Como cada final de año (artículo elaborado antes de acabar 2017*) toca cerrar el balance del curso futbolístico en lo relacionado con Brasil, y, sin duda, podemos afirmar que ha sido muy positivo tanto a nivel de clubes como para el combinado nacional. Dado el overbooking de competiciones y partidos que disputan los equipos brasileños durante el año es prácticamente imposible realizar un análisis exhaustivo del calendario futbolístico pero a continuación vamos con un resumen de lo más destacado del curso.

Corinthians es claramente el gran protagonista a nivel nacional al proclamarse campeón de la Serie A batiendo récords de victoria y con una solidez que normalmente no se observa en el torneo brasileño. Además, hay que sumarles la victoria en el Paulista y la consecución de la Copa São Paulo de Juniors a principios de curso, mostrando que el futuro podría ser incluso más brillante de lo que ha sido este 2017. El club del Parque São Jorge acaba el año con un balance muy positivo y con la Libertadores de 2018 como objetivo fundamental.

Gremio es el otro gran destacado del curso, al proclamarse campeón de la Copa Libertadores de América por tercera vez en su historia (primer equipo brasileño que lo consigue desde el Atlético Mineiro comandado por Ronaldinho en 2013) ante el Lanús argentino bajo la batuta de Renato Gaúcho. El joven equipo de Porto Alegre, que cuenta con Luan y Arthur como grandes estrellas, ha completado además un buen papel en el Mundial de Clubes recién finalizado en Emiratos Árabes Unidos donde ha caído ante el Real Madrid por un ajustado marcador de 1-0. Pese a un pésimo inicio de curso que le impidió disputarle el estadual Gaúcho a su gran rival Internacional de Porto Alegre, completaron una buena campaña en la Serie A donde han finalizado en una meritoria cuarta plaza a la que hay que añadirle una derrota en semifinales de la Copa de Brasil ante Cruzeiro, que a la postre se proclamaría campeón del torneo.

Gremio es el otro gran destacado del curso, al proclamarse campeón de la Copa Libertadores de América por tercera vez en su historia, primer equipo brasileño que lo consigue desde el Atlético Mineiro comandado por Ronaldinho en 2013

Flamengo fue finalista de esa mencionada Copa de Brasil, sumando una derrota que junto a la de la final de la Copa Sudamericana ante Independiente de Avellaneda hace que el conjunto carioca haya rozado los triunfos en este curso. La victoria en el estadual de Rio de Janeiro y una sexta plaza en la Serie A no parece suficiente para el equipo entrenado por Reinaldo Rueda, que cuenta con una inversión millonaria que no ha sido amortizada como esperada.

Embed from Getty Images

Palmeiras es otro equipo que no parece haber plasmado en éxitos la inversión realizada tras su victoria en la Serie A en 2016. Pese a finalizar en segunda posición en el campeonato regular en este curso, el Porcão fue eliminado por la débil Ponte Preta en el Paulista, cayó en octavos en Copa Libertadores ante Barcelona de Guayaquil y ha visto como sus grandes fichajes (Borja, Guerra, Deyverson) no han rendido como esperado.

Palmeiras es otro equipo que no parece haber plasmado en éxitos la inversión realizada tras su victoria en la Serie A en 2016

Si hacemos una rápida lista de clubes que pueden sacar un saldo positivo del año podemos hablar de Chapecoense, que empezó el curso de cero y ha acabado entrando en fase previa de Copa Libertadores cuando todos esperaban que luchara por no descender; el ya mencionado Cruzeiro que ha añadido una cuarta plaza en Serie A al título de Copa de Brasil; Santos y su buena campaña en Liga y los cuartos de final en Copa Libertadores.

Sin embargo, no todos pueden acabar el año con una sonrisa como bien puede mostrarnos São Paulo, tras mostrar una preocupante irregularidad que lo tuvo coqueteando con el descenso hasta la llegada de Hernanes proveniente del fútbol chino para terminar en el puesto 13 que da acceso a la fase previa de la Copa Sudamericana. Aún peor fue el año para Coritiba, Avaí, Ponte Preta y Atlético Goianense que han descendido a Serie B tras no poder competir para permanecer en la máxima categoría del fútbol brasileño.

