Alejandro Darío Gómez (15 de febrero de 1988), conocido futbolísticamente como El Papu Gómez está viviendo en la 2016/17 su mejor temporada como profesional. El futbolista bonaerense de 29 años ha encontrado en Bérgamo su perfecto ecosistema para consolidarse como uno de los futbolistas más decisivos de la Serie A en la actualidad. Capitaneando (con sus particulares brazaletes con motivos divertidos y nostálgicos) a la Atalanta, el simpático -cuyos perfiles en redes sociales recomendamos- neroblù, sueña con llevar a los bergamascos a Europa tras 26 años ausentes.

Tras despuntar en las inferiores de Arsenal de Sarandí, ser campeón de la Copa Sudamericana con el conjunto bonaerense o vencer junto a Banega, Fazio, Mercado, Agüero, Pablo Piatti, Di María o Sergio Romero el Mundial Sub 20 de 2007 en Canadá, el camino de El Papu no ha sido todo lo sencillo que pudiera llegar a parecer para llegar a liderar a un equipo de una gran liga.

Su escasa estatura y su insistencia en la pelea por el balón hicieron que muchos creyeran que se estancaría con el paso del tiempo y que no llegaría a ser lo que prometía en sus inicios. “Pibe, ¿qué hacés acá vos? ¡Volvé al colegio!” le gritaron una vez desde la grada, a lo que El Papu respondió con unas carcajadas.

Su increíble 2007 hizo que San Lorenzo lo hiciera cambiar de aires. Viéndose confirmada su progresión en El Ciclón, el Catania entrenado por el Cholo Simeone, quien ya tuvo en sus filas al Papu en el cuadro de Boedo, le dio la primera oportunidad en Europa. Con el cuadro siciliano, Alejandro Gómez gozó de regularidad en su primera experiencia europea y se asentó como un fijo en los esquemas de los distintos técnicos del cuadro rossazzurri, pero nunca destacó como un goleador, característica que sólo ha ido adquiriendo en su madurez profesional.

Llegado el final de la temporada 2010/11, y habiendo igualado con el Catania la mejor posición histórica de la entidad (8º), el futbolista argentino decide marcharse tras más de 100 partidos con el Catania a sus espaldas a Ucrania con el objetivo de disputar la Champions. Es en concreto el Metallist Khárkiv quien se hace con el rápido atacante, que a los pocos meses de su desembarco en el este de Europa pretende abandonar el barco dada la prohibición impuesta por la UEFA al club de jugar la Champions League por un escándalo de amaño de partidos.

El Papu no consigue marcharse del club y finaliza la campaña con los ucranianos, pero ese mismo verano, con el conflicto bélico acuciando la zona de Járkiv, Alejandro y su familia decidieron no regresar y romper su contrato con el equipo al igual que hicieron otros muchos futbolistas sudamericanos de la misma liga. 

“Cuando me llamaron, pensé: es la elección correcta, Kharkiv es una hermosa ciudad, había otros jugadores argentinos. Pero estalló la guerra civil en Ucrania y lo común fue empezar a ver personas armadas en las calles. Un drama. Un día estaba con mi esposa y mi hijo y quedamos en medio de un violento enfrentamiento entre las dos facciones, la prorrusa y la que está a favor de la Unión Europea. Acá no nos podemos quedar, fue lo primero que nos dijimos.” – Alejandro Gómez en una entrevista

Es entonces, en el último día del mercado de fichajes veraniego de 2014, cuando la Atalanta se cruza en su camino y firma a un jugador que lograría en sus primera temporada como jugador neroblù salvar al conjunto lombardo del descenso y conseguir una cómoda permanencia en una 2015/16 que finalizó con la obtención de la nacionalidad italiana por su parte y los rumores sobre una posible convocatoria con la selección italiana para la Eurocopa de Francia a la que la FIFA no accedió acogiéndose al artículo número 8 según el cual “un jugador puede optar por un cambio de selección si al momento de la primera convocatoria para su país de origen, ya contaba con la doble nacionalidad”, algo que no cumplía al haber participado con la selección argentina en el Mundial Sub 20 sin tener la nacionalidad italiana.

Sus 1.65 metros nunca han sido un impedimento para que El Papu -conocido con este apodo por el sobrenombre de Papuchi con el que lo llamaba su madre- muestre su voluntad de hacer cosas grandes con el balón en los pies ya sea actuando como punta, o desde cualquiera de las dos bandas, aunque como él mismo confiesa, es un “falso segundo delantero”. 

Es precisamente en esta posición en la que más ha brillado esta la temporada de su ‘resurrección y ascensión’, actuando por detrás de Andrea Petagna. Entre ambos, han anotado 19 tantos -él 14, su temporada más goleadora-, lo que supone un tercio del total de goles marcados por una Dea que, con jugadores como Conti, Caldara, Kessié o Cristante, sueña con Europa. Su electricidad, potente arrancada y movilidad permiten que sea en esta posición en la que más consiga brillar y ser determinante a la hora de atacar los espacios otorgados por las predominantemente ordenadas defensas que pueblan la Serie A.

Son muchos los que lo reclaman para una selección argentina en declive y una vez finalice la temporada -e incluso antes- serán varios los equipos ‘top’ con los que se relacionará a un Papu Gómez que, consciente de su edad y de su grandísimo momento de forma, no parece dispuesto a desaprovechar su oportunidad de medrar. A pesar de tener contrato hasta 2020, Alejandro ya ha avisado de que sólo firmará por otro club, “si se trata de un grande”, y es que a pesar de su reducida talla, El Papu está acostumbrado a soñar alto.

Fuente imagen principal: Marco Luzzani/Getty Images.

Alejandro Darío Gómez, ‘El Papu’, conduce un balón durante un partido de la Serie A entre Atalanta y Bologna disputado el 22 de abril de 2017 en el Stadio Atleti Azzurri d’Italia de Bérgamo. 

Artículo relacionado: Serial Fratelli d’Italia

Share This

Compartir

Share this post with your friends!