El fútbol español está de moda y no sólo por sus equipos que dominan las competiciones europeas, ni por los jugadores que cada vez mas destacan en las diferentes ligas internacionales sino también por sus entrenadores, algunos de los cuales pasan por ser de lo mas reputados. En ese camino se encuentra Guillermo Amor, mito del barcelonismo, y con el que hemos tenido el placer de charlar sobre sus inicios en el mundo de los banquillos en la lejana Australia. Allí se coronó campeón la temporada pasada y en ésta sigue acumulando vivencias y experiencia de cara a un prometedor futuro.

Primer año como técnico y primer título de Liga. ¿No se puede pedir más, no?  

La verdad es que muy contentos por lo conseguido, por como fue la temporada y por la satisfacción de la gente. ­

Desde luego para tu club, es un título especial pues es el primero en la Gran Final

Fue muy especial para todos nosotros, para los aficionados del Adelaide y para toda la gente de South Australia.

[pullquote]Ganar la A-League fue muy especial para todos nosotros, para los aficionados del Adelaide y para toda la gente de South Australia[/pullquote]

Desde que dejaste el fútbol, siempre habías estado más ligado a los despachos y al fútbol base siendo máximo responsable del fútbol base del FC Barcelona y director de la Ciudad deportiva azulgrana en dos etapas. ¿La vena de entrenador te ha ido entrando poco a poco o lo tenías claro desde el principio?

Creo que son etapas en la vida. Trabajar en el fútbol base del Barça es una de las mejores cosas que me han pasado y ahora estoy mas de lleno en el fútbol profesional.

En agosto de 2014, tu amigo Josep Gombau te invita a Australia para ver aquel fútbol y tras un mes te nombran Director Técnico del Adelaide United FC. ¿Tanto te sedujo el proyecto para irte tan lejos?

Fui a Australia por la amistad que tenía con Josep. Me dio la oportunidad de estar con ellos en el día a día y poder hacer campo. Creo que me fue muy bien. Luego, con el tiempo me ofrecieron el cargo de Technical Director. Cuando Josep se fue, es cuando me ofrecieron ser entrenador.

Como bien dices, un año más tarde Gombau renuncia por asuntos personales y te nombran a ti entrenador del equipo. ¿Lo esperabas o te pilló por sorpresa?

Todo fue un proceso. A Josep le parecía bien que me quedara y a mí me hacia ilusión. De hecho, él apostó por mí.

Quizá por ello os costó arrancar, pues la primera victoria no llegó hasta la jornada 9. ¿Te costó adaptarte a tu nuevo rol?

Costó un poquito pero había confianza porque estábamos jugando bastante bien pero los resultados no llegaban.

Pero al final te nombraron mejor entrenador de la A-League.

Creo que el hecho de acabar tan bien la temporada y conseguir buenos resultados me ayudaron.

Háblanos de la A-League. ¿Cómo es a nivel de calidad, organizativo, de seguimiento, de afluencia en los estadios?

Puede que sea un campeonato desconocido para algunos pero el nivel de jugadores y de equipos es bueno. Es una liga dura e igualada en la que cualquier equipo te puede ganar. Los campos son fantásticos y la organización es muy buena. La liga esta creciendo y cada vez hay mas fans. Los últimos duelos entre los equipos de Melbourne y Sydney han llevado entre 50.000 y 60.000 aficionados.

[pullquote]La A-League es una liga dura e igualada en la que cualquier equipo te puede ganar[/pullquote]

¿Se nota que está por detrás del rugby y el fútbol australiano?

Del fútbol australiano seguro. Haciendo la comparativa, nosotros tenemos 9.000 socios y de los dos equipos de fútbol australiano en Adelaide, cada uno tiene alrededor de 50.000 socios.

¿Cómo crees que afecta a los clubes aussies el calendario nacional de cara a rendir en la AFC Champions League, donde apenas tienen protagonismo mas allá del título del Western Sydney en 2014 y el subcampeonato del propio Adelaide en 2008?

Necesitas tener una buena plantilla en cuanto a jugadores y número para afrontar los partidos entre semana después de largos viajes. Es cierto que a algunos equipos les cuesta llevar las dos competiciones adelante.

¿La eliminación en tercer ronda previa ante el Shandong Luneng es una espinita clavada?

Fue una pena porque estuvimos muy cerca. Nos sirvió para seguir creciendo como equipo.

¿Cómo afecta a los equipos australianos los largos desplazamientos al continente asiático?

Aquí no es como en Europa, donde se juegan muchos partidos entre semana aunque sí pueden afectar al rendimiento del equipo los largos viajes y el poco tiempo para recuperarse debido a la falta de costumbre.

Y el club ¿Cómo está organizado? ¿Hay fútbol base o tiene equipos vinculados?

Hay unos propietarios, de los cuales uno es el Presidente, un CEO y un Director Deportivo. Nosotros como Staff somos 5 personas y hacemos el día a día del primer equipo. Hay un filial (youth team) y un tercer equipo (16-19 años). Las categorías más inferiores están vinculadas a la federación de South Australia u otros clubes.

[pullquote]Es importante que un equipo sepa que hacer en cada momento,  estar bien posicionados, tener el balón e intentar llevar la iniciativa[/pullquote]

Háblanos del Amor entrenador. ¿Cómo te gusta que jueguen tus equipos?

Es importante que un equipo sepa que hacer en cada momento, estar bien posicionados, tener el balón e intentar llevar la iniciativa. Tener una mentalidad ganadora y competir bien creo que son fundamentales.

¿Y cómo es el día a día de un entrenador profesional?

Levantarse e ir al entrenamiento con el tiempo suficiente para que todo este bien organizado. Reuniones, vídeos, entrenamiento. Después del entrenamiento seguimos preparando y analizando todo.

Has trabajado a las órdenes de Cruyff, Van Gaal o Mourinho. ¿Cuál te ha influido más?

Naturalmente Johan, ya que estuve 8 años con él.

Óscar García, Sergi, Ferrer, Koeman, Laudrup y, por supuesto Pep Guardiola estuviste a las órdenes de Cruyff y ahora sois técnicos. Tanto os marcó el holandés?

A todos nos ha marcado futbolísticamente. Vivimos grandes momentos y disfrutamos mucho entrenando y jugando.

Tú compartiste vestuario y centro del campo con Guardiola durante muchos años. ¿Ya se le veía madera de entrenador?

A medida que pasaba el tiempo se iba viendo más claro.

¿Crees que es el mejor ahora mismo?

Sí.

Y ahora tienes a otro Guardiola a tus órdenes, en este caso el delantero Sergi Guardiola que junto a Isaías  y Sergio Cirio forman el núcleo español en el Adelaide. ¿Como se ha adaptado?

Muy bien. Está con muchas ganas y trabajando al máximo.

¿Como se sufre más, en el campo o entrenando?

El fútbol nunca debe ser un sufrimiento, pero mantener la calma en un banquillo no es fácil.

¿Debió ser duro no poder jugar la final de Wembley, no?

El equipo siempre está por encima de todo, es lo más importante. Teníamos un objetivo y lo conseguimos. Y con eso me quedo, con el recuerdo de una gran victoria.

Planes de futuro. Esperas asentarte en Australia o tu intención es regresar a España o Europa. Supongo que el Barça siempre estará en tu mente aunque, a día de hoy, parece difícil alcanzar ese banquillo, ¿no?

Ahora mismo solo pienso en el día a día y en hacer una buena temporada. Y sobre todo, disfrutar mucho de la profesión.

Fuente imagen principal: Robert Cianflone (Getty Images)

Share This

Compartir

Share this post with your friends!