Muchos son los proyectos futbolísticos que están proliferando en los últimos años bajo el abrigo de los rublos rusos. Desde los más glamurosos como los del Chelsea de Abramovich y el Mónaco de Rybolovlev; pasando por algunos muy mediáticos como el Anzhi con Eto’o y Roberto Carlos; y acabando por otros más locales como el Rubin Kazan o el FK Krasnodar. Se está popularizando entre la oligarquía rusa la inversión en el deporte rey.

El último de ellos y, quizás el más sorprendente por su rápido crecimiento, es el FC Tosno, que el pasado fin de semana certificó el ascenso a la Premier League tan sólo cuatro años después de su fundación. Fue en el año 2012 cuando surgió la idea de crear un equipo profesional en el Óblast  (región federal de Rusia) de Leningrado, que llevaba desde el año 2003 sin ningún equipo en categorías profesionales mas allá del Zenit. Sin embargo, por razones organizativas y financieras no se pudo llevar a cabo. Un año después, en marzo de 2013, volvieron a la carga con el apoyo financiero del gigante inmobiliario Fort Group y la fusión del Ruan, equipo amateur de la zona y el FC Tosno, organización pública regional. En junio de 2013, el FC Tosno fue admitido en la Asociación de Fútbol Profesional de Rusia. Competiría la temporada 2013/14 en la zona oeste de la Russian Professional Football League, la tercera categoría del fútbol ruso. Para poder competir tuvo que adaptar su estadio, el Kirovets, a las exigencias de la Federación y mientras lo reformaban jugaron en el famoso Petrovsky de San Petersburgo, casa del Zenit.

Su primer partido oficial fue el 10 de julio de 2013 ante el FC Dynamo Volgoda en la ronda de 1/256 de final de la Copa de Rusia. Se saldó con victoria y, a partir de ahí, otros 21 partidos consecutivos sin perder hasta que llegó su primera derrota en octubre de 2013. Un día después su técnico, Viktor Demidov, fue despedido. Así se las gastan en Tosno. Fue reemplazado hasta final de temporada por Kiril Gashichev y la cosa no pudo ir mejor. El FC Tosno consiguió el ascenso a la Russian National Football League (segunda categoría) e hizo historia en la Copa al ser el cuarto equipo de tercera categoría en la historia que alcanzaba los cuartos de final, eliminando al mismísimo Spartak de Moscú con un ya mítico gol de Valentin Filatov. Era un equipo con una mezcla perfecta de jóvenes universitarios de San Petersburgo y veteranos curtidos en la Premier League rusa como Alexander Petukhov, Yuri Solntsev, Andrei Lukanchenkov, Alexander Savin, Ilya Dolmatov, Artem Smirnov o Stanislav Tarasyuk, e incluso en Champions League como Anton Grigoryev.

Para el estreno en la segunda categoría, el club se encomendó al experimentado técnico búlgaro Nikloay Kostov, pero sólo duró tres meses a pesar de liderar la clasificación. Su puesto lo ocupó de manera interina de nuevo Kiril Gashichev hasta la llegada en noviembre de Aleksandr Grigoryan, ex técnico del Luch-Energiya de Vladivostok. Grigoryan tampoco cuajó y abandonó el equipo a finales de febrero alegando problemas familiares. El cuarto técnico de la temporada sería Yevgeni Perevertailo, que guió al equipo hasta la tercera posición y a la promoción de ascenso de Premier League que perdería ante el Rostov de Berdyev. En su segundo año de vida, el equipo había estado a punto de ascender a la máxima categoría rusa. El proyecto marchaba mucho mejor que lo que habían marcado las previsiones mas optimistas.

Para la temporada 2015/16 el club tomó dos decisiones importantes. La primera, ofrecer el cargo a Dmytro Parfyonov, con la intención de dotar de estabilidad al equipo y un proyecto a largo plazo. Parfyonov no acabó de triunfar en su primer año donde el equipo fue séptimo, pero esa continuidad se ha visto refrendada esta temporada donde el equipo ha logrado el ascenso tres jornadas antes de finalizar la temporada y con tan sólo cuatro derrotas. Los Nigamtulin, Milevsky, Dugalic, Kascelan, Galiulin, Chirkin, Palienko o Zabolontyi ya son historia en Tosno. La segunda, mover el equipo hasta Novgorod mientras se acaba de construir el nuevo estadio en Tosno, con capacidad para 10.000 espectadores y que estará listo para el estreno en la Russian Premier League.

Ya entre los grandes, el próximo paso debe ser asentarse en la máxima categoría antes de intentar asaltar los puestos europeos. La lucha por el título aún queda demasiado lejos, pero mirándose en el espejo del Rubin Kazan de Berdyev… No hay nada imposible.

Fuente imagen principal: Epsilon/Getty Images.

Aleksander Karnitsky del Tosno, pelea por un balón con Sly del FC Ufa, en un partido de la Russian Premier League disputado en el Stadium Petrovsky de San Petesburgo el 15 de julio de 2017. 

Share This

Compartir

Share this post with your friends!