Como un personaje interpretado por Clint Eastwood, John Steen Olsen rechaza la vida moderna. Huye de las cámaras, no le gusta ser el centro de atención de un mundo tendente al Hollywoodismo, donde todos querrían mitificarlo. En tiempos de tablets, smartphones y apps, de softwares de scouting y bases de datos inagotables, él trabaja con un boli y su libreta. Y parece mentira, pero, aunque nos cansemos de repetir que el fútbol evoluciona año a año, Olsen es capaz de descubrir a un delantero de físico imponente, buena técnica y especialista en la finalización en 2001 y en 2015.

Ni el mejor ojeador del mundo tiene un cien por cien de aciertos, Messi también falla penaltis. Sin embargo, cuando la calidad de los éxitos es tan grande, nadie te recrimina los fracasos. Ibrahimovic y Eriksen son dos nombres lo suficientemente potentes como para avalar el trabajo de más de veinte años.

Artículo relacionado: El método Monchi

“Estaba un poco nervioso cuando hablé con Marc Overmars y Edwin van der Sar. Me dieron las gracias en nombre de todo el club y me dijo que mi contrato iba a ser vitalicio. Seguiré haciendo mi trabajo siempre que pueda, decidiendo yo mismo qué partidos y qué jugadores voy a ver”, comentó tras el firmar el último contrato de su vida en 2014.

Curiosamente, como futbolista jugó en el Utrecht y Feyenoord, pero su corazón está en el Ajax. Grandes clubes de Europa lo han querido fichar, pero él se mantiene fiel al club de Ámsterdam y a su filosofía: “El mejor trabajo del mundo es el de futbolista profesional, pero el segundo es el de ojeador del Ajax. Me enorgullece ser empleado de este club, uno de los mejores de Europa especialmente para los jóvenes talentos”.

Desde 1997 es ojeador del club, aunque anteriormente ya había tenido sus primeros contactos con el Ajax. Por supuesto, la figura de Jari Litmanen ayudó. Sin haberlo recomendado él, una de las estrellas del club era nórdico, la Eurocopa 1992 la había ganado Dinamarca -habiendo eliminado a los Países Bajos en semifinales- con Suecia como cuarta clasificada y Michael Laudrup había enamorado a España en los dos grandes del país.

Artículo relacionado: Un pase de Michael Laudrup

Sin arriesgarse demasiado, precisamente fue Michael el primer fichaje de Olsen. De una estrella de los noventa a Victor Jensen, fichado en 2017 y que todavía ni entra en los planes del primer filial ajacied, John tiene en su currículum desde los más olvidados fracasos a las más famosas leyendas, pasando por jugadores útiles como Moisander o Boilesen. Jugadores que nunca dieron lo que prometieron, como Viktor Fischer, y talentos que no pudieron adaptarse a Ámsterdam, como Michael Krohn-Dehli. La lista es muy variada:

Por supuesto, una persona sola no es capaz de tener controlados a todos los jóvenes de varios países. Tiene ayudantes en toda Escandinavia, que le destacan ciertos jugadores para que él los vea en vídeo y, si le convence, ir a verle en directo. Allí se sienta en cualquier fría grada y apunta en su cuaderno sus notas. Cualquier informe no vale, quiere su propio informe, su propio punto de vista personal: “Lo más importante es la inteligencia futbolística. Físicamente, muchos jugadores están más desarrollados y llaman más la atención. Sin embargo, lo interesante es ver cómo se mueve el jugador y qué decisiones toma bajo presión”.

Joss Beitler fue el cineasta encargado de dirigir “El hombre que descubrió a Zlatan”, un documental sobre su figura para FOX Sports: “Se sienta en una esquina y no fice nada durante noventa minutos. Solo observa y, de vez en cuando, coge la libreta para escribir algo. Lo ve todo, analiza a cada jugador. Nada ni nadie se le escapa”.

“Lo más importante es la inteligencia futbolística. Físicamente, muchos jugadores están más desarrollados y llaman más la atención. Sin embargo, lo interesante es ver cómo se mueve el jugador y qué decisiones toma bajo presión” – John Steen Olsen

Pero su labor no acaba cuando le da un nombre a Marc Overmars. Recomienda jóvenes, pero también los apadrina. Les da consejos, los guía y se refiere a ellos como ‘mis jugadores’. Ibrahimovic ha afirmado en alguna ocasión que para él es como su segundo padre. “Me llamó la atención cómo fue recibido con los brazos abiertos en todas partes. Incluso en los clubes de los que se va a llevar sus mejores talentos para el Ajax. Todos sus jugadores lo elogian ante las cámaras, también Zlatan a quien fuimos a visitar a París. Trata a los jugadores como a sus hijos”, comenta el mencionado cineasta.

La confianza en su criterio es evidente. “Dolberg es un jugador que siempre ha seguido nuestro ojeador John Steen Olsen, estamos encantados de que haya firmado con el Ajax”, aclaró Overmars en la presentación de la última estrella descubierta por Olsen.

De esta forma, el 10 de noviembre de 2017 fue nombrado miembro honorífico del Ajax tras sus veinte años de trabajo para el club. El talento siempre ha sido un recurrente en las plantillas del Ajax y Olsen es el principal encargado de que ni un gramo de calidad nórdica llegue a la élite europea sin hacer escala en Ámsterdam.

 

Foto de portada: Lars Poulsen (Arkiv)
Share This

Compartir

Share this post with your friends!