El fútbol llegó a México a finales del siglo XIX. Como en gran parte del mundo, su arribo a tierras mexicanas se dio gracias a migrantes británicos, que se organizaron para fundar los primeros clubes deportivos. En la primera década del siglo XX el balompié ganó relevancia en la Ciudad de México y pronto expandió su influencia en zonas del centro y occidente del país, gestándose las primeras ligas del país.

La influencia española, presente en casi cada aspecto de la vida diaria del mexicano, no tardó en aparecer en el fútbol. En 1912 un grupo de cinco migrantes españoles fundaron el Club España en la Ciudad de México; Francisco Arias, Ramón Lanza, Francisco Gómez Alonso, Pedro Bargay y Rafael Hernández fueron los encargados de dar vida al nuevo equipo, con poco presupuesto, pero con la firme intención de convertirlo en motivo de orgullo para la comunidad española en México.

En 1912 un grupo de cinco migrantes españoles fundaron el Club España en la Ciudad de México; Francisco Arias, Ramón Lanza, Francisco Gómez Alonso, Pedro Bargay y Rafael Hernández fueron los encargados de dar vida al nuevo equipo

A través de un sistema de socios, el equipo hispanista comenzó a recabar fondos para el desarrollo de sus instalaciones. Su ingreso a la Liga Mexicana se dio casi de inmediato tras ser fundados, y un año después de su ingreso lograron ganar su primer título, al que le siguieron otros tres de forma consecutiva. Rápidamente el Club España ganó adeptos en la Ciudad de México y se convirtió en uno de los equipos más populares de la liga. Con tan solo siete años de existencia, el Club España acumulaba cinco títulos de la Liga Mexicana y tres de la Copa Tower; en las canchas encontraba poca resistencia de los rivales y en las tribunas los asistentes crecían en número torneo tras torneo. Como prueba de su éxito recibió en 1919 el título de ‘Real’ por conducto del Rey Alfonso XIII, dos años antes que el Real Madrid.

El cuadro albinegro dio pie a que otras comunidades del país ibérico asentadas en México crearan sus propios representativos. El Asturias, el C.D. Euzkadi, el C.F. Aurrerá, el Centro Deportivo Español, el Club Cataluña y el Iberia de Córdoba Sporting Club fueron algunos de los clubes que participaron en la Liga Mexicana antes de su profesionalización en 1943; con excepción del Asturias, que por momentos desafió el poderío hispanista, todos los demás conjuntos tuvieron poco éxito en el fútbol mexicano.

El Asturias, el C.D. Euzkadi, el C.F. Aurrerá, el Centro Deportivo Español, el Club Cataluña y el Iberia de Córdoba Sporting Club fueron algunos de los clubes que participaron en la Liga Mexicana antes de su profesionalización en 1943

El caso del conjunto asturiano llama la atención porque representó el primer obstáculo para el dominio del Club España. Fundado en 1918 por tres jugadores que dejaron las filas hispanistas, el Asturias fue rechazado en su intento por ingresar a la Liga Mexicana, en parte por presión del España; ante esta decisión sus fundadores, José Menéndez, Ángel Díaz y Antonio Martínez, crearon la Liga Nacional, en la que participaron cinco equipos y el Asturias, y donde se dejó la entrada gratuita al público con el fin de ganar partidarios. La decisión hizo mella en la Liga Mexicana, que al poco tiempo decidió aceptar al Asturias como nuevo miembro, no sin antes enfrentar a tres de los equipos participantes en el torneo, incluyendo al Pachuca, campeón en ese momento. Los españoles triunfaron en los tres compromisos y con ello se dio la aprobación de su ingreso en el ahora llamado Campeonato de Primera Fuerza, o Liga Mayor, lo que llevó también a que se disolviera la Liga Nacional.

Con la entrada del Asturias se originó un clásico entre españoles. Los nuevos miembros de la liga obtuvieron su primer título en el torneo 1922-23 y tres Copas Eliminatoria de forma consecutiva, aunque después de eso entraron en una sequía. Por su parte, el España continuó cosechando títulos, donde destaca, irónicamente, su triunfo frente al Asturias en el Torneo Centenario, disputado en 1921 como parte de los festejos por el 100 aniversario de la culminación de la Independencia de México.

Entre los nombres destacados que vistieron los colores del España se encuentran Gaspar Rubio, El Mago, jugador que destacó en las filas del Real Madrid; el vasco Isidro Lángara, quien marcó 105 goles y obtuvo dos títulos de goleo en tres temporadas con la camiseta albinegra; Luis Pirata Fuente, primer futbolista mexicano que jugó en Europa, con el Racing de Santander; José Manuel Moreno, el Charro, considerado uno de los mejores jugadores en la historia del fútbol argentino, además de Horacio Casarín, Raúl Cárdenas y Antonio La Tota Carbajal, considerados leyendas del fútbol mexicano.

En 1943 se oficializó la Primera División de México, formalizando una liga que ya tenía tintes de profesional. El primero torneo profesional, en la campaña 1943-1944, finalizó con un empate en puntos entre el España y el Asturias

Los años pasaron y el España continúo como rival a vencer, aunque la irrupción de nuevos equipos amenazaron su reinado. En 1943 se oficializó la Primera División de México, formalizando una liga que ya tenía tintes de profesional. El primero torneo profesional, en la campaña 1943-1944, finalizó con un empate en puntos entre el España y el Asturias, por lo que se llevó a cabo un duelo para definir al campeón. En partido único, el Asturias triunfó 4-1, coronándose como el primer campeón del fútbol mexicano en su etapa profesional. La profesionalización vio un incremento en el número de equipos, pero también disminuyó el apoyo hacia los cuadros de origen español. Para 1950, el España y el Asturias tomaron la decisión de abandonar la liga bajo el pretexto de problemas económicos, aunque José Luis Lamadrid, jugador del cuadro hispanista, confesó que el trasfondo de su salida tenía tintes políticos, después de disputar un par de duelos amistosos con una selección alternativa española, y en medio de una tensión diplomática ente el pronunciamiento mexicano en contra del régimen franquista.

La gente lanzó cojines en el estadio ahora llamado Azul, uno le pegó a (Horacio) Casarín y hubo molestia de ambas partes. Había una cena por parte de la colonia española a la que el general Núñez prohibió al equipo mexicano asistir. Fue el pretexto para que un representante del General Franco solicitara la retirada de los equipos Asturias y España del futbol mexicano”, compartió Lamadrid en entrevista para el diario Excélsior acerca del motivo que originó la salida de dos clubes icónicos.

El saldo final para el club España fue de catorce títulos del liga y cuatro copas mexicanas, incluyendo una liga y una copa en el periodo considerado profesional, lo que lo convierte en el club más ganador en la historia del fútbol azteca. El Asturias, por su parte, obtuvo tres campeonatos de liga y ocho de copa. Ambas instituciones derivaron en centros sociales, culturales y deportivos que hoy en día prevalecen, bajo el nombre de Club España y Centro Asturiano de México, respectivamente. Aunque para ellos el fútbol profesional es algo del pasado, ambos clubes atesoran en sus instalaciones los recuerdos de aquellas épocas donde fueron pieza clave para lo que hoy comprende el fútbol mexicano.

Fuente imagen principal: Futbolnostalgia.com.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!