

Entra más por los ojos que el resto porque interviene un montón. Suelen tratarse de pases cortos, “fáciles”, pero siempre va al apoyo después de soltar la bola. Todos en el Huddersfield saben que la opción de dársela a Mooy está ahí y lo aprovechan. Con esto, maneja el tempo de los partidos. Va moviéndola de un lado a otro, como un péndulo, hasta que aparece el hueco (puede filtrar el pase raso entre líneas) o en el otro lado Smith o Löwe están libres. Aquí aparece su cambio de orientación, de una precisión máxima y de una gran vistosidad estética. Como añadido, en caso de ser presionado, pese a su lentitud, alberga en su paleta de recursos un ligero cambio de ritmo para dejar atrás al adversario y, por encima de todo en este ámbito, una gran capacidad para usar el cuerpo y proteger el balón. También se asoma al área con acierto, muestra de ello el tanto que le endosó a Elliot, ya mencionado en las líneas anteriores.

Todos en el Huddersfield saben que la opción de dársela a Mooy está ahí y lo aprovechan. Con esto, maneja el tempo de los partidos. Va moviéndola de un lado a otro, como un péndulo

En cierta manera es contracultural: en un fútbol vertical y de alta intensidad, Mooy jamás pierde la calma. Nunca será rápido y siempre irá un segundo más lento de piernas que sus compañeros. Pero si se comprende el juego, no se necesita mucho tiempo para tomar una decisión. Que se lo digan a Stindl. Quizás por eso esté teniendo tanto éxito: porque es el complemento perfecto a un colectivo de perfil contrario al suyo.

Lo que resulta innegable es que el Huddersfield, con Wagner al mando, pase lo que pase en esta Premier League, se trata de un conjunto sumamente divertido y al que dan ganas de ver todos los fines de semana. Más aún cuando un maestro australiano sin pelo lleva la manija de los partidos.

Fuente imagen principal: Jan Kruger (Getty Images)

Benjamín Mora: “En Malasia me acerqué a mi sueño”

Benjamín Mora: “En Malasia me acerqué a mi sueño”

Benjamín Mora es un técnico mexicano que vive una experiencia en un fútbol verdaderamente underground. Mora forma parte del cuerpo técnico del Johor Darul Ta’zim, equipo de la Superliga de Malasia que consiguió su tetracampeonato hace algunas semanas, a tres fechas de que el torneo finalice. Con 39 años, Benjamín comenzó su carrera en el fútbol mexicano y tras varias oportunidades en diferentes puestos dejó su país natal para emprender una aventura exótica, la cual compartió a detalle con Underground Football.

Actualmente vives una experiencia que pocos pueden presumir, ¿cómo es el inicio de tu camino en el fútbol?

Definitivamente ha sido una experiencia única, la verdad que no me la esperaba. Mi carrera la inicié en Xoloitzcuintles (‘Xolos’ de Tijuana), desde lo profesional hasta lo académico, aquí en Tijuana (al momento de la entrevista Benjamín se encontraba en Tijuana) estudié la carrera de director técnico. Cuando voy para Malasia estaba trabajando en Cafetaleros de Tapachula, era auxiliar ahí de Carlos de los Cobos. Yo ya había sido asistente en otras dos ocasiones, con Wilson Graniolatti en el Atlante, en el 2013, y en el 2012 había sido asistente de Carlos de los Cobos también, con Gallos Blancos de Querétaro, ahí fue donde yo empiezo.

En el 2014, después de Atlante, me voy a otra faceta a Dorados, como director de fuerzas básicas. Estoy ahí un año, pero pues no era lo mío, la verdad que yo siempre había soñado con dirigir, y tomé la decisión de dirigir lo que fuese ¿No? Más allá de pedir un ascenso, una primera, lo que sea, yo les dije: “¿Sabes qué? Yo ya voy a dirigir, aunque empiece desde abajo”. Entonces me sale una oportunidad con Guerreros del Atlético Chiapas (Segunda división). Estoy dos torneos, exactamente un año, y es ahí cuando tengo la oportunidad en Tapachula, que era de los mismos dueños y del mismo estado.

