Nunca fue crucial para Felice Mazzu. Nunca, hasta ahora. Cristian Benavente (19.05.1994, Alcalá de Henares, España) no encajaba en demasía con el técnico del Sporting Charleroi. Un equipo modesto que competía con los grandes temporada sí, temporada también. Eso había creado Mazzu. Y todo a base de trabajo, trabajo y más trabajo. Y Benavente no encajaba en el perfil de jugador que se desvivía en el campo, que defendía al doscientos por cien los ataques o contragolpes rivales. No. Benavente era fantasía y juego ofensivo. Sin embargo, ahora, en esta Jupiler Pro League 2017/18, el hispano-peruano se ha convertido en un fijo en el once titular del técnico belga. Su nivel es impresionante. Es imposible quitarlo.

Hijo de padre español y madre peruana, Cristian Benavente se formó en la cantera del Real Madrid desde una edad muy temprana. Ascendió en el escalafón de la academia blanca y llegó hasta el equipo filial, desde donde se consagró como uno de los grandes talentos de La Fábrica. Incluso llegó a debutar con la absoluta de Perú. Sin embargo, nunca terminó de despegar. Ni siquiera debutó con el primer equipo del Real Madrid.

‘’En el Real Madrid Castilla no tenía un rótulo de favorito ante tanta estrella. Decidió marcharse al ascenso (Championship) de Inglaterra -precisamente con el MK Dons- con la fiel convicción de hacerse un nombre y crecer como profesional. Esa determinación no fue la mejor. No logró adaptarse en un torneo dinámico que exigía más táctica que técnica. De por sí marcharse a la League One fue algo sorprendente. En tierras peruanas se desconocía el escenario, pero se confiaba en el fútbol que desplegaba Cristian. Al pasar entre claroscuros los pensamientos de triunfalismo se transformaron en pesimismo. La confianza en Benavente se desvanecía como neblina. Y esta terminó por desaparecer cuando optó por seguir su carrera en el exótico certamen belga’’, explica Renzo Galiano, periodista peruano de El Comercio.

En el Real Madrid Castilla coincidió con jugadores que hoy día son importantes en diversos clubes de Primera División. Fernando Pacheco (Deportivo Alavés), Diego Llorente (Real Sociedad), Nacho Fernández (Real Madrid), Casemiro (Real Madrid), Fabinho (AS Monaco), Pedro Mosquera (Deportivo de la Coruña), Burgui (Deportivo Alavés), Jesé (Stoke City), Denis Cheryshev (Villarreal), Lucas Vázquez (Real Madrid) o Álvaro Morata (Chelsea) son algunos ejemplos de los jugadores con los que compartió vestuario durante su etapa en La Fábrica. En Madrid no encontraría el camino al éxito, estaba claro. Debía salir. Y, sin embargo, como bien apuntaba Renzo, nadie esperaba el fichaje por el MK Dons.

Firmó como agente libre por dos temporadas con el club inglés. Solamente se quedaría media. Jugó cinco partidos con el MK Dons antes de poner rumbo a la parte francófona de Bélgica. Fichaba por el Sporting Charleroi de Felice Mazzu.

Embed from Getty Images

Le costó entrar en la dinámica de un equipo diferente. El éxito de Felice Mazzu –oriundo de la propia Charleroi- reside en crear un equipo con una enorme capacidad de sacrificio. Sabe que hay clubes con una plantilla mucho más talentosa que la suya en el campeonato belga. Es el caso del Club Brugge, Anderlecht, Standard Liége, KAA Gent, Genk… Infinidad de nombres. Sabe que por ahí no puede ganar. Y tiene que buscar alternativas. El trabajo constante es una de ellas. Y ahí chocó con Benavente. ‘’Felipe Mazzu quería que Benavente aportara más defensivamente que ofensivamente. Quería que, por unos instantes, cambiara sus goles por barridas y asistencias por bloqueos. Así lo hizo con una entera responsabilidad. Aprendió a ser un jugador más completo en cualquier línea. Eso lo repotenció. Hizo que sea un tipo versátil sobre el verde’’, añade Renzo Galiano.

En un equipo donde Mazzu forma con 1-4-4-1-1, Benavente se ha convertido en el futbolista que engancha el centro del campo con el atacante. Escoltado por dos centrocampistas de más brega y trabajo sucio (Hendrickx e Ilaimaharitra o Diandy), Benavente ha encontrado más libertad para desarrollar su juego de ataque y asociación con Rezaei o Pollet, los delanteros del Sporting Charleroi. Gusta en caer a banda, donde puede cambiar posición con futbolistas muy móviles como Lukebakio o Baby, ambos también en un estado de gracia increíble. En términos globales, Mazzu ha conseguido crear un equipo sólido, que sabe a lo que juega y que se ha ganado el derecho a pelear por conseguir un billete europeo de cara a la próxima temporada.

Dentro de ese esquema que los hinchas carolos ya conocen de memoria, el papel de Benavente ha pasado de simple recambio desde el banquillo a pieza clave en el once. Y todo en apenas una temporada

Dentro de ese esquema que los hinchas carolos ya conocen de memoria, el papel de Benavente ha pasado de simple recambio desde el banquillo a pieza clave en el once. Y todo en apenas una temporada. En cuanto Mazzu hizo entender al peruano su rol, todo empezó a ir sobre ruedas. Un ejemplo claro es el partido ante el Lokeren del pasado 21 de octubre de 2017. El Charleroi perdía 1-0 cuando en el descanso, Mazzu retiró a Rezaei (delantero centro) para meter a Benavente. Pasó de 1-4-4-2 al 1-4-4-1-1 antes mencionado. En el 66’ anotó el peruano. Y esto comentaba Mazzu en la rueda de prensa posterior al partido: ‘’La contribución de Cristian Benavente ha resuelto nuestro problema en este triángulo que el Lokeren había creado. Teníamos problemas en el centro del campo’’. Un futbolista que rompe líneas y quiebra partidos, seguramente el único de la plantilla capaz de hacerlo junto a Baby o Lukebakio, aunque estos de forma más individualista y partiendo desde la banda, como puros extremos con gran potencia física.

Embed from Getty Images

Cristian Benavente suma ocho goles y una asistencia en lo que llevamos de 2017/18 (a 6.11.2017) y ha anotado los últimos goles del Sporting Charleroi

‘’Su próximo objetivo es retornar por la puerta grande a la selección peruana. Anhela seguir dando lo mejor de sí mismo en un conjunto que empezó a creer en sus fortalezas y que desechó los temores absurdos que siempre lo ponían en jaque en instancias decisivas. Solo si mantiene ese desempeño tendrá -una vez más- el privilegio de ponerse sobre el pecho la franja rojiblanca que está cerquísima de volver a exhibirse en una cita mundialista’’, explica Renzo. De momento, en la liga belga es una de las sensaciones (ocho goles y una asistencia, habiendo anotado los últimos cinco goles del Sporting Charleroi a 6.11.2017), siendo capaz de anotar goles increíbles, propios del mismo Leo Messi. Es uno de esos jugadores que gusta ver cada fin de semana.

Fuente imagen principal: ERNESTO BENAVIDES (AFP/Getty Images)

*Fotografía de 2013, durante una concentración con la selección de Perú.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!