Aitor Núñez (Madrid, 1987) se ha recorrido media España a lo largo de su trayectoria en 10 clubes diferentes y ha jugado como visitante en la otra media. Empieza a ser un veterano tras conocer de primera mano las tres primeras categorías del fútbol español. Actualmente está viviendo una de las época de mayor foco mediático dentro de su carrera merced a la machada del Lleida en Anoeta y a su indispensable participación en esta con el gol que comenzaría la remontada.

Te tocó marcar contra la Real en Copa. ¿Fue uno de los mejores momentos de tu carrera?

Estaba en ese momento algo enfadado porque íbamos perdiendo la eliminatoria, y veía que habíamos hecho cosas mal, errores que nos había llevado a tener la eliminatoria casi imposible. El gol nos dio reacción y nos demostró que teníamos fútbol para dar un susto a toda una Real Sociedad. Uno de los mejores momentos y sin duda el gol más importante también.

Ahora parece que estáis en la cresta de la ola, pero has tenido momentos complicados. ¿Cómo se vive un playoff de descenso como el que jugaste con el Eldense?

En el fútbol se viven situaciones muy cambiantes en apenas 3 o 4 semanas, pues imagínate de una temporada a otra. Es mi única experiencia cerca de un descenso en Segunda B, pero la recuerdo con mucho cariño. Me abrieron la puerta en Elda cuando salí por la puerta de atrás del Hércules. Y nuestra lucha por seguir en la categoría la recordaré siempre porque hicimos un vestuario de grandes amigos con muy pocos recursos económicos, y gracias a Ruben Albés, el entrenador de aquel equipo que nos metió a todos en la cabeza que íbamos a lograr el objetivo. No lo recuerdo tampoco como una etapa de mucho sufrimiento. Disfruté mucho esa etapa aunque era una situación cerca del descenso.

Aitor Núñez, sobre su temporada en Majadahonda: “Nadie hubiera apostado por nosotros ni casi para mantener la categoría”.

Vienes de jugar un playoff para ascender con el sorprendente Rayo Majadahonda. ¿Cómo viviste aquello? Debió ser doblemente especial debido a tu pasado en el club.

Llegue en mi segunda etapa al club gracias a la confianza de Antonio Iriondo, que sigue manteniéndola y es mutua. Es un gran entrenador. No estábamos en las quinielas previas ni cerca del playoff. Nadie hubiera apostado por nosotros ni casi para mantener la categoría, pero el míster y el cuerpo técnico confiaban mucho en su idea atractiva de fútbol y su mensaje desde el comienzo de la temporada es que podíamos ser hasta campeones si creíamos en ese fútbol. La muestra es nuestro playoff y la marcha del Rayo Majadahonda esta temporada que es magnífica. Yo me considero canterano del Rayo Majadahonda y ese club es también mi casa, así que jugar allí un playoff fue algo estupendo.

Llegaste a jugar en el Guadalajara tras su descenso administrativo. ¿Cómo era el ambiente dada la situación que estaba padeciendo el club?

En mi temporada no se notaron demasiados problemas económicos. Ahora mismo sí que viven muchos problemas y parece que les está costando enderezar el rumbo a la directiva. Aprovecho para mandar un saludo y muchos ánimos a la afición alcarreña porque siempre me han tratado con cariño y sé que sufren mucho por ver a su club en esta situación.

Aitor Núñez: “Cuando rueda el balón te centras en tu trabajo y el fútbol es igual en todas las categorías”.

Llegaste a vivir incluso un debut en Primera jugando varios partidos. ¿Cómo lo recuerdas?

Lo recuerdo perfectamente. Debuté en un Tenerife – Athletic que además vencimos 1-0 en la isla. Creo que nunca he pasado más nervios que en las horas previas a ese partido sabiendo además que iba a jugar, me lo dijo el entrenador días antes. Pero es verdad que ya en el calentamiento y cuando rueda el balón te centras en tu trabajo y el fútbol es igual en todas las categorías, solo que el rival es mejor y tienes que estar más concentrado. Mi debut en primera con el Rayo Vallecano también lo recuerdo, porque fue contra el Barça de Messi y Guardiola.

