Regateando a la dictadura eritrea

Regateando a la dictadura eritrea

La infancia y la adolescencia de los eritreos es distinta a la del resto del planeta. Carece de un ingrediente fundamental que tan felices nos hizo mientras fuimos creciendo, y que, para muchos, sigue siendo parte esencial de nuestras vidas. En Eritrea, el fútbol, lamentablemente, no se juega por diversión. Se lo tiene como una puerta de salida del infierno que se vive en el país gobernado por el dictador Isaias Afewerki. No sueñan con, algún día, ser reconocidos en las mejores ligas de Europa. Saben que, primero, deben lograr liberarse del régimen para luego pensar en grande. Esas noches en las que todos anhelamos vestirnos de futbolistas profesionales, no existen en este arrinconado país del noreste de África, donde sus políticos son corruptos, y las guerras interminables. El potencial de millones de niños se truncó cuando, en 2010, la Federación Eritrea de Fútbol, decidió, junto al gobierno, retirar a todas las Selecciones de las clasificatorias a torneos FIFA por “falta de ingresos para solventar los gastos”. Pero, lamento informarles, la historia posee otras caras. Puede ser que a la Federación le faltara dinero, pero así fue desde su creación. Lo que llevó a que la Selección dejara de jugar internacionalmente fue la cantidad de desertores. Los atletas eritreos habían encontrado una falla en el “estado policial” que, según la ONU, estaba -y continúa-  construyendo Afewerki. Una trama apasionante por donde se la mire, y dolorosa al mismo tiempo.

Esas noches en las que todos anhelamos vestirnos de futbolistas profesionales, no existen en este arrinconado país del noreste de África, donde sus políticos son corruptos, y las guerras interminables

Para entender la dimensión del calvario que se vive en Eritrea debemos mirar las estadísticas que los organismos internacionales publican cada año. Cifras oficiales hay muy pocas, por lo que sólo se pueden citar fuentes abocadas al estudio concreto de las naciones africanas. De acuerdo al Banco Mundial, el 69% de la población vive debajo de la línea de pobreza, mientras que la esperanza de vida es de solo 63 años de vida. En cuanto a tecnología, el país se quedó varias décadas atrás. De cada mil personas, sólo seis están abonadas a la telefonía móvil y menos del 20% tiene televisión (el Estado controla los canales disponibles). Estudiar no es sinónimo de progreso, por lo que no se esmeran en sacarse la carrera. Solo el 1% obtiene un título de educación terciaria, y no es por falta de recursos estatales o universidades privadas. La mayor parte de la población trabaja en el sector agropecuario, y se dedica plenamente al cultivo de cereales, garbanzo y patatas. Cuando terminan la primaria, pasan a trabajar en pro del bienestar de la familia. Las posibilidades de ser abogado o médico son mínimas, y de ese vacío profesional se abastece el deporte.

Embed from Getty Images

Desde su independencia de Etiopía en 2001, las cosas fueron de mal en peor, y el éxodo creció exponencialmente año tras año. Son pocos los que apoyan al régimen, y muchos los que pretenden emigrar. Unas 50.000 personas escapan anualmente, y alrededor de 3.000 mueren en el intento de cruzar el mediterráneo. Muy pocas logran, en definitiva, el objetivo de evadirse de las garras de Afewerki, si tenemos en consideración que son 6.000.000 de habitantes. El propósito máximo de aquellos que practican algún deporte es integrar el seleccionado para salir del país de modo legal, y, una vez en el exterior, desertar en busca de un mejor futuro. Como les contaba anteriormente, la federación debió retirar a sus combinados de las clasificatorias internacionales por esa razón, y los números lo demuestran. No podían permitir que sus futbolistas desertaran en partidos oficiales FIFA, donde la exposición es mayor.

Los inconvenientes comenzaron en 2006, cinco años después de la finalización de la guerra con Etiopía. En aquel año, los primeros cuatro desertores pidieron asilo en Kenia. Un año más tarde, otros dieciocho aprovecharon un viaje y se refugiaron en Angola y Tanzania. A partir de allí, se tornó en costumbre: 2009, 12 a Kenia; 2012, 17 (incluido el médico) a Uganda; 2013, 11 (técnico inclusive) nuevamente en Kenia; 2015, 10 en Botswana. La mayoría se produjo mientras representaban a Eritrea en la Copa CEFACA, torneo de los más antiguos de África, pero de muy poca relevancia, administrado por la FIFA y el Consejo de Asociaciones de Fútbol para el Este y Centro de África. Sin embargo, no alcanza con abandonar el territorio eritreo. Aquel grupo de valientes que huyó en 2012, se mantuvo en el anonimato dos años, lapso que les demandó llegar a Holanda y emerger como refugiados políticos. La travesía fue eterna, pues no podían darse el gusto de que la dictadura los encontrara. Cruzaron África, surcaron el mediterráneo e ingresaron a Europa a través de Rumania. En palabras de Anton Barske, alcalde de Gorinchem, pueblo donde recalaron, “temen que sus familias sufran represalias si aparece su foto en la prensa. En nuestra ciudad disponemos de los medios y el alojamiento adecuados. Esperamos que se integren, porque lo han pasado muy mal”. La lista es extensa, y alcanza la escalofriante cifra de 75 desertores (sólo de equipos nacionales) en los últimos 11 años.

