La academia del Sporting lleva siendo una referencia en Portugal desde varias generaciones, tanto por el crecimiento futbolístico, como por la evolución humana que experimenta un jugador en sus primeros pasos como futbolista profesional. Se trata de un proceso que se repite con bastante frecuencia. En este caso en concreto, la importancia de que el método de desarrollo se ejecute con éxito es aún más vital si cabe, mayormente por el corte de futbolista que busca el club de la capital: un jugador individualista en términos de juego, que tenga esa pizca de maldad y valentía. Todo ello a sabiendas de que cualquier cosa puede enseñarse, salvo el talento.

Siendo el último miembro de una lista de jóvenes portentos que tiene a los jugadores de banda como rostros más visibles a nivel mundial como Cristiano, Nani, Quaresma, Futre o Luis Figo, Gelson Martins ha irrumpido con fuerza en el fútbol portugués. Tras crecer en las diversas secciones del club al mismo tiempo que quemaba etapas en las categorías inferiores de Portugal, en 2015 Jorge Jesus le ayudó a dar el salto al primer equipo. Pero la oportunidad que necesitaba para poder convertirse en alguien importante para el juego del equipo tuvo que esperar.

Tras la marcha de Joao Mario, Gelson Martins enlazó una serie de actuaciones de gran nivel. Se presentó como el nuevo líder ofensivo del equipo.

Finalizando el verano de 2016, Joao Mario formalizaba su marcha al Inter, y el Sporting perdía un activo valioso para su juego. Fue entonces cuando, tras los primeros meses de competición, Gelson enlazó una serie de actuaciones de gran nivel. Jorge Jesus se deshacía en elogios hacia él, haciendo hincapié en el error que suponía catalogarle como un jugador de futuro o una joven promesa. Había llegado para quedarse, su equipo jugaba cada vez mejor y sus exhibiciones individuales comenzaron a ser el pan de cada día. No importa el escenario, si en frente está el Real Madrid o el Porto. Igualmente deja todo lo que tiene en el césped.

Embed from Getty Images

Su zona de acción es la banda derecha, aunque tiene cierta tendencia a dejarse caer hacia el centro o incluso bajar a recibir en el medio si el equipo se atasca con el balón. Tanto por condiciones físicas como por su forma de desenvolverse en el campo, se trata de un auténtico filón cuando encuentra espacios: en transiciones ofensivas asegura conducciones de calidad a una gran velocidad. En el apartado técnico, destaca su facilidad para regatear. No sólo cuenta con un gran repertorio, sino que ejecuta dichos quiebros con una rapidez mental asombrosa. Hablamos de un jugador que, tanto para bien como para mal, transmite la sensación de ir una marcha por encima de la velocidad a la que se disputa el partido, de modo que la dificultad de que ese regate llegue a buen puerto aumenta considerablemente. Además es resolutivo en el pase; no es un jugador que filtre a menudo entre líneas, que tenga esos rasgos propios de alguien que acostumbre a hacer de un mediapunta. No desempeña esa función y tampoco le hace falta hacerlo. Pero sí es un jugador asociativo y un centrador de garantías. Esta faceta de asistente es la mejor referencia posible para medir el crecimiento de Gelson. No sólo ha dado un salto cualitativo en su fútbol; la evolución, cuantitativamente, es más que evidente: 7 goles y 14 asistencias esta temporada.

Esa “marcha de más” mencionada anteriormente sirve como antesala para hablar un poco de sus asignaturas pendientes. Su verticalidad a veces se convierte en su mayor déficit, al igual que su toma de decisiones. No es pobre ni mucho menos, pero debe aprender a evaluar mejor la situación y valorar si es favorable o no, en vistas a encarar al lateral. Un duelo mal elegido supone desperdiciar una acción ofensiva prometedora o propiciar una pérdida que acabe en contrataque rival. No obstante, no deja de ser un fallo que puede corregirse con el tiempo y la experiencia. Será interesante seguir la evolución de Gelson Martins a partir de este punto. Ahora que la Liga NOS ha vuelto a decir adiós a varios de sus mejores jugadores, el panorama se pone muy de cara para que el joven extremo pase de ser la revelación de la temporada a ser uno de los protagonistas del campeonato. Quién sabe si él será el próximo en protagonizar un gran traspaso rumbo a una de las grandes ligas.

Fuente imagen principal: PATRICIA DE MELO MOREIRA (AFP/Getty Images)

Share This

Compartir

Share this post with your friends!