¿De qué manera das el salto a un país tan exótico futbolísticamente hablando?

Tengo una relación, desde el 2012, con una persona que se llama Martín Hugo Prest, que es un agente, un promotor de futbolistas y de entrenadores. Él hace cuatro años acababa de llegar a Malasia, porque conectó con el dueño del club, entonces me quiso recomendar jugadores para poderlos meter tanto a Atlante como a Querétaro, formamos una relación muy buena y nos seguimos las carreras, hasta que un día me dice: “¿Sabes qué?, tienes un día para tomar una decisión, estamos buscando un director técnico para el ascenso de acá, para el equipo B, si te interesa hay tanto dinero y estas son la condiciones, tienes el día de hoy para decidirlo.” Hablé con la familia… no sabía ni dónde estaba Malasia, ni dónde estaba Johor, no lo ubicaba en el mapa, ignorantemente, pues nunca me había preocupado por el sureste de Asia. Ahí fue cuando empecé a ver las posibilidades, la ciudad, el equipo y tomé la decisión.

”No sabía ni dónde estaba Malasia, ni dónde estaba Johor, no lo ubicaba en el mapa, ignorantemente, pues nunca me había preocupado por el sureste de Asia. Ahí fue cuando empecé a ver las posibilidades, la ciudad, el equipo y tomé la decisión”

Embed from Getty Images

¿Cómo ha sido tu experiencia al mando del Johor DT?

Gracias a Dios llevo dos años allá, el primer año lo hice con el equipo de ascenso (Johor DT II), en el cual tuve muy buenos resultados, llegamos al segundo lugar de la tabla general. De ahí, el entrenador de primera división empezó a tener algunas circunstancias, lo echan y me suben con un día de anticipación para jugar el ‘Charity Shield’ que era el Campeón de Campeones, que coincidía, está planeado así, como el primer partido de liga.

En la Champions League, en fase de clasificación (play-offs) en mi gestión pasamos a la segunda ronda de forma histórica, eliminamos al Bangkok United de Tailandia y en la siguiente ronda nos toca el Gamba Osaka de Japón, un equipo muy fuerte, muy poderoso. Lo hicimos muy bien, fuimos a jugar a Osaka a siete grados bajo cero, nosotros acostumbrados a jugar en Malasia a 39, 40 grados, costó mucho trabajo en el aspecto físico, pero al final con la cara en alto defendimos el prestigio y el orgullo del equipo, se jugó bastante bien fútbol, perdimos 3-0. De ahí te mandan a la AFC Cup (equivalente a Europa League, que el JDT ganó en 2015, siendo el único equipo malayo en lograrlo), pasamos fase de grupos, pasamos cuartos de final y perdimos en la semifinal, Para esto paralelamente estábamos jugando el torneo de copa local, FA Cup, y ahí también perdemos en cuartos de final.

¿Cuál fue la razón para la llegada de Ulises Morais al banquillo del JDT? 

Regresamos de la pausa (mayo-junio), dirigí tres partidos más y a mí se me suscitó una experiencia diferente porque mi título de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) tardó en reconocerlo la Confederación Asiática de Fútbol (CAF), entonces el príncipe (Tunku Ismail Idris), dueño del club, y el director deportivo optaron por poner otra imagen de director técnico para que no tuviera problemas el equipo. En ese momento me dicen que me tengo que hacer a un lado, vino un portugués, Ulises Morais, y trabajamos en conjunto, los entrenamientos, la planeación. El equipo se reforzó además con dos tipos muy importantes, Natxo Insa, que venía de obtener el ascenso con el Levante, y Mohammed Ghaddar, un libanés, goleador de la primera ronda del torneo. El equipo funcionó de la misma manera, con un poquito más de poder. Se dirigió cinco partidos más y la diferencia ya era suficiente para que ya no nos alcanzara el segundo lugar.

¿Qué tanta es la influencia del príncipe en el equipo?