El dolor de cabeza de Afewerki va más allá de los seleccionados. Cada vez que los clubes salen de Eritrea para jugar torneos amistosos, muchos aprovechan para seguir el camino de los ex integrantes de la Selección: desertar

El dolor de cabeza de Afewerki va más allá de los seleccionados. Cada vez que los clubes salen de Eritrea para jugar torneos amistosos, muchos aprovechan para seguir el camino de los ex integrantes de la Selección. Los casos más importantes se dieron con el Red Sea FC, el más prestigioso y poderoso del país. Suelen tener menos oportunidades de competir internacionalmente, pero mayor iniciativa. Desde 2011 hasta la fecha, diecisiete jugadores de la institución se fueron para nunca regresar. Los demás conjuntos disponen de escasísimas chances para escapar. De suceder, rara vez se reportan en la prensa. También es una práctica común en otras disciplinas. El caso más conocido fue el de Weynay Ghebresilasie, quien, tras participar y alcanzar el decimonoveno puesto en los 3000 metros-vallas de los JJOO de Londres 2012, pidió asilo político en la capital inglesa. Sin avisar a sus compañeros, salió de la concentración en Stratford y comenzó el largo proceso para quedarse en suelo británico. Desde entonces su carrera declinó. Le denegaron el pedido y le pidieron que retornara a su lugar de origen. No obstante, optó por permanecer  sin permiso, y hoy corre riesgo de extradición. Durante sus primeros meses en el Reino Unido se asentó en Newcastle Upon Tyne, y contó su historia en una entrevista con la BBC. Weynay, en el 2013, se entrenaba en el Sunderland Harriers, un club provincial de atletismo. Aquella tarde, en la conversación con la cadena estatal, ratificó sus ganas de triunfar: ”Quiero ser de los mejores del mundo. Competir contra todos y ganar. Estoy convencido que con trabajo puedo lograrlo”. Desafortunadamente, su marcha de Eritrea, el alejamiento de sus seres queridos, y la falta de apoyo en Europa, truncaron, al menos de manera momentánea, sus esperanzas.

Embed from Getty Images

Para finalizar este capítulo de la historia, es apropiado relatar la forma de vida de los jugadores que logran cruzar la frontera. Suelen fracasar en asentarse en alguna región aledaña, por razones lógicas. África, a pesar de ser un continente en constante crecimiento, sufre los mayores índices de desocupación y carencia. La mayoría se refugió en Kenia,Tanzania y Angola, naciones inestables, con altos porcentajes de pobreza: 50%, 68% y 70% respectivamente. Realidades que hacen imposible conseguir trabajo, e inclusive vivienda. Los diez futbolistas que desertaron en Botswana son un claro ejemplo de lo que sufren al momento de llegar. Se encuentran en el campo de acogidos en Duwaki, a 450 kilómetros de la capital, Gaborone. Pueden solicitar salir del campamento, pero en ese preciso instante deben mantenerse por sí solos, algo imposible en zonas con semejantes crisis humanitarias. Estos situaciones ayudan a entender porque aquella expedición de desertores tomó la decisión de intentar la hazaña de ingresar a Europa.

La mayoría se refugió en Kenia,Tanzania y Angola, naciones inestables, con altos porcentajes de pobreza: 50%, 68% y 70% respectivamente. Realidades que hacen imposible conseguir trabajo, e inclusive vivienda

El escenario es complejo, sin ilusiones de cambio a corto plazo. Las sanciones al gobierno dictatorial, que el año pasado realizó un acuerdo militar con Corea del Norte, se vienen endureciendo desde 2009, pero se limitan a la regulación en la compra y venta internacional de armas. Cuando uno hurga en internet se da cuenta que es casi imposible que la coyuntura se modifique. Los principales sostenes de Afewerki son China, India, Bulgaria, Canadá y Corea del Sur, que le entregan 400.000.000 de dólares anuales por la adquisición de cobre y mineral metálico, lo que hace que la balanza comercial cierre con un saldo positivo de 81.000.000 de dólares. Incomprensible.

Pocos países accionan directamente en territorio eritreo. Uno de ellos es Suiza, a través de la Comisión para el Desarrollo y Cooperación (COSUDE), que contribuye a proyectos sociales de cooperación en Asmara y el resto del país. Eritrea es incertidumbre, como también lo es su futuro. Se sabe poco de lo que sucede. En Europa y América no se la menciona. Mientras tanto, como si fuese una gran cárcel, los injustamente prisioneros idean planes de escape al mejor estilo Prison Break. La única certeza, entre tanto abuso de poder y miserias, es que el fútbol significa una de las pocas puertas al mundo libre.

