Imagínese su club. El del barrio, el del pueblo, el de toda la vida. Con sus gradas de cemento y ese césped que hasta hace no tanto era tierra. Donde aquel amigo nostálgico sigue pasando las horas, como aferrándose a una adolescencia que ya nos dejó. Piense fijamente en ese amigo que todos tenemos, jugando en lo más bajo de la pirámide del fútbol patrio antes de marcharse de cervezas. ¿Se lo imagina jugando delante de 50.000 personas? Pues deje de imaginar.

Steven (Tsai Meng-Cheng en taiwanés) juega en el CD Parquesol, es estudiante de Marketing en la Universidad de Valladolid y, además, es internacional por Taiwán

En la base de la complicada e ineficiente pirámide del fútbol español encontramos al CD Parquesol, un club que acaba de ascender a Primera Provincial –penúltimo escalón del fútbol español- y es filial del Atlético de Madrid en Valladolid. Un club como cualquier otro, pero con un jugador especial. ”Un amigo mío jugaba en el Cadete del Real Valladolid y nos ayudó a concretar la posibilidad de venir a España para aprender a jugar a fútbol”. Así recaló en el CD Parquesol Steven (Tsai Meng-Cheng en taiwanés), estudiante de Marketing en la Universidad de Valladolid… e internacional por Taiwán.

CHINA TAIPÉI, FORMOSA Y UNA INDEPENDENCIA QUE NO LLEGA

Con más de 23 millones de habitantes, la Isla de Taiwán lleva más de un siglo siendo moneda de cambio entre chinos y japoneses, sin siquiera poder desmarcarse de China a día de hoy –su nombre oficial es China Taipéi-. Y es que Taiwán se encuentra fuertemente dividido entre independentistas y prochinos. El gigante rojo no reconoce la independencia de la isla y niega cualquier futuro lejos de China, mientras que el primer ministro taiwanés, William Lai, habla abiertamente de un estado que ya es independiente y soberano pese a la falta de reconocimiento internacional. Incluso una tercera nomenclatura para el territorio entra en escena a través de los independentistas: Formosa, nombre heredado de la ocupación portuguesa varios siglos atrás y que dio nombre a la última república que conoció la isla, a principios del siglo XX.

Embed from Getty Images

La federación taiwanesa de fútbol también ha sufrido las consecuencias de esta inestabilidad. Originalmente incluida en la federación china, no fue miembro independiente para la FIFA hasta 1981, y no empezaría a competir a nivel asiático hasta 1989. Tercer deporte del país por la influencia japonesa, el fútbol taiwanés es semiprofesional y caladero para el pujante fútbol chino. Alguno de los integrantes de la selección, como Xavier Chen, poseen experiencia en Europa, con más de 200 partidos en la Jupiler Pro League de Bélgica. El combinado nacional disputa sus partidos como local en el curioso Estadio Nacional de Kaohsiung, con capacidad para 55.000 espectadores y una estructura que recuerda a un signo de interrogación.

La federación taiwanesa de fútbol también ha sufrido las consecuencias de esta inestabilidad. Originalmente incluida en la federación china, no fue miembro independiente para la FIFA hasta 1981

DE VALLADOLID A TAIWÁN

Steven regresa cada año a su tierra natal para reunirse con su familia por Navidad. Sin embargo, este año recibió una llamada para volver justo a mitad de año: la del seleccionador absoluto de Taiwán. ”El entrenador me conocía de la sub-18 y me animó a participar en los entrenamientos previos para ver qué tal. En Taiwán, los equipos universitarios suelen entrenar con la absoluta. Cuando se acabaron los entrenamientos y vi que estaba en la lista fue toda una sorpresa”, explica Steven a Underground Football.

Las más de 18 horas de trayecto entre Valladolid y Taiwán tendrían premio especial: Steven iría con sus ídolos a jugar contra Singapur por la clasificación para la Copa de Asia de 2019, el próximo gran objetivo. ”Fue una experiencia muy especial. Mis compañeros son unos elegidos, muy famosos en Taiwán, y de repente me vi entrenando con ellos. Me ha servido para ver qué tengo que mejorar. En la selección nos tratan con todo lujo, y el viaje a Singapur es un gran recuerdo”.

Taiwán acabaría ganando en Singapur, manteniendo intactas sus posibilidades de ir a Emiratos Árabes dentro de poco más de un año. Pero no todo podía ser perfecto. ”Estoy un poco triste por no haber podido debutar, pero me quedo con la alegría de celebrar la victoria con todo el equipo”. Pese al revés, Steven todavía está un paso más cerca de cumplir su meta: ”Ser futbolista profesional siempre ha sido mi sueño, pero sé que es muy difícil. Solamente quiero aprovechar mi vida de jugador sin importar hasta donde llegue”.

Fuente imagen principal: CD Parquesol.

*La entrevista se realizó antes del parón de selecciones de octubre de 2017.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!