A las puertas del Mundial de Rusia, la selección anfitriona tiene pocas esperanzas a las que agarrarse a la hora de realizar un buen papel. Stanislav Cherchesov cuenta con un plantel veterano, escaso de talento y con ese carácter frío tan soviético que ni siquiera les hace temibles por jugar en su feudo. Su antecesor en el cargo, Fabio Capello, se esforzó por revitalizar el fútbol en Rusia, de hecho suya fue la petición a la federación para limitar la invasión de jugadores extranjeros y dar posibilidades a los jóvenes que estaban despuntando en las categorías inferiores, llevando a Rusia a conquistar la Euro U-17 en 2013 y el subcampeonato en la Euro U-19 de 2015. A los mandos de ambas selecciones estaba Aleksandr Golovin al que el propio Capello dio la alternativa en la selección absoluta cuando tan solo contaba con 19 años de edad y que se ha convertido en la gran esperanza rusa. De presente y de futuro.

A las puertas del Mundial de Rusia, la selección anfitriona tienes pocas esperanzas a las que agarrarse a la hora de realizar un buen papel. Stanislav Cherchesov cuenta con un plantel veterano, escaso de talento y con ese carácter frío tan soviético que ni siquiera les hace temibles por jugar en su feudo

Golovin nació en Kaltán, al sudeste de Siberia, en pleno Óblast de Kémerovo. Debido a las duras condiciones climatológicas de la zona Golovin, como muchos jóvenes de la región, empezó jugando a fútbol sala, a cubierto, y ahí empezó a pulir su magnífica técnica individual, jugando en espacios mucho más reducidos. En el 2012, con 16 años, el todopoderoso CSKA lo reclutó para su filial desde el FC Novokuznetsk. A su ya buena técnica, en Moscú le han perfeccionado tanto el aspecto físico como el táctico y ha aprendido a jugar en equipo, dejando atrás su época más individualista.

Tras ganar el Europeo U-17 en 2013, Golovin disputó una gran UEFA Youth League en la temporada 2013/2014, dando exhibiciones ante Manchester City y Bayern antes de caer ante el PSG. Cerró su participación con dos goles y otras tantas asistencias y con la sensación del nacimiento de una estrella. La siguiente temporada vería el debut de Golovin con el primer equipo del CSKA, primero en Copa en septiembre de 2014 donde actuó 88 minutos de extremo en la victoria ante Khimik y, más tarde en Liga, en marzo de 2015 en la victoria por 4-0 ante el Mordovia Saransk siendo el último cambio.
Embed from Getty Images

La temporada 15/16, tras perder ante la España de Asensio, Vallejo, Mayoral, Ceballos, Meré, Pedraza o Rodri la final de la Euro U-19, Golovin se asentó definitivamente en la primera plantilla del equipo del ejército.Jugó 23 partidos y su nombre ya estaba anotado en rojo en la agenda de los grandes equipos europeos. Se hablaba de un chico con un técnica y una toma de decisiones impropias para su edad. En paralelo se iba consolidando como una pieza clave en la selección, anotando dos goles en sus dos primeras apariciones.

Aleksandr Golovin es un centrocampista total porque puede ocupar varias posiciones, aunque donde mejor rinde y mejor se encuentra, según él mismo reconoce es “de media punta, dónde puedo dar pases o marcar goles”. En el CSKA y con Rusia ha jugado hasta de medio centro y en las das posiciones de interior. Posee un buen remate con ambas piernas, aunque es diestro cerrado. Tiene potencia y velocidad y regatea bien en carrera. Le cuesta más defenderse en espacios cortos y da excelentes pases.

Aleksandr Golovin es un centrocampista total porque puede ocupar varias posiciones

Golovin siempre ha afirmado que su ídolo es Mesut Özil y ciertamente su juego tiene bastantes paralelismos aunque el ruso abarca más campo y no le cuesta tanto mirar hacia atrás como al internacional alemán. Se acaban de ver las caras en la Europa League y Golovin dejó su sello en el Emirates con un golazo de falta que dejó la eliminatoria abierta para la vuelta. En Moscú, el CSKA rozó lo proeza pero al final se impuso la calidad gunner. Wenger, que ya lo tenía controlado, no escatimó elogios para el mediocampista ruso del que dijo que era “un jugador muy interesante” y que tuvo “un rendimiento excepcional”.

Si Rusia quiere hacer algo importante en su Mundial, deberá encomendarse al talento de Alkesandr Golovin, un jugador que está llamado a cotas europeas más altas.

Fuente imagen principal: Agencias.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!