Fuente imagen principal: Monirul Bhuiyan (AFP/Getty Images)

*Fotografía previa al inicio del partido entre Botswana y Eritrea, en Francistown. Diez futbolistas del equipo nacional eritreo pidieron asilo político en Botswana.

Ampomah, la ilusión de Beveren

Ampomah, la ilusión de Beveren

Sobre el Waasland Beveren hemos escrito y hablado en diversas ocasiones. Por un lado, aquel equipo que en los setenta y ochenta llegó a ganar en varias ocasiones la liga belga; por otro, el club en el que se formó Jean-Marie Pfaff, uno de los mejores porteros de la historia de Bélgica; o el club al que llegaron decenas de talentos marfileños como Yaya Touré, Gervinho o Eboué antes de rebotar por toda Europa; además del conjunto en el que empezó a despuntar hace apenas unos años el joven Zinho Gano. Hoy, sin embargo, toca escribir sobre Ampomah, un extremo ghanés que se está consolidando como una de las grandes perlas del equipo flamenco y uno de los futbolistas a seguir en la Jupiler Pro League.

Nana Opoku Ampomah (02.01.1996, Ghana) llegó a Bélgica a principios de 2016 procedente del Bravo Bravo ghanés para probar con el KV Mechelen. No convenció al staff técnico ni al equipo de ojeadores y se marchó del club flamenco dirección al norte, a Beveren, a únicamente 35 kilómetros de distancia, para probar suerte con el equipo de Freethiel. Allí cuajó desde los primeros entrenamientos de la pretemporada 2016/17 y la segunda semana de julio firmaba contrato por tres temporadas con opción a una cuarta con el Waasland Beveren. Sin duda, y visto su rendimiento, en Mechelen se estarán tirando de los pelos por haber dejado escapar a Ampomah.

Su primera temporada en el Waasland Beveren no fue brillante. Gozó de pocos minutos en temporada regular (265′) y fue en el último partido del certamen cuando -con un doblete ante el Saint Gilloise, en Play Off II- cerró la 2016/17 con buenas sensaciones de cara a la nueva campaña que se venía. Un jugador joven, con 21 años, que parecía adaptado al fútbol europeo tras año y medio ya en Bélgica.

Gozó de pocos minutos en temporada regular (265′) y fue en el último partido del certamen cuando -con un doblete ante el Saint Gilloise, en Play Off II- cerró la 2016/17 con buenas sensaciones de cara a la nueva campaña que se venía

Embed from Getty Images

En la 2017/18 empezó como titular indiscutible para Philippe Clement desde el primer partido y Ampomah respondió con grandes actuaciones. Dos goles y dos asistencias en los cuatro primeros partido de la temporada. Se mantuvo la tónica durante los siguientes meses. El Beveren sorprendía con buenos resultados y sus jugadores brillaban. Gano se marchaba traspasado al Oostende con la temporada comenzada; Clement abandonaba el club para marcharse a entrenar al Genk y se llevaba a Ibrahima Seck, el centrocampista más influyente del equipo y un pilar en el vestuario; y Morioka -clave en el enganche entre centro del campo y ataque- se iba traspasado en el reciente mercado invernal al Anderlecht. El equipo se desgajaba y, sin embargo, los buenos resultados han continuado. Parte de culpa tiene un Ampomah que en noviembre de 2017 estrenó convocatoria y minutos con la selección absoluta de Ghana en premio a su buena temporada con el Waasland Beveren.

Ampomah es un futbolista rápido y eléctrico, que se desenvuelve bien en ambas bandas -aunque tiende a actuar más por la derecha- y gusta de llegar a línea de fondo, apurando su velocidad en busca del pase atrás, recurso con el que ha regalado varios goles a sus compañeros (ocho goles y tres asistencias a 5.02.2018 en la 2017/18). Tiene un arranque muy potente y un gran 1v1, además de sorprender con una conducción de balón notable para un futbolista con un físico tan potente y que, a prori, pudiera parecer que prioriza la velocidad y la potencia sobre la técnica y la calidad individual.

Ampomah es un futbolista rápido y eléctrico, que se desenvuelve bien en ambas bandas -aunque tiende a actuar más por la derecha- y gusta de llegar a línea de fondo, apurando su velocidad en busca del pase atrás, recurso con el que ha regalado varios goles a sus compañeros

Tras la marcha de Clement y la confirmación de que Ampomah seguirá como jugador del Beveren hasta, al menos, final de temporada, se abre un nuevo horizonte en un Waasland Beveren que sigue confiando en pelear hasta la última jornada de fase regular por entrar al Play Off por el título. Sin Morioka ni Gano, la responsabilidad ofensiva recae ahora sobre Ampomah y Kiese Thelin, y ellos, junto con Sven Vermant, el nuevo técnico, están llevando al equipo flamenco a cotas imposibles de imaginar para sus aficionados a principio de temporada.