¿Cómo es el tu día a día siendo jugador de 2ºB?

Yo tengo la suerte de haber jugado en Primera, Segunda y Segunda B. Pero en la división de bronce me considero como un futbolista profesional. Es muy parecido todo a cualquier compañero que está en primera, salvo por el salario claro (risas). Pero el futbolista, sea cual sea la división vive casi 24 horas por y para el fútbol. Me hace gracia la gente que se piensa que ser futbolista es fácil, no ven todo el esfuerzo y el día a día. Está claro que somos unos privilegiados porque nuestro hobby es nuestra profesión, pero de verdad tiene sacrificios que sólo los familiares, nuestras parejas y gente muy cercana puede ver.

Has estado en varios equipos de la categoría. ¿Cómo es estar en el Lleida en comparación?

El Lleida tiene una estructura de club grande. Con un estadio de superior categoría sin duda, y unos buenos recursos. Creo que puede estar al nivel de cualquier equipo de Segunda B y preparado sin duda para un ascenso. Lo que más me gusta y más me trasmite es la ambición. Es un club que no quiere excusas y que es muy exigente.

El Lleida ha sido un club con problemas económicos estas últimas temporadas. ¿Ahora mismo ves la situación saneada? Al menos por la parte que te toca.

Hace años tocó una muy mala época no solo para el Lleida Esportiu, si no para muchos equipos de Segunda B. Incluso muchos han bajado de categoría o desaparecido que es peor. Al final los clubes con la nueva AFE tienen que pagar porque de lo contrario se meterían en problemas. Este año en el aspecto económico está siendo tranquilo y el club da un aspecto de estar saneado.

Aitor Núñez, sobre el recibimiento de la Real como rival: “Nos llevamos una pequeña desilusión […] pero al final nos tocó el gordo”.

Cuando os toca la Real en Copa, ¿se recibe con ilusión o con la espinita de haberos podido enfrentar a uno de los grandes?

Sin mentirte, nos llevamos una pequeña desilusión. Queríamos uno gordo y nos tocó quizás el que teníamos último en preferencia. Pero al final nos tocó el gordo, vivimos un momento mágico en Anoeta y pudimos lograr una machada muy difícil de ver.

El descanso en Anoeta marcó un punto de inflexión en el partido. ¿Seguíais motivados a pesar del resultado o fue trabajo del míster seguir haciéndoos creer?

Yo creo que durante algún momento del partido más de uno pensamos en que no nos metieran muchos más goles. En el descanso Gerard Albadalejo estuvo muy bien. Dijo que nos planteáramos hacer un gol y ganar la segunda parte. Toda la eliminatoria olvidada para ganar un minipartido de 45 minutos. Esta charla y el marcar dos goles tan seguidos nos hizo soñar.

Ahora os toca el Atlético de Madrid. ¿Era el rival que se quería en el vestuario? Personalmente sería tu rival predilecto dado que tienes pasado allí.

Del vestuario tengo constancia que era uno de los favoritos. Nada más hay que ver cuando salió en el sorteo que todos aplaudimos y nos pusimos muy contentos. Yo quería el Real Madrid o el Atleti, muy por encima del Barça por ejemplo. El Atleti tiene todos los alicientes para mi. Uno de los cinco mejores equipos del mundo, un exequipo mío donde empecé a ser profesional, jugar en el Wanda que debe ser el mejor estadio de España ahora mismo… Imagínate.

Llegados a este punto, ¿os ponéis metas más altas en esta Copa o con la experiencia de haber llegado a octavos es suficiente?

