Cuando escuchamos por primera vez el nombre de Divock Origi, allá por el verano del 2014, las referencias que nos llegaban a aquellos que no seguíamos con frecuencia la Ligue 1 eran buenas, pero con matices. El joven delantero no parecía ser especialista del gol, aunque sí un jugador con un talento descomunal para generar ocasiones.

Era curioso, por tanto, que conociéramos a Origi precisamente por aquello que más escaseaba en él: el gol. Marc Wilmots le dio minutos como revulsivo en todos los partidos de la selección de Bélgica. Los encuentros de los ‘Diables Rouges’ tenían siempre el mismo guión: se encallaban, llegaban al tramo final igualados y siempre aparecía alguien para darle la victoria a los de Wilmots. Fue en el segundo encuentro de la fase de grupos (ante Rusia) cuando llegó el momento de Origi, que hasta entonces había dejado buenas sensaciones: minuto 88, balón al punto de penalti y el ’17’ remata para darle los 3 puntos a Bélgica. Fue su único tanto, pero suficiente para culminar una gran puesta en escena mundial.

Tras su fichaje por el Liverpool y posterior cesión a su club de procedencia, el Lille, el belga no supo dar continuidad al gran estado de forma por el que pasaba.

Desde entonces, la creciente proyección de Origi pareció sufrir un receso. Tras su fichaje por el Liverpool y posterior cesión a su club de procedencia, el Lille, el belga no supo dar continuidad al gran estado de forma por el que pasaba y llegó a la ciudad de ‘The Beatles’ con la vitola de fracaso incluso antes de haber debutado. 8 goles y 4 asistencias en 32 partidos, sumados al dudoso privilegio de aparecer en el once de los peores jugadores de la Ligue 1, no fueron buenas referencias para la hinchada ‘red’. Además, el inicio de temporada que firmó no ayudó a lavar su imagen, y ya en el mes de octubre parecía que la carrera de Origi en Liverpool no tenía futuro alguno.

Sin embargo, la llegada de Jürgen Klopp lo cambió todo. En los libros de historia aparecerá que en el primer partido del alemán dirigiendo a los ‘reds’, Origi fue su delantero titular. “Quise fichar a Divock cuando entrenaba al Borussia Dortmund. Nos vamos a divertir con este jugador, estoy seguro”, llegó a decir Klopp tras su estreno en White Hart Lane. Pese a la buena consideración, el belga no solo no marcó ese día, sino que no volvió a gozar de protagonismo hasta un mes después, cuando se convirtió en el jugador de la semana en Liverpool tras conseguir un ‘hattrick’ ante el Southampton en Copa de la Liga y rescatar un punto en Anfield ante el West Bromwich en el minuto 95′.

Una lesión le apartó de la dinámica del equipo hasta finales de febrero, cuando reapareció marcando ante el Aston Villa. Desde entonces, Klopp no tuvo dudas: Origi era su delantero. No solo por su aportación goleadora, sino porque el belga había respondido a las exigencias del germano: tenía que ganar físico para ser alguien en Inglaterra. Y así lo hizo Divock, que regresó con un cuerpo mucho más definido. Ello le llevó a ser de la partida contra Manchester City, Crystal Palace y Southampton, y su titularidad se extendió también a la Europa League, donde realizó una maravillosa eliminatoria ante el Borussia Dortmund. Sin embargo, ese buen momento de forma se truncó tras una fea entrada de Ramiro Funes Mori en el derbi de Liverpool, que hizo que se acabara de perder el tramo final de temporada.

Origi encara un nuevo reto en su carrera: disputarle el puesto a un Daniel Sturridge plenamente recuperado de sus anteriores problemas físicos.

Hoy, ya recuperado, ha perdido su condición de titular. Pese a salir de inicio ante el Burton Albion y el Derby County, Origi encara un nuevo reto en su carrera: disputarle el puesto a un Daniel Sturridge plenamente recuperado de sus anteriores problemas físicos y vencer a la alternativa de Firmino como falso nueve que tanto gusta a Klopp. No parece una tarea sencilla, pero hay un par de aspectos a tener en cuenta: el belga ha marcado en los dos partidos que ha sido titular y ha tenido minutos en cinco de los siete partidos que lleva disputados el Liverpool de Premier League.