El príncipe es hijo del sultán, que es quien manda en el estado de Johor. Entonces el príncipe es el dueño del equipo, el presidente del equipo, es un tipazo, 33 años tiene y me llevo muy bien con él. La verdad que gracias a él el equipo está donde está, le ha invertido muchísimo dinero, tiempo, esfuerzo, mercadotecnia, redes sociales. Yo creo que él es el primer artífice de que el equipo esté donde esté, ha sido un buen líder y es un cabrón que tiene como prioridad la pasión por el fútbol y ganar, es un ganador nato.

”El príncipe es hijo del sultán, que es quien manda en el estado de Johor. Entonces el príncipe es el dueño del equipo, el presidente del equipo (…) La verdad que gracias a él el equipo está donde está, le ha invertido muchísimo dinero, tiempo, esfuerzo, mercadotecnia, redes sociales”

Embed from Getty Images

Hablando tácticamente, ¿cómo es el estilo de juego en Malasia?

El futbolista malayo tiene la tendencia a obedecer instrucciones. No es tan ‘genio’, ni tan ‘pícaro’… hay algunas excepciones, pero en general son mecánicos. Ellos obedecen a un sistema y los entrenadores son de un sistema tradicional, aprendieron la vieja escuela de un sistema tradicional, seguro, conservador, un 4-4-2, 4-4-1-1, una línea de 5 en algunos equipos, pero sin mucha variante táctica, Lo que hacen es tirar la pelota larga, buscar el error, la segunda jugada, jugar por las bandas, tirar centros. Contratan centros delanteros muy altos, contratan contenciones muy rudos y contratan centrales muy altos y fuertes. Esos son los extranjeros, la columna vertebral siempre.

”El futbolista malayo tiene la tendencia a obedecer instrucciones. No es tan ‘genio’, ni tan ‘pícaro’… hay algunas excepciones, pero en general son mecánicos”

Llegas a un fútbol completamente distinto al que estabas acostumbrado, ¿cuál fue el estilo táctico que adoptas para el equipo?

Con mucho esfuerzo cambiamos el estilo de juego del equipo porque el equipo jugaba un 4-4-2 muy tradicional, muy defensivo, y el príncipe quería que el equipo tuviera la pelota, que jugara un poquito más vistoso. Y creo que esa fue la diferencia, hacer las variantes tácticas y planteamientos tácticos adecuados para que pudiéramos para tener éxito. En Malasia la diferencia que hice fue en lo táctico y en los métodos de entrenamiento, opté por usar un 4-3-3, así jugamos casi todo el torneo, saliendo desde atrás el portero, con variantes, con la pelota dominada. Ahí se hizo la diferencia, con base en esos movimientos específicos que descontrolaban a los rivales.

¿Qué opinión tienes del jugador malayo? ¿Cuál es su principal impedimento para llegar a la élite? 

De hecho, nunca ha salido ningún jugador de Malasia, más que uno a Indonesia que ha sido el referente de la selección nacional, que se llama Safee Sali, el número 10 de la selección. Ningún otro jugador ha salido de la liga de Malasia, ¿por qué? Porque el jugador malayo está muy conectado a lo que es su familia, el desprenderse para buscar un sueño que no corresponde a sus deseos, es decir, ellos no desean ser los mejores del mundo. Hay sus excepciones, que les encantaría salir, pero cuando tienen una opción de sacrificar algo o esforzarse, no lo hacen. Están cómodos en sus equipos, van de equipo en equipo, se rolan entre los mejores equipos, van a selección nacional, juegan partidos internacionales, ganan buen dinero y la vida allá es muy barata y muy cómoda.

Tomando en cuenta esto que mencionas, ¿cuál es el objetivo a alcanzar por parte de la Federación, tanto para la Superliga como para la selección malaya?