Nada es imposible, y menos con la experiencia de Anoeta. Cuando esté muy complicado algún momento en el fútbol, me acordaré de que no creo que me encuentre una situación peor que en el descanso en Anoeta. Nosotros nos planteamos la eliminatoria para disfrutarla, para ver nuestro campo lleno hasta la bandera, pero este Lleida Esportiu solo sabe disfrutar compitiendo en un partido de fútbol, y sabemos que un tanto por ciento de opciones de pasar claro que tenemos.

¿Cómo ves el nivel del Grupo III?

Desde hace varios años es el grupo más difícil con diferencia. Echas un vistazo a los equipos que hay y antes del comienzo ves que hay por lo menos 10 equipos que su objetivo es hacer playoff. Mallorca, Elche, Hércules, Atlético Baleares, Lleida, Llagostera…. Equipos que están en playoff siempre o que han estado en Segunda hace menos de cuatro años. Además los filiales como Villarreal o Valencia son muy fuertes y siempre se cuelan sorpresas como Cornellà o este año Ontinyent. Es un grupo superigualado.

Aitor Núñez: “Da un poco igual el grupo que tengas que en los playoffs tienes que ser también el mejor de los 80 equipos”.

Habiendo estado el año pasado en el Grupo II, ¿difiere mucho del III? Ya sea en calidad de equipos, instalaciones, estado y tipo de césped, etc.

Cada grupo tiene características diferentes. Yo he jugado en todos los grupos y ya llevo bastante años en esto…En el Grupo III como te decía hay mucha competitividad, mucho nombre de clubes que están casi obligados a ascender a una categoría que “le corresponde”. Son equipos muy completos. Creo que en el Grupo IV, quizás por características de la zona, Andalucía sobre todo, se ven más individualidades. El Grupo II era difícil. La Comunidad de Madrid está creciendo mucho en los últimos años, las últimas temporadas los madrileños somos un ejemplo de cómo hacer crecer un club. Alcorcón o Leganés están asentados en el fútbol profesional, más los grandes que estaban ya como Real Madrid o Atleti por supuesto pero también Rayo Vallecano y Getafe. Y ahora vienen fuertes también Fuenlabrada y Rayo Majadahonda, por ejemplo. Además en este grupo estaban los vascos que son muy competitivos y quitan puntos a cualquiera. Conozco todos bien y podría analizar incluso cómo han ido variando en los últimos 10 años. Recuerdo el grupo I cuando jugaba precisamente en el filial del Atlético de Madrid que estábamos encuadrados aparte de con los madrileños con los gallegos y asturianos y con nada menos que 7 equipos canarios. Ahora han decrecido mucho ese número y cada año las Islas Canarias cuentan con un solo representante o ninguno. Cada grupo se caracteriza por una cosa, pero la Segunda B es tan difícil porque además, luego tienes que jugar unos playoff aún más difíciles. Da un poco igual el grupo que tengas que en los playoff tienes que ser también el mejor de los 80 equipos.

Mirando la tabla parece que estáis en tierra de nadie, pero un par de partidos buenos o malos y la situación cambiaría drásticamente. ¿Miráis hacia arriba o de momento solamente pensáis en salvaros del descenso?

Hemos tenido unos últimos meses malos en cuanto a resultados. Yo veo que somos un equipo competitivo, incluso superiores a muchos de nuestros rivales. Es verdad que hemos empatado demasiado y no sumar de 3 en 3 te deja en tierra de nadie. Pero en un grupo tan igualado todavía hay mucho que decir. Ahora no te voy a decir que vamos a terminar en playoff, nuestro objetivo es exactamente lo que dices, ganar dos o tres partidos seguidos. Dentro de un mes quizás estemos otra vez de lleno en la pelea por el playoff, o lo mismo en abril estamos también metidos en esas posiciones o muy cerca. De momento queremos enderezar el rumbo y ganar los partidos más próximos de liga, y el objetivo te lo vuelvo a responder cuando me vuelvas a preguntar dentro de un par de meses.

Foto de portada: @Lleida_Esportiu
Share This

Compartir

Share this post with your friends!