SU TRANSFORMACIÓN A JUGADOR ‘KLOPPISTA’, CLAVE EN SU PROGRESIÓN

Pero, ¿por qué ha sido tan importante Origi desde que llegara Klopp? Para empezar, el belga es un jugador polivalente. Es una de las características que más valora su entrenador, ya que prácticamente ninguno de los atacantes ‘reds’ tiene una única demarcación. De hecho, hasta Sturridge ha jugado como extremo algunos tramos de partido. Es también uno de los rasgos del Liverpool, cuyo peligro precisamente se basa en la imprevisibilidad de sus ataques. La premisa es clara: generar espacios que todo atacante ‘red’ aspire a ocupar, de forma que sea prácticamente imposible estudiar sus movimientos ofensivos. En este aspecto, Origi brilla; su juego se basa en el movimiento. Aparece siempre por banda, arrastra centrales y tiene unas cualidades técnicas privilegiadas. Además, en su caso, la altura no implica torpeza con el balón. Los espacios que genera con sus movimientos van en sintonía con la propuesta de juego de Klopp. De ahí la importancia de su presencia.

El cambio físico de Origi, junto con su aclimatación al nuevo juego ‘red’, acabó de resolver ese famoso defecto en el belga. Desde que alcanzara la plena titularidad, Divock se convirtió en un jugador goleador. 6 goles en 7 partidos no son números que se salgan de lo normal, pero sí sorprendían en el caso de Origi, que llegó a transmitir por momentos que fuera el líder dentro de esa díscola manada en que se había convertido el Liverpool en transiciones. Pero no solo eso; Origi también se hizo fuerte en una función en la que, todavía a día de hoy, no tiene rival: es el mejor delantero del equipo presionando. Su eliminatoria ante el Borussia Dortmund le acabó de confirmar como un jugador sensacional, incluso ya como una realidad, pero también como un futbolista absolutamente válido para el ‘gegenpressing’ kloppista. Algo tan aparentemente nimio que sin embargo Klopp considera fundamental: entre otras cosas, la nula tenacidad de Sturridge le costó la suplencia incluso sin Origi disponible. Eso sí, en este aspecto, el principal competidor del belga a día de hoy es Roberto Firmino, que sin ser delantero sí consigue equilibrar el trabajo defensivo del equipo en ese nuevo sistema que es el 4-3-3 para el Liverpool.

LA ‘INCÓGNITA DIVOCK’ EN BÉLGICA

A la espera de ver hasta dónde llega la apuesta de Roberto Martínez por Origi, en Bélgica su papel parece limitado a la posición de delantero. En Liverpool hemos visto a Divock actuar tanto por la banda derecha como por la izquierda, pero con su selección desde que fuera convocado por primera vez en el Mundial 2014 por Marc Wilmots, no ha ocupado otra demarcación que la de delantero. Sin ir más lejos, en el 4-2-3-1 de Bélgica en la pasada Eurocopa parecía haber un casting por ver quién ocupaba el costado derecho entre Mertens y Ferreira-Carrasco, pero Origi también hubiera sido un buen candidato. Sin embargo, pese a su intenso final de temporada, el papel de Divock continuó siendo prácticamente residual en una selección que carecía de dinamismo, algo que el jugador ‘red’ ya había aportado en la Copa del Mundo anterior.

En el 4-2-3-1 que parece que de momento mantiene Roberto Martínez, Origi ha sido delantero. No es algo que sorprenda, aunque sí podríamos decir que existe un error de concepción del jugador por parte del nuevo seleccionador: ante España, Bélgica no presionó la salida de balón de ‘la Roja’ y mantuvo el bloque medio. Además, con balón, Origi no participó con frecuencia en el juego de los ‘Diables Rouges’, algo indispensable para un delantero que necesita entrar en juego para activarse -su altura puede llevarnos a pensar que se trata de un punta puramente rematador como lo pueda ser Christian Benteke o incluso Romelu Lukaku-.

”Sin lugar a dudas, Divock Origi es uno de los mayores talentos del fútbol belga. Tiene técnica, velocidad, desborde, capacidad de asociación, gusto por caer a banda cuando juega en punta de ataque… Y algo que a mi me costó mucho creer… Divock Origi tiene (cada vez más) gol. En cuanto a la selección belga, tengo dudas respecto a su papel por la presencia de Romelu Lukaku, del que es muy difícil prescindir por su calidad y capacidad goleadora. Pero está la banda… Y aunque De Bruyne, Hazard y Carrasco son futbolistas superlativos que demuestran día tras día merecer un puesto en el XI titular, quién sabe si Origi podría hacerse un hueco gracias a la polivalencia, otra de sus virtudes”. – Irati Prat

Hay que recordar que estamos tan solo en el inicio de su carrera, pero Divock Origi, que a día de hoy sigue sin asegurar veinte tantos por temporada, se ha convertido en una suerte de ‘multiusos’ del gol en los dos equipos para lo que juega. La cuestión es saber cómo explotar a un jugador que a sus 21 años ya es todo un abanico de recursos.

Fuente imagen principal: Victor Fraile (Getty Images)

Share This

Compartir

Share this post with your friends!