Conocí a Jefferson Lerma (25 de octubre de 1994, Cerrito, Colombia) gracias al sorprendente Levante UD de Juan Muñiz que vimos en las primeras jornadas, sobre todo aquel gran empate (1-1) en el Santiago Bernabéu, donde el colombiano fue titular. Sin embargo, el internacional cafetero (con la Olímpica) llevaba en el Levante desde 2015, cuando llegó desde el Atlético Huilla colombiano en calidad de cedido, por apenas 300.000 euros. Se asentó, con minutos en Primera y Segunda división tras el descenso del Levante, y logró devolver al equipo costero a la máxima categoría del fútbol español. Fue el momento que aprovechó el Levante para pagar 600.000 euros y hacerse a título definitivo con Lerma.

”Mención especial en este sentido merece su doble pivote, conformado por José Campaña y Jefferson Lerma. La historia de ambos jugadores es tan particular que en los próximos meses les dedicaremos textos individuales en los que profundizaremos sobre su evolución futbolística, pero mientras tanto, sirviendo de introducción, vamos a analizar lo que significan como pareja. Sin balón, el doble pivote granota tiene un rol muy pasivo porque, salvo cuando pierde el balón arriba, el Levante nunca presiona. Se repliega en 4-5-1, regala los primeros pases (¡Schär!) y fija en la línea medular su primera resistencia, en la que Campaña y Lerma tienen un rol protagonista al saltar a los apoyos de los centrocampistas” Escribía Miguel Quintana en Ecos del Balón sobre Jefferson Lerma.

Personalmente, fiché a Jefferson Lerma en la 2017/18 de mi modo carrera con Osasuna en Football Manager 2017. El Levante lo había vendido por 6,75 millones de euros al Villarreal en el mercado invernal de la 2016/17 y se erigía como uno de los pilares de la recta final de temporada del submarino amarillo. Sin embargo, solo jugó cinco partidos y su agente no tardó en ofrecérmelo como un futbolista a fichar. Yo ya estaba en Primera División y buscaba reforzar el centro del campo tras haber vendido a Fausto Tienza y Fran Mérida. Pagué 4,5 millones al Villarreal por él. Y rindió desde el primer momento.

  • Facebook
  • Twitter

Captura Jefferson Lerma en Football Manager 2017 (Irati Prat / A 1 de junio de 2019, fecha de la partida)

32 partidos la 2017/18, con nueve goles y una asistencia, siendo elegido cuatro veces MVP del partido; 34 partidos la 2018/19, con trece goles, una asistencia y siete MVP. Había madurado, mejorado su contrato y aumentado el rendimiento sobre el terreno de juego. Más allá de mi delantero centro (Maxi Gómez) se había consolidado como el máximo goleador del equipo en una temporada en la que llegué a pelear hasta las dos últimas jornadas por entrar en Europa.

32 partidos la 2017/18, con nueve goles y una asistencia, siendo elegido cuatro veces MVP del partido; 34 partidos la 2018/19, con trece goles, una asistencia y siete MVP. Muy destacables los números de Lerma en Osasuna (partida de Football Manager)

En mi 4-3-3, Lerma forma en el centro del campo, como uno de los dos interiores que juegan por delante del mediocentro defensivo, en calidad de centrocampista todoterreno. Como su descripción explica, es un futbolista con un disparo desde fuera del área brutal y prácticamente todos los goles los ha anotado desde fuera del área o llegando desde segunda línea y perforando la meta rival. Un futbolista fantástico para destrozar defensas bien cerradas.

En su día pagué 4,5 millones por Lerma, hoy es internacional absoluto con Colombia (19 veces) y su valor ha subido hasta los 14,75 millones de euros, con tan solo 24 años. Además, su salario (recientemente mejorado) de 77.000 euros al mes lo colocan como un futbolista bastante accesible para un equipo de media-alta tabla en cualquier gran liga europea. Un fichaje recomendado, sin duda.

Montaje imagen principal: FUT Ultimate Team.

Fuente imagen principal: Alex Caparros (Getty Images)

Share This

Compartir

Share this post with your friends!