Se cumple un año del fatal accidente de avión que se cobró la vida de 22 jugadores, 23 miembros del staff técnico y 21 periodistas que se dirigían a Medellín para disputar la ida de la final de la Copa Sudamericana contra Atlético Nacional. Ese día, la Associação Chapecoense de Futebol se hizo famosa para el mundo del fútbol por una catástrofe que cortaba de un tajo una historia digna de admiración que había empezado entre los años 2009 y 2012.

UN CORTO CAMINO A LA ÉLITE

Chapecó es un municipio de algo más de 200.000 habitantes del Estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil. Se encuentra en el interior, más cerca del bonito paraje de Foz de Iguaçu que de las conocidas playas de la conocida y bonita costa que baña a Florianópolis, entre otras ciudades. Es conocida por su origen indígena, su carácter agrario y un alto nivel de negocios. Difícilmente entraría en el plan de viaje de cualquiera que viaje a Brasil, y concretamente al maravilloso estado de Santa Catarina.

Chapecó es conocida por su origen indígena, su carácter agrario y un alto nivel de negocios. Difícilmente entraría en el plan de viaje de cualquiera que viaje a Brasil, y concretamente al maravilloso estado de Santa Catarina

Sin embargo, hay un foco de atención que hace que muchos sitúen este municipio en el mapa con mayor facilidad: la Associação Chapecoense de Futebol. El Verdão del Oeste, como es conocido entre sus hinchas, se convirtió en la gran sorpresa de la Serie B del Campeonato Brasileño de fútbol y consiguió el ascenso a la máxima categoría del fútbol nacional por primera vez desde 1979. Un auténtico logro totalmente inesperado. Los catarinenses llegaron a disputar las ediciones de 1978 y 1979, en las que participaban 74 y 94 clubes respectivamente por la influencia de la política militar; eran años convulsos en Brasil y el fútbol no se escapaba de ello. Sus actuaciones fueron distintas, alcanzando un meritorio puesto 51 en el primer año y acabando en el 93, sin obtener ninguna victoria, en la edición de 1979.

Este club de fútbol – unido a su sección de fútbol sala (deporte referencia en la juventud brasileña) – tiene una corta historia. Fue creado en 1973 para dar a la ciudad una entidad deportiva que jugará al deporte por el que se mueve el país. El club tiene cinco campeonatos estaduales de Santa Catarina, la mayoría conseguidos desde la década de 1990, lo que demuestra que la historia reciente del club indica un crecimiento claro de su rendimiento deportivo.

Embed from Getty Images

El año que sirve de referencia para el seguimiento del Chapecoense es, como para otros muchos clubes pequeños de Brasil, el 2009. En ese año, la CBF decide crear la Serie D del Campeonato Brasileño. Se trata de la cuarta división, última del fútbol profesional, a la que acceden 40 equipos de a través de los campeonatos estaduales del país. El club de Chapecó consiguió quedar sub-campeón tras perder con Avaí en la prórroga de la final, y con ello accedió a la nueva división profesional de Brasil.

Tras una campaña larga, como todas las del calendario brasileño, el club consigue llegar a las semifinales junto a São Raimundo, Alecrim y Macaé (con el que pierde en dicha ronda), consiguiendo el ascenso directo a la Serie C. En su primer año en la tercera división, consigue alcanzar los cuartos de final del Campeonato – cae eliminado por el valor de los goles fuera de casa -, quedándose a un paso del ascenso directo a Serie B. Como dato indicativo de la buena campaña del Furacão Verde, observamos como el São Raimundo (PA), que fue campeón de la Serie D el año anterior, acaba descendiendo directamente en su aventura en la Serie C. En la temporada de 2011 el club vuelve a quedarse cerca del ascenso al finalizar tercero en la segunda fase de la temporada, algo que instauró la CBF en ese año – siendo los dos primeros clasificados de cada grupo los que obtenían plaza para la Segunda División Brasileña –.

Y por fin llegó el año 2012, clave en la historia de este humilde club de Santa Catarina. Tras quedar tercero en la primera fase enfrentando a equipos de talla como Paysandu, Brasiliense, Santo André o Duque de Caxias, el equipo consiguió entrar en la segunda fase con la motivación de tratar de obtener el lugar que tan cerca había tenido en los años anteriores. Tras una eliminatoria épica contra el Luverdense, finalmente consigue acceder a las semifinales del torneo – que acaba perdiendo con el Oeste – (que vuelve al formato de eliminatorias un año después) y se garantizaba así jugar en la Serie B en el año 2013. Esto implicaba que el Chapecoense se confirmaba como uno de los 40 equipos más importantes de Brasil. Aquella misma temporada, el club de Santa Catarina se consolidaba en el ascenso al Brasileirão, tras Palmeiras. El sueño, la hazaña, se completaba.

