Nueva York ejerce de forma simbólica como capital del mundo del ocio. La ciudad más populosa de Estados Unidos es un escaparate único que dota de proyección mundial a los eventos que allí tienen lugar y, por ello, el deporte siempre ha tenido en la ciudad del los rascacielos a su más fiel compañera. Sólo Nueva York, de entre todas las ciudades de Estados Unidos, cuenta con dos equipos en cada una de las grandes ligas norteamericanas, dejando bien a las claras su papel preferencial en el deporte nacional. Rangers vs Islanders (NHL), Yankees vs Mets (MLB), Giants vs Jets (NFL), Knicks vs Nets (NBA) y City FC vs. Red Bulls en la Major League Soccer (MLS) son las grandes rivalidades que alimentan la pasión de los aficionados neoyorquinos.

La relación de la Gran Manzana con el fútbol se remonta a comienzos de los años 70 cuando el Cosmos de Pelé y Beckenbauer era capaz de juntar a 70.000 personas en el estadio de los Giants (Mick Jagger y Hery Kissinger eran habituales en las gradas The Meadowlands). Arrastrado por el fracaso de la North American League Soccer, este conjunto de ensueño dijo adiós en 1985 no siendo hasta la siguiente década cuando Nueva York volvió a contar con un equipo en la élite del fútbol nacional. En paralelo a la creación de la MLS y al abrigo del gran éxito del Mundial disputado dos años antes en Estados Unidos, nació en 1996 New York / New Jersey Metrostars. La ausencia de rival situó a la nueva franquicia en una posición de dominio absoluto en la ciudad, siendo su evidente potencial de crecimiento el causante de que en 2006 la compañía austriaca de bebidas energéticas Red Bull se hiciera con la propiedad de la misma.

New York / New Jersey Metrostars pasó a llamarse en 2006 New York Red Bulls tras ser adquirido por la multinacional austriaca

Se cambió el nombre, New York Red Bulls, pero se respetó el color rojo característico de Metrostars y se apostó por la franquicia construyendo en 2010 el Red Bull Arena en Harrison (Nueva Jersey), segundo soccer specific stadium más grande de la MLS tras el Stub Hub de Los Ángeles Galaxy. Todo estaba listo para que New York Red Bulls fuera el equipo de todo Nueva York pero la MLS tenía otros planes. De esta manera, y bajo la dirección del Comisionado de la MLS Don Garber, El 21 de mayo de 2013 se anunció que la franquicia número 20 de la liga, ahora son 22, sería New York City FC. Un grupo inversor formado por el fondo de Abu Dhabi propietario del Manchester City y los dueños de los Yankees entraba a formar parte de la MLS y lo hacía desde el corazón mismo de Nueva York. La singularidad de New York Red Bulls tocaba a su fin. La rivalidad estaba servida y la lucha por la hegemonía en la capital del ocio, ya presente en el resto de los grandes deportes, alcanzaba definitivamente al fútbol.

Embed from Getty Images

Un recién llegado a la MLS puede afirmar que New York Red Bulls y New York City son sólo las dos caras de una misma moneda y, hasta cierto punto, no se equivocará ya que el ADN de ambos equipos guarda ciertas similitudes. No en vano, ambos clubs son sólo un eslabón más de corporaciones futbolísticas de enormes dimensiones. Red Bull (Red Bull Salzburg, RB Leizpig, Red Bull Brasil y Red Bull Ghana) y City Football Group (Manchester City, Melbourne City, Yokohama Marinos, Girona y Club Atlético Torque) son grupos empresariales cuyo ámbito de influencia se extiende por diferentes clubs de fútbol localizados en latitudes muy diversas. Sin embargo, y sobre todo para un aficionado de Nueva York, hasta ahí llegan las similitudes entre Red Bulls y City.

Ambas franquicias forman parte de conglomerados deportivos cuyos tentáculos se extienden por diferentes continentes

La incorporación formal de New York City a la MLS tuvo lugar en la temporada 2015, sólo hace 3 cursos, pero escuchando hablar a los aficionados de los sky blue y de los toros parece que el enfrentamiento entre los dos equipos de Nueva York se remontase al principio de los tiempos. El motivo por el que unos y otros han interiorizado de forma tan acelerada sus colores puede resultar sorprendente pero el hecho es que los aficionados más ruidosos de ambas franquicias se profesan una animadversión casi total. Este rechazo tan evidente, pocas veces expresado de forma tan clara dentro del mundo del deporte en Estados Unidos, ha provocado en varias ocasiones altercados violentos sofocados por la intervención de la policía.

