Cuando Amin Younes llegó al Ajax en el verano de 2015 era prácticamente un desconocido. Un chico que en su día despuntó en el primer equipo del Borussia Mönchengladbach, llegando a debutar en Bundesliga con solo 18 años. Ahora llegaba de una temporada muy irregular en la categoría de plata del fútbol germano, en la que solo fue titular en siete partidos de liga.

Mientras, en el ArenA, una nueva promesa estaba saliendo a la luz. Se trataba de Ricardo Kishna, puro talento en bruto. Su eléctrica conducción y regate entraba por los ojos de cualquier aficionado y su aportación en 20 de los goles ajacied de la temporada, repartidos en 7 tantos y 13 asistencias, de cualquier base de datos. Quizá esto mismo, ser tan diferencial en Eredivisie, le hacía tener los días contados en los Países Bajos. Dos semanas después de la llegada del alemán, Kishna fichó por la Lazio.

Un desconocido de la segunda alemana tenía que hacer olvidar a la última perla de la cantera

Le esperaba un escenario complicado y, como cabría esperar, necesitó tiempo para adaptarse. No tanto para encontrar su hueco en el once, ya que con la primera oportunidad que le brindó Frank de Boer ante el Celtic se lo ganó, pero sí para encontrar su juego. Nadie discutía su titularidad pero sí dejaba algo frío al espectador. Y entonces llegó De Klassieker, con casi 20 puntos por encima del Feyenoord pero con la obligación de ganar para al rival histórico no despegarse del PSV, que había conseguido la primera plaza tras dos jornadas consecutivas del Ajax pinchando.

A pesar de la mala racha con la que llegaba el Feyenoord, encadenando cinco partidos consecutivos perdiendo, el partido no podía dar más respeto. Y el respeto se transformó en miedo cuando Toornstra cruzó desde la frontal un disparo al que no llegó Cillessen. El minuto 13 era uno demasiado temprano para que las cosas se torciesen. Entonces apareció Younes, como el héroe que el partido necesitaba. Tiró una pared con Klaassen para superar a Karsdorp, con un recorte sobre la línea de fondo sentó al goleador visitante, regateó a Botteghin al borde del área pequeña y ajustó su disparo tanto al palo que por poco no se sale de la portería paralelo a la línea de gol.

Embed from Getty Images

En la segunda parte, solo tuvo que soltarle el balón en la frontal a Bazoer para que él hiciese lo suyo. A partir de entonces, estuvo seis semanas consecutivas asistiendo. Pero los números eran lo de menos. Con un mediapunta como Klaassen, del cual se podrían destacar mil cualidades pero ninguna sería la de la verticalidad y la visión de juego, Younes aportaba esa chispa que hacía encender la llama de los goles. El hombre que rompía el molde, que desplazaba contrarios y generaba espacios. Por supuesto que no todos los goles pasaban por él, pero gran parte se debía a las fiestas que montaba en su banda izquierda.

Y esta luz que se le encendió a principios de 2016 no se le ha vuelto a apagar, aunque haya titilado algunas veces. Se ha convertido en un hombre de referencia en la Eredivisie y pronto lo será de Europa. La temporada pasada ya destacó en Europa League y en la Copa Confederaciones, una actuación la de Rusia que le ha permitido estar en las dos listas definitivas que ha dado Joachim Löw a partir de entonces.

Desde mediados de su primera temporada en el Ajax, se ha convertido en un jugador diferencial

Es obvio que no tiene un 100% de éxito en el regate, pero quién lo tiene. Es un jugador que no para de intentarlo, la mayor parte del partido se lo pasa encarando rivales con ese tren inferior que caracteriza su conducción, tan similar a la de Eden Hazard. No engaña a nadie y aporta la seguridad de que no se esconderá en momentos complicados por el miedo a fallar. Su falta de gol es lo que asusta, de eso no cabe ninguna duda.

La Serie A ya le ha tanteado en alguna ocasión, y a este ritmo de progresión, con 24 años, el próximo mes de julio será un objetivo de mercado claro para muchos clubes Champions.

Pincha aquí para leer todos los artículos de Jong Talent.

Fuente imagen principal: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images Europe

Share This

Compartir

Share this post with your friends!