”El cambio de Brujas a Ciudad de México es bestial”, así respondía Víctor al teléfono antes de comenzar la entrevista. De fondo, el sonido de cientos de bocinas resuenan en el aire y es que cada día es así. Atascos y más atascos de camino al entrenamiento de Cruz Azul. Todo ha cambiado en la vida de Víctor Vázquez, de canales en la medieval Brujas ha pasado a ser parte de masivos ríos de gente y de vida en la poblada Ciudad de México. ”Feliz’‘, confiesa antes de colgar y encauzar la entrada al campo de entrenamiento. Víctor afronta el cambio que deseaba y en un país que estaba ansioso por conocer. Atrás quedan años de buenos recuerdos, de goles y asistencias vistiendo la camiseta de un Club Brugge que siempre llevará en su corazón.

¿Qué tal por México?

Nunca esperé un recibimiento así. Fue muchísima gente al aeropuerto, sobre todo mucha prensa, también aficionados… Agradecido, la verdad es una alegría llegar a un país que no es el tuyo y que haya tanta gente esperando. Además, en estas tres semanas que llevamos aquí ya he podido debutar, jugar noventa minutos. Contento sobre todo porque la gente me está tratando muy bien y están deseosos de verme jugar. Estoy muy feliz.

¿Ha sido un cambio importante pasar de un país pequeño como Bélgica a uno tan poblado como México?

Está claro que en Brujas también eran muy cálidos. Aficionados, trabajadores del club… Les estoy muy agradecidos. La afición ha estado siempre con nosotros y eso que hemos tenido malos momentos pero está claro que aquí son millones y millones de personas. No se puede comparar. Siempre hay aficionados después de cada entrenamiento; a lo mejor tardas una hora en salir después de un partido porque hay mucha gente esperando y pidiendo autógrafos o fotos. Es un cambio grande con respecto a Bélgica.

En cuanto a aspectos meramente futbolísticos, ¿cuál crees que es la principal diferencia entre el fútbol belga y el mexicano?

Aquí el nivel técnico es bastante alto y es que a todos los jugadores les gusta ‘’jugar al fútbol’’ en México. Se trabaja menos el aspecto físico y se potencia el técnico y la táctica, algo, esto último, que también hacía en Bélgica. La vida, como siempre se dice sobre Sudamérica y Centroamérica, es más tranquila, más sosegada, pero eso no quiere decir que el futbolista sea vago. Yo llego una hora antes de cada entrenamiento y ya hay gente machacándose en el gimnasio. Y todos, todos los equipos intentan jugar bien al fútbol.

”El nivel técnico en México es bastante alto. A todos los jugadores les gusta jugar bien al fútbol”.

¿Cómo llega el interés de Cruz Azul a Brujas?

Pues llega mediante Hristo Stoichkov, que tiene muy buena relación con Tomás Boy, entrenador de Cruz Azul. También llega a través del agente de Chicharito, que hace de intermediario. Entonces mi representante se pone en contacto con ellos, el entrenador se mira unos vídeos míos, piensa que soy un gran jugador, un jugador que le hace falta, y comienzan las negociaciones.

¿Y qué provoca que tú elijas México como destino?

El ciclo de Bélgica para mi había terminado. Creo que había cumplido con todos los objetivos que me había marcado a nivel individual aunque bien es cierto que a nivel colectivo me hubiera gustado ganar una liga durante alguno de los cuatro años y medio que estuve allí en Brujas. No pudo ser, conseguimos la copa al menos. Yo necesitaba cambiar, necesitaba una liga más técnica, no tanto físico como en Bélgica, aunque ya estaba acostumbrado. Y entonces llegó la oferta de México, que había sido un país que siempre me había interesado y donde sabía que podría mejorar mucho, sobre todo a nivel técnico. Y bueno, aquí estamos, muy felices. La ciudad es espectacular.

Cuando cambias La Masía por el Club Brugge, ¿piensas en algún momento que es un paso atrás en tu carrera?

No, para nada, si lo hubiera pensado no lo habría dado. Yo tenía otras ofertas cuando salí de allí, tenía muchas ganas de competir a nivel profesional y el hecho de que fuese agente libre me daba carta blanca para elegir. Las de España no me convencían, elegí Brujas y creo que he acertado con el cambio. He aprendido muchas cosas allí, he mejorado mi fútbol, sobre todo a nivel físico, un aspecto en el que he mejorado una auténtica pasada y estoy muy contento a la gente de allí.

”Estuve dos años lesionado y pensé en dejar el fútbol, en no seguir luchando contra aquella lesión”.

