A sus 35 años, Álex Geijo (Ginebra, Suiza, 11 de marzo de 1982) transmite la misma ilusión y vitalidad que un canterano. No parece que el momento de colgar las botas le quede cerca, y es que a este trotamundos del fútbol -que ha jugado en LaLiga, la Serie A y la Premier League- le quedan muchos sueños por cumplir.

Tras desvincularse de Udinese, Geijo firmó en el verano de 2015 con el Brescia de la Serie B para posteriormente, en julio de 2016, enrolarse al interesante proyecto del Venezia. Con Pippo Inzaghi como técnico y el millonario Joe Tacopina como propietario del club, los lagunari han encadenado su segundo ascenso consecutivo y han regresado a la Serie B. El ambicioso proyecto les invita incluso a soñar con un triplete que les lleve de vuelta a la Serie A, categoría en la cual no militan desde la temporada 2001/02.

En Underground Football hemos tenido la suerte de poder repasar el pasado, presente y futuro del futbolista hispano-suizo, en una entrevista que queremos brindar a nuestros lectores.

El Venezia es un equipo que ha jugado muchas temporadas en Serie A y ahora se encuentra inmerso en un proyecto que ya desgranamos en Underground Football. En su primera temporada en Lega Pro, tras ascender en la 15/16, ha conseguido el ascenso a la Serie B y además has marcado 10 goles. ¿Esperábais que fuera todo tan rápido?

Llevan dos años seguidos ascendiendo. Nunca puedes saber si vas a ascender antes del inicio de una liga porque es difícil para ti y para todo el mundo, lo que sí sabíamos era que habían hecho un proyecto para intentarlo al menos. Habían hecho un equipo con experiencia, un equipo en el que la mayoría de jugadores, por no decirte todos, han jugado en categorías superiores, y el objetivo era al menos pelear por ascender. Lo que pasa es que luego tienes enfrente equipos como la Reggiana, el Parma, el Cremonese, Foggia, Lecce… otros equipos que se reparten también en otros grupos, que son muy buenos también, pero uno de los objetivos era meterse al menos en playoff para pelear por ascender, sí.

El entrenador es Pippo Inzaghi, más consolidado aún como jugador que como entrenador a pesar de que en su trayectoria ya ha pasado por el banquillo del primer equipo del Milan. ¿Cómo valoráis su temporada? ¿Cree que tiene futuro en el banquillo de un grande de Italia o Europa?

Él ha sido la cara visible que ha hecho que muchos de nosotros vengamos para acá, porque claro cuando hace dos o tres años el Venezia había quebrado y después hicieron este proyecto, pues te entra alguna duda, pero tener al director deportivo que teníamos como Perinetti, muy famoso aquí en Italia, tener a Pippo Inzaghi de entrenador, es lo que ayuda a que muchos de nosotros hayamos venido. De entrenador es como jugador; tiene una mentalidad de querer ganarlo todo, de querer ganar siempre, de no conformarse nunca. Coger el banquillo del Milan le pilló en el inicio, cuando empezaba a ser entrenador que venía de la cantera del Milan. Para un entrenador coger un equipo de esa envergadura, en su primer paso como entrenador, tampoco es nada fácil. Es un equipo donde te exigen todo. Pierdes una semana y ya es un drama. A lo mejor se le vino un poco encima, pero ya te digo, ahora ha bajado a Lega Pro y en un futuro, sea cercano o lejano, claro que puede tomar un gran equipo.

En su caso, ¿cómo llega al Venezia? ¿Por qué toma la decisión de dejar el Brescia y bajar a una categoría menor?

Yo había rescindido contrato el verano anterior con Udinese en el último día de mercado y me fui a Brescia, donde estuve súper cómodo y había una gran afición, pero claro, es un equipo que tiene muchos problemas económicos y en verano el planteamiento fue fácil. Tenía algunas cosas en el extranjero, en Italia me encontraba bien y llegó el Venezia, que me propone ganar un campeonato. En mi cabeza me planteé si era mejor pelear por salvarte o irte a un equipo para luchar por un campeonato e intentar volver a segunda. Por lo deportivo, para mí era importante tener una motivación. No es que en Brescia no la hubiera, pero lo de Venezia era algo bonito por conseguir. Bueno, se ve después de un año, pero creo que no me equivoqué.

¿Cómo vive la gente el fútbol en Venecia? ¿La gente está muy encima del equipo desde la llegada de los nuevos propietarios o a la gente le es indiferente? ¿Se siente el calor de la afición?