Fuente imagen principal: Facebook Nana Opoku Ampomah.

La irrupción de Emmanuel Dennis

La irrupción de Emmanuel Dennis

Está claro que los miembros del staff técnico de la selección de fútbol de Nigeria tienen puesto un ojo cada fin de semana en la liga belga. En la última convocatoria estuvieron William Troost-Ekong (ex KAA Gent) o Wilfried Ndidi (ex Genk), así como Uche Agbo (Standard Liége) o Henry Onyekuru (Anderlecht), y en fechas internacionales anteriores estuvieron Kingsley Madu (Zulte Waregem) o Moses Simon (KAA Gent). Además, futbolistas como Samuel Kalu (KAA Gent) o Dennis (Club Brugge) están en la lista para futuros llamados. Precisamente, Emmanuel Bonaventure Dennis (15.11.1997) es el protagonista de este artículo.

En julio de 2017, el Club Brugge pagaba millón y medio de euros por el joven atacante nigeriano al Zorya Luhansk ucraniano. A Ucrania había llegado en 2016 y los seis tantos anotados en la máxima división del fútbol ucraniano le hacían valedor de consolidarse como uno de los grandes talentos extranjeros del país

En julio de 2017, el Club Brugge pagaba millón y medio de euros por el joven atacante nigeriano al Zorya Luhansk ucraniano. A la Premier League de Ucrania había llegado en 2016 y los seis tantos anotados en la máxima división del fútbol ucraniano le hacían valedor de consolidarse como uno de los grandes talentos extranjeros del país. ”Veloz y agresivo. Si me piden describirle en dos palabras utilizo esas dos. Su paso por Ucrania no ha sido del todo fácil. Al llegar, tuvo sus faltas disciplinarias, que le llevaron a entrenar y jugar más de dos meses con el segundo equipo del Zorya Lugansk. Ante la falta de jugadores de ataque, y de gol, volvió al primer equipo. En su vuelta tardo otros dos meses en afianzarse como jugador titular. Muy inquieto, su toma de decisiones fue más que discutible. Aspecto en el que aún debe mejorar mucho. Como finalizador tampoco destacó muchísimo en todo el tiempo que jugo en Ucrania. Marco goles, pero su hiperactividad le cuesta goles cuando encara la portería rival”, explica Abraham Campomar, periodista y analista para la televisión ucraniana, a Underground Football. ”En lo que demostró poder ser un jugador con enorme futuro, ha sido los desmarques y primeras presiones. Ahí sí que es un jugador muy destacable. La espalda de la defensa para el es un pastel en la puerta de un colegio. Pica siempre tirándose a la banda izquierda, para sacar el disparo con la derecha. Su movilidad en punta saca siempre a los centrales de posición. Físicamente es un toro, y cuesta chocar contra él. Le gustó y se gustó jugando con el equipo más estirado. En la asociación no es muy bueno, pero busca apoyos y los da”, añade.

Con su llegada, el Club Brugge esperaba fichar un proyecto de futuro pensando en volver a pelear por el título de liga aquella misma temporada, pero, sobre todo, asentando las bases para ganar de forma repetida en las próximas campañas. Sin embargo, desde el primer momento destacó. Así presentaba Sergiy Serebrennikov, ex futbolista del Club Brugge e internacional por Ucrania, al joven talento nigeriano en su presentación como nuevo fichaje del equipo flamenco: ”Dennis es un jugador con mucho potencial. Hizo un gran progreso en poco tiempo y semanalmente demostró ser uno de los mejores jugadores de la liga. Es un atacante muy rápido que puede romper con una acción individual y que es impredecible. Es ambicioso y ya demostró ser un ganador. Fue muy importante para su equipo en la lucha por un billete europeo. Muchos equipos estaban interesados ​​en él”.

Embed from Getty Images

Especialmente impactantes fueron sus primeros partidos con la camiseta del Club Brugge. Con apenas 19 años se presentaba como el futbolista más desequilibrante de un frente de ataque que ya empezaba a buscar el reemplazo de José Izquierdo. Y parecía haberlo encontrado, aunque en un perfil diferente, en la persona de Dennis.

Marcó un gol en el partido de ida de la previa de Champions League ante el Istanbul Medipol Basaksehir, con un gran disparo desde la frontal. Tres días después hizo doblete en la primera jornada de liga (0-4 vS Lokeren), con dos tantos donde demostró su capacidad para romper a las defensas aprovechando su velocidad y destrozando a los centrales con balones al espacio o a la espalda de los mismos. En la jornada tres marcaría y asistiría, en la jornada cuatro volvería a marcar. Únicamente una lesión, que lo tuvo ausente varias semanas de los terrenos de juego, pudo frenar su meteórico ascenso.

