La verdadera patria del hombre es la infancia, haciendo alusión a la definición de Rainer María Rilke compartida por ilustres como Baudelaire o Antoine de Saint-Exupery. Con total seguridad se trata de una afirmación que suscribiría Victor Nelsson, central del FC Nordsjælland que con 19 años ya ha alcanzado los 50 partidos disputados en Farum. Uno de los más jóvenes en conseguirlo en la Superliga, a la altura de Jesper Grønkjær. Un nuevo habitual en las listas de jóvenes promesas.

Su ídolo es Xabi Alonso y su equipo preferido el Chelsea

Su infancia guarda una estrecha relación con el Hornbæk IF y su padre, entrenador de su primer equipo. Su primer entrenador con 4 años de edad. En palabras de Victor Nelsson: ” Allí es dónde aprendí a conocer el juego, por lo que guardo un gran recuerdo”. Pocos ligan su infancia y su inherente jovialidad a la primera incursión en la táctica, lo que denota que Victor es diferente. Sobre todo deduciendo la influencia que habrá tenido su padre en su formación futbolística. Crecer viviendo lo que significa gestionar unos recursos. Ser un adepto de Xabi Alonso y el Chelsea. Ser un devoto de la táctica. Ni mejor ni peor, sino diferente.

”Como jugador debo ser una figura dentro y fuera del campo”

No se puede entender su presente sin su pasado como pivote, al igual que para comprender a Victor Nelsson debemos saber qué significa haber sido formado en el Nordsjælland desde los 14 años. Ser un jugador modelado en Farum te asegura ser un futbolista único. Es por ello que un equipo con una media de edad de 22,4 años siempre pelea por las primeras posiciones, porque no hay otro conjunto igual en todo el fútbol danés. Han conseguido una identidad. Está repleto de jugadores con los que no irías a disputar una final pero que te enamoran por tener siempre unos rasgos muy marcados: un portero que destaca por los pies, laterales ambidiestros, un central reconvertido… Locos. Claro está que en la hora de la verdad es un plantel que se acompleja, pero es justo ahí cuando Victor se hace grande. Ya nadie recuerda a Maxsø, un central con jerarquía en su etapa en el Right to Dream Park que marchó esta temporada hacia Turquía.

El contexto táctico en el que se encuentra propicia salir a gol encajado por partido, pero es él -en parte- el que evita que en la mayor parte las ocasiones el número de goles recibidos sea menor que el de los anotados. El Nordsjælland es un conjunto que viene gozando año tras año de una batería ofensiva increíble, pero que desde Simon Kjær hasta ahora no había encontrado jugadores especiales en la zaga, como es el caso de Bartolec, Mini o Nelsson, el principal talento defensivo. Cuando tienes un seguro de vida por línea, puedes competir ante cualquiera. Esto ocurrió en el inicio de temporada en Farum con Nelsson, Jensen y Marcondes en el once.

Embed from Getty Images

El danés ha conseguido su cometido individual, aunque cueste entenderlo en un equipo que ha encajado 41 goles en 25 jornadas. Tiene mérito partiendo de su inexperiencia como zaguero, pero esta rápida aclimatación tiene su explicación a partir de su rol como líbero tan similar al que ejercía como pivote en el pasado. Es el mediocentro más importante ejerciendo como defensa, lo que indica que se trata de una figura bastante cerebral. Demasiado para tratarse de un talento físico. Con piernas que trazan una línea hacia el infinito que le permiten abarcar mucho. Es un tipo muy largo, pero que engaña. Estamos en la época de las piernas largas y aunque las suyas no sean las más coordinadas como para tener una capacidad de reacción reseñable, goza de un físico que le permite ser arrollador defensivamente: un imán. Sin dejar de destacar su técnica defensiva, debido a que es un central que siempre tiene el cuerpo a una altura baja y que, sobre todo, sigue el balón. No es que sea ágil, sino que para el riesgo que asume es bastante ortodoxo. El fútbol inglés le ha marcado porque es un maestro del tackle. Ahí podrían residir sus problemas en el futuro: en perseguir a todo y a todos. Le encanta chocar. Le gustan los señuelos. Aunque en los partidos que le han obligado a abarcar más metros se ha mostrado consecuente y ha sabido mantener una distancia de seguridad para disuadir al rival. Aún así, él destaca por anticipar y no por correr hacia atrás, situación que pone en evidencia su pesadez, más que lentitud.

Dentro de su técnica defensiva goza de un variopinto repertorio de bloqueos y despejes que le hacen salvar un gol cada dos partidos. En la misma línea despejar también es un arte y lo está interiorizando, aunque respondan mejor sus pies que su cabeza. Ya entiende que las bandas y el golpeo con el interior son sus dos aliados. Al no ser un jugador que destaque por su capacidad de reacción en el juego aéreo se impone más por su talento físico que por su técnica, debido a que si el balón le sobrevuela inesperadamente no lo cazará. Al achicar tanto los espacios se suele imponer en los duelos aéreos pero esa naturaleza le castiga en el área, zona en la que en estático puede fallar, aunque ha salido airoso de verdaderos bombardeos. Incluso como salvador ante todo un Federico Santander, que justó consiguió anotar en una jugada que deja hundido a Nelsson, que calcula mal los tiempos y se queda clavado mientras que Santander remata. Su juego aéreo necesita tiempo para poder dar puntos, porque tiene todo lo demás para hacerlo suyo.