Sentimos el calor de la afición que viene al estadio, pero es algo complicado porque hubo una fusión. Te explico: nosotros jugamos en el agua como quien dice… vamos en barco al campo, no hay coches, pero hace unos años hicieron una fusión con el Mestre y ahora mismo la gente está un poquito confundida. Hay gente que se ha quedado con el Mestre, gente que sólo quería al Venecia, y gente que se ha adecuado a la fusión. Lo que tengo entendido es que el club en los próximos años, y no muy lejanos, quiere hacer un nuevo estadio en tierra firme, justo antes de que empiece Venecia, en lo que se llama Mestre, y seguramente ahí cabría mucha más afición. Ahora mismo es un poco follón para la gente, incluso venir a ver un partido, pero los que vienen sí que nos dan calor; no son muy numerosos, pero está bien.

¿Tenéis relación directa con Joe Tacopina? Ha sido propietario y ha estado metido en consejos de administración de otros clubes de Italia y no sé si es con los jugadores con quien habla directamente o por el contrario tenéis que pasar por más filtros para poneros en contacto con él.

Depende de para qué, pero sí que es alguien que está bastante presente. Vive en Nueva York, pero viene, ahora menos desde que ascendimos, pero es una persona que está aquí mínimo una semana al mes. Es decir, un partido mínimo en casa ve siempre, cuando puede alguna vez viaja, pero es alguien que está muy presente, cercano al jugador… Cuando necesitas cualquier cosa, claro que puedes hablar con él, o con el director deportivo, depende de para qué cosa. Es un presidente que, a pesar de vivir en el extranjero, sí que está bastante presente.

Embed from Getty Images

Como me decía antes, no es su primera experiencia en el extranjero, ¿ha sido la del Venezia la mejor hasta la fecha?

Cuando estuve en Inglaterra, a pesar de jugar poco, tuve una buena experiencia. Llegamos a una final en Wembley, que fue algo muy especial, y el año pasado en el Brescia, llegué el último día y la gente me dio muchísimo cariño, el equipo se salvó muy fácil, que era el objetivo y también fue una temporada buena, lo que pasa que a nivel de ‘títulos’, el haber ascendido, claro que te da algo especial. En general, por donde he pasado, sí que me he encontrado muy a gusto.

Ahondando un poco más en el pasado, empieza a despuntar en la cantera del Málaga, y quería preguntarle sobre ese vivero que se ha convertido la cantera malaguista en los últimos años de grandes jugadores.

El fútbol, al haber habido muchos problemas económicos, ha dado muchas oportunidades a mucha gente, y están demostrando que muchas veces no hace falta ir a buscar fuera lo que puedes tener en casa. Hay muchos jóvenes que tienen mucha calidad, y a los que lo único que les falta es tener una oportunidad. Clubes como el Málaga les están dando ahora mismo esa oportunidad, y están demostrando que tienen calidad, que tienen nivel y que no han desaprovechado esas oportunidades.

En el Levante también guardan un gran recuerdo tuyo. Allí, tras marcar 10 goles tienes una grave lesión que casi te aparta del equipo. ¿Cree que esa lesión frenó su carrera?

No te puedo decir ni sí ni no, porque no puedo saber lo que habría pasado. A lo mejor no me lesiono y no marco más… quién sabe.  No lo sé, pero sí que me hizo mucho daño, porque estuve siete u ocho meses parado y cuando volví tarde casi que otro año en estar bien porque fue una lesión muy grave. Tuve lo del peroné, que de eso sí que me recuperé bastante bien, pero también me arranqué los ligamentos del tobillo, y quieras o no, eso nunca se vuelve a recuperar. Es decir, aunque pierdas un milímetro o dos de movilidad en tu tobillo, lo sientes, y eso sí que es verdad que me ha hecho mucho daño. ¿Si me ha frenado en mi carrera o no? No te puedo decir si por culpa de eso hubiera ido mejor o peor. No lo puedo saber, pero sí que me hizo mucho daño esa lesión. Mucho, mucho.

Tras pasar por el Racing de Santander, llega, no sé si la consideras la mejor carrera de tu temporada, en el Granada, con los que consigues el ascenso a Primera.