A esa primera división volverá en 2018 el Internacional de Porto Alegre pese a no ser capaz de proclamarse campeón de la división tras ser superado por el mítico América Mineiro en la última jornada. Les acompañarán los clásicos Ceará y Paraná haciendo que el fútbol del norte de Brasil sea muy protagonista en el la primera división de 2018. Aunque no todo son buenas noticias para esa zona del país, Naútico y Santa Cruz descienden a Serie C, dejando a la segunda categoría sin la alegría y el seguimiento masivo que aportan sus torcedores.

Embed from Getty Images

Individualmente, el año ha tenido grandes protagonistas en todos los sentidos. Neymar atrajo todos los focos tras su traspaso desde el Barcelona al PSG, algo que acabó no ocurriendo para Coutinho que permaneció en Liverpool para seguir comandando el ataque red en cooperación con Roberto Firmino. Casemiro y Marcelo fueron campeones de casi todo con el Real Madrid que espera al joven Vinicius Júnior en verano de 2018. Con algo menos de foco pero dejando grandes detalles, Malcolm o David Neres se consolidan en las ligas de Francia y Holanda mientras Richarlison sorprende desde Watford a toda Inglaterra incluyendo a un eficiente y adaptado Gabriel Jesus al destacado Manchester City de Guardiola. En el ámbito local, Jô Alves ha sido el gran destacado del año con su campaña con Corinthians, al que habría que sumar a Guilherme Arana (recompensado con un traspaso al Sevilla). Por último, no podemos olvidar la retirada oficial de Kaká tras un discreto paso por la MLS y la no oficial de Ronaldinho o Adriano.

Jô Alves ha sido el gran destacado del año con su campaña con Corinthians, al que habría que sumar a Guilherme Arana, recompensado con un traspaso al Sevilla

Como aspectos a mejorar en 2018 nos encontramos con algunos tópicos que se repiten en el tiempo: asistencia (y seguridad) en los estadios junto a una mayor estabilidad en los clubes y sus entrenadores. Con una media de 15.975 espectadores y un 41% de media el fútbol en los estadios de Brasil sigue en un nivel bajísimo para el seguimiento que tienen sus clubes. No podemos olvidar que hay muchos factores externos como la crisis económica que sufre el país unida a los desorbitados precios de las entradas y los incidentes en muchos de los campos antes y durante los partidos, que sumados hacen que la afluencia de público siga siendo muy pobre. Aunque algunos grandes clubes (Corinthians, São Paulo, Palmeiras ) siguen atrayendo una importante masa especialmente en sus enfrentamientos directos, no podemos dejar de observar como se han registrado menos de 10000 personas en multitud de encuentros de la Serie A, dejando el Atlético Goianense el récord negativo de 338 espectadores en su encuentro contra Sport el pasado mes de Noviembre. Al mismo tiempo, los clubes brasileños han cambiado de entrenador en 21 ocasiones durante el campeonato de este año, haciendo la inestabilidad su factor determinante.

Embed from Getty Images

En el ámbito nacional, sin embargo, el 2017 ha sido un año de consolidación para la canarinha. Tras el horrible papel de la Seleção en la Copa América Centenario de 2016, Tite asumió el puesto de seleccionador cuando el equipo se encontraba en una pésima posición de cara a la clasificación para la Copa del Mundo de Rusia 2018. Desde entonces se han obtenido 13 victorias en 17 partidos llevando a la verdeamarela a clasificar directa como primera de grupo con holgura en juego y resultados. El ex técnico de Corinthians ha conseguido que la combinación de talento y trabajo en equipo funcione a la perfección haciendo que Brasil sea uno de los grandes candidatos al torneo del próximo verano, desatando la ilusión de la población tras el drama de 2014 en las semifinales contra Alemania. Bajo el comando del seleccionador de Caixias do Sul, el grupo liderado por Neymar, Coutinho o Gabriel Jesus junto a la inestimable aportación de Casemiro, Paulinho o Renato Augusto, ha mostrado una solidez como conjunto impropia en los últimos años junto con una velocidad en las transiciones que permite ser muy efectivo en la ejecución del innegable talento de sus jugadores de ataque.

En resumen y mirando atrás casi 365 días en el calendario, el fútbol brasileño puede esbozar una sonrisa mientras mira con ilusión al 2018

En resumen y mirando atrás casi 365 días en el calendario, el fútbol brasileño puede esbozar una sonrisa mientras mira con ilusión al 2018, tanto a nivel de clubes como principalmente de selección mientras cuentan los días para que país se vuelva a paralizar durante un mes con el sueño del Hexa en Rusia.

Fuente imagen principal: Alexandre Schneider (Getty Images

Share This

Compartir

Share this post with your friends!