Su técnica con balón está por encima de la media, pero no destaca por ello. Puede respirar con el balón, pero no es un gran pasador, debido a que no tiene un golpeo fino. Este tipo de técnica hace que sus balones salten demasiado para llegar a los demás o vayan demasiado fuerte en los envíos en largo. Por ello actúa de parabrisas. Aún así, tiene la capacidad de ver con agilidad el espacio y el momento para romper líneas, sin reparar mucho en qué pierna usar, aunque sea claramente diestro. En ese momento siempre lanza un pase tenso que le hace parecer dócil en los envíos. Tampoco duda en traspasar líneas conduciendo, momento en el que entran en contraste ese corpachón y sus pasitos con el balón. Es de agradecer que parezca una hormiga guardando la comida cuando pasa la medular con el esférico. Si nota al rival cerca se gira y si le toca se tira. Fue mediocentro. Por esa experiencia pasada debería mostrarse creativo en una liga como la danesa, pero por el momento lo ha sido en contados momentos y en muchos de ellos con la Selección sub-21. Queda la duda -personal- de qué sería esa fijación con Xabi Alonso en un equipo más recogido y con un entrenador que supiese pulir el golpeo. Él estaría encantado.

Victor Nelsson ha mostrado todas estas características en un once que venía configurándose a partir de un 5-3-2 en el que Nelsson se ha ido ganando la posición de ”líbero” en la zaga tanto en las inferiores de la selección como en el FCN. En una defensa mixta dentro de un sistema que Kasper Hjulmand ha empleado para dotar al equipo de unas potentes transiciones, sobre todo con un lanzador excelente como Jensen y un jugador excelso al espacio como Asante, ambos potenciados por la profundidad de los laterales. El problema es que cuanto más rápido va el balón, este más rápido vuelve. Ahí ha sido vital Nelsson debido a que con 18 años fue el elegido para hacer viable un sistema con balón y sostenerlo sin él. Dar empaque.

  • Facebook
  • Twitter

Posición de Nelsson en defensa posicional.

El danés ha dotado a un equipo tan delicado de resiliencia. En base a un talento físico y mental, ha conseguido que el equipo pueda parecerse a un bloque ante equipos de menor entidad, a los que ganar siempre es fundamental para aspirar a un título. Ha colaborado en el hito que supone que el equipo pueda viajar junto en base a un menor ritmo -él en pocas ocasiones puede o le dejan subirlo- desde la base y ejercer como el único hombre que realiza una presión efectiva en un equipo demasiado pegajoso. En la salida de balón ejerce como eje, rol desde el que se erige como pasador seguro o, en raras ocasiones, como rompelíneas para aclarar el camino a un tipo tan vertical como Jensen o bien para realizar un pase en largo si el rival sólo presiona con un delantero y se encuentra en superioridad con un 3×1. Sin balón ejerce como stopper para barrer al hombre libre del rival, cosa que consigue en muchas ocasiones. Los barre literalmente, lo que le permite reanudar el juego con rapidez para ofrecer a su equipo lo que necesita: una superioridad numérica de la que nunca goza por jugar con dos interiores en la medular. Se ha ganado un nombre como marcador en Dinamarca, donde se muestra soberbio. Por lo que se le destaca, al igual que en los partidos grandes en los que permite que el equipo no se hunda. En estos escenarios muestra taras propias de alguien que lleva menos de un año como zaguero y algo más como profesional. Pero se hace grande, mucho. Parece que los balones vayan a él y es ahí cuando el equipo tiene la confianza para dejar de meter el pie erróneamente y tan sólo pasar a molestar al poseedor de la pelota. Saben que si obstaculizan a aquel que quiera adentrarse en el área, este llegará trastocado y morirá en la orilla. Aunque realmente no sea tan seguro como aparenta, trasmitir tranquilidad en un equipo esquizofrénico tiene mérito.

  • Facebook
  • Twitter

Nelsson anticipando ante Santander llegando a ocupar la posición de un pivote.

El talento mental emerge de la capacidad de no ser desquiciado en un equipo tan exasperante para propios y extraños. Es un tipo frío con un estilo de juego que propicia los chispazos. Es el elegido para marcar el fuera de juego -labor que realiza con solvencia-, sabe en qué zonas salir y en cuáles perder el balón, por lo que tácticamente está mejor formado que la media de jóvenes en su posición. Perdonen la expresión, pero no es una cabra loca. Siempre decide, y casi siempre bien.

Las dudas sobre su potencial emergen ante todo en base a la liga que disputa. Los zagueros no suelen destacar en la Superliga danesa por su bajo nivel defensivo, aunque los que destaquen sean del mismo corte. Tiene de su parte que juega en un equipo que le expone más que cualquier otro incluso en Europa y que ha respondido con solera ante tal reto. Lo que pueda llegar a ser lo marcará la cantidad de metros que tenga que cubrir para llegar destacar. 

(Vídeo de elaboración propia)

Fuente imagen principal: Boesenphoto.dk.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!