Asentado en el 1-3-4-1-2 de Ivan Leko, Dennis ha demostrado ser un delantero totalmente complementario a sus compañeros. Sobre todo a Wesley Moraes, su acompañante en el frente de ataque. Wesley es un delantero centro al uso, tradicional. Un portento físico que fija a los centrales y abre espacios a Dennis gracias a su lucha sin fin con los hombres que lo marcan. Dennis cae a banda, baja a recibir al centro del campo, tira desmarques… Es un delantero centro que aporta movilidad y desequilibrio al equipo, sentenciando a las defensas rivales cuando tiran el fuera de juego demasiado arriba.

Dennis cae a banda, baja a recibir al centro del campo, tira desmarques… Es un delantero centro que aporta movilidad y desequilibrio al equipo, sentenciando a las defensas rivales cuando tiran el fuera de juego demasiado arriba

A día de hoy (4.12.2017) las cifras de Dennis (once goles y dos asistencias en 20 partidos) son notables y han generado el interés de numerosos clubes europeos en su fichaje, además del pensamiento generalizado de, porqué no, participar en la próxima Copa del Mundo con Nigeria si mantiene el alto nivel en el equipo que más opciones tiene de levantar el título en la liga belga.

Fuente imagen principal: Belga Photo News.

Samuel Kalu y Moses Simon, dos nigerianos en Gante

Samuel Kalu y Moses Simon, dos nigerianos en Gante

Pocas cosas positiva se pueden sacar de la temporada 2017/18 del KAA Gent. Tras más de 20 millones gastados desde enero de 2017, el equipo flamenco sufre por entrar en el Play Off por el título y ha tenido que destituir a Hein Vanhaezebrouck –el mejor técnico de su centenaria historia- para remontar el vuelo. Sin embargo, entre tantos tonos grises y un fútbol que remonta poco a poco en calidad, hay dos figuras que destacan jornada tras jornada. Y ambas comparten nacionalidad. Son Moses Simon y Samuel Kalu.

Moses Simon (12.07.1995, Jos, Nigeria) llegó al KAA Gent en enero de 2015. Los belgas habían pagado 650.000 euros al Trencin eslovaco por un futbolista que apenas superaba los 20 años y que únicamente era internacional sub20 con Nigeria. Dos meses después ya había debutado con la absoluta. Jugó nueve partidos de fase regular con números espectaculares (seis goles y cuatro asistencias) que lo colocaron en el foco de la atención mediática.

‘’Cuando llega a Bélgica (Simon) fue una sensación absoluta. Nadia podía pararle. Louwagie (Director técnico del KAA Gent) declaró después de un triplete contra el Lokeren que vale 20 millones de euros, y fue el gran detonador del sprint final del Gent hasta el título. Solo Stergos Marinos (Sporting Charleroi), con la ayuda de su entrenador, Felice Mazzù, pudieron pararle aquel año’’, declara Guillaume Gautier, periodista belga de Sport Foot Magazine.

Embed from Getty Images

No tardaron en aparecer por un Ghelamco Arena que celebraba el primer título de liga de su historia clubes de grandes ligas europeas interesados en Moses Simon. Premier League, liga francesa, Bundesliga… Y entre todos ellos destacaba un AS Monaco que se había caracterizado por fichar talento joven y jugadores rápidos, habilidosos y autosuficientes con el balón en los pies. Era la definición exacta de un Moses Simon que progresaba partido a partido y aprendía tácticamente de un Vanhaezebrouck que había ganado la liga desde la pizarra, con un 3-5-2 que reventó la liga belga.

Exactamente dos años después, en enero de 2017, aterrizaba en Gante Samuel Kalu (26.08.1997, Abia State, Nigeria), también desde el AS Trencin eslovaco y por una cifra algo superior a la de Moses Simon: un millón de euros. Con Vanhazebrouck todavía en el banquillo, Kalu aterrizó con un impacto similar al de su compatriota: dos goles y tres asistencias en los ocho últimos partidos de fase regular previos al Play Off por el título, llegando Kalu a debutar en Europa League ante el Tottenham Hotspur.

‘’A mi me gusta mucho Kalu. Tiene una capacidad de desborde tremenda, su uno contra uno es previsible pero funciona gracias a su gran velocidad. Su mejor versión es la de extremo derecho, con desborde y centro al área, lo que hace con una gran precisión y una buena elección de la trayectoria. Asociado a un gran rematador, podría ser un jugador con 10 asistencias por temporada, sin problema. No le falta gol, pero su posición en el campo (no a pie cambiado) no le ayuda para sumar goles’’, explica Guillaume Gautier.

