El OGG Nice es, junto con el RB Leipzig, una de las grandes sorpresas en éste primer tercio de la temporada en Europa. El equipo de la capital de la Costa Azul lidera la Ligue 1 por delante del rocoso Mónaco de Leonardo Jardim, el todopoderoso PSG de Emery y el delicioso Lyon de Fekir y Lacazette.

Claude Puel puso el germen de un gran equipo, clasificándolo la pasada temporada para la Europa League a lomos de Hatem Ben Arfa, Valère Germain, Jérémy Pied y Nampalys Mendy. Con las salidas de sus cuatro pilares más la del técnico, parecía que al Niza le costaría mantener el nivel, pero nada mas lejos de la realidad. Y es que el nuevo técnico, el suizo Lucien Favre, ha mejorado un equipo, al que el fichaje de Mario Balotelli puso en el foco mediático. A parte de los fichajes de Dante, Dalbert, Cyprien o Belhanda y del fenomenal rendimiento de Alassane Pléa, Favre se ha sacado de la chistera a Malang Sarr, una auténtica joya de 17 años.

[pullquote]A parte de los fichajes de Dante, Dalbert, Cyprien o Belhanda y del fenomenal rendimiento de Alassane Pléa, Favre se ha sacado de la chistera a Malang Sarr, una auténtica joya de 17 años[/pullquote]

Con tan sólo nueve partidos con el filial en cuarta división, Favre se llevó a Sarr a la pretemporada donde estuvo presente en los cinco partidos amistosos contra Servette, Étoile du Sahel, Toulouse, Nápoles y Sporting de Portugal. Todo normal, no es el primer joven que acumula minutos entre los grandes en los compromisos de verano. La sorpresa llegó en la primera jornada de Ligue 1, en el debut del Niza en su Allianz Rivera ante el Rennes pues allí estaba el joven Sarr en el once inicial. Era un partido especial, ya que se cumplía un mes del fatal atentando en el paseo marítimo de Niza y se rindió tributo a las víctimas con un minuto de silencio y ambos equipos utilizaron camisetas conmemorativas únicas que llevan los nombres de los que habían muerto. En ese ambiente, con el estadio lleno y las emociones a flor de piel, emergió la figura del poderoso central franco-senegalés para anotar el gol del triunfo de su equipo. De este modo, se convirtió en el segundo jugador más joven en anotar un gol en Ligue 1, detrás de Bartholomew Ogbeche.

Los aficionados tuvieron que buscar en google quien era aquel chaval que les había dado el triunfo pues su ascenso fue tan meteórico que ni siquiera llevaba su nombre en la camiseta y su foto no aparecía en la web del club, debido a que no tenía firmado todavía un contrato profesional. Tardó varias jornadas en hacerlo. Desde ese día Sarr, ha disputado, excepto dieciséis, todos los minutos en lo que llevamos de Ligue 1 y Europa League.

[pullquote]El Milan ve en él a un potencial sucesor de Maldini por la edad en la que debutó y por su ductilidad en el terreno de juego[/pullquote]

El joven Malang, nacido en el barrio nizardo des Moulins a escasa distancia de la Ciudad Deportiva del club, entró en sus categorías inferiores con cinco años de edad y doce después ya es un puntal del equipo de su ciudad. Hablamos de un central zurdo, al que Favre ha utilizado tanto defensa de 4 como de de 5 pero su velocidad, potencia y técnica le permiten también jugar de lateral, recorriendo de forma incansable su banda. Es muy bueno en el juego aéreo y tiene una salida limpia de balón, aunque le falta precisión en los pases largos, nada que no pueda corregirse a su edad. A su favor está el hecho de que casi nunca se complica la vida con el balón en los pies y comete pocos errores.

Su explosión, claro está, no ha pasado desapercibida para los grandes clubes de Viejo Continente que ya han mandado sus redes de scouting a la Costa Azul. PSG, Chelsea, Inter y Milan, que ve en él a un potencial sucesor de Maldini por la edad en la que debutó y por su ductilidad en el terreno de juego, ya se han interesado por el jugador. Él de momento, crece y aprende en Niza. Debutó sin nombre en la camiseta pero muy pronto todos hablaran de él.

Fuente imagen principal: AFP/Getty Images.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!