La Federación está buscando posicionar la liga un poquito más arriba de lo que está en el ranking FIFA, está exigiendo mejores contrataciones, mejor infraestructura de los clubes, métodos de entrenamiento, asociaciones con otros clubes, por ejemplo, nosotros teníamos antes al Borussia Dortmund cerca, teníamos al Valencia. Y como selección, es complicado. No es de mucho interés que la selección clasifique a un mundial inmediatamente, sabemos que va a tardar. De interés inmediato es que los clubes tengan canteras importantes, que empiecen a generar jugadores que puedan llegar en unos 10, 15, 20 años a darle posibilidades a la selección. Pero si no hay cantera, no hay infraestructura en los clubes, ¿la selección de dónde se va a surtir?

Embed from Getty Images

Respecto a la afición, ¿cómo es la pasión por el fútbol en Malasia? ¿Cómo se viven los partidos dentro del estadio?

Espectacular. Tenemos una porra (grupo de animación) increíble, un respeto por el espectáculo, no se vende alcohol en los estadios. Se llenan la mayoría de los estadios, no ves equipos que no tengan afición. Se identifican mucho con sus colores. Los estadios son grandes, son viejos, pero son grandes la mayoría, 20 mil, 30 mil personas. La afición extraordinaria, entregadísima, a mí me han tratado súper bien siendo extranjero, se han identificado con mi pasión. La verdad que la afición de 10 puntos, muy respetuosa… no saben mucho de fútbol, es decir, el conocimiento de fútbol táctico no es tanto. Ellos están influenciados por la liga inglesa, lo que les gusta es la pelota larga, la lucha, la pelea y los centros y todo ese tipo de cosas.

¿Qué tan difícil fue la adaptación al estilo de vida malasio?

Hubo algunas problemáticas para dirigir allá por el tema del idioma, por el tema de la cultura, el tema de las costumbres, el tema de la religión que es importantísima allá, para ellos es algo increíblemente influenciable en sus vidas cotidianas. La pausa del Ramadán, son 45 días que ellos hacen ayuno, de 7 a 7, de repente hay unos días que entrenamos hasta las 10 de la noche, de 10 a 12. La comida es completamente distinta, el tema del profesionalismo y la alimentación, los cuidados, es otra cosa de lo que vivimos en México y a lo cual yo me tuve que adaptar. Cometí algunos errores en exigirles algunas cosas que no debía porque pues mi ignorancia en el tema, después aprendí y la verdad que me fue muy bien. Yo considero que ha sido uno de los retos más fuertes que he tenido en mi vida.

”La comida es completamente distinta, el tema del profesionalismo y la alimentación, los cuidados, es otra cosa de lo que vivimos en México y a lo cual yo me tuve que adaptar. Cometí algunos errores en exigirles algunas cosas que no debía porque pues mi ignorancia en el tema, después aprendí y la verdad que me fue muy bien”

Hace unos meses tuviste la oportunidad de estar con el Atlético de Madrid de cerca…

Exactamente, me mandaron en noviembre del año pasado. Tuve la oportunidad de que me mandara el príncipe a capacitarme al Atlético de Madrid, tuve algunas entrevistas con el profesor Ortega, con el ‘Cholo’ no alcancé a tener entrevista. Lo que sí hice fue observar los entrenamientos durante 30 días, estuve un mes en Madrid, viendo los entrenamientos y los partidos. Estuve observando, aprendiendo, capacitándome. Muy bonita experiencia y regresando de Madrid fue cuando me dan el primer equipo.

Embed from Getty Images

Volviendo un poco al tema del fútbol mexicano, ¿para ti cuál es el principal problema en la falta de oportunidades a técnicos jóvenes en la Liga MX?

La verdad es que me da mucha pena que en México no se valore lo que llegamos a hacer la gente que quiere una oportunidad, porque es más fácil traer a un argentino, que a lo mejor no ha ganado tampoco nada, que darle la oportunidad a un mexicano que se va al continente asiático con una maletita, con su esposa y su hija, para ver si puede hacerla, y es campeón de la liga. Todavía después dicen “no, es que Malasia no es buen fútbol”, siempre hay un pretexto para decir que los extranjeros son mejores opciones. Yo considero que por tradición el fútbol de Sudamérica… son lugares donde les crees en el fútbol, donde está por descontado que saben de fútbol. Entonces por costumbre el directivo voltea hacia allá primero, porque tiene menos que perder. Es más justificable que le vaya mal a un argentino, a un brasileño.