Sí, sin duda es la mejor. Por ascender a Primera, por marcar un montón de goles ese año, por cómo fue la temporada, por ser también un equipo recién ascendido de 2ªB. Habían hecho un muy buen equipo, teníamos un gran equipo, pero nadie pensaba que en la primera temporada podíamos llegar a subir del tirón. Conocerás a la afición del Granada, es una afición espectacular. Jugar allí en Segunda delante de no sé cuántas mil personas… Fue una temporada increíble. Ya te digo, seguramente  en lo general y en lo colectivo sea la temporada que más recuerdo en mi carrera.

Del Granada pasa a Udinese, Watford, como muchos futbolistas de ese grupo de equipos. ¿Cree que ese tipo de consorcios entre clubes beneficia al futbolista o lo perjudica?

No lo sé si beneficia o perjudica. Habrá gente a la que beneficie y a gente a la que menos. Por ejemplo cuando el Granada estaba en Segunda, el Udinese en Serie A y el Watford también estaba en Segunda, yo creo que beneficia sobre todo a los propietarios porque si tú tienes, como Udinese tenía en su día a 100 jugadores si no recuerdo mal bajo su supervisión, obviamente todos no pueden estar en Udinese. Cogen a los que no están listos para jugar en Primera, los más jóvenes o los que vienen del extranjero, les dan un año en Segunda, piensan que pueden volver… yo creo que beneficia más a ellos que al jugador, porque cuando firmas por un equipo, es para intentar estar con ese equipo, pero luego si no tienes la oportunidad de estar en ese equipo, en Udinese por ejemplo, es lo mismo que irte cedido, lo único es que el club es del mismo propietario. Al jugador la verdad es que no le cambia tanto. Da igual del equipo que seas, que si tu club no cuenta contigo ese año, tendrás que irte cedido a algún lado.

Embed from Getty Images

Quizás su asignatura pendiente ha sido la de consolidarse en un equipo de primer nivel. En Udinese imagino que no ha tenido todas las oportunidades que en un principio le habría gustado. 

No, para nada. Yo llegué a Udinese en un mercado invernal, casi el último día, y me encuentro aquí con un equipazo en el que no te puedes ni siquiera quejar de no jugar. Firmas y tienes la suerte de venir a un equipo así, de aprender de otros jugadores y ves que en la delantera están jugando Alexis Sánchez, Di Natale o Simone Pepe, tienes que entender que tú estás por debajo de ese nivel y que no te queda otra que entrenar y luchar. Oportunidades y haber jugado más me habría gustado, pero también sé y soy consciente de que, a lo mejor, no tenía el nivel que tenían otros.

Con 35 años, ¿le quedan sueños aún por cumplir en el fútbol?

Sí, pero siempre te quedan sueños. Este año me he venido como a 2ªB, que es Lega Pro aquí, y vienes con toda la ilusión del mundo, porque al final es bonito. Hasta cuando vas con tus colegas a jugar un domingo, te gusta ganar, y este año me volvieron a dar la oportunidad de volver a hacer algo grande para el equipo, para la ciudad, para los que estábamos ahí. A lo mejor para uno que lleva 15 años en Primera, no significa nada, pero te digo que vine con toda la ilusión del mundo y cuando terminó la liga, para mí fue una gran satisfacción. El día que no tenga eso, lo mejor será no seguir jugando.

Por tanto, a Álex Geijo aún le quedan muchas pilas, ¿no?

Sí. Bueno, físicamente está claro que cuando tienes 35 no es lo mismo que cuando tienes 20. Las pequeñas lesiones se hacen más difíciles, tienes que trabajar más, tienes que estar más atento, pero sí, me encuentro con fuerzas y con ganas. El día que no tengas eso, yo creo que en un campo no disfrutas y no merece la pena seguir jugando.

 El día que tenga que colgar las botas, ¿le gustaría dedicarse a algo relacionado con el fútbol?

Sí me gustaría. No me preguntes el qué porque no lo sé todavía, tampoco lo he pensado demasiado, pero sí que hay cosas que me gustan. Por ejemplo entrenador no es algo que me plantee ahora mismo, no es algo que me motive ahora. A lo mejor en un año o en dos te digo “joder, pues ahora tengo ganas o me gustaría lanzarme en eso”. A lo mejor representante es algo que me puede gustar, director deportivo… Pero algo relacionado con el deporte, con el fútbol al que llevo toda la vida dedicado, sí que me gustaría.

Fuente imagen principal: VeneziaUnited

Álex Geijo celebra un gol con el Venezia. 

Share This

Compartir

Share this post with your friends!