Embed from Getty Images

Dado la hazaña conseguida, la pregunta que todos se hacen es quién está detrás del éxito deportivo del equipo de este municipio catarinense, y la respuesta puede estar en alguno de los patrocinadores del mismo: Unimed, que es el patrocinador principal de Fluminense, o la Caixa Económica Federal (con incidencia en clubes como Flamengo o Corinthians) son las empresas que apoyaron al Chapecoense en su camino a la élite, lo que nos indica que se observaba como un valor al alza.

La pregunta que todos se hacen es quién está detrás del éxito deportivo del equipo de este municipio catarinense, y la respuesta puede estar en alguno de los patrocinadores del mismo

EL RENACIMIENTO DE LA CHAPECOENSE

Casi un año después del accidente, la Chape sigue compitiendo y lo hace con la misma corrección que mostraba antes del accidente que se puso en medio de su camino al éxito. Pero pocos se han parado a pensar en la dificultad y los obstáculos que supone para un club humilde que el catarinense la dura realidad de tener que volver a empezar casi de cero en el plano deportivo. En 2016, el accidente ocurrió en un momento de estabilidad, con el equipo asentado en la Serie A brasileña por tercer año sin haber sufrido en demasía para mantener la categoría. Además de eso, y debido al número de cupos de la liga brasileña en competiciones continentales, el equipo ya se había mostrado en cuartos de final de la Copa Sudamericana de 2015 de la que fue eliminada de forma ajustada por River Plate. Podemos hablar sin duda de un buen trabajo por parte de la entidad que se estaban plasmando en resultados. Pero aquel vuelo LaMia Flight 2933 lo cambiaría todo.

Las muestras de apoyo y solidaridad por parte del fútbol fueron ejemplares: desde la consagración del equipo como campeón de la Copa Sudamericana a partir de una petición de Atlético Nacional (su rival en la final) hasta la intervención de algunos equipos de la Serie A brasileña ofreciéndose para cederles jugadores para la reconstrucción de la plantilla o la petición a la CBF para exonerar a la Chape del descenso por 3 temporadas (que finalmente no se produjo). Por todo el planeta se hicieron homenajes de todo tipo a los fallecidos y al propio club, siendo destacable los partidos disputados en el Joan Gamper de Barcelona o los acaecidos en el propio Arena Condá de Chapeco.

Embed from Getty Images

Sin embargo, como ocurre con la mayoría de las tragedias, con el tiempo la Chapecoense volvió a su rutina diaria lejos de los focos y el trabajo volvió a empezar. Con la parcela deportiva prácticamente destruida, comenzó el trabajo de renacimiento del equipo para afrontar las competiciones de 2017. Como era de esperar, todas las incorporaciones que hizo el club para la temporada actual fueron cesiones o jugadores libres, de tal forma que se intentó conseguir formar una plantilla competitiva. Según la prestigiosa base de datos TransferMarkt, llegaron 41 jugadores a la Chapeco para este curso, con coste cero.

Se nombró a un técnico experimentado como Vagner Mancini para reconstruir el equipo tras la tragedia de Colombia y todo parecía ir perfectamente con la consecución del campeonato catarinense por segundo año consecutivo y el buen inicio en el Brasileirão – llegaron a liderar la tabla -. Sin embargo, la crisis no tardó en llegar y ello provocó que el equipo cambiara de entrenador hasta en tres ocasiones, batiendo el récord de la entidad desde que debutó en Serie A en 2014, culminando con el nombramiento de Gilson Kleina el pasado mes de Octubre. Kleina, que cuenta con etapas en equipos como Ponte Preta, Palmeiras (al que subió de Serie B en 2013) o Coritiba, ha traído estabilidad y una gran racha de resultados al equipo haciendo que a falta de 1 partido el equipo esté salvado y aún con opciones de entrar en previa de Copa Libertadores. Algo impensable para un club que ha empezado desde cero, o incluso desde más abajo tras la tragedia de Colombia.

Al cumplirse el primer año de la tragedia que cambió su historia para siempre, la Chapecoense volverá a ser recordada por el mundo del fútbol por fatídico avión, pero al mismo tiempo debemos fijarnos en el camino que han recorrido durante esta temporada donde han demostrado con creces que es posible superar adversidades con esfuerzo y trabajo. Y eso será parte del legado de la Chapecoense para siempre, como el recuerdo a los fallecidos en aquella noche de Noviembre en 2016.

Fuente imagen principal: Getty Images.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!