Embed from Getty Images

Con experiencia en la posición de carrilero, ambos futbolistas han ganado en consistencia defensiva de la mano de Vanhaezebrouck. Sin embargo, ahora, con Vanderhaeghe, son los extremos –cada uno en una banda- de un KAA Gent que habla nigeriano, pues también Anderson Esiti (centrocampista) es de nacionalidad ngieriana.

‘’Creo que a Simon le falta regularidad para ser considerado como un jugador clave de la liga, pero tiene las cualidades. Pero para el día a día competitivo, Kalu me parece más fiable que Simon, que queda en un hombre de apariciones puntuales’’, sentencia Gautier. Esta temporada (a 20.11.2017) Kalu suma cuatro goles y dos asistencias en once partidos; mientras que Moses Simon ha anotado tres tantos y dado una asistencia en doce apariciones. Únicamente el japonés Yuya Kubo está a su altura en la aportación goleadora al equipo flamenco.

Tras la marcha de Vanhaezebrouck y las ventas de Laurent Depoitre, Matz Sels, Sven Kums o Kalifa Coulibaly –las cuatro por un total de 27 millones- parece evidente que las próximas grandes ventas del club de Gante serán Moses Simon y Samuel Kalu, dos nigerianos que aportan regate y velocidad a la liga belga.

Fuente imagen principal: BELGA PHOTO.

ConIFA, el mundial de los olvidados

ConIFA, el mundial de los olvidados

La lista de invitados está completa. Para algunos será la primera vez que participen en un evento de esta talla, otros repiten participación. El título no es obsesión para la mayoría de los competidores, que tienen como objetivo principal disfrutar al máximo la experiencia. 2018 será un año inolvidable para todos ellos, en la máxima fiesta de su fútbol.

El escenario de esta fiesta no será Rusia, ni serán 32 los participantes. 16 selecciones que representan a naciones, regiones y poblaciones minoritarias participarán en la tercera edición de la Copa Mundial ConIFA, a celebrarse del 31 de mayo al 10 de junio en Londres, lejos de los reflectores y el impacto mediático que atrae la Copa del Mundo de la FIFA.

La Copa Mundial ConIFA se celebra del 31 de mayo al 10 de junio en Londres, lejos de los reflectores y el impacto mediático que atrae la Copa del Mundo de la FIFA

La Confederación de Asociaciones de Fútbol Independiente (ConIFA, por sus siglas en inglés) es la federación de fútbol que desde 2013 agrupa a las asociaciones no reconocidas por la FIFA, entre las que se encuentran naciones, naciones de-facto, regiones, poblaciones minoritarias y territorios que se encuentran aislados del deporte. A través de su labor, la ConIFA tiene como objetivo construir puentes entre los pueblos, las naciones, las minorías y las regiones aisladas de todo el mundo a través de la amistad, la cultura y la alegría de jugar al fútbol”.

El precedente de la ConIFA lo sentó la Non-FIFA Board (N-F Board), organización nacida en 2003, como iniciativa de Christian Michelis y Jean-Luc Kit para dar espacio a los territorios que la FIFA no aceptaba como miembros. Uno de los principales logros de la N-F Board fue la VIVA World Cup, celebrada en cinco ocasiones, donde selecciones de los diversos territorios y poblaciones tuvieron la oportunidad de disputar una competición internacional por primera vez.

La Confederación de Asociaciones de Fútbol Independiente (ConIFA, por sus siglas en inglés) es la federación de fútbol que desde 2013 agrupa a las asociaciones no reconocidas por la FIFA

Sin embargo, la N-F Board se deshizo en 2013 debido a conflictos internos, al mismo tiempo que ConIFA ganó prestigio y reconocimiento. Para Sascha Düerkop, secretario general, la meta principal de la organización es dar lugar en el escenario global a los “forasteros” del fútbol. A través de este espacio, los jugadores de las diversas selecciones pueden jugar fútbol a nivel internacional de forma regular o por primera vez, e incluso en algunos casos permite cumplir el deseo de representar a otra nación, a pesar de jugar para un país reconocido por la FIFA.

Al respecto, Sarhank Nader, jugador de la selección de Kurdistán y también seleccionado de Irak, compartió para Al-Jazeera su sentir acerca de la oportunidad que brinda ConIFA: “Cuando juego para la selección de Iraq me siento un poco extraño. No siento que estoy representando a mi nación sino a un estado compuesto. Pero cuando juego por mi pueblo, me siento tan emocionado como si estuviera a punto de casarme”.

Incluso en algunos casos permite cumplir el deseo de representar a otra nación, a pesar de jugar para un país reconocido por la FIFA

La ConIFA cuenta en la actualidad con 47 miembros, ocho más que la N-F Board a su final, y los divide en seis zonas continentales: África, Asia, Europa, Latinoamérica, Norte América y Caribe y Oceanía. Además de regir los juegos amistosos y celebrar el Campeonato Mundial ConIFA cada dos años, la organización, con sede en Suecia, organiza la Copa Europa de Fútbol ConIFA; la intención a largo plazo es realizar más campeonatos continentales, además de incrementar los torneos internacionales e incluso dar pie a la creación de equipos femeniles y juveniles.

