Acudir a tres Mundiales como seleccionador de tres países diferentes no está al alcance de prácticamente nadie. Sin embargo, el Bolillo Gómez, tal y como se conoce al actual seleccionador de Panamá, no se ha quedado ahí. Ha enriquecido este meritorio expediente con un logro todavía mayor al hacerlo desde el banquillo de selecciones alejadas del olimpo del fútbol mundial. Ecuador y la propia Panamá nunca antes habían aparecido en un Mundial y ha sido la mano del entrenador colombiano la que les ha permitido dar el salto al mayor evento futbolístico del mundo.

Nacido en Medellín y desde siempre vinculado al fútbol, primero como jugador y más tarde como entrenador, el Bolillo Gómez es una figura casi desconocida en Europa y que, a pesar de su brillante currículo, tampoco goza de amplia notoriedad en Suramérica. El motivo es posiblemente el hecho de que su carrera profesional, iniciada en la década de los 70, siempre se ha desarrollado lejos de las ligas y países que más captan nuestra atención. Colombia, Ecuador, Guatemala y ahora Panamá han visto crecer a Hernán Darío Gómez y, en la mayoría de los casos, son estos los países que le han acompañado en su camino al éxito.

Bolillo Gómez ha clasificado para el Mundial a Colombia (98), Ecuador (2002) y Panamá (2018)

Tras destacar en Independiente de Medellín y Atlético Nacional su carrera como futbolista se ve truncada en 1984 por una grave lesión de rodilla. El salto a los banquillos era el paso natural para alguien que vivía por y para el fútbol y que todavía tenía menos de 30 años. La oportunidad, como muchas otras que vendrían después, aparece de la mano del entrenador colombiano por excelencia, Pacho Maturana. Entre 1987 y 1990 el Bolillo Gómez se convierte en el segundo de Maturana durante el exitoso periplo de éste en Atlético Nacional cuyo punto álgido es la Copa Libertadores de 1989 obtenida frente a Olimpia de Asunción (primer equipo colombiano en lograrlo). De acuerdo a un modelo prácticamente inexistente en el fútbol actual, durante esas temporadas ambos compaginan el manejo del conjunto verdiblanco con la dirección del combinado nacional de Colombia. Aquellos años son históricos para una selección cafetera que con el tándem Maturana – Gómez (el primero más reflexivo, el segundo más volcánico) participa en los Mundiales de Italia 90 y USA 94 donde presenta un plantel que enamora al mundo con jugadores como Higuita, Valderrama, Rincón, Perea…

Embed from Getty Images

En 1990 Bolillo Gómez es ya primer entrenador de Atlético Nacional y alcanza con el club de Medellín su primer título liguero en 1991. Este título se vería acompañado en su primer año por la Copa Interamericana conseguida frente a los mexicanos de Pumas UNAM (competición ya desaparecida que enfrentaba al ganador de la Copa Libertadores con el ganador de la Copa de Campeones de la Concacaf). Tras finalizar su primera aventura como responsable directo de un banquillo de primer nivel, Hernán Darío Gómez toma en 1995 el relevo de Pacho Maturana al mando de la selección de Colombia. El objetivo está claro, continuar con la senda marcada por su maestro clasificando de nuevo a Colombia para el Mundial de Francia 98. La fase clasificatoria se inicia rozando la perfección hasta tal punto que el seleccionador colombiano es designado por la prensa de Uruguay como el Mejor Técnico de Suramérica en 1997. Sin embargo, el resultado mundialista está lejos de ser el esperado, incluso su estrella Faustino Asprilla es expulsada de la concentración, y al igual que en USA 94 Colombia se vuelve a casa en la primera fase con sólo una victoria. Tras el Mundial, y después de más de 10 años en diferentes responsabilidades dentro del combinado colombiano, el Bolillo Gómez toma las riendas de la selección del vecino Ecuador (Pacho Maturana, una vez más, le había precedido entrenando a Ecuador hasta 1997).

