Se las prometían felices en Milan tras haber invertido en verano cerca de 200 millones de euros remodelando de principio a fin la plantilla. El club rossonero, ya en manos de sus dirigentes chinos y bajo la batuta en la dirección deportiva de Fassone y Mirabelli, las tenía todas consigo para retomar la cima del fútbol italiano y volver a luchar por campeonatos tal y como hicieran en un pasado no muy lejano. Pero las cosas no siempre se suceden como uno espera y prevé.

Tras 14 jornadas, con el equipo en la séptima posición, Vincenzo Montella era relevado en el banquillo milanista por Gennaro Gattuso. El equipo no se acercaba ni de lejos a lo que se esperaba ni en resultados ni en sensaciones, y el cambio de entrenador evidenciaba que la planificación no había sido todo lo acertada que se presumía en agosto cuando la competición comenzó.

Cambió el entrenador, cambiaron las formaciones, cambiaron las alineaciones, pero un miembro de la plantilla, con el que nadie contaba, se ha mantenido impasible desde el verano, sin importarle las oportunidades que le concedieran, materializando lo que mejor sabe hacer sobre el terreno de juego cada vez que la continuidad en el equipo se lo ha permitido: golear. Sí, se trata de Patrick Cutrone.

Cutrone debutó con el primer equipo del Milan el 21 de mayo de 2017, en la penúltima jornada de la Serie A, fecha en la cual el conjunto rossonero sellaría la clasificación para la Europa League de la presente temporada. El delantero sustituyó a Deulofeu a cinco minutos para el final del partido, y con el partido visto para sentencia -el Milan ganaba por 2-0 al Bolonia y acabaría aumentando a tres su diferencia tras su entrada- el debutante vio una amarilla dando de esta forma claras muestras de que la edad no le frena a la hora de demostrar su personalidad y su carácter.

Montella se vio obligado a hacer debutar al delantero de Como por los impresionantes números que atesoraba en el Primavera del equipo milanés, ya que anotó 19 goles en 22 encuentros siendo de este modo el segundo máximo goleador del torneo, sólo superado por los 20 tantos conseguidos por Aleandro Rosi, canterano de la Lazio que actualmente milita cedido en la Salernitana de la Serie B.

El chico (Cutrone) era una máquina de hacer goles y prometía hacerlos con el primer equipo, pero en verano se produce la revolución anteriormente citada en el mercado del club italiano que conlleva el desembarco en San Siro de André Silva, Nikola Kalinic o Fabio Borini

El chico era una máquina de hacer goles y prometía hacerlos con el primer equipo, pero en verano se produce la revolución anteriormente citada en el mercado del club italiano que conlleva el desembarco en San Siro de André Silva -por el que se pagan casi 40 millones de euros-, de Nikola Kalinic o de Fabio Borini -que a pesar de que actualmente no ocupa su misma posición sobre el campo, sí que ha sido delantero en anteriores etapas-.  La llegada de estos tres futbolistas, a pesar de que Lapadula o Bacca se marchan del equipo, se podría ver como un cierre de puertas a la emergente figura de Cutrone, pero el joven ariete de 20 años no desiste y durante la pretemporada sorprende al propio Montella al anotar un doblete al Bayern en la International Champions Cup disputada en Shenzen (China). A ello se le suma su gran rendimiento en las eliminatorias previas de la Europa League que el Milan disputa ante el Craiova y el Shkendija en las que anota dos goles en los cuatro partidos.

Embed from Getty Images

Tal es el impacto del precoz atacante, que, a pesar de la gran inversión realizada, Cutrone es titular en la primera jornada de la Serie A… y además de marcar, asiste. En la segunda jornada repite titularidad, y vuelve a mojar. Ya en la tercera, a pesar de comenzar el partido, no consigue ver portería y pierde su sitio en el once de Montella en detrimento de un Kalinic que llegó en los últimos días de mercado. Siempre es más fácil quitar al canterano del once tras su primer fallo. Aun así, Cutrone continúa goleando en la Europa League, en la que acumula cinco tantos en nueve partidos -contando los de las eliminatorias previas- competición en la que sí goza de la confianza del entrenador.

Lo cierto es que ni Kalinic, ni André Silva, ni el propio Montella funcionan y tras el cambio de entrenador, Gattuso comienza a contar con él de nuevo de inicio y a pesar de que no ve puerta con tanta facilidad, se mantiene firme en su apuesta. Esa continuidad que pedía a gritos y que Montella en un Milan con urgencias no era capaz de darle, es la que hace que el futbolista vuelva a tener claridad de cara a portería, se erija en héroe en la eliminatoria copera ante el Inter y anote tres goles en las últimas tres jornadas.

Cutrone no es un delantero que se involucre en demasía en el juego de su equipo, pero si por algo destaca a sus 20 años es por tener la inteligencia táctica y la visión de juego de un goleador consumado.

Cutrone no es un delantero que se involucre en demasía en el juego de su equipo, pero si por algo destaca a sus 20 años es por tener la inteligencia táctica y la visión de juego de un goleador consumado. Vestido de rossonero, recuerda sobre el césped a Pippo Inzaghi, ya que sabe estar siempre en el lugar adecuado para ponerse de cara al gol, cualidad muy valiosa para un delantero. Tanto es así, que, además de ser el único futbolista de la plantilla que ha anotado en todas las competiciones, suma cuatro goles más que Nikola Kalinic con apenas 15 minutos más disputados.

Cutrone ha demostrado ser, en un Milan ansioso por conseguir éxitos y acumular estrellas, recordando a la película Batman el Caballero Oscuro, “el héroe que el Milan merece, pero no el que necesita ahora”. Por más puertas que se le puedan cerrar, Patrik se ha reivindicado exigiendo con hechos un sitio en el once y dejando claro que, a sus 20 años, tiene argumentos y potencial suficientes para ser el ‘9’ de este Milan que aspira a reverdecer viejos laureles.

Fuente imagen principal: Marco Luzzani (Getty Images)

Share This

Compartir

Share this post with your friends!