Aunque para los más jóvenes puede resultar un desconocido, este genio de la estrategia es uno de los más ilustres y reconocidos personajes en la historia del fútbol del Este. Unas líneas dedicadas a un pionero, a alguien que revolucionó el fútbol soviético. No con sus goles, ni sus centros, aunque podría haberse dado el caso, sino desde fuera del rectángulo de juego. No puede ser otro que el gran Valeri Lobanovsky. Pero como toda historia es mejor empezarla por el principio. Pocos meses antes de estallar la Segunda Guerra Mundial en la Unión Soviética, más concretamente en Kiev, nacía quién a la postre resultaría decisivo para el devenir del fútbol en aquella zona de Europa. Un niño de nombre Valeri que desde pronto descubrió que su vida estaba en torno a un balón.

Aquel chico creció, y desde el extremo izquierdo llegó a debutar con el club de su ciudad, el Dinamo de Kiev, donde pasaría seis temporadas consiguiendo una Liga y una Copa soviética. También pasó por el otro equipo referencia en Ucrania, el Shakhtar Donetsk. Aunque puso fin a su carrera como futbolista con tan solo 29 años de edad, nos dejó unos números bastante sorprendentes, llegando a anotar 78 goles y siendo internacional por la URSS en dos ocasiones.

Valeri Lobanovsky llegó a debutar con el Dinamo de Kiev y cosechó una Liga y una Copa soviética

Como todo fuera de serie, fue capaz de eclipsar sus propias gestas, aquellas de jugador que como entrenador pronto quedaron olvidadas. Al poco de finalizar su carrera en los terrenos de juego le llegó la oportunidad de dirigir al Dnipro, donde permaneció cuatro años hasta dar el salto al club con el que todos le recordamos, el de sus amores. Los de Kiev volvían a llamar a la puerta del Lobo para que les hiciese campeones tras tres temporadas de sequía. Pues bien, al primer año doblete, Liga y Copa soviéticas en la temporada de 1974. No contento con este hito, la temporada siguiente fue a la conquista europea, se alzó con la Recopa de Europa, convirtiéndose en el primer equipo soviético que se hacía con un título en el Viejo Continente. Título que refrendó con la Supercopa de Europa. Pero si todo esto supiese a poco, en 1986 repitió consecución de trofeo con una nueva Recopa.

Sus éxitos no se quedan solo en logros a nivel doméstico y europeo, Lobanovsky dirigió al combinado soviético en varias etapas, logrando la medalla de bronce en la olimpiada del 76 o cayendo en Octavos en el Mundial de México. Aunque, sin duda, el mayor triunfo se logró en la Eurocopa del 88, en Alemania Federal con en un ambiente hostil durante todo el campeonato, los de Lobanovsky se hicieron con un puesto en la final de Munich, pero no pudieron con Rijkaard, Gullit, Van Basten, Koeman… los de Rinus Michels se imponían por 0-2 y el trofeo volaba con los tulipanes.

Embed from Getty Images

Tras probar suerte con selecciones de menor repercusión futbolística como Emiratos Árabes y Kuwait, volvía al club de su vida. El Dinamo le esperaba con los brazos abiertos y Lobanovsky recompensaría sumando al palmarés de Kiev cinco títulos de Liga ucraniana consecutivos, así como tres Copas también de manera continuada. Era la época de una estrella emergente, Andriy Shevchenko, el brazo ejecutor del Lobo sobre el terreno de juego y quienes juntos a punto estuvieron de llevar a su plantel a la final de la Liga de Campeones en 1999. El Bayern se cruzó en el camino de los de Kiev privándolos de escribir en mayúsculas una historia que probablemente lo merecía.

El Dinamo de Kiev de Lobanovsky y Shevchenko se quedó a un paso de la final de Liga de Campeones de 1999

La última etapa de Valeri en los banquillos fue como seleccionador nacional de su país, aunque fue cesado del cargo al caer en la repesca que daba acceso al Mundial de Corea frente a Alemania. Mundial que no llegó a ver, ya que la muerte le alcanzó apenas un mes antes de la cita asiática tras un delicado estado de salud. Al poco de morir, como suele pasar, llegaron los reconocimientos. Se le nombró ‘héroe de Ucrania’, la mayor condecoración que puede recibir un ciudadano individual de manos del gobierno nacional. Por si fuera poco, hoy el terreno de juego del Dinamo de Kiev es el Estadio Lobanovsky Dynamo. Pero Shevchenko supo cómo hacerle ganar el título que se dejó en el tintero, y es que la Champions de 2003 conquistada en Milan voló hacía Ucrania brindando a su persona la soñada Copa de Europa al monumento dedicado a la memoria de ‘su padre futbolístico’, lo mismo haría después con el Balón de Oro. El gran legado del Lobo, el fútbol del Este debe dar gracias. Valeri Lobanovsky.

Fuente imagen principal: Gary M Prior (Allsport)

Share This

Compartir

Share this post with your friends!