Estuviste dos años sin jugar durante tu estancia en el Barcelona ‘B’ y eso cortó tu ascenso al primer equipo con el resto de compañeros de filial, ¿qué pasa por la cabeza de un futbolista en un momento como ese?

Demasiadas cosas. Estás en un campo de fútbol sin tocar la pelota, estás con tus compañeros pero sin jugar con ellos… A mí se me pasaron muchas cosas por la cabeza. Pensé en dejar el fútbol, en no seguir luchando contra aquella lesión, pensaba en conseguirlo porque el fútbol es mi vida, ¿qué iba a hacer sin el fútbol? Llega un momento en el que te juntas con tu familia y amigos, lo replanteas todo y tiras para adelante. Sin ellos seguramente no estaría donde estoy.

Y en el Club Brugge te reencuentras con el mejor Víctor Vázquez, ¿aquello no llamaba la atención de equipos españoles?

Sí, las ofertas de España siempre están, pero el problema ya lo sabemos todos y es algo en lo que coincidimos todos los españoles que jugamos fuera: el tema económico. Todos los equipos salvo los grandes están pasando por un trance importante. Equipos como el Deportivo, el Levante, el Betis… Son equipos en los que podría haber jugado pero económicamente no porque tienes que pensar en tu familia y en el futuro, por mucho que amemos el fútbol también tenemos que pensar en eso. Puedes elegir entre jugar en España, más cómodo, o irte a otro país del cual no conoces nada como hice yo. Sacrificas un poco tu vida pero mejoras contrato, ganas más dinero y estás feliz en todos los aspectos.

La 2014/15 fue la mejor temporada de tu carrera aunque por unos pocos puntos Dennis Praet te ganó el Soulier d’Or. Vaya salto hubiera sido ganar aquel galardón…

Si, seguramente si hubiera ganado esa bota de oro hubiera pegado un salto en el panorama internacional pero las lesiones de principio de año me impidieron sumar más puntos. Él también hizo una gran temporada y bueno, lo que te digo, si no hubiera sido por esas lesiones de principio de año seguramente hubiera sumado los puntos necesarios para ganarla.

En la temporada 2014/15 peleáis por la copa belga (la acabáis ganando), por la liga y por la Europa League. ¿En algún momento pensasteis en la posibilidad de conseguir el triplete?

Sí, claro que sí. Era muy difícil pero estábamos en una racha muy buena. De hecho, en Europa, hicimos una fase de grupos espectacular con rivales duros como el Torino y en toda la competición solo perdimos un partido, el que nos eliminó en Ucrania ante el Dnipro. Estábamos, como digo yo, ‘’en nuestra salsa’’, estábamos a gusto y con confianza. Teníamos a Felipe Gedoz, a Izquierdo, a Refaelov, a los delanteros haciendo goles… Todo nos salía. Llegamos hasta los cuartos de final de la Europa League, ganamos la copa y peleamos por la liga hasta las dos últimas jornadas del Play Off.

Pero te pierdes la final de copa…

Fue una gran putada, la verdad. No jugar una final de copa tantos años después de estar peleando para jugar finales y ganar títulos… Pero bueno, yo confiaba en mis compañeros, estuve allí apoyándolos al máximo, lo conseguimos y me siento partícipe de ellos. Pero sabe mal no haber podido jugarla, sí.

Y cuando acaba la 2014/15 recibes el premio a mejor jugador, otorgado por los futbolistas de la Jupiler Pro League. ¿Ya tenías decidido que te querías marchar?

Ya lo pensaba antes de ese premio, sí. Yo estuve hablando con mi representante y le dije que quería alguna solución. No porque estuviera descontento o triste con mi vida Brujas, solamente necesitaba un cambio. Ese premio creo que me ha ayudado un poco a salir de Bélgica porque no es un premio nada fácil de conseguir y encima siendo un jugador técnico, que hay muchos que no han cuajado en esa liga teniendo características parecidas a las mías. Fue una gran temporada y fue una pena no terminar logrando la liga. Hubiera cambiado el premio individual por ganar el campeonato de liga, sin duda. Pero bueno, siempre me llevaré eso. En cuatro años conseguí ser uno de los grandes jugadores del Club Brugge, ellos siempre me respetarán, yo a ellos igual y bueno, les estoy muy agradecidos porque gracias a ellos estoy aquí en México.

