Se citan en la cafetería, el camarero sirve lo de siempre y no es hasta que llega la hora del encuentro cuando se montan en el autobús del club para dirigirse al estadio. Hoy es día de partido, y no precisamente un amistoso veraniego, sino nada menos que uno de Copa de Europa. Sin embargo para Leandro, Santiago, Federico y Juan, cuatro de los diez argentinos que juegan en la Premier League maltesa, el ritual está por encima de cualquier tipo de concentración rigurosa.

Los cuatro comparten equipo, el Valletta FC, y lo cierto es que hasta ahora merecen recibir pocos reproches; en su primer año en la capital de la pequeña isla se han coronado campeones de liga y la semana pasada eliminaron al B36 feroés en la primera ronda clasificatoria de la Champions League 2016-17.

Mañana, mientras la madre de todas las atenciones (la Eurocopa de Eder) aún atrae todas las miradas, el Valletta se enfrentará al Estrella Roja para intentar hacer historia: ser el primer equipo maltés que llega a tercera ronda. O dicho de otro modo, jugar su particular final de la Champions siendo un mes en el que media Europa comienza la pretemporada. Para entender el que seguramente sea el evento futbolístico más importante del año en la capital, hemos hablado con Juan Cruz Gill, un fijo en la zaga y partícipe de la pequeña colonia que él y sus compatriotas han conformado en el país insular.

La primera pregunta es la más evidente, ¿Cómo y por qué un argentino cruza el charco para jugar en la liga maltesa?

Mi llegada se debe a mi representante, que tiene un socio en Malta. Me habló de esta posibilidad y le pregunté a Maurizio Mazzetti  (actualmente en el Birkirkara, uno de los tres mejores clubes del país) a ver qué tal se vivía en la isla, cómo era el club, la liga… El técnico (Paul Zammit) le preguntó por mí, ya que Maurizio jugó conmigo en Talleres de Córdoba en 2006 [club con el que Juan Cruz debutó en Primera argentina ante River Plate] y le dio buenas referencias sobre mí. Lo que me motivó fue la idea de jugar la Europa League.

¿Y qué tal ha sido el primer año?

La experiencia ha sido muy positiva; antes podía haber cinco extranjeros en la cancha pero desde el año pasado pueden ser hasta siete. Eso ha permitido que la liga mejorara mucho y la verdad es que los primeros 6-7 equipos de liga son muy competitivos. El hecho de ser el primer año, siendo el de Valletta un proyecto serio, salir campeón de liga y estar ahora jugando la Champions League es para estar muy contento.

Estas dos próximas semanas jugáis para la historia ante el Estrella Roja.

Hay mucha expectativa. Somos cuatro argentinos, dos brasileños, un italiano y un par de africanos, pero también jugadores malteses que juegan en la selección con hambre de gloria. Sabemos de la calidad y potencial del Estrella Roja, pero nosotros tenemos la ilusión y nadie nos la va a quitar. Sabemos que tenemos que jugar al 100% y dar el máximo para hacer un partido perfecto y tener buen resultado en casa. A partir de ahí, poder pasar esta fase sería histórico para la liga, el club y obviamente muy importante para nosotros a nivel personal.

Contaba Federico Falcone [primer goleador de la presente edición de la Champions League] para Olé que no os concentráis antes de los partidos. ¿Tampoco en la Champions?

Es cierto. Cuando jugamos de local no nos concentramos nunca. En la primera ronda de clasificación ante el B36 no lo hicimos, así que creo que seguiremos de la misma manera ante el Estrella Roja. Nos juntamos en la cafetería tres horas antes del partido, tomamos un café, esperamos al bus y nos vamos a jugar el partido.

¿Qué te parece el formato de las competiciones europeas?

El sistema es un colador que permite llegar a fases finales a los que mejor están. Me parece que es un sistema lo más equitativo posible, porque en Europa hay muchísimos países y se trata de dar una oportunidad a los pequeños.

Sin embargo la opinión mayoritaria es que la Champions no comienza hasta septiembre, cuando comienzan a jugar los grandes. ¿Se es injusto con la ilusión de aficionados que nunca verán a su equipo levantar el trofeo?

Sí, claro. Pero seguro que llegará el momento en el que un equipo chico hará historia, igual que Islandia en la Eurocopa pero a nivel de clubes. Aunque en realidad el problema es la diferencia de presupuestos.

¿Os pusisteis de acuerdo los cuatro argentinos para fichar por el Valletta o es fruto de mucha casualidad?

¡No es casualidad, no! Tres de los cuatro jugadores argentinos compartimos representante. El primero en llegar al equipo fui yo, luego Federico Falcone, y gracias a Dios tuvimos una linda temporada el año pasado, lo cual abrió puertas a que de ahora en adelante se mire un poco más hacia Argentina. Porque la liga maltesa está muy nutrida de jugadores brasileños. Nos ha ido muy bien hasta el momento, y creo que el club pensó en seguir trayendo argentinos, y por eso estoy contento de que llegaran Santiago Malano y Leandro Aguirre, porque sé que aportarán mucho.

Las casas de apuestas consideran un milagro vuestro hipotético pase a la siguiente ronda. 

Vamos a luchar con nuestras armas, agarrándonos a nuestras posibilidades. Aquí hay cuatro argentinos con ganas de hacer historia.

Fuente de la imagen principal: El diario del centro del país.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!