El órgano rector de los forasteros se financia a través de patrocinios y donativos, así como de lo recolectado en los torneos que organiza, y sus miembros participan de forma voluntaria. La Copa Mundial no otorga beneficio económico e incluso su realización llega a representar pérdidas económicas, pero ni eso logra hacer mella en los organizadores y los participantes.

Dada la naturaleza de varios de los representativos, mantener la neutralidad política puede ser difícil para los jugadores y para la organización. Tal ha sido el caso de presiones recibidas por parte de Georgia y Azerbaiyán, ante la realización de la Copa del Mundo 2016 en Abjasia, territorio en el norte de Georgia, o de China ante la participación del Tíbet en la edición de 2018. Ante estos escenarios, Düerkop asegura que ConIFA hace todo lo posible por dejar lo político atrás, enfocándose en la parte deportiva y cultural.

LA COPA MUNDIAL ConIFA

La primera edición del torneo se llevó a cabo en 2014, teniendo como anfitrión a Laponia, en Östersund, Suecia. A la par del evento se llevó a cabo un evento con el fin de promover la diversidad cultural de los 12 participantes, ocho de los cuales ya habían disputado la Viva World Cup.

Los invitados al evento inaugural fueron el Kurdistán iraquí; Padania (región del norte de Italia); Laponia (representante del pueblo Sami de Suecia, Finlandia, Noruega y Rusia); la selección del Condado de Niza (Francia); el Pueblo Arameo (Asia); la república de Nagorno-Karabaj (población de mayoría armenia en Azerbaiyán); la región de Occitania (Francia, Italia y parte de España); Osetia del Sur (Georgia), Abjasia (parte de Rusia y Georgia); Darfur (región oeste de Sudán); la selección de Ellan Vannin (Isla de Man) y el representativo de Tamil Eelam (diáspora Tamil de Sri Lanka).

El título de la edición 2014 se lo llevaría el Condado de Niza, tras derrotar en penales a la selección de Ellan Vannin. El cuadro de honor lo completaría el Pueblo Arameo, que derrotó a Osetia del Sur en la lucha por el primer puesto.

El siguiente anfitrión sería Abjasia, en 2016. Por primera vez se llevó a cabo un sistema de calificación al Mundial, donde los partidos y torneos amistosos servirían como parámetro para otorgar los lugares. En este torneo hicieron su debut las selecciones de Armenia Occidental, Chipre del Norte, Islas Chagos (archipiélago en el Océano Índico), Punjab (diáspora punjabi), Recia (parte de Suiza), Somalilandia (región autónoma de Somalia), País Székely (etnia húngara en Rumania) y Coreanos Unidos en Japón (diáspora coreana), sumándose a Abjasia, Kurdistán, Laponia y Padania.

Para la edición 2016 se llevó a cabo por primera vez un sistema de calificación al Mundial, donde los partidos y torneos amistosos servirían como parámetro para otorgar los lugares

La Copa no contó con la participación del campeón reinante, Niza, debido a recomendaciones de no viajar a Abjasia por seguridad. El título se definió de nueva cuenta en penales, coronándose la nación anfitriona frente a la selección de Panjab, mientras que Chipre del Norte ocupó el tercer lugar.

Para la edición a disputarse en 2018 el cupo aumentó a 16 equipos, calificándose mediante el sistema de ranking por puntos a través de partidos amistosos. El anfitrión será la diáspora somalí (Barawa), pero el torneo se llevará a cabo en Londres por cuestiones de seguridad. Abjasia y Padania participarán por tercera vez, con Tamil Eelam, Armenia Occidental, Punjab, Ellan Vannin, Coreanos en Japón y el País Székely teniendo su segunda oportunidad.

Las selecciones que participan por primera vez serán los Barawa, en su papel de anfitriones; Cabilia (norte de Algeria); Matabelilandia (oeste de Zimbabwe); Felvidék (minoría húngara en Eslovaquia); el Tíbet; Cascadia (región de Estados Unidos y Canadá) y Kiribati (estado soberano en el Océano Pacífico), destacando la participación de estos últimos como primeros invitados de Norteamérica y Oceanía, respectivamente

El cupo aumentó a 16 equipos para la Copa Mundial ConIFA 2018, calificándose mediante el sistema de ranking por puntos a través de partidos amistosos

Con los 16 invitados ya definidos, el sorteo de los grupos se hará en las próximas semanas, quizá a la par del sorteo para Rusia 2018. Competir con un evento de esa magnitud claramente no está en los planes, pero los objetivos a futuro están bien definidos. El glamour, los millones en juego y las asistencias multitudinarias no son prioridad. Para la ConIFA, lo importante es que sus miembros sientan que hay lugar para ellos en el mundo del fútbol.