¿Qué pasa en verano para que te quedes en Brujas? Porque tú te querías ir…

Ocurre un poco de todo. Llegan ofertas pero no son interesantes para el club, para mí no del todo aunque como quería salir me hubiera arriesgado… Al final, todo se quedaba en nada y prefería quedarme en Brujas porque tenía un sitio y ya me había hecho arriesgar. Es un tira y afloja en el que al final decidimos quedarnos allí, seguir jugando en un club que me lo ha dado todo y en el mercado de invierno volver a probar suerte por si salía algo como al final salió con Cruz Azul.

”Preud’homme ha sido el único entrenador que me ha entendido durante mi estancia en Bélgica. Ha sido el que más me ha marcado”.

Michel Preud’homme dijo de ti que habías sido el mejor jugador al que había entrenado, ¿esto es recíproco?

Sí, creo que ha sido uno de los mejores. En Bélgica desde luego ha sido el único que me ha entendido, el que más ha marcado mi carrera en Bélgica, el que más me ha apoyado, el que más libre me ha dejado a la hora de jugar en el campo. Son todo palabras buenas hacía él. Me ha enseñado aspectos tácticos para mejorar en el fútbol belga que desconocía. A nivel físico he mejorado con su preparador físico… Muchos de los jugadores del Club Brugge somos latinos, de sangre diferente a los belgas, nos calentamos más y sin embargo con él y su equipo técnico las cosas han ido perfectamente. Desde que llegó el Club Brugge ha dado un salto a nivel europeo y nacional y ojalá este año sean capaces de conseguir algo más. Yo solo puedo agradecerle todo lo que ha hecho por mí y le deseo lo mejor porque es una gran persona.

En diciembre llega el interés de Cruz Azul. Fue un traspaso que se alargó mucho y que en ocasiones se temió porque no se completara. ¿Tú tenías claro que querías irte a Cruz Azul?

Está claro. Y si no fuera por Vincent Mannaert (director general del Club Brugge), el presidente del club y Michel Preud’homme (el entrenador) hoy no estaría aquí en México. Para ellos fue una putada dejarme ir, perderme en medio de la temporada… Pero yo necesitaba cambiar y ellos lo entendieron. Las negociaciones se alargaron porque el Club Brugge necesitaba sacar el máximo dinero posible, Vincent hizo su papel de malo para intentar sacar más beneficio y al final consiguió lo suficiente para que ellos estuvieran contentos y aquí estoy, cumpliendo un sueño como era cambiar de aires, cambiar de país, conociendo una liga muy atractiva como es la de México y me repito, les tengo que dar las gracias una y otra vez porque sin Vincent, Bart Verhaeghe (presidente del Club Brugge) y Michel no podría disfrutar de esta nueva aventura en mi vida.

”Guardiola es una persona muy cercana y mucho carácter. Todo lo que tenía en el campo como jugador lo tenía como entrenador”.

Te toca el primer ‘’Guardiola entrenador’’ en el filial del Barcelona. ¿En algún momento pensaste que pudiera llegar a convertirse en lo que es hoy día?

Cuando empieza con nosotros en Tercera División, la verdad que es un poco pronto para decir que va a ser uno de los mejores entrenadores de la historia pero la forma que tenía de trabajar, la forma que tenía de contactar con cada jugador de forma individual, la forma que tenía de tratar a cada miembro del staff técnico o trabajadores del club. Es una persona muy cercana y con mucho carácter. Todo lo que tenía en el campo como jugador lo tenía como entrenador. Hoy en día lo mejor que te puede pasar es tener un entrenador que haya sido jugador de fútbol hace no mucho porque el fútbol ha cambiado y los jugadores tienden a ser pasotas y creo que hace falta y es bueno un técnico que los entienda y ayude en ese aspecto. Un técnico joven como lo era y es Guardiola. Para mí ha sido el mejor técnico que he tenido nunca. Él, Luis Enrique y Michel Preud’homme son los tres entrenadores que me han marcado a lo largo de mi carrera más luego otros nombres en las categorías inferiores del Barcelona.

Decían que eras mejor que Messi…

Bueno… El fútbol es así pero yo siempre he dicho lo mismo: se hablaba más de mí porque era el que marcaba los goles. Pero no me consideraba el mejor, yo solo era uno más del gran equipo que teníamos y es que teníamos un equipo que yo creo que nunca más en la cantera del Barcelona se tendrá ese equipo. Todos estamos triunfando a nuestro nivel en equipos de todo el mundo. Han salido jugadores espectaculares de mucho nivel técnico porque nos han enseñado muy bien en La Masía.

Fuente imagen principal: ALFREDO ESTRELLA (AFP/Getty Images)

*Víctor Vázquez durante su etapa como jugador de Cruz Azul.

Share This

Compartir

Share this post with your friends!