”La verdad es que me da mucha pena que en México no se valore lo que llegamos a hacer la gente que quiere una oportunidad, porque es más fácil traer a un argentino, que a lo mejor no ha ganado tampoco nada, que darle la oportunidad a un mexicano que se va al continente asiático con una maletita, con su esposa y su hija, para ver si puede hacerla, y es campeón de la liga”

¿Influye la falta de experiencia en el medio para que no le den oportunidad a nuevos técnicos?

¿Dónde está la experiencia del entrenador? La experiencia no está en la edad, está en los minutos entrenados, en los partidos dirigidos y en los años trabajados como entrenador. Yo llevo 10 años trabajando como entrenador. Sí, acabo de cumplir 38, de acuerdo, estoy joven. Pero si tú me dices que a un jugador que se está retirando ahorita, no sé, 36-37 años, le dan un primer equipo, pues no tiene experiencia. Y sí, la ventaja de ellos es que tienen el nombre. No es lo mismo que Hugo Sánchez dirija un equipo a que lo dirija Benjamín Mora, de entrada porque el impacto es mayor porque es Hugo. Y con todos los méritos, es mi ídolo. Pero ya en el día a día, en la planeación, en la estructura, en la estrategia del partido, en las variantes tácticas… ‘ay, cabrón’, entonces ahí ya es distinto.

Desde tu perspectiva, ¿qué falta en la preparación de los directores técnicos en México?

Para mí se necesita probablemente tener muchísimo más cursos, o talleres, diferentes opciones para que uno vaya acrecentando esa capacidad y esa habilidad para dirigir y conocer los métodos nuevos, las actualizaciones, no sé, de la misma FMF o de sus clubes. Y sí, pienso que entre más preparados estemos, más oportunidad tenemos. Sí se necesita echarle muchas ganas en el sentido de la preparación, pero creo que hoy los jóvenes técnicos que están surgiendo, están mucho mejor preparados que los técnicos experimentados a nuestra edad.

Embed from Getty Images

Considerando lo difícil que puede ser dejar la comodidad de tu país, a tu familia, tu hogar para irte al extranjero ¿Ha pasado por tu cabeza dejar Malasia y volver a México?

Son sacrificios muy grandes, dolorosos, pero a la vez remunerables, en la cuestión económica, en la cuestión deportiva… me decían “¿por qué tan lejos? ¿Por qué te fuiste tan lejos de México?”, y yo digo, “estoy lejos de México, pero estoy más cerca de mi sueño acá.” En Malasia me acerqué a mi sueño, viví mi sueño, en México era un auxiliar más, el que iba a ir a casi rogar una oportunidad. No me urge regresar a México, tampoco me voy a morir si no regreso, pero siempre está la cosita de querer estar allá. Va a llegar la oportunidad, vamos a seguir trabajando, a seguirnos preparando, y si ya tuvimos éxito, no veo por qué no podamos tenerlo otra vez.

¿Cuál es tu objetivo a corto plazo? ¿Seguir en Malasia, capacitarte o esperar alguna oferta en México?

Depende, yo tengo la primera opción escuchar al príncipe y a mi equipo, que me ofrezca una renovación. De ahí si surge alguna opción en México, pues también las escucharía. Yo busco crecer deportivamente, si la renovación me conviene, está en buenos términos para las dos partes… primero, mi equipo, donde estoy, que es lo más importante, y después ver si existe una posibilidad en México. A mí me encantaría en algún momento regresar, pero regresar a un proyecto serio. Algo interesante, algo que pueda haber futuro, que te dejen ‘chambear’, porque si no te dejan trabajar es la misma historia. Me gustaría prepararme también. Tengo muchas cosas bonitas acá, pero el deseo de regresar a México, de hacer una diferencia, de mostrar que los mexicanos también podemos, está todavía latente y es cada vez está más fuerte.

Entrevista realizada vía telefónica el 17 de agosto de 2017.

Fuente imagen principal: Goal.