Fuente imagen principal: ConIFA.

Soñar con Ken Sema

Soñar con Ken Sema

Fueron 200.000 euros, una cantidad grande pero que todavía se puede expresar sobre el papel con un lenguaje matemático sin que nos bailen los ceros. Es poco, y es extraño encontrar un jugador disputando competición europea que haya costado ese dinero. También nos choca que esos 200.000 euros hayan ido a parar a un club de la tercera división sueca; es mucho. Es lo que pagó el Östersunds por Ken Sema (30.09.1994, Norrköping, Suecia) al Lujungskile.

Entre esos dos planetas distanciados casi que por un sistema planetario se ha venido moviendo el Östersunds en su propio viaje a la Luna. Fueron ordenados y empezaron por el barro. De ahí surgió Sema. Se le puso el ojo hará un tiempo en uno de los tantos partidos a los que solía acudir Graham Potter tras dedicar más horas a conducir que a ver el partido. No porque fuese un parabólico sin nada que hacer un domingo de selecciones en Suecia, sino porque el club para el que trabajaba no tenía los suficientes recursos para disponer de unos ojeadores. Aquel club era el Östersunds y Graham su entrenador.

Graham Potter: ”Todos nos conocían y pensaban “estos idiotas han venido desde Östersund””

Se empieza a soñar despierto, y mientras lo estuvo a Graham Potter también le dio por visitar un campo de quinta división sueca. Fue a rascar al Svedjevallen y se acabó encontrando con Curtis Edwards jugando para el Ytterhogdal. Este julio lo fichó. Titular en San Mamés.

Cuco Ziganda sobre Sema: ”Es un jugador muy bueno”

Ambos (Sema y Edwards) son jugadores claves para el paradigma del técnico inglés, pero la luz propia con la que brilla Sema nos impide mirar hacia otro lado. El que es el flamante internacional sueco está hiriendo de muerte a cada una de las defensas a las que se enfrenta. Es un puñal. Su última víctima ha sido el Athletic Club, al que pudo herir de muerte.

La sangre es muy escandalosa, pero certera. Se es certero con Ken Sema afirmando que es más de lo que parece. Tras un primer vistazo se le esboza en nuestras cabezas como el típico jugador negro de ”dos metros” que corre mucho y siempre hacia portería. Pero mide 1.77m, y el resto no es mentira. Lo que ocurre es que más allá de estos prejuicios asoma la realidad con 21 intervenciones en goles siendo 16 de ellas con asistencias.

Embed from Getty Images

Como extremo izquierdo de un 4-4-2 o 3-4-3 se muestra como un jugador especial debido a que se adapta a todas las propuestas. A partir de su presteza daña tanto cuando su equipo tiene el balón como cuando no le dejan disponer de él. Tampoco se queda en que dañe con un ataque certero, sino que asombra con su número de intervenciones. Es un jugador pesado e igual de hiriente acercándolo al área como alejándolo. Se le ve disfrutar y hacer disfrutar tanto asociándose como corriendo al espacio. Que además no huye de ir al choque para recuperar el balón. Es un jugador sacrificado que siempre se implica en el juego, lo que es imprescindible para un bloque pragmático pero al que le gusta viajar con el balón. Se trata de disponer de dos jugadores en uno, de un imán de balones que podrían no llegar a nada. Potter ha hecho magia, no tiene que equilibrar la balanza poniendo en el otro extremo a un pelotero con un héroe de barro como el sueco. Teniendo a Ken Sema viajas a toda velocidad y además te llevas a todos contigo. 

No dispone ni del mejor control ni del mejor regate y tampoco del mejor físico, pero embauca verlo zafarse de los contrarios una y otra vez. Se trata del típico extremo insistente y consistente en el uno contra uno que tantos problemas soluciona en el fútbol actual. Increíblemente fiable. Una prueba es que los rivales tienden a ser cambiantes proponiendo una lucha física para pasar a una lucha técnica, y viceversa.

No dispone ni del mejor control ni del mejor regate y tampoco del mejor físico, pero embauca verlo zafarse de los contrarios una y otra vez

Su zurda tampoco aparenta ser la autora de 16 asistencias y 5 goles. No es el ejemplo del golpeo de balón más ortodoxo, pero se basta con que su pierna siempre le obedezca. Es una noticia fantástica disponiendo de una pierna tan musculada y potente en un cuerpo que todavía alcanza para ser ágil y fino. Está al límite, pero sus balones entran.

El  jugador sueco juega a otro ritmo. Su secreto es que corre y piensa más rápido que los demás. Y eso, eso permite soñar al Östersunds.

Fuente imagen principal: JONATHAN NACKSTRAND (AFP/Getty Images)