Los aficionados de New York Red Bulls se vanaglorian de haber estado siempre ahí y tachan, de forma despectiva, de recién llegados a los vecinos del City. Por ello, y a modo de bienvenida a la MLS, en el primer partido disputado entre ambos conjuntos en territorio de Red Bulls, un fondo del estadio lucía una pancarta que decía “20 años tarde y sin estadio”. Una clara referencia al carácter primigenio de Metrostars y al hecho de que New York City juega sus partidos de prestado en el estadio de los Yankees (New York City es la única franquicia de la MLS que disputa sus encuentros como local en un campo de béisbol). Por contra, y en el proceso de búsqueda de una personalidad propia, imprescindible para cualquier equipo de fútbol, aquellos que viven por y para New York City apuntan que ellos son el único equipo verdaderamente de Nueva York. Afirmación hasta cierto punto razonable ya que al contrario que el Red Bull Arena (Harrison, Nueva Jersey), los de azul ejercen como local en el mismo Bronx siendo éste parte de los 5 barrios originales de Nueva York (five boroughs).

Embed from Getty Images

A pesar de que todavía ni Red Bulls ni City han logrado alzar la MLS Cup ambas conjuntos se posicionan entre las franquicias más poderosas en lo económico. Esa fuerza en los despachos, unida al atractivo que para muchos jugadores internacionales tiene la Gran Manzana, les ha permitido a lo largo de los años articular sus plantillas a través de figuras de renombre mundial como Thierry Henry, Roberto Donadoni y Youri Djorkaeff (Metrostars/Red Bulls) y Andrea Pirlo, Frank Lampard y David Villa (New York City). El hecho de que las dos franquicias formen parte de multinacionales del fútbol y cuenten por tanto con abundantes recursos económicos apuntaría a aficionados tipo similares en el Bronx y en Harrison. Sin embargo, no es así. La masa social de unos y otros se presenta diferenciada de tal forma que los grupos más ultras de los del toro están mayoritariamente formados por descendientes de europeos mientras que en el Bronx abundan aficionados latinoamericanos y de origen polaco. El motivo, no está claro, pero hay quien apunta que la segmentación entre aficionados de uno y otro equipo sigue un patrón similar al existente dentro de Nueva York con el resto de los grandes deportes.

Pirlo, Henry, Villa, Djorkaeff, Lampard…¿quién será la siguiente estrella en llegar a Nueva York?

La elite del deporte de Nueva York está conformada por los Yankees, Knicks, Giants y Rangers y todos ellos emparentan con New York City en, al menos dos aspectos. El primero de ellos es la vinculación existente entre estos equipos y los five boroughs de Nueva York y el segundo el predominio del color azul en sus equipaciones (sin olvidar la relación especial entre Yankees y New York City). Por contra, Mets, Nets, Jets e Isles, históricamente los hermanos pobres del deporte de Nueva York, son los equipos de los suburbios. Equipos alejados de lo que los millones de turistas que inundan Manhattan considerarían Nueva York y por tanto enfrentados a una realidad similar a la de New York Red Bulls cuyo estadio se levanta alejado del Nueva York de las películas. ¿Existirán aficionados de los Mets que apoyen a New York City? Es posible, pero seguro que son los menos aunque en el fútbol nunca se sabe…

El derby del Rio Hudson, como se conoce al enfrentamiento entre estos dos equipos por el rio que separa Nueva Jersey de Nueva York, se ha disputado sólo en diez ocasiones siendo hasta la fecha New York Red Bulls el equipo más victorioso con seis triunfos. Sin embargo, tras un inicio arrollador por parte de los del toro (especialmente sangrante el 0-7 cosechado en el Yankee Stadium en mayo de 2016) parece que las tornas empiezan a cambiar. Los dirigidos por Patrick Viera acumulan, de la mano de David Villa, dos victorias y un empate en los últimos enfrentamientos y esto hace que los aficionados de New York Red Bulls empiecen a tomarse este derbi muy en serio. DC United, histórico rival de New York / New Jersey Metrostars, es un partido importante para ellos (durante años el partido del año para Red Bulls) pero mucho más importante es ganar a los vecinos del New York City. Nueva York puede ser roja o azul, quien se haga primero con la MLS Cup seguro que teñirá la Gran Manzana con sus colores. Este año, por segunda temporada consecutiva, ambos equipos han caído en semifinales de Conferencia por lo que el trono del soccer en Nueva York todavía está a la busqueda de dueño.

Fuente imagen principal: Agencias.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!