No debe ser fácil recibir la etiqueta de gran promesa del Anderlecht, el club más grande del país, antes de cumplir la mayoría de edad. Que se lo digan a Anthony Vanden Borre. Sin embargo, el caso de Aaron Leya Iseka Batshuayi (15.11.1997, Bruselas) es diferente. Él todavía está a tiempo de salvar una carrera futbolística que siempre estará acompañada de su apellido.

Uso el apellido de nuestra madre, y Michy de nuestro padre. Como soy el más joven, ella quería que yo usara su nombre. Y lo hice”, así explicaba Leya Iseka ante la prensa francesa el porqué de un apellido diferente con su hermano. Michy Batshuayi venía de firmar 33 goles en 78 partidos oficiales con el Olympique de Marsella, y había sido traspasado al Chelsea por 40 millones de euros. Ahora, su hermano llegaba cedido al club del sur de Francia.

Texto sobre Michy Batshuayi, publicado en junio de 2016 en Underground Football, tras su traspaso al Chelsea por 40 millones de euros

Leya Iseka llegaba con la vitola de ser una de las grandes perlas de la cantera del Anderlecht. O al menos lo era antes de la lesión de ligamentos que sufrió en un partido de UEFA Youth League y lo tuvo apartado de la competición durante una temporada completa. Era una de las grandes estrellas de un Anderlecht que siempre rendía alto en la competición juvenil de la UEFA, y junto a jugadores como Kawaya o Tielemans brillaba por toda Europa. Pero claro, había algo especial en Leya Iseka. Él era el brazo ejecutor. Y tenía únicamente 16 años. 12 goles en 15 partidos con el Anderlecht en UEFA Youth League (fue el segundo máximo goleador de la 2014/15 con nueve goles, solamente por detrás de Solanke), además de haber debutado, y marcado, con el primer equipo. Todo hasta la lesión. Y hasta la cesión al Olympique de Marsella.

Leya Iseka anotó doce goles en quince partidos de UEFA Youth League con el Anderlecht

Llegó cedido al Marsella para la 2016/17 con desconfianza desde ambos lados. En el contrato se incluyó una cláusula que decía que si Leya Iseka no jugaba una cantidad exacta de partidos antes de Navidad, volvería al Anderlecht. En total, disputó únicamente nueve encuentros con el Olympique de Marsella. Y no marcó. La inestabilidad del club no ayudó al joven jugador belga y en diciembre de 2016 se confirmaba su retorno a Bruselas. No disputaría ningún partido oficial más en dicha temporada.

Embed from Getty Images

Sin embargo, un poco de luz iluminó la apagada carrera de Leya Iseka cuando el Anderlecht, el Zulte Waregem y el propio jugador acordaron que en la 2017/18 sería cedido al Zulte Waregem de Francky Dury. Tenía la complicada tarea de cubrir la baja de Mbaye Leye, y debía competir con otros jóvenes talentos como Ivan Saponjic (20) o Peter Olayinka (21), ambos con más experiencia que él en el fútbol profesional.

“Clubes como Mechelen, Oostende, Mouscron en Bélgica… Y también desde Ligue 2 francesa estaban interesados, pero opté por Zulte Waregem, un club ambicioso tanto en la liga como en Europa. Zulte Waregem se forma a partir jóvenes, siempre es un lugar adecuado para crecer”, explicaba Leya Iseka tras su fichaje por el club flamenco. Y no le ha ido nada mal. Son cuatro goles (a 30.10.2017) y es el máximo goleador del equipo tras Olayinka. Además, ha debutado en Europa League y suma 755 minutos (a 30.10.2017) entre todas las competiciones. Está claro que ha encontrado su sitio.

Son cuatro goles (a 30.10.2017) y es el máximo goleador del equipo tras Olayinka. Además, ha debutado en Europa League y suma 755 minutos (a 30.10.2017) entre todas las competiciones

Es curioso, su único gol con el primer equipo del Anderlecht lo anotó ante el Zulte Waregem, su actual equipo. Leya Iseka ha perdido velocidad y electricidad tras la lesión pero sigue siendo un futbolista que conoce el área a la perfección. Siempre parte con ventaja respecto a sus marcadores porque sabe perfectamente cómo colocarse esperando la asistencia de sus compañeros. Y si ese pase llega desde banda en forma de centro lateral… Incontables son los goles documentados que el belga ha anotado adelantándose a los centrales para empujar al fondo de la red el centro milimétrico de los extremos de su equipo.

Un delantero de área que, por fin, ha vuelto a encontrar el camino al gol. Y únicamente tiene diecinueve años. Parece que el futuro vuelve a pintarse de dorado para Aaron Leya Iseka Batshuayi.

Fuente imagen principal: Photo News.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!