Su carrera como técnico fue durante muchos años de la mano de la de su compatriota Pacho Maturana

La Tri, como llaman cariñosamente a su selección en Ecuador, nunca antes había participado en un Mundial y es bajo la batuta del seleccionador colombiano cuando vive su primera experiencia mundialista. El segundo puesto que logra Ecuador en la fase de clasificación para el Mundial de Japón y Corea en 2002, acompañado de una histórica victoria contra la Brasil que luego se proclamaría campeona del mundo, encumbra a Bolillo Gómez a los altares del fútbol ecuatoriano. Si bien, una vez más, el Mundial se le resiste y Ecuador se ve superada en la primera fase por Italia, México y Croacia, selección esta última contra la que cosecha su única victoria. En 2004, tras una mala Copa América, Hernán Darío Gómez renuncia al cargo pasando poco después a dirigir a la selección de Guatemala donde su desempeño no es el esperado y además soporta una humillante derrota por cinco a cero contra la selección argentina sub 23. Tras cesar como seleccionador, a partir de 2008 ocupa sucesivamente los banquillos de Independiente Santa Fe de Bogotá, de su conocida selección de Colombia y de Independiente de Medellín donde se hace con el subcampeonato nacional en 2013.

En febrero 2014 el Bolillo Gómez regresa a Centroamérica para iniciar su actual aventura como seleccionador de Panamá. Allí le toca sustituir en el banquillo canalero al mito local Julio César Dely Valdés quien había llevado a su país a las puertas del Mundial de Brasil 2014. El objetivo, tanto de la Federación de Panamá como del propio seleccionador, queda claro en la presentación oficial del seleccionador. En ella, el Bolillo Gómez afirma que “yo sólo busco la gloria de ir a mi quinto Mundial y Panamá es el equipo del área que mejores opciones presenta para llegar al Mundial”. Dicho y hecho. A la primera, tras una serie de carambolas que en esta ocasión si favorecieron a Panamá, la selección canalera elimina a la favorita Estados Unidos y pasa a formar parte del selecto club de selecciones mundialistas. Panamá será en Rusia la cenicienta del Mundial pero los partidos contra Inglaterra, Bélgica y Túnez se seguirán sin duda con enorme emoción entre los panameños.

Embed from Getty Images

Cinco mundiales, tres de ellos como primer entrenador, y la clasificación de dos selecciones novatas para la cita mundialista permiten al Bolillo Gómez situarse a la par de técnicos muy renombrados. Washington Tabarez (cuatro con Uruguay), Henri Michel (cuatro con Francia, Camerún, Marruecos y Costa de Marfil), Bora Milutinovic (cinco con México, Costa Rica, EE.UU, Nigeria y China) y Carlos Alberto Parreira (seis con Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Brasil (dos), Arabia Saudí y Sudáfrica) son grandes mitos de los Mundiales y pese a su menor notoriedad, el entrenador de Medellín no les anda a la zaga. Por si esto no fuera poco, además, Hernán Darío Gómez es con más de 230 partidos el quinto seleccionador de la historia con más partidos al frente de un combinado nacional. Sin duda, un seleccionador de primer nivel.

Sólo Washington Tabarez, Henri Michel, Bora Milutinovic y Carlos Parreira acumulan más participaciones como directores técnicos en la cita mundialista que el Bolillo Gómez

Las capacidades del Bolillo Gómez como entrenador están totalmente contrastadas si bien éstas no pueden ocultar una vida personal ciertamente convulsa. Siempre con el fútbol como hilo conductor el entrenador de Medellín ha afrontado experiencias dignas de la mejor de las telenovelas. En el Mundial de USA 94, antes del partido que enfrentó a Colombia con la selección local, la familia del Bolillo Gómez fue amenazada de muerte si su hermano, Barrabás Gómez, seguía siendo titular con Colombia lo que supuso el abandono del fútbol por éste. Años después en Ecuador, tras una polémica surgida por dejar fuera del combinado sub 20 al hijo del expresidente de Ecuador, Abdalá Bucaram, el seleccionador es atacado y herido de bala. Posteriormente, su extensa hoja de sucesos se amplía todavía más cuando su segunda etapa en la selección de Colombia termina abruptamente al tener que dimitir tras golpear violentamente a una mujer en un bar a altas horas de la noche. En definitiva, un entrenador muy exitoso en lo deportivo pero con más presencia de la deseada en las páginas de sucesos de los informativos.

Fuente imagen principal: Agencias.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!