Formado en La Masía, en 2010 Cristian Ceballos (Barcelona, 1992) abandonaba la academia blaugrana para firmar con el Tottenham Hotspur. Con participaciones en el equipo reserva del club londinense (Premier League U21), nunca llegó a debutar con el primer equipo. No jugó Premier League, tampoco ninguna competición copera. Se marchó cedido en 2013 al Arouca portugués para, por fin, tener minutos en el fútbol de élite. Jugaría en la Liga NOS, la máxima categoría del fútbol luso. Un total de 24 partidos (dos goles y tres asistencias) en su periplo en el Arouca. Insuficiente. No terminaba de asentarse y los años pasaban. De eterna promesa a futbolista que seguía buscando su sitio.

En 2015 acabó contrato con el Tottenham Hotspur y fichó por el Charlton Athletic de Roland Dûchatelet, dueño por aquel entonces de todo un imperio futbolístico formado por clubes como el Standard Liége, el Alcorcón, el Saint Truiden, el Ujpest y, por supuesto, el Charlton de Championship, la segunda categoría del fútbol inglés. Sin embargo, allí tampoco cuajaría. Únicamente siete partidos con la camiseta de los XXX. En verano de 2016 abandonaba Inglaterra para llegar cedido al Saint Truiden belga en uno de los muchos movimientos que se producían entre los diferentes clubes de Dûchatelet. No parecía nada serio. Una cesión más. No fue así. Encajó. Cristian Ceballos encontró su lugar en el Stayen.

Su llegada al Saint Truiden parecía una cesión más. Otra temporada para tener minutos e intentar brillar. No fue así. Encajó a la perfección en el equipo belga.

Con tan solo 37 años, Ivan Leko accedía al cargo de entrenador jefe del Saint Truiden con el objetivo de mantener la categoría de forma holgada. Tocaba no sufrir. Y lo consiguió. Con un fútbol vistoso el STVV 2016/17 consiguió clasificar para el Play Off por Europa League, quedar campeón de su grupo y alcanzar la final, donde cayó en el derbi de Limburgo ante un Genk que lo sobrepasaba varios pisos en presupuesto y calidad de los jugadores. Sin embargo, la gran temporada tuvo su recompensa. Ivan Leko se convertía en nuevo entrenador del Club Brugge; Pieter Gerkens fichaba por el RSC Anderlecht, Stef Peeters se marchaba al Caen de Ligue 1… Y Cristian Ceballos firmaba contrato definitivo con el Saint Truiden por tres temporadas.

Embed from Getty Images

Sin Gerkens ni Peeters, los futbolistas que más habían brillado la pasada temporada en el Stayen, Ceballos asumió plenos poderes y responsabilidades. Bajo las órdenes de ‘Tintín’ Márquez es el nuevo eje del ataque flamenco y sin ningún tipo de problema responde a las expectativas y exigencias. Se siente cómodo con la carga del liderazgo.

Bajo las órdenes de ‘Tintín’ Márquez es el nuevo eje del ataque flamenco y sin ningún tipo de problema responde a las expectativas y exigencias. Se siente cómodo con la carga del liderazgo.

Durante su etapa en Saint Truiden, Cristian Ceballos (24) ha demostrado ser un futbolista en plena proyección. Sin tope. Cada partido se encuentra más cómodo, más adaptado, mostrando un mejor rendimiento sobre el césped. Entiende a sus compañeros y se asocia con ellos, ya sea partiendo desde la banda, la mediapunta o acompañando a Igor Vetokele en la línea de dos delanteros, además de hacer disfrutar al espectador con una de las mejores conducciones del campeonato, cosiendo la pelota a su pie y finalizando con un gran disparo, ya sea desde dentro del área o la frontal.

Salvando las distancias, por estilo de juego y calidad mostrada en la Jupiler Pro League, Cristian Ceballos ha heredado el testigo que Víctor Vázquez dejó vacante en Brujas. De nuevo, un barcelonés lidera en ataque a un equipo de la liga belga.

Fuente imagen principal: Rohnny Vandersmissen (STVV).

Share This

Compartir

Share this post with your friends!