Son los clubes más laureados de Portugal quienes reciben mayores elogios por su trabajo formativo, con total merecimiento. Tanto Sporting CP como Porto y Benfica cuentan en su haber con una mina de la que no dejan de brotar auténticos diamantes, pero más allá de las principales academias también hay vida. Miembros tan célebres de una clase tan prometedora como es la de 1997 (Gonçalo Guedes, Rúben Neves o Renato Sanches son algunos de sus rostros más visibles) han ocupado cientos de portadas gracias a sus apariciones en escenarios muy exigentes. Al tiempo que estos jóvenes daban sus primeros pasos, en el norte de Portugal se cocina a fuego lento un chico muy especial, de quien hablan auténticas maravillas.

Bruno Xadas ha recibido el premio a su excelente pasada temporada. Ahora es un miembro del primer equipo a todos los efectos

Tras dar sus primeras patadas al balón en el Milheiroense, club con localización en Aveiro, a algunos kilómetros del Área Metropolitana de Oporto (su lugar de residencia), ingresó en las categorías del Porto en 2008 para cumplir allí los dos años siguientes de su formación. No le llegaría la oportunidad de unirse al Sporting de Braga hasta 2014, tras llegar procedente del Sanjoanense, otro club modesto del Área Metropolitana de Oporto. Futbolísticamente, el momento en el que su carrera comienza a adquirir otra dimensión mayor es durante el transcurso de la temporada 2016/2017, donde exhibió un gran fútbol. Once goles y siete asistencias, alternando la posición de mediocentro con la banda, le hicieron un fijo en los planes de Abel Ferreira.

El actual entrenador del Sporting de Braga es, probablemente, el nombre que marca la evolución de Xadas durante los últimos dos años y en su camino hacia la élite. Aproximadamente a finales del mes de abril, Jorge Simao, anterior inquilino del banquillo gverreiro, presentó su renuncia. El elegido para relevarle no fue otro que el mismo Ferreira, quien dirigía en aquel momento al equipo B. No fue el único que recibió la oportunidad del ascenso; Bruno Xadas acompañó a Ferreira en su nueva aventura. Aterrizaba en el primer equipo durante la recta final de la temporada con tan sólo 18 años.

Embed from Getty Images

Acostumbrado a desenvolverse en el carril central, ya fuese como mediocentro en una zona de mayor exigencia o más adelantado en las inmediaciones del área, Xadas ha demostrado ser una alternativa real para ocupar el costado derecho. Tiene la complexión física necesaria para el rol: es ágil, tiene un físico un tanto liviano y cuenta con una gran capacidad de asociación, características que le acompañan desde esos primeros días como dueño del círculo central. También dispone, en su repertorio, de las armas necesarias para desequilibrar y poner desborde: acostumbra a elegir la opción más coherente, quiebra fácil y de manera que tampoco le lleve demasiado tiempo ejecutar la acción. Hay ciertos momentos en los que, al verle jugar, da la impresión de estar presenciando un partido de Bernardo Silva, salvando un poco las distancias, debido a las similitudes en su apariencia física y varios gestos técnicos sólo al alcance de los verdaderos jugones.

Es ágil, tiene un físico un tanto liviano y cuenta con una gran capacidad de asociación, características que le acompañan desde esos primeros días como dueño del círculo central

Como suele ocurrir con los futbolistas de un corte como el de Xadas o similar, parte con desventaja ante jugadores más físicos, aunque sus 179 centímetros de altura invitan a ser optimista respecto a sus posibilidades en el juego aéreo, teniendo una altura aceptable pero un nivel bastante pobre a la hora de rematar un córner o un envío por alto como para poder ser considerado una amenaza. Se encuentra mucho más cómodo siendo la otra cara de la moneda, sirviendo él esos centros y poniendo en marcha las acciones a balón parado. Fuera de aquí, existen ciertos déficits que sí deben ser tenidos en cuenta pero que, sin embargo, no llegan a influir negativamente en su evolución como los mencionados anteriormente: su trabajo de cara al gol, ser capaz de finalizar también los ataques con mayor acierto… etc. Situación, en definitiva, muy común en chicos de su edad, que aún necesitan curtirse a base de minutos y horas de entrenamiento. Queda mucho camino por recorrer, pero lo que tiene el Sporting de Braga es, sin duda, un talento con el suficiente margen como para crecer y alcanzar cuotas mayores. Todo un diamante en bruto.

Fuente imagen principal: Fifa & FPF (Página web SC Braga)

Share This

Compartir

Share this post with your friends!